Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas Di­rec­tor de GEO. jdue­nas@gyj.es

una vez tu­ve un pe­rro. Lle­gó una tar­de a la puer­ta de ca­sa sin no­so­tros es­pe­rar­lo. Ve­nía con las pa­tas des­tro­za­das, con unas ho­rri­bles he­ri­das in­fes­ta­das de gu­sa­nos. Traía tam­bién una pe­que­ña cuer­da al cue­llo. El que se ha mo­vi­do o co­no­ce al­go del mun­do ci­ne­gé­ti­co pue­de in­tuir lo que eso sig­ni­fi­ca, o al me­nos lo que ha­ce tiem­po sig­ni­fi­ca­ba, por­que la se­cuen­cia so­lía ser siem­pre la mis­ma: pe­rro ro­ba­do –pre­fe­ren­te­men­te de raza ca­za­do­ra, pe­ro no siem­pre– era in­cor­po­ra­do a una reha­la. Da­da su inex­pe­rien­cia en es­tas li­des, si el ani­mal no mo­ría por la em­bes­ti­da de un ja­ba­lí o el ca­bo suel­to de una alam­bra­da, lo ha­cía ba­jo la cuer­na de un cier­vo o por las den­te­lla­das de sus mis­mos com­pa­ñe­ros de in­for­tu­nio. Si la suer­te le son­reía y cul­mi­na­ba con vi­da la tem­po­ra­da de ca­za, su des­tino no era mu­cho más ha­la­güe­ño: o bien aca­ba­ba col­ga­do por el cue­llo de la ra­ma de un árbol –por eso la cuer­da, cuan­do no un alam­bre o un cin­tu­rón de cue­ro–, o bien era aban­do­na­do a su suer­te. Mi pe­rro po­dría in­cluir­se en­tre es­tos úl­ti­mos “afor­tu­na­dos”. Tan trau­ma­ti­za­do lle­gó el ani­mal, que du­ran­te un tiem­po ni si­quie­ra ar­ti­cu­ló la­dri­do. De ahí que le pu­sié­ra­mos por nom­bre Ni­mú. Le adop­ta­mos, sí, aun­que qui­zá de­bie­ra de­cir que fue él quien nos adop­tó a no­so­tros, por­que pa­sa­dos unos me­ses, re­cu­pe­ra­do ya de sus he­ri­das, nues­tro ado­ra­ble ami­go cam­bió por com­ple­to su con­duc­ta su­mi­sa y se con­vir­tió en un dés­po­ta. Quie­ro pen­sar que al­go o la vi­sión de al­guien ac­ti­vó en su ce­re­bro es­ce­nas pa­sa­das que pen­sa­mos ol­vi­da­das. Al­go le re­cor­dó que, pe­se a los cui­da­dos y el ca­ri­ño que se le ofre­cían, el ser hu­mano no era digno de con­fian­za. Y no ha­bía ex­cep­cio­nes. El mo­men­to del ba­ño desem­bo­ca­ba en ba­ta­lla cam­pal, pe­ro na­da com­pa­ra­ble a lo que su­po­nía la vi­sión del co­llar o asir la co­rrea pa­ra un pa­seo. To­do era una ame­na­za pa­ra él, y an­te ello se de­fen­día. Un día, igual que lle­gó, se mar­chó, y nun­ca más vol­vi­mos a ver­lo. La­men­ta­blen­te, el ca­so de Ni­mú no fue el pri­me­ro ni se­rá el úl­ti­mo. So­lo el año pa­sa­do se re­co­gie­ron en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid 8.350 pe­rros aban­do­na­dos. Ca­da uno con una tris­te his­to­ria de­trás que el ani­mal por des­gra­cia no ol­vi­da. Per­so­nal­men­te co­noz­co al­gún ca­so –co­mo el de una pe­rri­ta adop­ta­da de nom­bre Ma­ra– que he­la­ría la san­gre de cual­quie­ra con un mí­ni­mo de sen­si­bi­li­dad. Tal y co­mo de­ta­lla­mos en el am­plio reportaje in­te­rior, des­de ha­ce po­co tiem­po los etó­lo­gos han co­men­za­do a fi­jar­se en los pe­rros co­mo mo­de­lo pri­vi­le­gia­do don­de ex­plo­rar las raí­ces de la in­te­li­gen­cia y las emo­cio­nes hu­ma­nas, otor­gán­do­les un pa­pel cla­ve en la cien­cia com­pa­ra­ti­va de las emo­cio­nes y la men­te. La in­ves­ti­ga­ción de la amis­tad más an­ti­gua del mun­do –y de sus fra­ca­sos– sin du­da per­mi­ti­rá in­ter­pre­tar nues­tra his­to­ria (tam­bién nues­tra na­tu­ra­le­za) de un mo­do dis­tin­to. Per­mí­ta­me por úl­ti­mo anun­ciar­le la crea­ción de una nue­va sec­ción. Lle­va por nom­bre Des­cu­bier­ta y es­tá cen­tra­da en el mun­do del via­je. Del via­je po­si­ble, cer­cano, al al­can­ce de to­dos. Un via­je de co­no­ci­mien­to, pe­ro so­bre to­do de dis­fru­te y eva­sión. Un via­je don­de us­ted, aho­ra más que nun­ca, se­rá el pro­ta­go­nis­ta. Con­fia­mos en que le gus­te.

La in­ves­ti­ga­ción de la amis­tad más an­ti­gua del mun­do –y de sus fra­ca­sos– sin du­da nos per­mi­ti­rá in­ter­pre­tar nues­tra his­to­ria (tam­bién nues­tra na­tu­ra­le­za) de un mo­do dis­tin­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.