VIE­JOS AMI­GOS

Fiel, com­pren­si­vo y obe­dien­te, el pe­rro es el ani­mal más com­pe­ne­tra­do con el hom­bre. Nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes re­ve­lan por qué, a lo lar­go de la evo­lu­ción, el des­cen­dien­te del lo­bo salvaje se con­vir­tió en com­pa­ñe­ro y ami­go in­se­pa­ra­ble del ser hu­mano.

Geo - - GEO NOTICIAS - Tex­to: An­dreas We­ber

Man­ten­ga las ma­nos re­la­ja­das al la­do del cuer­po y evi­te cual­quier mo­vi­mien­to brus­co!”, ad­vier­te la etóloga Frie­de­ri­ke Ran­ge, del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Mes­ser­li de la Uni­ver­si­dad de Me­di­ci­na Ve­te­ri­na­ria de Vie­na. “Aho­ra en­tra­mos uno por uno por la puer­ta de se­gu­ri­dad.” Una alam­bra­da de tres me­tros de al­tu­ra, ase­gu­ra­da con ca­bles elec­tri­fi­ca­dos, en­cie­rra los dos es­pa­cios al ai­re li­bre de 8.000 me­tros cua­dra­dos. El Wolf Scien­ce Cen­ter (WSC) o Cen­tro de Cien­cia del Lo­bo, al la­do de Vie­na, se en­cuen­tra al pie del cas­ti­llo Ernst­brunn, en Aus­tria.

Qui­zá en es­te cen­tro de in­ves­ti­ga­ción vi­van los lo­bos me­jor en­tre­na­dos del mun­do. Hoy, los co­fun­da­do­ras del WSC –Frie­de­ri­ke Ran­ge y Zsò­fia Vi­rán­yi– pre­sen­tan sus ani­ma­les a un gru­po de co­le­gas.

Ya es­tán es­pe­ran­do la vi­si­ta. Dos ca­cho­rros de pe­lo blan­co me­ten las ga­rras de­lan­te­ras lle­nas de ba­rro por la va­lla y no pa­ran de mo­ver la co­la. A pri­me­ra vis­ta, na­da di­fe­ren­cia a las crías de lo­bo de cua­tro me­ses de unos ca­cho­rros de pe­rro. Chu­pan en­tu­sias­ma­dos los de­dos de los in­ves­ti­ga­do­res que han en­tra­do en el re­cin­to, sal­tan a sus pier­nas y dan un la­me­ta­zo en la ca­ra a quien se in­cli­na pa­ra aca­ri­ciar­los.

A cier­ta dis­tan­cia, en­ci­ma de una pla­ta­for­ma de ma­de­ra, hay seis lo­bos más gran­des. Mi­ran in­mó­vi­les a los re­cién lle­ga­dos, lue­go se acer­can a pa­so li­ge­ro, tro­tan­do con sus pa­tas lar­gas. Los ca­cho­rros sa­lu­dan ale­gre­men­te a sus com­pa­ñe­ros de ma­na­da. Los adul­tos es­tán des­gre­ña­dos y fla­cos, y son al­tos: tie­nen en­tre uno y dos años y me­dio y ya su­pe­ran la al­tu­ra de un pas­tor ale­mán. La ale­gría que ex­pre­san al sa­lu­dar mo­vien­do la co­la se pa­re­ce a la de los pe­rros. Los vi­si­tan­tes os­ci­lan en­tre el ner­vio­sis­mo y la fas­ci­na­ción. “Es in­creí- ble”, mur­mu­ra el etólogo bri­tá­ni­co Da­niel Mills, mien­tras los de­pre­da­do­res le ol­fa­tean. “Ja­más hu­bie­ra pen­sa­do que los lo­bos po­drían lo­grar tal ni­vel de do­mes­ti­ca­ción.” Pe­ro cuan­do dos ejem­pla­res se en­fren­tan emi­ten un gru­ñi­do es­pe­luz­nan­te.

Los ani­ma­les que han cria­do Ran­ge y Vi­rán­yi re­cuer­dan en mu­chos as­pec­tos a pe­rros con piel de lo­bo. Pe­ro son y si­guen sien­do lo­bos. Los bió­lo­gos de es­te cen­tro han ini­cia­do un ex­pe­ri­men­to pa­ra ex­plo­rar una de las trans­for­ma­cio­nes más asom­bro­sas de nues­tra his­to­ria na­tu­ral: la evo­lu­ción del lo­bo al pe­rro. Pre­ten­den re­cons­truir có­mo tu­vo que evo­lu­cio­nar la in­te­li­gen­cia y la con­duc­ta so­cial del lo­bo pa­ra con­ver­tir­tir­se en el acom­pa­ñan­te más cer­cano del hom­bre.

No so­lo los etó­lo­gos si­guen el desa­rro­llo de es­te pro­yec­to con in­te­rés: los re­sul­ta­dos po­drían arro­jar luz so­bre la his­to­ria tem­pra­na de nues­tra pro­pia es­pe­cie. Tam­bién no­so­tros, los se­res hu­ma­nos, tu­vi­mos que ma­du­rar pri­me­ro pa­ra lle­gar a ser cria­tu­ras so­cia­les y sen­si­bles y en­ta­blar víncu­los emo­cio­na­les con otros ani­ma­les y, so­bre to­do, en­tre no­so­tros. ¿Có­mo he­mos lle­ga­do a ser lo que so­mos? ¿Qué con­di­cio­nes fue­ron ne­ce­sa­rias pa­ra desa­rro­llar las ca­rac­te­rís­ti­cas que hoy en día con­si­de­ra­mos ge­nui­na­men­te hu­ma­nas?

El etólogo Ádám Mi­kló­si, de Bu­da­pest, que co­la­bo­ra es­tre­cha­men­te con el equi­po del Cen­tro de Cien­cia del Lo­bo es­tá con­ven­ci­do: en­tre la evo­lu­ción del pe­rro y la apa­ri­ción del hom­bre exis­ten

Fo­to: Mi­lle­nium Images/Look-fo­to

Otoc­yon

Zo­rro ore­ju­do

Uroc­yon Zo­rro gris, zo­rro is­le­ño

Vul­pes Vul­pino, zo­rro ro­jo, zo­rro co­me­ta

Ly­ca­lo­pex Zo­rro co­lo­ra­do, zo­rro de Dar­win

Chry­soc­yon Agua­rá gua­zú (gua­ra­ní: zo­rro

gran­de) An­ces­tro del pe­rro (Lep­toc­yon)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.