Si­ci­lia: via­je por las esen­cias del sur

La is­la ita­lia­na su­ma a su atrac­ti­vo elen­co de te­so­ros mo­nu­men­ta­les y na­tu­ra­les, un lu­mi­no­so li­to­ral sal­pi­ca­do de pla­yas, acan­ti­la­dos y po­bla­cio­nes an­cla­das en la tra­di­ción, so­bre las que se al­za un Etna aún desafian­te.

Geo - - GEO NOTICIAS - Tex­to: Pe­tra Res­ki

UN VIA­JE A SI­CI­LIA es co­mo ren­dir vi­si­ta de cortesía a al­gún pa­rien­te. Cuan­do pa­sa mu­cho tiem­po des­de mi úl­ti­ma es­tan­cia allí me sien­to mal y me in­va­de un ex­tra­ño sen­ti­mien­to de cul­pa. Ten­go la sen­sa­ción de ha­ber de­ja­do en la es­ta­ca­da a la is­la, co­mo si me de­ja­ran in­di­fe­ren­te su suer­te, los acon­te­ci­mien­tos dra­má­ti­cos de los que he si­do tes­ti­go, las in­jus­ti­cias que ha su­fri­do, en fin, co­mo si hu­bie­ra ol­vi­da­do los mo­men­tos di­cho­sos que dis­fru­té allí, las apa­ci­bles tar­des a ori­llas del mar jun­to a San Vi­to Lo Ca­po, las cá­li­das no­ches en Pa­ler­mo, sen­ta­da en una te­rra­za en­vuel­ta en olor a jaz­mín, a ga­ses de com­bus­tión y a to­ba vol­cá­ni­ca. Co­mo si hu­bie­ra trai­cio­na­do a Si­ci­lia con il con­ti­nen­te, co­mo lla­man aquí a tie­rra fir­me.

Pa­re­ce que, sin otro fin que el de en­se­ñar­me to­do aque­llo que me he per­di­do, la pri­ma­ve­ra ha eclo­sio­na­do du­ran­te la no­che, por pu­ra ma­li­cia. Ayer las co­li­nas aún te­nían el as­pec­to de crá­neos ra­su­ra­dos, hoy se cu­bren de una sua­ve pelusa ver­de pá­li­do; el pai­sa­je se ha trans­for­ma­do en un bu­có­li­co es­ce­na­rio pas­to­ril, con cam­pos don­de pro­li­fe­ran las mar­ga­ri­tas, las ama­po­las y las mal­vas. A lo lar­go de la au­to­vía que dis­cu­rre de Pa­ler­mo a Tra­pa­ni fla­mea el ama­ri­llo bri­llan­te de las mi­mo­sas, y allí don­de el re­ves­ti­mien­to de la cal­za­da se ha res­que­bra­ja­do, se abren pa­so las ma­las hier­bas de co­lor ro­sa­do. La pri­ma­ve­ra in­va­de Si­ci­lia con una fuer­za bru­tal. Una for­za­tu­ra, un ac­to de vio­len­cia que se re­pi­te ca­da ve­rano en los bos­que­ci­llos de li­mo­ne­ros, don­de las plan­tas abra­sa­das por la ca­ní­cu­la son inun­da­das pa­ra que den nue­vos fru­tos fue­ra del ha­bi­tual rit­mo es­ta­cio­nal. El es­cri­tor si­ci­liano re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do, Vincenzo Con­so­lo, per­ci­bía así el ras­go ca­rac­te­rís­ti­co de su pa­tria: “¿Exis­te aca­so al­go en es­ta is­la que no rom­pa mol­des, que no se ex­pre­se con vio­len­cia? ¿No se lle­van aquí to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la vi­da al bor­de del abis­mo, de la lo­cu­ra?”.

Con­so­lo vi­vía des­de ha­cía mu­chos años en la pro­vin­cia de Mi­lán, en la re­gión de Lom­bar­día, pe­ro la fuen­te de ins­pi­ra­ción en sus es­cri­tos si­guió sien­do Si­ci­lia. En cier­ta oca­sión coin­ci­dí con él en la te­rra­za de un ho­tel de Pa­ler­mo. Era un hom­bre de pe­que­ña es­ta­tu­ra, con el pe­lo blan­co y una voz sua­ve. Es­ta­ba sen­ta­do allí dis­fru­tan­do

del cre­púscu­lo ves­per­tino y con­tem­plan­do ab­sor­to las si­lue­tas de las cú­pu­las ba­rro­cas y los palacios me­dio en rui­nas. Me aco­gió con una son­ri­sa cuan­do le di­ri­gí la pa­la­bra. Sí, siem­pre re­gre­sa­ba a su tie­rra, co­mo Uli­ses a Íta­ca, di­jo. Y ca­da vez que vol­vía com­pro­ba­ba que una par­te de su Íta­ca ha­bía des­apa­re­ci­do pa­ra siem­pre. “To­do es­tá en mo­vi­mien­to. Aquel que se ha ido”, afir­mó, “siem­pre desea que los pau­la­ti­nos cam­bios que se pro­du­cen en su au­sen­cia sig­ni­fi­quen un en­ri­que­ci­mien­to, y no una pér­di­da. Pe­ro lo que su­ce­de en Si­ci­lia ocu­rre en cual­quier otro lu­gar del mun­do. To­dos te­ne­mos al­go de Uli­ses en el sen­ti­do de que he­mos per­di­do nues­tra Íta­ca, esa is­la a la que siem­pre po­de­mos re­gre­sar. Y por eso es­ta­mos con­de­na­dos a un eterno pe­re­gri­na­je, siem­pre es­ta­mos dis­pues­tos a em­pren­der una nue­va aven­tu­ra, y es­ta no co­no­ce un fi­nal”.

So­bre es­ta idea re­fle­xiono cuan­do via­jo a San Vi­to Lo Ca­po con la es­pe­ran­za de ha­llar la ca­pi­lla que tie­ne el as­pec­to de una mez­qui­ta. En la re­gión oc­ci­den­tal de Si­ci­lia to­do tie­ne un in­con­fun­di­ble ai­re ará­bi­go, el en­tra­ma­do ur­bano dis­pues­to en for­ma de ta­ble­ro de aje­drez, los blo­ques cú­bi­cos en co­lo­res ocres de las ca­sas, la luz resplandeciente, el mar afri­cano. La “mez­qui­ta” es uno de los lu­ga­res fi­jos que nun­ca de­jo de vi­si­tar, lo mis­mo que los mo­li­nos de vien­to en los al­re­de­do­res de Mo­zia, las to­rres con al­me­nas de Eri­ce, el se­pul­cro cu­bier­to de jo­yas de San­ta Ro­sa­lía en Pa­ler­mo, la pro­ce­sión del Vier­nes San­to en Tra­pa­ni, la Iso­la de­lle Fem­mi­ne, la is­la de las mu­je­res, que sur­ge a mi vis­ta jus­to en es­te mo­men­to en me­dio de un mar pla­tea­do.

Co­mo mu­chos ha­bi­tan­tes in­su­la­res, los si­ci­lia­nos man­tie­nen una re­la­ción dis­tan­te y fría con el mar. Lu ma­ri è ama­ru (“el mar es amar­go”) re­za uno de los mu­chos proverbios con los que aquí se pre­ten­de con­ju­rar el mie­do que im­po­ne el mar. Ma­ri, fo­cu e fim­mi­ni, Diu nni scan­zai (“Mar, fue­go y mu­je­res, Dios nos pro­te­ja de ellos”). El mar au­gu­ra pe­li­gros. Nin­gún si­ci­liano ha osa­do aban­do­nar la is­la en bus­ca de con­quis­tas, de aven­tu­ras. Al fin y al ca­bo, del mar han lle­ga­do mu­chas des­di­chas: pi­ra­tas, con­quis­ta­do­res, enemi­gos. Y hoy arri­ban cons­tan­te­men­te a sus cos­tas bar­cos con re­fu­gia­dos re­ple­tos de per­so­nas de­ses­pe­ra­das.

SI NO HAY FOR­MA DE ELI­MI­NAR EL MAR, al me­nos hay que tra­tar de ig­no­rar­lo, de vi­vir a es­pal­das de él. Pa­ler­mo se es­con­de de­trás de ver­te­de­ros de ba­su­ra, au­to­vías de cir­cu­la­ción rá­pi­da y ca­rru­se­les in­fan­ti­les. No hay ras­tro de un ele­gan­te pa­seo ma­rí­ti­mo, in­clu­so el puer­to pa­sa des­aper­ci­bi­do. Pe­ro aquí, en el li­to­ral oc­ci­den­tal, ya no es po­si­ble dar de la­do al mar, pues tan pron­to se le­van­ta el Sol por la ma­ña­na em­pie­za a bri­llar co­mo si ar­die­ra.

Po­co des­pués de de­jar atrás una lo­ca­li­dad lla­ma­da Pur­ga­to­rio sur­ge an­te mi vis­ta esa ca­pi­lla con for­ma de mez­qui­ta que es­tá con­sa­gra­da a San­ta Cres­cen­cia. Es­ta mu­jer fue una már­tir vir­tuo­sa que acom­pa­ñó a San Vi­to en sus in­ter­ven­cio­nes mi­la­gro­sas en la al­dea cos­te­ra. No obs­tan­te, la ac­ti­tud de los ha­bi­tan­tes del pue­blo fue de des­pre­cio ha­cia sus be­ne­fac­to­res: en un ac­to de ingratitud, ex­pul­sa­ron a am­bos del lu­gar, lo que desató la có­le­ra de Dios en for­ma de una ava­lan­cha de lo­do que inun­dó el pue­blo. Los san­tos ha­brían te­ni­do el tiem­po jus­to pa­ra es­ca­par y sal­var la vi­da, pe­ro so­lo a con­di­ción de no vol­ver la mi­ra­da atrás. Sin em­bar­go, Cres­cen­cia des­obe­de­ció y mi­ró tras sí, con­vir­tién­do­se en el ac­to en una es­ta­tua de pie­dra. La pe­que­ña ca­pi­lla re­cuer­da su de­bi­li­dad.

Des­de en­ton­ces el pue­blo lle­va el nom­bre de San Vi­to, tí­tu­lo que se hi­zo ex­ten­si­vo de in­me­dia­to al apar­ta­do ca­bo del ex­tre­mo oc­ci­den­tal

de Si­ci­lia. En la Edad Me­dia el san­tua­rio atraía a ria­das de pe­re­gri­nos y a buen nú­me­ro de pi­ra­tas. En la so­cie­dad pro­fa­na de hoy, la gen­te acu­de aquí a dis­fru­tar de las más be­llas pla­yas si­ci­lia­nas: are­na de un blan­co des­lum­bran­te y aguas ma­ri­nas de co­lor ver­de tur­que­sa.

En pleno es­tío ape­nas que­da un hue­co li­bre en­tre las toa­llas de los ba­ñis­tas que se tien­den a to­mar el sol, pe­ro en ju­nio y sep­tiem­bre, cuan­do la pla­ya, el mar, el cie­lo y el ho­ri­zon­te com­po­nen una es­ce­na que re­cuer­da los cua­dros de Mark Roth­ko, su be­lle­za con­mo­ve­do­ra ha­ce sal­tar las lá­gri­mas. Tam­bién se acu­de en pe­re­gri­na­ción fue­ra de la tem­po­ra­da al­ta del tu­ris­mo, en sep­tiem­bre, mes en el que se ce­le­bra la fies­ta anual del Cus­cús, de­no­mi­na­ción que re­ci­be tam­bién en ita­liano es­te pla­to tra­di­cio­nal ára­be he­cho a ba­se de sé­mo­la de trigo. En so­lo dos días ya co­no­ces aquí a to­do el mun­do: al can­ta­rín co­man­dan­te de po­li­cía, el hippy, el pes­ca­dor cu­yo pa­dre emi­gró a Mon­te­rrey, en el es­ta­do de Ca­li­for­nia, y allí se con­su­mió de nos­tal­gia.

SAN VI­TO TIE­NE UNA PO­BLA­CIÓN de 4.000 ha­bi­tan­tes, to­dos em­pa­ren­ta­dos en­tre sí. El des­fi­le ves­per­tino por el Cor­so es el úni­co even­to so­cial digno de men­ción, ade­más de las con­cen­tra­cio­nes de ba­ñis­tas en las pla­yas. Al me­nos pa­ra los si­ci­lia­nos, a quie­nes ja­más se les pa­só por la ca­be­za la au­daz idea de ha­cer una ex­cur­sión has­ta la bahía de Sco­pe­llo, atra­ve­san­do la cer­ca­na área pro­te­gi­da de la Re­ser­va Na­tu­ral de­llo Zin­ga­ro. Des­pla­zar­se a pie sin ne­ce­si­dad, ca­mi­nan­do por la ma­le­za que cu­bre el eco­sis­te­ma del ma­quis, eso so­lo se les pue­de ocu­rrir a los chi­fla­dos eu­ro­peos del nor­te.

Sin du­da es pre­fe­ri­ble y más có­mo­do ir en fu­ni­cu­lar has­ta Eri­ce, una for­ta­le­za me­die­val que se yer­gue so­bre una ro­ca a gran al­tu­ra so­bre el mar. Con buen tiem­po, la vis­ta abar­ca has­ta la cos­ta afri­ca­na, don­de se pue­de dis­tin­guir la pe­nín­su­la tu­ne­ci­na de Cap Bon. Los si­ci­lia­nos es­tán tan or­gu­llo­sos de Eri­ce co­mo si de una re­li­quia familiar se tra­ta­ra. Ca­lles ado­qui­na­das, igle­sias de­co­ra­das con ma­yó­li­cas, co­lum­nas sa­lo­mó­ni­cas de már­mol con el fus­te en for­ma he­li­coi­dal, por­ta­les gó­ti­cos, ves­ti­gios de un tem­plo con­sa­gra­do a Ve­nus y un Cen­tro Internacional de Fí­si­ca Teó­ri­ca vin­cu­la­do a la me­mo­ria de Et­to­re Ma­jo­ra­na, el cé­le­bre fí­si­co si­ci­liano que, por sus re­vo­lu­cio­na--

rias apor­ta­cio­nes en el cam­po de la fi­sión nu­clear, fue equi­pa­ra­do en su tiem­po al ni­vel cien­tí­fi­co de ge­nios co­mo Ga­li­leo o Eins­tein y que des­apa­re­ció en 1938 en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias.

Eri­ce es un lu­gar místico. Con­tem­plan­do des­de las al­me­nas del cam­pa­na­rio de San Mar­tino el pa­so de las nu­bes, uno tie­ne la sen­sa­ción de que en cual­quier mo­men­to apa­re­ce­rá un mon­je ves­ti­do con un há­bi­to de te­la bas­ta dis­pues­to a ti­rar del cor­dón pa­ra ta­ñer las cam­pa­nas. En cam­bio, no se es­pe­ra ver a per­so­nas ata­via­das con tra­jes de po­pe­li­na echan­do cuen­tas de si va­le real­men­te la pe­na com­prar un tic­ket com­bi­na­do pa­ra vi­si­tar las tres igle­sias.

No le­jos de Eri­ce se en­cuen­tra Tra­pa­ni y en es­te pun­to me­re­ce la pe­na ha­cer una ex­cur­sión por los al­re­de­do­res “apa­ren­te­men­te” cer­ca­nos. Y es que en es­ta is­la na­da es­tá real­men­te pró­xi­mo, ex­cep­to Áfri­ca. In­clu­so dos lo­ca­li­da­des ve­ci­nas so­bre el ma­pa, co­mo son Tra­pa­ni y Mar­sa­la, es­tán se­pa­ra­das al me­nos por una ho­ra y me­dia de tra­yec­to en co­che. Tra­pa­ni se in­ter­na co­mo la proa de un bar­co en el mar, pe­ro en to­do ca­so un bar­co que se ha car­ga­do con un buen nú­me­ro de si­los de hor­mi­gón. La ba­rria­da de edi­fi­ca­cio­nes de ma­la ca­li­dad ape­nas per­mi­te apre­ciar el en­can­to del cen­tro sto­ri­co, del cas­co an­ti­guo, por el que los ma­tri­mo­nios aga­rra­dos del bra­zo pa­sean las tar­des de do­min­go por el Cor­so Vit­to­rio Ema­nue­le, las mu­je­res ves­ti­das con tra­je de cha­que­ta, los hom­bres con terno y cor­ba­ta.

Es a esos hom­bres re­cios a los que se ve llo­rar co­mo ni­ños al fi­nal de la pro­ce­sión del Vier­nes San­to. Y las mu­je­res, las que no per­ci­ben la ar­dien­te ce­ra de sus ci­rios cuan­do les go­tean so­bre los pies des­cal­zos, por­que llo­ran con tal de­vo­ción la muer­te del hi­jo de Dios en la cruz co­mo si se tra­ta­ra de la pér­di­da de un aman­te. La pro­ce­sión de Tra­pa­ni, que se pro­lon­ga du­ran­te 24 ho­ras, pue­de crear adic­ción. Pa- ra eso so­lo ten­go que pen­sar en el cie­lo que con la luz del cre­púscu­lo ma­tu­tino ti­ñe to­do de co­lor ro­sa pá­li­do ese sá­ba­do de glo­ria, en los mo­na­gui­llos arras­tran­do la cruz, en las vír­ge­nes negras.

Es­te es uno de los am­bien­tes de Tra­pa­ni. El otro se en­cuen­tra en los ba­res de co­pas con mú­si­ca en di­rec­to y en los res­tau­ran­tes con te­rra­zas al ai­re li­bre, ne­go­cios que en los úl­ti­mos tiem­pos se han ins­ta­la­do en Tra­pa­ni en edi­fi­cios ba­rro­cos cons­trui­dos en to­ba y a los que aún mi­ran con cier­to re­ce­lo los ma­tri­mo­nios en­do­min­ga­dos que pa­sean por allí. Has­ta ha­ce po­co Tra­pa­ni era un lu­gar al­go in­quie­tan­te, pe­ro la “sen­sa­ción de mie­do” pa­re­ce ha­ber dis­mi­nui­do. En es­te en­torno dis­ten­di­do no va­le la pe­na mal­gas­tar ener­gías pen­san­do en la ma­fia.

TO­DO CO­MEN­ZÓ EN LA RE­GIÓN OC­CI­DEN­TAL: en 1838, don Pie­tro Ulloa, pro­cu­ra­dor ge­ne­ral del rey en Tra­pa­ni, re­dac­tó y en­vió un in­for­me al mi­nis­tro de Gra­cia y Jus­ti­cia so­bre la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y so­cial de Si­ci­lia, que con­te­nía –sin ci­tar ex­pre­sa­men­te el nom­bre– una des­crip­ción de­ta­lla­da de la ma­fia. Ulloa ha­bla de “pe­que­ños go­bier­nos en el Go­bierno”, de fra­te­llan­ze o hermandades, tam­bién de­no­mi­na­das par­ti­ti, que ce­le­bran reunio­nes cu­yo con­trol ab­so­lu­to re­cae en un je­fe. Es­ta au­to­ri­dad es­tá re­pre­sen­ta­da unas ve­ces por un se­ñor feu­dal, otras por un deán. Una ca­ja co­mu­nal con­tri­buía a lo­grar la se­pa­ra­ción del ser­vi­cio de un fun­cio­na­rio o la ads­crip­ción de otro, unas ve­ces pa­ra pro­te­ger a un in­di­vi­duo, otras pa­ra in­cul­par a un inocen­te. El pue­blo ha­bía lle­ga­do a una es­pe­cie de acuer­do con los mal­he­cho­res. Cuan­do se co­me­tía un ro­bo, los agen­tes tra­ta­ban de re­cu­pe­rar los ob­je­tos sus­traí­dos su­gi­rien­do al­gún ti­po de transac­ción en­tre las par­tes im­pli­ca­das. Mu­chos jue­ces am­pa­ra­ban a las fra­te­llan­ze con un os­cu­ro sis­te­ma de pro­tec­ción.

Es­te prin­ci­pio ape­nas ha su­fri­do mo­di­fi­ca­cio­nes en el trans­cur­so de ca­si un si­glo y me­dio. La úni­ca di­fe­ren­cia re­si­de en que el lu­gar de ac­tua­ción de la ma­fia ya no que­da li­mi­ta­do a la zo­na oc­ci­den­tal de Si­ci­lia, sino que se ha ex­ten­di­do por to­da Eu­ro­pa. Y a que se con­ti­núa sa­can­do ré­di­to de la pa­tra­ña de una Ita­lia me­ri­dio­nal sub­de­sa­rro­lla­da, don­de a las po­bres gen­tes, de­ja­das de la mano de Dios y aban­do­na­das por el Es­ta­do, no les que­da otra que acu­dir a un je­fe con el co­ra­zón de oro que les pue­de pro­por­cio­nar un pues­to de tra­ba­jo, la con­tra­ta de una obra pú­bli­ca o un triun­fo elec­to­ral.

Lo cos­to­so que re­sul­ta man­te­ner a Si­ci­lia en es­te es­ta­do de po­bre­za ar­ti­fi­cial lo de­mues­tran los mi­les de mi­llo­nes que se des­ti­nan a la is­la vía sub­ven­cio­nes eu­ro­peas. El di­ne­ro aflu­ye en ta­les can­ti­da­des, que a ve­ces la ma­fia tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra “em­be­ber­los” sin de­jar ras­tro e in­ver­tir­lo en la Lom­bar­día, el Pia­mon­te o in­clu­so Ale­ma­nia.

Al su­r­es­te de Tra­pa­ni, en el va­lle de Be­li­ce, a cos­ta de un te­rre­mo­to acae­ci­do en 1968 la Co­sa Nos­tra se lle­nó de tal ma­ne­ra los bol­si­llos que el di­ne­ro re­ci­bi­do pa­ra pa­liar la ca­tás­tro­fe re­sul­tó ex­ce­si­vo pa­ra los trapicheos de los cla­nes ru­ra­les. Por eso de­ci­die­ron in­ver­tir las sub­ven­cio­nes en el ne­go­cio de la he­roí­na. En­tre­tan­to, las víc­ti- mas vi­vie­ron du­ran­te más de 20 años en ba­rra­cas y con­te­ne­do­res.

Un pa­la­cio que so­bre­vi­vió al desas­tre en Men­fi re­cuer­da el res­plan­dor de tiem­pos pa­sa­dos: el Pa­laz­zo Pla­ne­ta, una man­sión rús­ti­ca tí­pi­ca de la no­ble­za de pro­vin­cia, con un pa­tio in­te­rior re­vo­ca­do en co­lor blan­co, por cu­yas pa­re­des tre­pa una mag­ní­fi­ca bu­gan­vi­lla de 200 años de an­ti­güe­dad. Los ba­ro­nes Pla­ne­ta di San­ta Ce­ci­lia son gran­des te­rra­te­nien­tes des­de ha­ce 17 ge­ne­ra­cio­nes. A ellos per­te­ne­cen en Si­ci­lia no so­lo enor­mes fincas ru­ra­les, sino tam­bién las bo­de­gas tal vez más fa­mo­sas de la is­la.

Co­mo siem­pre ocu­rre, el fi­nal de mi vi­si­ta familiar a Pa­ler­mo ha lle­ga­do ines­pe­ra­da­men­te, la vi­da es­tá cons­ti­tui­da por ac­tos ri­tua­les. Es­toy sen­ta­da en la azo­tea con las vis­tas más her­mo­sas de la ciu­dad, no le­jos de Quat­tro Can­ti, la pla­za ba­rro­ca que di­vi­de és­ta en cua­tro sec­to­res. Arri­ba, las es­tre­llas me ro­zan el ca­be­llo, aba­jo su­su­rra Pa­ler­mo. En el am­bien­te se per­ci­be el per­fu­me de la flor de azahar. Y so­lo le­ve­men­te el olor de los ga­ses de es­ca­pe.

El cas­co ur­bano de Pa­ler­mo tie­ne el se­llo de sus con­quis­ta­do­res, por ejem­plo, la igle­sia de San Ca­tal­do, de es­ti­lo ára­be-nor­man­do.

Quie­tud y si­len­cio: el claus­tro del mo­nas­te­rio de Mon­rea­le, en la pro­vin­cia de Pa­ler­mo (iz­da), da­ta del si­glo XII y cons­ti­tu­ye uno de los

ejem­plos más her­mo­sos de la ar­qui­tec­tu­ra ro­má­ni­ca si­ci­lia­na. El mer­ca­do de Pa­ler­mo si­gue sien­do rui­do­so y va­rio­pin­to.

Fo­to: Da­vid No­ton /Na­tu­re Picture Li­brary. Ma­pa: Ch­ris­tian Kuhl­mann

Du­ran­te la pri­ma­ve­ra, en las la­de­ras de la­va del vol­cán Etna, eclo­sio­nan unas de­li­ca­das is­las flo­ra­les a más de 2.000 me­tros de al­ti­tud (iz­da).

Aun­que el en­torno del vol­cán, to­da­vía ac­ti­vo, pa­rez­ca in­hós­pi­to y de­sola­do, la tie­rra, sin em­bar­go, es muy fér­til.

Iso­la Be­lla es un nom­bre apro­pia­do pa­ra es­ta her­mo­sa len­gua de tie­rra en la cos­ta orien­tal si­ci­lia­na. Una fran­ja de are­na la une con el li­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.