¿Qué ha­ce­mos? con to­do es­to?

Des­de ha­ce más de 50 años, los re­si­duos ra­diac­ti­vos de las cen­tra­les nu­clea­res se acu­mu­lan, y el vo­lu­men de la ba­su­ra más pe­li­gro­sa del mun­do no ce­sa de cre­cer. Nin­gún país del mun­do tie­ne pre­vis­to ins­ta­lar un ce­men­te­rio ató­mi­co se­gu­ro y du­ra­de­ro por los

Geo - - GEO NOTICIAS - Tex­to: Jörn Auf dem Kam­pe y Jür­gen Bis­choff

PÁ­LI­DA CO­MO ce­ni­za, la ce­ba­da de ve­rano cu­bre las co­li­nas de la re­gión de Lo­re­na, un vien­to frío pei­na los cam­pos del no­res­te de Fran­cia. En me­dio de los cul­ti­vos se al­za la al­dea de Hou­de­lain­court, so­li­ta­ria co­mo una is­la: ca­sas gri­ses, 372 al­mas, tres ca­lles, una ga­so­li­ne­ra y una car­ni­ce­ría aho­ra sin due­ño.

Ro­bert Fern­bach, al­cal­de de Hou­de­lain­court des­de ha­ce on­ce años, con­tem­pla la al­dea des­de una co­li­na y ve un mun­do lleno de pro­me­sas. “Jun­to al ca­nal po­dría­mos cons­truir el puer­to y la es­ta­ción”, di­ce. “Y allí po­dría­mos co­lo­car las vías.” Por las que ro­da­rían tre­nes car­ga­dos con desechos nu­clea­res.

Ca­da se­ma­na ha­bría diez va­go­nes con desechos me­dia­na y al­ta­men­te pe­li­gro­sos: des­de par­tes me­tá­li­cas re­fri­ge­ran­tes y con­ta­mi­na­das de ele­men­tos com­bus­ti­bles has­ta com­bus­ti­ble nu­clear gas­ta­do, en­vuel­to en vi­drio y me­tal. To­do es ba­su­ra que se ha pro­du­ci­do y si­gue pro­du­cién­do­se en las 58 cen­tra­les nu­clea­res fran­ce­sas. La idea es trans­por­tar­la a una tum­ba que el Go­bierno na­cio­nal y las com­pa­ñías eléc­tri­cas quie­ren ex­ca­var en la ar­ci­lla del De­par­ta­men­to de Mo­sa. Se pre­vé que el ver­te­de­ro sub­te­rrá­neo pue­da em­pe­zar a fun­cio­nar en 2025. Has­ta en­ton­ces, la tie­rra y las ro­cas que se sa­can de la pro­fun­di­dad lle­na­rán du­ran­te más de una dé­ca­da las pan­zas de los bar­cos de trans­por­te.

Fran­cia quie­re un es­pa­cio de al­ma­ce­na­je pa­ra la eter­ni­dad. Y el al­cal­de de Hou­de­lain­court se ale­gra. Más tra­ba­jo, más ha­bi­tan­tes, más im­pues­tos. To­do pue­de pen­sar­se, di­ce Fern­bach.

Ya se pue­den ver las pri­me­ras ven­ta­jas, por ejem­plo, en la pe­que­ña lo- ca­li­dad de Bu­re. Las cor­po­ra­cio­nes eléc­tri­cas del país han fi­nan­cia­do fa­ro­las pa­ra ilu­mi­nar las ca­lle­jue­las de la al­dea de 94 ha­bi­tan­tes. En una co­li­na se al­za la ca­sa mu­ni­ci­pal Be­lle­vue. Se­me­jan­te a una na­ve es­pa­cial, con si­llas de cue­ro y una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de los pra­dos. Y en el ayun­ta­mien­to de Fern­bach, el di­ne­ro ha ayu­da­do a re­ju­ve­ne­cer to­do el in­te­rior.

¿Su­fi­cien­te pa­ra de­jar­se com­prar y alo­jar un ce­men­te­rio nu­clear con un le­ga­do le­tal? Ro­bert Fern­bach, de 63 años, al­sa­ciano, ex­sol­da­do, me­dio cal­vo y con bar­ba bien re­cor­ta­da, ha es­cu­cha­do es­ta pre­gun­ta mu­chas ve­ces. Y, con al­go de ten­sión en la voz, con­tes­ta: “En los mu­ni­ci­pios don­de se cons­tru­ye una cen­tral nu­clear na­die se pre­gun­ta si hay di­ne­ro en jue­go. Na­tu­ral­men­te tam­bién se tra­ta de eso”.

Y DE ES­TRA­TE­GIA. Al prin­ci­pio, una ley exi­gía que se exa­mi­na­ran va­rios lu­ga­res en Fran­cia pa­ra de­ter­mi­nar si eran aptos pa­ra aco­ger un ce­men­te­rio nu­clear, pe­ro hu­bo re­sis­ten­cia. So­lo en el De­par­ta­men­to de Mo­sa, 18 de los 19 mu­ni­ci­pios afec­ta­dos vo­ta­ron a fa­vor. A con­ti­nua­ción, la agen­cia pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de los desechos nu­clea­res, AN­DRA, ex­ca­vó ga­le­rías de ex­plo­ra­ción pa­ra crear un la­bo­ra­to­rio en la ar­ci­lla. Y el Go­bierno na­cio­nal mo­di­fi­có la ley nu­clear: bas­ta­ría un so­lo lu­gar pa­ra el ex­pe­ri­men­to. En Mo­sa. La re­gión pa­re­ce po­lí­ti­ca­men­te idó­nea: tie­ne po­ca po­bla­ción y po­ca im­por­tan­cia. Sus ha­bi­tan­tes se con­si­de­ran de­sin­te­re­sa­dos y su­mi­sos a la au­to­ri­dad.

To­da­vía no es­tá cla­ro qué as­pec­to ten­drá el ver­te­de­ro. Pe­ro pa­re­ce se­lla­da la de­ci­sión de que el de­pó­si­to na­ce­rá en la ar­ci­lla de Lo­re­na... a no ser que los geó­lo­gos en­cuen­tren en el úl­ti­mo mo­men­to al­gún obs­tácu­lo en la pro­fun­di­dad. El tiem­po apre­mia; y no so­lo aquí. A ni­vel mun­dial, los in- ves­ti­ga­do­res bus­can lu­ga­res co­mo el no­res­te de Fran­cia. Y por to­das par­tes se en­fren­tan a una ta­rea mo­nu­men­tal. Pues quien cons­tru­ye cen­tra­les nu­clea­res sin pen­sar en los desechos se jue­ga la ha­bi­ta­bi­li­dad del pla­ne­ta, co­mo es­cri­be el fi­ló­so­fo ale­mán Ro­bert Spae­mann. EL 26 DE JU­NIO DE 1954, la pri­me­ra cen­tral nu­clear ci­vil del mun­do em­pe­zó a ge­ne­rar elec­tri­ci­dad a 110 ki­ló­me­tros de Mos­cú: el reac­tor, cer­ca de Ob­ninsk, te­nía un ren­di­mien­to de cin­co me­ga­va­tios, lo mis­mo que hoy al­can­za una so­la ins­ta­la­ción eó­li­ca. Y pro­por­cio­nó las pri­me­ras des­car­gas pa­ra uno de los ma­yo­res desafíos de la hu­ma­ni­dad. En los 31 paí­ses que ac­tual­men­te pro­du­cen elec­tri­ci­dad nu­clear fun­cio­na­ban a fi­na­les de 2011 un to­tal de 435 cen­tra­les nu­clea­res, 104 de ellas en Es­ta­dos Uni­dos. Cu­bren el 15% de la de­man­da glo­bal de elec­tri­ci­dad... pe­ro la dis­tri­bu­ción es de­sigual. Mien­tras Fran­cia ge­ne­ra ca­si tres cuar­tos de su energía eléc­tri­ca de for­ma nu­clear y ex­por­ta los ex­ce­den­tes, el por­cen­ta­je al­can­za el 3% en la In­dia; in­clu­so en Es­ta­dos Uni­dos so­lo es del 20%.

Pe­ro por muy pe­que­ña que sea la apor­ta­ción to­tal de la energía nu­clear, las con­se­cuen­cias son co­lo­sa­les. Los desechos se cla­si­fi­can se­gún tres ca­te­go­rías apro­xi­ma­ti­vas. Los pri­me­ros dos ni­ve­les son los de ra­dia­ción débil y me­dia­na, y el ter­cer ni­vel: desechos de ra­dia­ción in­ten­sa. Es­tos re­si­duos na­cen cuan­do las ba­rras de com­bus­ti­ble nu­clear de la cen­tral “se que­man”, una ex­pre­sión que so­lo es fi­gu­ra­ti­va, pues nin­guno de los ma­te­ria­les uti­li­za­dos es so­me­ti­do a un pro­ce­so de com­bus­tión pro­pia­men­te di­cho, es de­cir, una oxi­da­ción. Lo que ocu­rre

en es­tas ba­rras es la fi­sión de los nú­cleos ató­mi­cos del ura­nio, li­be­ran­do neu­tro­nes que a su vez im­pul­san la fi­sión de otros nú­cleos ató­mi­cos de ura­nio. Es­ta reac­ción en ca­de­na ge­ne­ra nu­me­ro­sas sus­tan­cias nue­vas (por ejem­plo, ce­sio, io­do o es­tron­cio), que a su vez tam­bién son ra­diac­ti­vas: se de­sin­te­gran des­pi­dien­do una ra­dia­ción ri­ca en energía.

Apar­te de es­to, un ura­nio no es lo mis­mo que otro ura­nio. Cuan­do los neu­tro­nes cho­can, en lu­gar del fi­si­ble ura­nio-235, con el igual­men­te exis­ten­te ura­nio-238 (cu­yo nú­cleo tie­ne tres neu­tro­nes adi­cio­na­les), na­cen otros ele­men­tos ra­diac­ti­vos. Por ejem­plo, me­ta­les pe­sa­dos co­mo nep­tu­nio o ame­ri­cio.

Las ba­rras “que­ma­das” o gas­ta­das tam­bién con­tie­nen el me­tal pe­sa­do plu­to­nio-239. En el ai­re, su ra­dia­ción tie­ne un al­can­ce de pocos cen­tí­me­tros, una ca­pa de te­la bas­ta pa­ra blo­quear­la, pe­ro si unas mi­llo­né­si­mas de gra­mo lle­gan a un cuer­po, se de­po­si­ta­rá en el pul­món, el hí­ga­do o el es­que­le­to y cau­sa­rá cán­cer con gran pro­ba­bi­li­dad. Des­pués de 24.110 años so­lo se habrá de­sin­te­gra­do la mi­tad de es­te me­tal ra­diac­ti­vo. El io­do-129, igual­men­te con­te­ni­do en la ba­su­ra nu­clear, tie­ne una vi­da me­dia ra­diac­ti­va de 16 mi­llo­nes de años.

Du­ran­te la fi­sión y de­sin­te­gra­ción nu­clea­res no so­lo se pro­du­ce ra­dia­ción, sino tam­bién se ge­ne­ra ca­lor: y es­te so­lo se apro­ve­cha pa­ra ge­ne­rar elec­tri­ci­dad en las cen­tra­les nu­clea­res. El in­te­rior de las ba­rras de com­bus­ti­ble pue­de ca­len­tar­se has­ta apro­xi­ma­da­men­te 1.200º C en el in­te­rior de un reac­tor. Cuan­do ya no sir­ven, una grúa te­le­di­ri­gi­da se en­car­ga de co­lo­car­las en una pi­la de de­sac­ti­va­ción. Allí se al­ma­ce­nan en agua pa­ra re­fri- ge­rar­las... du­ran­te mu­chos años. Si la di­si­pa­ción del ca­lor fa­lla pue­den ca­len­tar­se a más de 2.500º C, y exis­te el pe­li­gro de una fu­sión del nú­cleo del reac­tor. Co­mo ocu­rrió en mar­zo de 2012 en la lo­ca­li­dad ja­po­ne­sa de Fu­kus­hi­ma.

MU­CHOS PAÍ­SES QUE PRO­DU­CEN energía nu­clear en­vían las ba­rras gas­ta­das a Fran­cia o Gran Bre­ta­ña pa­ra el re­pro­ce­sa­mien­to nu­clear: has­ta el 10% del ma­te­rial, por ejem­plo el plu­to­nio ge­ne­ra­do en el reac- tor, pue­de vol­ver a trans­for­mar­se en com­bus­ti­ble. Las sus­tan­cias al­ta­men­te ra­diac­ti­vas que ya no se pue­den uti­li­zar, al con­tra­rio, son mez­cla­das con vi­drio lí­qui­do (“vi­tri­fi­ca­ción”), me­ti­das en ci­lin­dros de ace­ro fino y se con­si­de­ran desechos.

Con tem­pe­ra­tu­ras de has­ta 400º C, es­tos re­ci­pien­tes de ace­ro tie­nen que en­friar­se du­ran­te va­rias dé­ca­das an­tes de que pue­dan de­po­si­tar­se. Has­ta en­ton­ces se al­ma­ce­nan en la su­per­fi­cie te­rres­tre. En el me­jor de los ca­sos, en el in­te­rior de “cas­to­res” (acró­ni­mo de cask for sto­ra­ge and

trans­port of ra­dio­ac­ti­ve ma­te­rial, es de­cir ba­rril pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to y trans­por­te de ma­te­ria­les ra­diac­ti­vos), re­ci­pien­tes es­pe­cia­les trans­por­ta­bles, guar­da­dos en na­ves in­dus­tria­les bien ven­ti­la­das.

En ca­sos peo­res, co­mo Ru­sia, por ejem­plo, par­te de los desechos se al­ma­ce­na en ba­rri­les al ai­re li­bre. Co­mo los cuan­tio­sos desechos de ra­diac­ti­vi­dad me­nor en la ins­ta­la­ción nu­clear de Ma­jak, don­de se pro­du­jo en 1957 uno de los peo­res ac­ci­den­tes nu­clea­res de la his­to­ria: des­pués de un fa­llo del sis­te­ma de re­fri­ge­ra­ción ex­plo­tó un tan­que. Es pro­ba­ble que mi­les de per­so­nas pe­re­cie­ran por las con­se­cuen­cias de es­ta ca­tás­tro­fe si­len­cia­da por el ré­gi­men so­vié­ti­co. En Ma­jak se al­ma­ce­nan hoy desechos ra­diac­ti­vos que su­man 2,5 ve­ces más de­sin­te­gra­cio­nes que el ma­te­rial que se lan­zó a la at­mós­fe­ra en 1986 en Cher­nó­bil.

Sor­pren­den­te­men­te, na­die en el mun­do co­no­ce la can­ti­dad to­tal de los desechos. In­clu­so el Or­ga­nis­mo Internacional de Energía Ató­mi­ca (OIEA), con se­de en Vie­na, pa­re­ce no sa­ber qué ha­cer an­te es­ta pre­gun­ta. Se­gu­ra­men­te se­ría una bue­na idea crear una ba­se de da­tos con el nú­me­ro de las ba­rras de com­bus­ti­ble al­ma­ce­na­das a ni­vel mun­dial, opi­na el por­ta­voz del OIEA Gio­van­ni Ver­li­ni: “Que yo se­pa, nues­tros ex­per­tos es­tán re­fle­xio­nan­do so­bre es­te te­ma.” Pe­ro has­ta ese mo­men­to, in­clu­so el OIEA tie­ne que con­for­mar­se con es­ti­ma­cio­nes.

Se­gún es­tos cálcu­los, ha­ce seis años exis­tían a ni­vel mun­dial unas 250.000 to­ne­la­das de ba­su­ra al­ta­men­te ra­diac­ti­va. A fi­na­les de 2010, el OIEA ha­bló de 345.000 to­ne­la­das. Y en 2022 pro­ba­ble­men­te se­rán 450.000 to­ne­la­das. ¿Dón­de pue­de me­ter­se to­do es­to?

LOS CRI­TE­RIOS PA­RA al­ma­ce­nar desechos nu­clea­res fue­ron es­ta­ble­ci­dos por los miem­bros del OIEA en 1997: de­be rea­li­zar­se “a ser po­si­ble” en aque­llos paí­ses que han pro­du­ci­do la ba­su­ra. Ade­más se as­pi­ra a que “no se im­pon­gan res­tric­cio­nes ex­ce­si­vas a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras”. En la ac­tua­li­dad, “nin­gún país cuen­ta con un em­pla­za­mien­to geo­ló­gi­co pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to tem­po­ral o de­fi­ni­ti­vo de ba­rras de com­bus­ti­ble gas­ta­das”, se que­jan los pe­ri­tos del OIEA.

Tres paí­ses han to­ma­do una de­ci­sión so­bre la ubi­ca­ción de un de­pó­si­to de­fi­ni­ti­vo: Fin­lan­dia, Sue­cia y Fran­cia, pe­ro nin­guno de es­tos al­ma­ce­nes se ha con­clui­do. To­dos los de­más

paí­ses aún no han de­fi­ni­do qué ha­cer con los res­tos de su pro­gra­ma nu­clear. Cons­tan­te­men­te sur­gen ideas nue­vas, a ve­ces es­tra­fa­la­rias.

¿Hun­dir­los en el hie­lo? ¿Lan­zar­los al Sol?

LA PRO­PUES­TA que un fí­si­co mu­ni­qués pa­ten­tó en 1956 era lan­zar los re­ci­pien­tes al hie­lo de la An­tár­ti­da des­de avio­nes, de ma­ne­ra que pe­ne­tra­ran en la pro­fun­di­dad por sí so­los. La idea fue dis­cu­ti­da du­ran­te años en con­fe­ren­cias de es­pe­cia­lis­tas.

Cien­tí­fi­cos es­ta­dou­ni­den­ses in­clu­so ba­ra­ja­ron la po­si­bi­li­dad de lan­zar la ba­su­ra ha­cia el Sol. La pro­pues­ta fue desecha­da: se­ría de­ma­sia­do arries­ga­da. Y de­ma­sia­do cos­to­sa: 10.000 dó­la­res por ca­da dis­pa­ro con me­dio ki­lo de car­ga tan so­lo a la ór­bi­ta te­rres­tre. Y so­lo en Es­ta­dos Uni­dos ya se al­ma­ce­nan más de 70.000 to­ne­la­das de ma­te­rial al­ta­men­te ra­diac­ti­vo.

Du­ran­te los años ochen­ta, los ex­per­tos dis­cu­tie­ron so­bre un al­ma­ce­na­mien­to de­fi­ni­ti­vo en edi­fi­cios lla­ma­ti­vos de al­ta se­gu­ri­dad. Al­gu­nos crí­ti­cos, co­mo el geó­lo­go sui­zo Mar­cos Bu­ser, de­cla­ra­ron que eso era “in­sos­te­ni­ble”: el im­pac­to del agua y del vien­to co­rroe cual­quier edi­fi­cio en la su­per­fi­cie mu­cho más que una mi­na pro­fun­da. Ade­más, la idea crea “unas fan­ta­sías de se­gu­ri­dad que no se cum­plen de nin­gu­na ma­ne­ra”. Al fin y al ca­bo, di­jo Bu­ser, no so­lo hay que pro­te­ger a la so­cie­dad del de­pó­si­to de­fi­ni­ti­vo, sino tam­bién a es­te de la so­cie­dad. Ha­bría que pro­te­ger­lo con­tra co­di­cias que su pe­li­gro­so in­te­rior po­dría des­per­tar en el fu­tu­ro. ¿Que son im­pro­ba­bles esas co­di­cias? ¿Quién ha­bría va­ti­ci­na­do “al­re­de­dor del año 1900 los con­flic­tos que po­co des­pués sa­cu­die­ron nues­tra ci­vi­li­za­ción?”, se pre­gun­ta Horst Gec­keis, quí­mi­co ale­mán del Ins­ti­tu­to pa­ra la Eli­mi­na­ción de Desechos Nu­clea­res, con se­de en Karls­ruhe. “Por des­gra­cia, el ser hu­mano es im­pre­de­ci­ble.”

Pro­ba­ble­men­te tam­bién por es­ta ra­zón se con­si­de­ra que el en­tie­rro ter­mi­nal es la op­ción más se­gu­ra. Las ba­rre­ras na­tu­ra­les y téc­ni­cas han de ga­ran­ti­zar que nin­gu­na ra­dia- ción sal­ga al ex­te­rior: los desechos po­drían es­tar me­ti­dos en re­ci­pien­tes de ace­ro, en­ca­ja­dos en sar­có­fa­gos de hor­mi­gón y es­tos, a su vez, ro­dea­dos por mi­ne­ra­les re­sis­ten­tes al ca­lor, y en­ci­ma de to­do, cen­te­na­res de me­tros de ro­ca. En Ale­ma­nia, los ex­per­tos ya for­mu­la­ron en 2002 los re­qui­si­tos que tal tum­ba tie­ne que cum­plir: tie­ne que en­con­trar­se 300 me­tros ba­jo la su­per­fi­cie. Pe­ro no de­be al­can­zar una pro­fun­di­dad su­pe­rior a 1,5 ki­ló­me­tros: en es­te ca­so, las tem­pe­ra­tu­ras se­rían de­ma­sia­do al­tas, y el es­fuer­zo pa­ra ope­rar la mi­na se­ría de­ma­sia­do gran­de.

El es­tra­to de ro­ca don­de se al­ma­ce­nan las cáp­su­las con los desechos tie­ne que te­ner al me­nos cien me­tros de gro­sor. En es­tas ca­pas, las aguas freá­ti­cas no de­ben su­pe­rar una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de diez mil­mi­llo­né­si­mas de me­tro al se­gun­do, es de­cir, una mo­lé­cu­la de agua ten­dría que tar­dar al me­nos 317 años en avan­zar un me­tro. Por úl­ti­mo, “no de­be ha­ber da­tos que pon­gan en te­la de jui­cio que las con­di­cio­nes mí­ni­mas se cum­plan du­ran­te un mi­llón de años.” Es de­cir, in­di­cios de vul­ca­nis­mo. O ga­ses que bus­quen un ca­mino pa­ra sa­lir ha­cia la su­per­fi­cie.

Los in­ves­ti­ga­do­res han in­clui­do cua­tro ti­pos de ro­ca en la lis­ta de can­di­da­tos que po­drían pres­tar­se pa­ra la cons- truc­ción de un de­pó­si­to de­fi­ni­ti­vo, pe­ro, co­mo di­ce Mar­cos Bu­ser, miem­bro de la Co­mi­sión Hel­vé­ti­ca pa­ra la Se­gu­ri­dad Nu­clear, “no co­no­ce­mos un mi­ne­ral ideal”. Y co­mien­za a re­su­mir: En Ale­ma­nia se pre­fie­re ac­tual­men­te la ha­li­ta, tam­bién co­no­ci­da co­mo sal ge­ma o sal de ro­ca. Es­te mi­ne­ral, se­gún Bu­ser, es muy se­co, “mien­tras no ha­ya agua cer­ca”. Di­si­pa bien el ca­lor, lo que es im­por­tan­te pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to de sus­tan­cias ra­diac­ti­vas. Y su con­sis­ten­cia per­mi­te que las grie­tas se cie­rren con ra­pi­dez. Pe­ro es­ta mo­vi­li­dad tam­bién es una des­ven­ta­ja: con la sal se des­pla­za lo que hay den­tro.

En Fin­lan­dia y Sue­cia han op­ta­do por el gra­ni­to, un ma­te­rial du­ro e ina­mo­vi­ble. “Pe­ro muy que­bra­di­zo”, di­ce Bu­ser, “y por eso pro­pen­so a la apa­ri­ción de fi­su­ras.” A tra­vés de las fi­su­ras po­drían en­trar aguas freá­ti­cas que se con­ta­mi­na­rían de ra­diac­ti­vi­dad.

EN ES­TA­DOS UNI­DOS, las ex­ca­va­cio­nes has­ta aho­ra se han rea­li­za­do en la to­ba vol­cá­ni­ca del de­sier­to de Ne­va­da. Se­gún Bu­ser, la po­ro­sa to­ba cons­ti­tu­ye una bue­na ba­rre­ra con­tra par­tí­cu­las que emi­ten ra­dia­ción, pe­ro su efec­to so­bre el agua es com­pa­ra­ble al de una es­pon­ja. Ade­más, la to­ba es de ori­gen vol­cá­ni­co y, por lo tan­to, un in­di­cio de fo­cos de ac­ti­vi­dad geo­ló­gi­ca.

En Sui­za y Fran­cia se ex­plo­ran for­ma­cio­nes ar­ci­llo­sas. “La ar­ci­lla re­tie­ne el agua me­jor que la sal y ab­sor­be las par­tí­cu­las ra­diac­ti­vas prác­ti­ca­men­te igual de bien que la to­ba”, di­ce Bu­ser. “Pe­ro no di­si­pa bien el ca­lor.” La ba­su­ra no de­be su­pe­rar los cien gra­dos cen­tí­gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra

...y así lo ha­cen los ale­ma­nes: desechos ra­diac­ti­vos pro­ce­den­tes de cen­tra­les nu­clea­res y reac­to­res de in­ves­ti­ga­ción, ver­ti­dos en la mi­na de sal de As­se, cer­ca de la ciu­dad de Wol­fen­büt­tel.

Fran­cia, De­par­ta­men­to de Mo­sa: aquí se pla­nea en­te­rrar re­si­duos nu­clea­res, pe­ro pri­me­ro se tra­za la lí­nea de un tren de al­ta ve­lo­ci­dad.

Ba­rri­les con desechos nu­clea­res en la lo­ca­li­dad bri­tá­ni­ca de Ca­pen­hurst, api­la­dos pa­ra ser trans­por­ta­dos a un de­pó­si­to de­fi­ni­ti­vo, que no exis­te.

San­ta Bár­ba­ra, pa­tro­na de los mi­ne­ros, en una ga­le­ría de Gor­le­ben, en Ale­ma­nia. De mo­men­to aquí no hay al­ma­ce­na­do ma­te­rial ra­diac­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.