Mercurio di­ná­mi­co

Su es­truc­tu­ra in­ter­na se en­frió más tar­de de lo que se su­po­nía.

Geo - - GEO NOTICIAS -

Du­ran­te me­ses, la son­da Mes­sen­ger de la NASA ha es­ta­do ob­ser­van­do Mercurio con de­ta­lle y ha re­ve­la­do da­tos ines­pe­ra­dos: en la su­per­fi­cie del pla­ne­ta más pró­xi­mo al Sol exis­ten de­for­ma­cio­nes que se ori­gi­na­ron en eta­pas re­la­ti­va­men­te re­cien­tes de la his­to­ria de es­te cuer­po ce­les­te. Co­mo su­ce­dió en la gi­gan­tes­ca Cuen­ca de Ca­lo­ris, una de­pre­sión si­tua­da en el po­lo Nor­te de Mercurio fue cau­sa­da pro­ba­ble­men­te por el im­pac­to de un as­te­roi­de ha­ce cua­tro mil mi­llo­nes de años. El sue­lo de la cal­de­ra, de cer­ca de 1.400 ki­ló­me­tros de diá­me­tro, pre­sen­ta en su re­lie­ve unas es­truc­tu­ras con­ve­xas tan exa­ge­ra­das que par­te del sue­lo se ele­va por en­ci­ma del bor­de del crá­ter. Es­to sig­ni­fi­ca que el in­te­rior del pla­ne­ta de­bió de en­friar­se mu­cho más tar­de de lo que se su­po­nía, por­que de ha­ber si­do un pla­ne­ta “muer­to”, es de­cir, sin ac­ti­vi­dad geo­ló­gi­ca, el crá­ter se ha­bría man­te­ni­do ca­si sin cam­bios.

Vie­jos crá­te­res con de­for­ma­cio­nes re­cien­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.