Por Al­ber­to Quin­ta­ni­lla Ri­gi­dez mi­li­tar en el in­ter­na­do

Ba­sa­da en una es­ca­lo­frian­te his­to­ria real, La is­la de los olvidados re­la­ta la ex­plo­ta­ción y los abu­sos que su­frie­ron nu­me­ro­sos jó­ve­nes en un co­rrec­cio­nal de Os­lo a co­mien­zos del si­glo XX.

Geo - - GEOCINE -

La dis­ci­pli­na y la du­re­za ex­tre­mas pue­den dar­se por su­pues­tas en un ré­gi­men mi­li­tar. Pe­ro hay ca­sos tre­men­dos en la vi­da ci­vil, don­de am­bas doc­tri­nas lle­gan a al­can­zar ni­ve­les in­sos­pe­cha­dos de cruel­dad.

La is­la de los olvidados, cuar­ta pe­lí­cu­la del ci­neas­ta no­rue­go Ma­rius Holst, cuen­ta un ejem­plo de ello.

Ba­sa­da en un he­cho real, la ac­ción se si­túa en la is­la de Bas­toy, en el fior­do de Os­lo, en 1915, don­de un gru­po de jó­ve­nes –mu­chos de ellos in­clu­so me­no­res de edad– mal­vi­ven den­tro de un co­rrec­cio­nal re­gi­do por la fé­rrea dis­ci­pli­na de su di­rec­tor –el cé­le­bre ac­tor nór­di­co Ste- llan Skars­gard, que par­ti­ci­pó en su­per­pro­duc­cio­nes co­mo la sa­ga Mi­lle­nium, Thor y Me­lan­co­lía.

El di­rec­tor del cen­tro, ayu­da­do por un gru­po de mi­li­ta­res del ejér­ci­to y un ti­rá­ni­co y des­pó­ti­co guar­dia (Kris­tof­fer Jo­ner), pa­re­ce te­ner to­tal li­ber­tad pa­ra ejer­cer su bru­tal ley con los chi­cos. La re­la­ción guar­diá­nin­ter­nos le per­mi­te al rea­li­za­dor del film in­ves­ti­gar en la del­ga­da lí­nea que se­pa­ra con­cep­tos tan di­fu­sos co­mo la mo­ral, la tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca, el cas­ti­go y la li­ber­tad.

La lle­ga­da al co­rrec­cio­nal de dos nue­vos jó­ve­nes, es­pe­cial­men­te el re­bel­de y po­co ami­ga­ble Ear­ling, in­tro­du­ce un ele­men­to de di­sen­sión en­tre los mu­cha­chos, al abrir­les los ojos ha­cia la po­si­bi­li­dad de huir, de aban­do­nar ese lu­gar a la me­nor opor­tu­ni­dad, al con­tra­rio del re­sig­na­do pen­sa­mien­to de los in­ter­nos, que se veían allí de por vi­da.

Los mu­cha­chos, en su ma­yo­ría ac­to­res no pro­fe­sio­na­les, rea­li­zan un tra­ba­jo es­plén­di­do, con Ben­ja­min Helstad a la ca­be­za, in­ter­pre­tan­do al men­cio­na­do Ear­ling.

Si la pe­lí­cu­la es du­ra, la reali­dad no lo fue me­nos. El co­rrec­cio­nal fue un té­tri­co lu­gar muy si­mi­lar a una pri­sión, cu­ya fun­da­ción tu­vo lu­gar co­mo re­sul­ta­do de un pro­ce­so le­gis­la­ti­vo, co­no­ci­do co­mo "Tra­ta­do so­bre jó­ve­nes con­flic­ti­vos", del año 1896. En 1898, el Go­bierno no­rue­go com­pró la is­la de Bas­toy, y des­de 1900 co­men­zó a tras­la­dar allí a jó­ve­nes de­lin­cuen­tes, pen­san­do que el re­for­ma­to­rio per­mi­ti­ría su re­den­ción e in­ser­ción so­cial.

Sin em­bar­go, los chi­cos eran ex­plo­ta­dos sin pie­dad co­mo mano de obra ba­ra­ta en los bos­ques, so­me­ti­dos a una fuer­te dis­ci­pli­na mi­li­tar. Ca­re­cían de nom­bre pro­pio y eran de­sig­na­dos con nú­me­ros y le­tras. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Bas­toy fue con­si­de­ra­do du­ran­te mu­cho tiem­po un ejem­plo pa­ra cier­tas ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas si­mi­la­res. Con el tiem­po, lo que allí su­ce­dió ha­ce aho­ra un si­glo ha de­ja­do una os­cu­ra man­cha que ja­más po­drá bo­rrar­se.

Con una ex­ce­len­te am­bien­ta­ción y re­crea­ción ar­tís­ti­ca, la me­mo­ra­ble pe­lí­cu­la cuen­ta tam­bién con una di­rec­ción, una fotografía y unos ac­to­res de muy al­to ni­vel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.