“Ri­co, dón­de es­tá Si­ri­kid?”

Al­gu­nos pe­rros son ca­pa­ces de apren­der cien­tos de pa­la­bras y re­la­cio­nar­las con ob­je­tos. ¿En­tien­den los ani­ma­les lo que ha­bla­mos? He aquí el ejem­plo de un bor­der co­llie.

Geo - - GEO NOTICIAS - Georg Rüs­che­me­yer

RI­CO APREN­DIÓ SUS PRI­ME­RAS pa­la­bras sien­do un ca­cho­rro. An­tes de mo­rir a los ca­tor­ce años, el pe­rro re­si­den­te en Ale­ma­nia sa­bía re­co­no­cer unos 250 ob­je­tos. Le bas­ta­ba es­cu­char su nom­bre pa­ra co­ger­los: “Plá­tano, ra­tón, Wi­lli...” La due­ña del bor­der co­llie se que­ja­ba: “No sé dón­de guar­dar to­dos sus tras­tos”. Tam­bién Ju­lia­ne Ka­mins­ki, que tra­ba­ja en el Ins­ti­tu­to Max Planck de An­tro­po­lo­gía Evo­lu­cio­na­ria, en Leip­zig (Ale­ma­nia), no tu­vo nin­gún pro­ble­ma en en­se­ñar a Ri­co nue­vas pa­la­bras du­ran­te sus ex­pe­ri­men­tos. “Po­dría de­cir que cuan­to más tiem­po ha­bía es­ta­do apren­dien­do, más rá­pi­da­men­te me­mo­ri­za­ba los nom­bres “, se acuer­da Ka­mins­ki.

Jun­to con su co­le­ga Ju­lia Fis­cher, Ka­mins­ki in­ves­ti­gó de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je de Ri­co. Por ejem­plo, po­nían jun­to a sie­te pe­lu­ches, ya co­no­ci­dos por el pe­rro, un ju­gue­te nue­vo, un co­ne­jo de te­la al que bau­ti­za­ron co­mo Si­ri­kid. Sie­te de diez ve­ces, el pe­rro cum­plió la or­den “Ri­co, ¿dón­de es­tá

Si­ri­kid?“, y vol­vía con el nue­vo ju­gue­te en la bo­ca. Se­ma­nas des­pués, Ri­co aún sa­bía que el co­ne­jo blan­co se lla­ma­ba Si­ri­kid. Du­ran­te es­tos ex­pe­ri­men­tos tu­vie­ron cui­da­do de ex­cluir la po­si­bi­li­dad de un con­tac­to vi­sual con la per­so­na que da­ba las ór­de­nes, pa­ra que no pu­die­ra ha­ber in­di­cios su­ti­les y el pe­rro de­pen­die­ra so­lo de su com­pren­sión del len­gua­je ver­bal.

Es­ta ca­pa­ci­dad de vin­cu­lar nue­vos nom­bres con nue­vos ob­je­tos, si­guien­do el prin­ci­pio de eli­mi­na­ción, se de­no­mi­na en los ni­ños pe­que­ños fast map­ping (“cla­si­fi­ca­ción rá­pi­da“). Gra­cias a es­ta téc­ni­ca, el hom­bre apren­de des­de los dos años unas diez pa­la­bras nue­vas al día has­ta que lle­ga a do­mi­nar un vo­ca­bu­la­rio de unas 60.000 pa­la­bras.

Ri­co pro­ba­ble­men­te no era ca­paz de lle­gar has­ta ese pun­to, opi­na Ju­lia Fis­cher, que tra­ba­ja hoy co­mo in­ves­ti­ga­do­ra en la Uni­ver­si­dad de Göt­tin­gen. Tam­bién la bió­lo­ga se mues­tra más bien re­ser­va­da cuan­do se equi­pa­ra el ta­len­to de Ri­co con el len­gua­je hu­mano. “Los ni­ños no so­lo sa­ben ha­blar de for­ma ac­ti­va, sino que re­la­cio­nan con una pa­la­bra con­tex­tos mu­cho más com­ple­jos. Así, por ejem­plo, des­de una edad muy tem­pra­na, di­fe­ren­cian pa- la­bras que de­sig­nan ob­je­tos de pa­la­bras que se re­fie­ren a ac­ti­vi­da­des y otras que ex­pli­can có­mo se ha­cen las co­sas.“Ri­co en cam­bio so­lo su­po re­la­cio­nar ob­je­tos con nom­bres fi­jos.

Los pe­rros no pa­re­cen com­pren­der que aun­que una pe­lo­ta siem­pre es re­don­da, pue­de ser ver­de o ro­ja. No obs­tan­te, Ka­mins­ki ex­pli­ca: “Un pe­rro la­za­rri­llo es ca­paz de en­con­trar un asien­to pa­ra su amo cuan­do se lo pi­de, in­de­pen­dien­te­men­te de si se tra­ta de una si­lla, un ta­bu­re­te o un ban­co.“Un in­di­cio cla­ro de que los pe­rros tam­bién son ca­pa­ces de abs­traer.

Ri­co mu­rió en el 2008, y des­de en­ton­ces tam­bién otros pe­rros han de­mos­tra­do su al­to po­ten­cial de apren­di­za­je de so­ni­dos hu­ma­nos en ex­pe­ri­men­tos. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2011 ha­bla de otro bor­der co­llie que su­po di­fe­ren­ciar 1.022 ob­je­tos y sus nom­bres. Pre­ci­sa­men­te por su afán de apren­der, es­ta raza es ap­ta co­mo mas­co­ta so­lo has­ta cier­to pun­to. Por­que si no reciben su­fi­cien­tes es­tí­mu­los dia­rios, sus pe­rros ma­ni­fies­tan una gran as­pe­re­za, que pue­de ser muy des­agra­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.