BA­SU­RA MI­LE­NA­RIA

HLW – high-le­vel was­te – es el tér­mino internacional pa­ra de­sig­nar los desechos al­ta­men­te ra­diac­ti­vos. Y al mis­mo tiem­po, si­nó­ni­mo de uno de los ma­yo­res y más du­ra­de­ros pro­ble­mas que la hu­ma­ni­dad ja­más se ha crea­do a sí mis­ma.

Geo - - GEO NOTICIAS -

A

ALE­MA­NIA, POR EJEM­PLO

De los re­si­duos ra­diac­ti­vos que se pro­du­ci­rán en Ale­ma­nia has­ta 2040, dos ter­cios se ge­ne­ran en las cen­tra­les nu­clea­res y otro 23%, en ins­ta­la­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción. So­lo el 10% de es­ta can­ti­dad, que su­ma unos 300.000 me­tros cú­bi­cos, es al­ta­men­te ra­dio­ac­ti­vo. Sin em­bar­go, es­ta dé­ci­ma par­te emi­te el 98% de la ra­dia­ción; el res­to, so­la­men­te el 2%.

C

PLAN FRAN­CÉS PA­RA LA HE­REN­CIA ATÓ­MI­CA

Al­go se­me­jan­te a es­to po­dría ser el al­ma­cén geo­ló­gi­co pro­fun­do de desechos nu­clea­res al­ta­men­te ra­diac­ti­vos que los fran­ce­ses pla­nean en la re­gión de Lo­re­na. La téc­ni­ca aquí mos­tra­da –el al­ma­ce­na­mien­to ca­si to­tal­men­te au­to­má­ti­co– es una de las di­ver­sas va­rian­tes que pue­den pen­sar­se. Lo que que­da cla­ro, sin em­bar­go, es el in­gen­te es­fuer­zo que es ne­ce­sa­rio ha­cer pa­ra en­te­rrar el le­ga­do ra­diac­ti­vo de la for­ma más se­gu­ra po­si­ble. Lo que tam­bién cons­ta es la con­fi­gu­ra­ción del de­pó­si­to de­fi­ni­ti­vo: se ex­ten­de­rá pre­vi­si­ble­men­te so­bre un to­tal de quin­ce ki­ló­me­tros cua­dra­dos y ten­drá dos com­ple­jos en la su­per­fi­cie: un área de ta­lle­res y ad­mi­nis­tra­ción, de 200 hec­tá­reas, co­nec­ta­do di­rec­ta­men­te con el al­ma­cén pro­fun­do a tra­vés de di­ver­sos po­zos; y una ins­ta­la­ción don­de se en­tre­ga la ba­su­ra al­ta­men­te pe­li­gro­sa y, des­pués de un tras­bor­do, se en­vía al lu­gar del al­ma­ce­na­mien­to de­fi­ni­ti­vo.

D

LO QUE DU­RA LA RA­DIA­CIÓN

Una com­pa­ra­ción ilus­tra la di­men­sión tem­po­ral del pro­ble­ma de los HLW: ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 1,5 mi­llo­nes de años, Ho­mo erec­tus in­ven­tó el bi­faz. Al con­tra­rio, se re­quie­ren 2,1 mi­llo­nes de años pa­ra que se de­sin­te­gre la mi­tad de los nú­cleos ató­mi­cos del isó­to­po nep­tu­nio-237 con­te­ni­dos en los re­si­duos HLW. Una ra­ya en la es­ca­la que en­mar­ca es­ta pá­gi­na co­rres­pon­de a 10.000 años.

2,1 mi­llo­nes de años: vi­da me­dia ra­diac­ti­va de nep­tu­nio 237

B

CÓ­MO NA­CE LA RA­DIA­CIÓN

Du­ran­te los pro­ce­sos de de­sin­te­gra­ción de nú­cleos ató­mi­cos en el reac­tor nu­clear y des­pués –aquí, plu­to­nio (Pu)-241–, na­cen tres ti­pos dis­tin­tos de ra­dia­ción ra­diac­ti­va.

1 DE­CAI­MIEN­TO BE­TA

Pu-241 se de­sin­te­gra y se con­vier­te en ame­ri­cio (Am)-241, por­que un neu­trón del nú­cleo de plu­to­nio se con­vier­te en pro­tón, emi­tien­do un elec­trón: la ra­dia­ción be­ta.

2 DE­CAI­MIEN­TO AL­FA

Aho­ra el nú­cleo de ame­ri­cio se trans­for­ma en nep­tu­nio (Np)-237, li­be­ran­do un nú­cleo de helio con­sis­ten­te de dos pro­to­nes y dos neu­tro­nes, la lla­ma­da ra­dia­ción al­fa.

3 DE­CAI­MIEN­TO GAM­MA

El nú­cleo Np, a su vez, emi­te una ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca de on­das muy cor­tas: la ra­dia­ción gam­ma. Es di­fí­cil de blo­quear y, por lo tan­to, al­ta­men­te pe­li­gro­sa.

Tra­ta­mien­to de re­si­duos

GEO-grá­fi­co: Mar­tin Küns­ting

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.