Bo­tín ver­de ¿De quién es la ri­que­za bio­ló­gi­ca tro­pi­cal?

El país afri­cano de Be­nín tie­ne un plan: quie­re co­brar­le la fac­tu­ra a los lla­ma­dos “bio­pi­ra­tas”: em­pre­sas que uti­li­zan sus esen­cias, ex­trac­tos de plan­tas y ADN exó­ti­cos pa­ra ela­bo­rar me­di­ca­men­tos y pro­duc­tos cos­mé­ti­cos. Las nue­vas re­glas de Na­cio­nes Uni­da

Geo - - GEO NOTICIAS - Tex­to: Kat­ja Trip­pel Fotos: Da­niel Ro­sent­hal

El ob­je­ti­vo me­re­ce to­dos los es­fuer­zos: crear un mun­do más jus­to y con­ser­var los te­so­ros de la na­tu­ra­le­za... Y 193 Go­bier­nos par­ti­ci­pan en su con­se­cu­ción, ade­más de sa­cer­do­tes de vu­dú, in­ves­ti­ga­do­res far­ma­céu­ti­cos, ca­za­do­res de la sa­ba­na y ju­ris­tas es­pe­cia­li­za­dos en pa­ten­tes, yer­ba­te­ras y mul­ti­na­cio­na­les del sec­tor cos­mé­ti­co. El te­ma ver­sa so­bre sus­tan­cias se­cre­tas, trai­ción fren­te a con­fian­za y la es­pe­ran­za de la gen­te en la cu­ra­ción y la be­lle­za. Y hay di­ne­ro, mu­chí­si­mo di­ne­ro.

To­do co­men­zó en oto­ño de 2010 en Ja­pón, du­ran­te la con­fe­ren­cia de Na­cio­nes Uni­das so­bre pro­tec­ción de es­pe­cies. Allí, la co­mu­ni­dad internacional apro­bó el Pro­to­co­lo de Nagoya, co­mo com­ple­men­to al Con­ve­nio so­bre la Di­ver­si­dad Bio­ló­gi­ca. 92 paí­ses han fir­ma­do el tra­ta­do for­mal­men­te; pe­ro pa­re­ce que su en­tra­da en vi­gor no se pro­du­ci­rá has­ta 2013 (ver re­cua­dro). ¿Qué con­se­cuen­cias ten­drá? Pa­ra sa­ber­lo he­mos via­ja­do a un país que al­ber­ga gran­des es­pe­ran­zas en es­te in­ten­to de al­can­zar un mun­do me­jor: Be­nín, al oes­te de Áfri­ca. Tam­bién he­mos vi­si­ta­do a so­cios en Bru­se­las y Pa­rís. Lo vi­vi­do du­ran­te los via­jes ha si­do tan emo­cio­nan­te co­mo con­fu­so. Por eso lo ad­ver­ti­mos de an­te­mano: al fi­nal de nues­tra his­to­ria, el éxi­to del ex­pe­ri­men­to no que­da cla­ro.

De có­mo una bac­te­ria se trans­for­ma en me­di­ci­na

¿De qué se tra­ta? A me­dia­dos de los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do, unos cien­tí­fi­cos des­cu­brie­ron, en unas mues­tras del sue­lo de una plan­ta­ción de ca­fé ke­nia­na, una bac­te­ria cu­yo me­ta­bo­lis­mo ge­ne­ra un pro­duc­to ge­nial pa­ra la in­ves­ti­ga­ción: acar­bo­sa, un azú­car ca­paz de re­du­cir la glu­ce­mia (con­cen­tra­ción de glu­co­sa en la san­gre) de los dia­bé­ti­cos. La mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na Ba­yer lo uti­li­zó pa­ra desa­rro­llar el me­di­ca­men­to Glu­co­bay; ven­tas es­ti­ma­das des­de 1990: más de 3.000 mi­llo­nes de eu­ros. Los ke­nia­nos, pro­pie­ta­rios de la bac­te­ria se­gún el de­re­cho internacional, no han re­ci­bi­do na­da has­ta hoy.

Al­go se­me­jan­te les pa­só a los cu­ran­de­ros sud­afri­ca­nos, que tra­ta­ban la tos de sus pa­cien­tes con una de­coc­ción a ba­se de raí­ces de ge­ra­nio. O a las mu­je­res sub­saha­ria­nas, que uti­li­zan des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les las se­mi­llas de una plan­ta de la fa­mi­lia del jen­gi­bre. Las em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas ex­tran­je­ras ol­fa­tea­ron el ne­go­cio en esas re­ce­tas, las guar­da­ron en sus ma­le­tas y si­guie­ron la in­ves­ti­ga­ción en la­bo­ra­to­rios de al­ta tec­no­lo­gía.

Hoy, un ex­trac­to de raíz de ge­ra­nio con el nom­bre de Umc­ka­loa­bo, em­plea­do con­tra la bron­qui­tis, de­pa­ra al gru­po ale­mán Sch­wa­be unas ven­tas anua­les de 40 mi­llo­nes de eu­ros co­mo mí­ni­mo. El pro­duc­tor de cos­mé­ti­cos Ch­ris­tian Dior ha pa­ten­ta­do un ex­trac­to de la plan­ta de jen­gi­bre co­mo sue­ro an­ti­aging y co­mer­cia­li­za la bo­te­lli­ta al pre­cio de 135 dó­la­res por on­za (28 gra­mos).

Al­gu­nos ca­li­fi­can es­te com­por­ta­mien­to em­pre­sa­rial co­mo “bio­pi­ra­te­ría”: al­guien uti­li­za re­cur­sos ge­né­ti­cos ex­tran­je­ros e in­clu­so los pa­ten­ta sin que el país de ori­gen par­ti­ci­pe del éxi­to. Has­ta aho­ra eso no ha te­ni­do nin­gún ti­po de con­se­cuen­cias. El Pro­to­co­lo de Nagoya pre­ten­de cam­biar la si­tua­ción

En prin­ci­pio, la bio­pi­ra­te­ría es ile­gal des­de 1993. Un año an­tes, las na­cio­nes de la Tie­rra se reunie­ron en Río de Ja­nei­ro pa­ra ce­le­brar la pri­me­ra gran cum­bre me­dioam­bien­tal de Na­cio­nes Uni­das. Aque­lla his­tó­ri­ca asam­blea a fa­vor del pla­ne­ta se ha re­pe­ti­do es­te ve­rano por el 20 aniver­sa­rio (Río + 20). Y la cum­bre que su­ce­de a la de Nagoya se aca­ba de ce­le­brar es­te oc­tu­bre en la In­dia.

En 1992, las na­cio­nes de­ci­die­ron de­cla­rar to­dos los re­cur­sos na­tu­ra­les co­mo pro­pie­dad so­be­ra­na de los dis­tin­tos Es­ta­dos. Así se pu­so fin a una si­tua­ción ju­rí­di­ca, vi­gen­te du- ran­te si­glos, se­gún la cual la na­tu­ra­le­za per­te­ne­cía de for­ma glo­bal a to­dos los se­res hu­ma­nos y pue­blos, y los in­ves­ti­ga­do­res po­dían ins­pi­rar­se gra­tis en los paí­ses ex­tran­je­ros.

Des­de la en­tra­da en vi­gor de es­ta con­ven­ción en di­ciem­bre de 1993, ca­da Es­ta­do pue­de de­ci­dir de for­ma au­tó­no­ma quién pue­de uti­li­zar “su” na­tu­ra­le­za y en qué con­di­cio­nes. Los in­ves­ti­ga­do­res que rea­li­zan una “bio­pros­pec­ción” en te­rreno ex­tran­je­ro, es de­cir, que co­lec­cio­nan sus­tan­cias na­tu­ra­les y las exa­mi­nan en bus­ca de sus­tan­cias ac­ti­vas, tie­nen que pe­dir un per­mi­so y acor­dar una “com­pen­sa­ción jus­ta” pa­ra el país de ori­gen; no im­por­ta que sean pa­ra cre­mas an­ti­arru­gas o pa­ra un me­di­ca­men­to con­tra el cán­cer.

El pro­ble­ma cru­cial es que ca­si na­die res­pe­tó la con­ven­ción. Des­pués de Río ni se cam­bió el de­re­cho de pa­ten­tes ni se de­fi­nió có­mo y con quién hay que acor­dar la “com­pen­sa­ción jus­ta”: ¿con el Go­bierno del país? ¿Con los gru­pos ét­ni­cos en cu­yos mé­to­dos tra­di­cio­na­les de cu­ra­ción se ba­sa un pro­duc­to exi­to­so? ¿Con un cu­ran­de­ro in­di­vi­dual que ha com­par­ti­do sus co­no­ci­mien­tos?

Es­ta in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca fre­nó a to­das las em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas o de cos­mé­ti­cos que pre­ten­dían le­ga­li­zar sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Des­pués de la con­fe­ren­cia de Río, las lla­ma­das big phar­mas (gran­des far­ma­céu­ti­cas), co­mo Ba­yer o Pfi­zer, de­cla­ra­ron que se ha­bía ter­mi­na­do la era del “oro ver­de” y anun­cia-

ron que iban a sus­ti­tuir la in­ves­ti­ga­ción de sus­tan­cias na­tu­ra­les por la pre­sun­ta­men­te más efi­caz far­ma­co­lo­gía sin­té­ti­ca. Otras em­pre­sas sen­ci­lla­men­te se­guían ac­tuan­do co­mo an­tes, pues no ha­bía que te­mer san­cio­nes.

Así que la pi­ra­te­ría con­ti­nuó. En 2006 y 2009, el Afri­can Cen­tre for Bio­sa­fety in­ves­ti­gó y des­cu­brió en el con­ti­nen­te 42 ca­sos don­de se co­mer­cia­li­za­ban o in­clu­so pa­ten­ta­ban pro­duc­tos o pro­ce­sos ba­sa­dos en re­cur­sos tro­pi­ca­les: sus­tan­cias ve­ge­ta­les, ma­ri­nas o microorganismos (bac­te­rias, vi­rus, hon­gos).

En­tre ellos, por ejem­plo, una pa­ten­te de sus­tan­cias ex­traí­das de una es­pon­ja ma­ri­na en­con­tra­da en el océano Ín­di­co fren­te a la cos­ta de Mo­zam­bi­que, que su­pues­ta­men­te tie­nen un efec­to an­ti­can­ce­rí­geno. O una pa­ten­te so­bre ce­pas de vi­rus po­ten­cial­men­te aptos pa­ra va­cu­nas, ob­te­ni­dos de mues­tras de san­gre de ciu­da­da­nos de Ca­me­rún. Los ex­per­tos es­ti­man que son cien­tos de mi­les las mues­tras de plan­tas más o me­nos ana­li­za­das que los “bio­ex­plo­ra­do­res” han lle­va­do de ma­ne­ra ile­gal a los ar­chi­vos de sus clien­tes.

En la con­fe­ren­cia de Ja­pón, Na­cio­nes Uni­das for­mu­ló re­glas vin­cu­lan­tes con­tra la bio­pi­ra­te­ría: el ci­ta­do Pro­to­co­lo de Nagoya. Su fun­da­men­to se lla­ma ABS ( Ac­cess and

Be­ne­fit Sha­ring) y re­gu­la el mo­do en que los in­ves­ti­ga­do­res han de lle­gar a acuer­dos con las au­to­ri­da­des de un país so­bre el ac­ce­so y los ob­je­ti­vos de una bio­pros­pec­ción, y con qué cri­te­rios pue­den ne­go­ciar una com­pen­sa­ción, por ejem­plo, a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción de be­ne­fi­cios o la trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­tos. Tam­bién se quie­ren re­gu­lar las vías ju­rí­di­cas a dis­po­si­ción de Es­ta­dos per­ju­di­ca­dos por “bio­hur­tos” trans­fron­te­ri­zos.

Si el pro­to­co­lo en­tra en vi­gor, se­rá uno de los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les de con­se­cuen­cias más am­plias pa­ra la pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za que ja­más se ha­yan al­can­za­do. Obli­ga a to­dos los Go­bier­nos a crear pun­tos de con­tac­to ABS y ajus­tar su le­gis­la­ción pe­nal. A ni­vel mun­dial, las pa­ten­tes que in­clu­yen sus­tan­cias na­tu­ra­les so­lo pue­den ser apro­ba­dos si se pre­sen­ta un con­tra­to ABS. Has­ta aquí, la teo­ría.

El Pro­to­co­lo de Nagoya: có­mo han de coope­rar las par­tes in­tere­sa­das

Be­nín, oes­te de Áfri­ca, una ofi­ci­na en Co­to­nou, se­de del Go­bierno del país. Bien­ve­nu Bos­sou, in­ge­nie­ro fo­res­tal de 56 años, em­pu­ja con el de­do el ven­ti­la­dor que se que­da pa­ra­do una y otra vez. Ha­ce tan­to ca­lor en su ofi­ci­na que las go­tas de su­dor le caen por la ca­ra al me­nor mo­vi­mien­to. En el es­cri­to­rio se api­lan mon­to­nes de pa­pe­les en los que re­bus­ca fre­né­ti­ca­men­te. “Oh, là, là, ¡es­te pro­to­co­lo cau­sa mu­cho tra­ba­jo!”, di­ce.

Bos­sou es el úni­co ca­za­dor de bio­pi­ra­tas de Be­nín. Y aho­ra, ya ju­bi­la­do, tie­ne la mi­sión ofi­cial de po­ner en prác­ti­ca el Pro­to­co­lo de Nagoya. Pa­ra ello ha fun­da­do una or­ga­ni­za­ción de pro­tec­ción del me­dio am­bien­te, apo­ya­da por fun­cio­na­rios del Mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te. Be­nín es un país en el gol­fo de Gui­nea, pa­cí­fi­co, me­dia­na­men­te de­mo­crá­ti­co y con­si­de­ra­do la cu­na del vu­dú. No obs­tan­te, a la ma­yo­ría de la gen­te le fal­ta de to­do: di­ne­ro, edu­ca­ción, mé­di­cos, tra­ba­jo... “So­lo te­ne­mos nues­tra na­tu­ra­le­za”, sus­pi­ra Bos­sou y se en­co­ge de hom­bros. “Nues­tra úni­ca opor­tu­ni­dad es re­va­lo­ri­zar­la”

Y el Pro­to­co­lo de Nagoya de­be ayu­dar. En es­te país, de­cla­ra el co­ro­nel, los en­fer­mos re­cu­rren a la far­ma­cia de la na­tu­ra­le­za: ho­jas, raí­ces, se­mi­llas, fru­tas, que cu­ran­de­ros tra­di­cio­na­les trans­for­man en in­fu­sio­nes, un­güen­tos o ex­trac­tos. Él es­tá con­ven­ci­do de que al­gu­nas re­ce­tas o sus­tan­cias ac­ti­vas ais­la­das tam­bién po­drían ser de pro­ve­cho pa­ra el res­to del mun­do, co­mo ba­se de nue­vos me­di­ca­men­tos o pro­duc­tos cos­mé­ti­cos. Las sus­tan­cias na­tu­ra­les jue­gan un

Di­cen que un ja­po­nés se co­ló en el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad de Be­nín y ro­bó pa­pe­les so­bre me­di­ci­na na­tu­ral

pa­pel im­por­tan­te: se­gún es­ti­ma­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, las plan­tas me­di­ci­na­les pro­por­cio­nan cer­ca de dos ter­cios de la ma­te­ria pri­ma de los pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos.

Los cien­tí­fi­cos es­ta­dou­ni­den­ses Da­vid New­man y Gor­don Cragg han cal­cu­la­do que el 39,3% de to­das las sus­tan­cias con las cua­les la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca desa­rro­lló me­di­ca­men­tos en­tre 1981 y 2006 tie­nen un ori­gen ve­ge­tal. Otro 15,3% se ba­sa en mo­lé­cu­las ins­pi­ra­das en un mo­de­lo ve­ge­tal, pe­ro han si­do crea­das de for­ma sin­té­ti­ca.

Un vis­ta­zo a las ta­sas de cre­ci­mien­to del sec­tor de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral, a ni­vel glo­bal, que su­pe­ran el 10% anual, re­fuer­za la con­vic­ción de Bos­sou. Sus la­bo­ra­to­rios se in­tere­san por sus­tan­cias ac­ti­vas de ori­gen ve­ge­tal en to­do el pla­ne­ta: aloe vera, acei­te de ar­gán o al­gas. Las ven­tas que al­can­zan es­tos pro­duc­tos son me­no­res que las de los me­di­ca­men­tos, pe­ro lle­gan al mer­ca­do con más ra­pi­dez y sin en­sa­yos clí­ni­cos.

Bos­sou se pre­gun­ta: “¿Por qué no va­mos a con­se­guir en Be­nín lo que se lo­gra en otros lu­ga­res?” Si fue­ra por él, to­dos los pro­yec­tos de coope­ra­ción con par­ti­ci­pa­ción de Be­nín ha­bría que re­gis­trar­los an­te su Go­bierno. Es­te se en­car­ga­ría de ha­cer con­tra­tos jus­tos o se ne­ga­ría a apro­bar los pro­yec­tos. El mo­de­lo que Bos­sou quie­re emu­lar se ins­pi­ra en ne­go­cios de bio­pros­pec­ción, que son el sue­ño de cual­quier país po­bre. Se di­ce que en Ga­bón los due­ños de un la­bo­ra­to­rio far­ma­céu­ti­co pa­ga­ron cer­ca de 150.000 eu­ros pa­ra po­der ais­lar mo­lé­cu­las de hi­dró­geno de 1.200 mues­tras ve­ge­ta­les. En Bra­sil, la em­pre­sa Na­tu­ra Cos­mé­ti­cos ha apo­ya­do a co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas con cin­co mi­llo­nes de dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra ob­te­ner ma­te­rial ve­ge­tal pa­ra la ela­bo­ra­ción de cre­mas.

Na­tu­ral­men­te, los de­ta­lles de es­tos acuer­dos ja­más se han pu­bli­ca­do, es de­cir, quién re­ci­be cuán­to di­ne­ro a cam­bio de qué y ba- jo qué con­di­cio­nes y có­mo se re­par­ten los de­re­chos de la pa­ten­te.

“Gra­cias al Pro­to­co­lo de Nagoya to­do se­rá más trans­pa­ren­te”, cree el co­ro­nel Bos­sou. “Quie­ro abrir mi país a esas coope­ra­cio­nes.”

El pro­ble­ma de Bos­sou: no tie­ne ni idea de si en es­te mo­men­to hay “bio­pros­pec­to­res” re­co­rrien­do el país. Tam­po­co sa­be cuán­tos in­ves­ti­ga­do­res o cu­ran­de­ros de Be­nín man­tie­nen con­tac­tos con co­le­gas ex­tran­je­ros. Al me­nos, na­die le ha pe­di­do un per­mi­so o al me­nos se ha dig­na­do a in­for­mar­le a él, el res­pon­sa­ble ofi­cial de ABS. Pe­ro con cier­ta re­gu­la­ri­dad le lle­gan ru­mo­res, y eso le po­ne real­men­te ner­vio­so. Di­cen que unos ame­ri­ca­nos ca­mu­fla­dos de eco­lo­gis­tas es­pia­ron el uso de pes­ti­ci­das na­tu­ra­les du­ran­te una vi­si­ta a los cam­pe­si­nos. Que un ja­po­nés se co­ló co­mo be­ca­rio en el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad y ro­bó do­cu­men­tos so­bre me­di­ci­na na­tu­ral. Que co­la­bo­ra­do­res de L‘Oréal re­gre­sa­ron a Fran­cia con sa­cos lle­nos de ho­jas. ¿Qué hay de­trás? “¡No lo sé!”, ex­cla­ma Bos­sou y, tris­te, nie­ga con la ca­be­za. Des­pués aña­de: “Aún no.”

La fe­de­ra­ción de cu­ran­de­ros ve­la por sus “se­cre­tos”

Unos 200 ki­ló­me­tros tie­rra aden­tro, en las afue­ras de la ciu­dad de Dassa-Zou­mé, ma­che­te en mano, An­toi­ne Pa­do­nou, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Cu­ran­de­ros Tra­di­cio­na­les, se en­cuen­tra en me­dio de un jar­dín tro­pi­cal y di­ce: “Sí, ¡he­mos he­cho gran­des pro­gre­sos!”. Sus cu­ran­de­ros atien­den –a fal­ta de mé­di­cos ti­tu­la­dos– apro­xi­ma­da­men­te al 80% de los en­fer­mos de Be­nín. El co­ro­nel Bos­sou apues­ta por la com­pe­ten­cia y coope­ra­ción de es­te gre­mio, pues es­tá con­ven­ci­do de que quien rea­li­za bio-pros­pec­cio­nes en Be­nín, sea le­gal­men­te o co­mo pi­ra­ta, contacta pri­me­ro con los cu­ran­de­ros tra­di­cio­na­les. An­toi­ne Pa­do­nou, que gus­ta de ha­cer­se lla- mar le Pré­si­dent, ha vi­vi­do du­ran­te va­rios años en Mar­se­lla y Abi­yán, por lo que tie­ne fa­ma de cos­mo­po­li­ta. Su po­si­ción co­mo je­fe del cul­to vu­dú po­ten­cia su au­to­ri­dad en­tre los co­le­gas. A los ex­tran­je­ros les tran­qui­li­za con un en­can­ta­dor gui­ño de ojos: “Te­ne­mos un en­fo­que in­te­gral de cuer­po y al­ma, igual que la me­di­ci­na oc­ci­den­tal”.

El co­ro­nel Bos­sou co­no­ce a Pa­do­nou so­bre to­do co­mo es­pe­cia­lis­ta en en­fer­me­da­des de la piel y lo es­ti­ma por­que ha pro­fe­sio­na­li­za­do la fe­de­ra­ción de for­ma len­ta pe­ro exi­to­sa. Una de las no­ve­da­des es que ca­da cu­ran­de­ro en ejer­ci­cio tie­ne que re­gis­trar­se. Los co­no­ci­mien­tos del gre­mio se co­lec­cio­nan en una es­pe­cie de bi­blio­te­ca, pe­ro quien re­ve­la se­cre­tos de la pro­fe­sión sin au­to­ri­za­ción es ex­pul­sa­do de la fe­de­ra­ción. Ade­más, le Pré­si­dent im­pul­só la crea­ción de 60 jar­di­nes de plan­tas me­di­ci­na­les pa­ra in­cre­men­tar la ca­li­dad de las sus­tan­cias ac­ti­vas tra­di­cio­na­les y, co­mo es­pe­ra, atraer a so­cios de ABS ex­tran­je­ros.

A ojos de los no ini­cia­dos, el jar­dín de Pa­do­nou, en Dassa-Zou­mé, pa­re­ce un pe­da­zo de sel­va. Pe­ro ca­da ar­bus­to y ca­da árbol han si­do plan­ta­dos pa­ra es­tar al ser­vi­cio del arte me­di­ci­nal. Con el ma­che­te, le Pré­si­dent ras­pa un pe­da­zo de cor­te­za de né­ré, un árbol de in­flo­res­cen­cias rojas. “Un pol­vo ela­bo­ra­do con las se­mi­llas ayu­da a com­ba­tir la pre­sión al­ta de la san­gre.” Las se­mi­llas co­lor oli­va del haba de Mo­lu­cas, se­gún ex­pli­ca, cu­ran las in­fla­ma­cio­nes del om­bli­go de los lac­tan­tes. Y la mo­des­ta hier­ba que cre­ce a la som­bra del árbol es efi­caz con­tra bac­te­rias, pa­rá­si­tos y es­pí­ri­tus ma­lig­nos. Pa­do­nou son­ríe: “Los pri­me­ros dos efec­tos han si­do de­mos­tra­dos en los la­bo­ra­to­rios de los far­ma­có­lo­gos”.

En su con­sul­to­rio, pin­ta­do de un azul bri­llan­te, Pa­do­nou se mue­ve há­bil­men­te en­tre tra­di­ción y cien­cia. Do­ce dei­da­des de vu­dú ve­lan so­bre la es­tan­te­ría que al­ber­ga los re­me­dios pre­pa­ra­dos por él mis­mo, de la

pa­red cuel­gan cer­ti­fi­ca­dos de ca­pa­ci­ta­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud y otras ins­ti­tu­cio­nes. Con or­gu­llo, el cu­ran­de­ro mues­tra dos do­cu­men­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­lud de Be­nín, que dan tes­ti­mo­nio de la “se­gu­ri­dad” de sus me­di­ca­men­tos. Es­ta cer­ti­fi­ca­ción tam­bién fue im­pul­sa­da por su fe­de­ra­ción, co­mo pri­mer pa­so ha­cia el con­trol de los me­di­ca­men­tos y la in­ves­ti­ga­ción de las sus­tan­cias ac­ti­vas. El ob­je­ti­vo es ob­vio: se tra­ta de sus­tan­cias que han si­do exa­mi­na­das pa­ra el bien de los pa­cien­tes y pa­ra los in­tere­sa­dos pro­fe­sio­na­les de Oc­ci­den­te.

¿A quién se re­fie­re exac­ta­men­te? Pa­do­nou no lo pue­de pre­ci­sar me­jor que el co­ro­nel Bos­sou. Tam­bién él ha oí­do ha­blar de L’Oréal, ¡eso sí se­ría un buen so­cio! E in­clu­so tie­ne una idea que po­dría in­tere­sar a los fran­ce­ses.

Pa­do­nou lla­ma a un pa­cien­te: un jo­ven sol­da­dor de pro­fe­sión. Ha­ce sie­te me­ses se que­mó am­bos bra­zos, las fotos re­ve­lan que­ma­du­ras de se­gun­do gra­do. “Ja­más ha­bría pen­sa­do que vol­ve­ría a po­der mo­ver mis bra­zos”, di­ce. Se sube las man­gas de la ca­mi­sa y fle­xio­na el bra­zo. Nin­gún do­lor, so­lo al­gu­nas ci­ca­tri­ces os­cu­ras. La piel pa­re­ce ha­ber­se cu­ra­do bien. El cu­ran­de­ro tra­tó las he­ri­das con un ven­da­je de ho­jas an­ti­bac­te­ria­nas; des­pués apli­có un un­güen­to ma­rrón a ba­se de cin­co plan­tas, que de­jó la he­ri­da se­ca y fo­men­tó la for­ma­ción de la piel. “Es mi me­di­ca­men­to más ven­di­do”, di­ce el cu­ran­de­ro. So­lo lo pue­den pre­pa­rar él y sus hi­jos y en una ce­re­mo­nia se­cre­ta, si no no tie­ne efec­to.

Por si aca­so, le Pré­si­dent se cu­bre las es­pal­das: so­bre el es­cri­to­rio de Pa­do­nou hay una pe­ti­ción de pa­ten­te pa­ra la pas­ta, lis­ta pa­ra ser en­tre­ga­da a la Or­ga­ni­za­ción Afri­ca­na pa­ra la Pro­pie­dad In­te­lec­tual, con se­de en Ca­me­rún. La re­dac­ción de la pe­ti­ción le cos­tó ca­si 2.500 eu­ros, una for­tu­na en Be­nín, que pocos cu­ran­de­ros pue­den pa­gar. “¡Di­ne­ro, ese es nues­tro pro­ble­ma prin­ci­pal!”, ex­cla­ma Pa­do­nou. “El Go­bierno tie­ne que ayu­dar a

El pol­vo ela­bo­ra­do con se­mi­llas de ne­ré –árbol de in­flo­res­cen­cias rojas– ayu­da a com­ba­tir la ten­sión al­ta

nues­tra fe­de­ra­ción.” ¿Y en qué exac­ta­men­te? “En la in­ves­ti­ga­ción de las sus­tan­cias ac­ti­vas”, res­pon­de el cu­ran­de­ro de vu­dú.

Ob­je­ti­vo: un con­tra­to ABS pa­ra ca­da pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción internacional

Por­to No­vo, la­bo­ra­to­rio de bio­lo­gía far­ma­céu­ti­ca de la Uni­ver­si­té d‘Abo­mey-Ca­la­vi. La pro­fe­sión de Fer­nand Gba­gui­di, de 39 años, quí­mi­co y far­ma­có­lo­go es­pe­cia­li­za­do en plan­tas, tie­ne dos ca­ras: la ver­de y caó­ti­ca de los jar­di­nes, don­de te tro­pie­zas con raí­ces cuan­do co­lec­cio­nas hier­bas. Y la del la­bo­ra­to­rio, don­de las pa­re­des es­tán cu­bier­tas de azu­le­jos y las co­sas, cla­ras. Una ca­ra la odia, la otra es su vi­da. Su tra­ba­jo exi­ge que cons­tru­ya puen­tes en­tre am­bos mun­dos.

Gba­gui­di di­ri­ge el la­bo­ra­to­rio far­ma­céu­ti­co don­de los cu­ran­de­ros tie­nen que so­me­ter a exa­men sus me­di­ca­men­tos pa­ra ob­te­ner el cer­ti­fi­ca­do del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. Es con­si­de­ra­do uno de los más mo­der­nos del oes­te de Áfri­ca. Y pri­mer pro­yec­to ABS ofi­cial de Be­nín, aun­que el co­ro­nel Bos­sou se en­te­ró de su exis­ten­cia ha­ce po­co. El so­cio es la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Lo­vai­na, en Bél­gi­ca, que ha de­ci­di­do pre­pa­rar un con­tra­to ABS pa­ra ca­da pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción internacional que con­cier­ne al análisis y po­si­ble uso de sus­tan­cias na­tu­ra­les. La ini­cia­do­ra del pro­yec­to es la cien­tí­fi­ca bel­ga Joë­lle Que­tin-Le­clercq, con la que Fer­nand Gba­gui­di ha he­cho el doc­to­ra­do.

Gra­cias a los re­cur­sos fi­nan­cie­ros pa­ra la coope­ra­ción internacional de la Bél­gi­ca fran­có­fo­na, des­de 2006, la ca­te­drá­ti­ca ha en­via­do ma­te­rial por va­lor de unos 350.000 eu­ros a Por­to No­vo: bom­bo­nas, cen­tri­fu­ga­do­ras y has­ta un cro­ma­tó­gra­fo de ga­ses, que iden­ti­fi­ca las mo­lé­cu­las de las sus­tan­cias ac­ti­vas de las plan­tas. A cam­bio, Que­tin-Le­clercq y su equi­po ex­plo­ra­ban en Be­nín to­do lo que les in­tere­sa­ba. Así han na­ci­do una de­ce­na de te­sis doc­to­ra­les y más de 20 pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas; al­gu­nas en coope­ra­ción con Gba­gui­di, otras sin que él tu­vie­ra co­no­ci­mien­to.

Gra­cias al la­bo­ra­to­rio, el cien­tí­fi­co be­ni­nés, sus co­la­bo­ra­do­res y es­tu­dian­tes in­ves­ti­gan re­me­dios tra­di­cio­na­les con­tra la ma­la­ria y la ten­sión al­ta e iden­ti­fi­can in­tere­san­tes mo­lé­cu­las pro­ce­den­tes de plan­tas. Un en­sa­yo clí­ni­co con una sus­tan­cia ac­ti­va con­tra la ma­la­ria, que ellos mis­mos desa­rro­lla­ron a par­tir de una es­pe­cie na­ti­va de al­ta­mi­sa, to­da­vía no ha con­clui­do del to­do. Un buen pro­yec­to ABS, se po­dría pen­sar, in­clu­so sin la ben­di­ción del co­ro­nel Bos­sou.

Pe­ro Fer­nand Gba­gui­di no es­tá sa­tis­fe­cho. Man­te­ner la ope­ra­ti­vi­dad del la­bo­ra­to­rio cues­ta su­mas in­gen­tes, ca­da va­so me­di­dor ro­to hay que im­por­tar­lo y la re­pa­ra­ción de los apa­ra­tos es im­pa­ga­ble. Pron­to de­ja­rá de lle­gar el di­ne­ro de Bél­gi­ca. Ni su uni­ver­si­dad ni el mi­nis­te­rio quie­ren en­car­gar­se de la fi­nan­cia­ción. “Es ab­sur­do”, se que­ja Gba­gui­di, “es­te la­bo­ra­to­rio es ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer in­ves­ti­ga­cio­nes far­ma­co­ló­gi­cas in­de­pen­dien­tes, pe­ro ellos no lo com­pren­den.”

El be­ni­nés tam­bién tie­ne un pe­que­ño con­flic­to con Joë­lle Que­tin-Le­clercq. “Ca­si no ten­go con­trol so­bre lo que ella ha­ce con sus mues­tras ve­ge­ta­les”, di­ce, eli­gien­do sus pa­la­bras con cau­te­la. “Mien­tras a no­so­tros se nos aca­ba la fi­nan­cia­ción, ella si­gue in­ves­ti­gan­do con nues­tras mues­tras. ¿Es eso jus­to?”

¿Tie­ne Gba­gui­di otros con­tac­tos con otras uni­ver­si­da­des o em­pre­sas, tal vez in­clu­so con L‘Oréal? “¡Des­gra­cia­da­men­te no!”, se que­ja. “L‘Oréal coopera con otra cá­te­dra, pe­ro na­die

me re­ve­la los de­ta­lles de la coope­ra­ción.”

So­bre coope­ra­cio­nes y en­so­ña­cio­nes

Bél­gi­ca, Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Lo­vai­na, cer­ca de Bru­se­las, Ins­ti­tu­to de Far­ma­cia y Me­di­ci­na Na­tu­ral. Joë­lle Que­tin-Le­clercq es

una mu­jer enér­gi­ca que ron­da los 55 años, a la que no le mo­les­ta que ella y sus la­bo­ra­to­rios es­tén alo­ja­dos en un tris­te edi­fi­cio de los años se­ten­ta. En su ofi­ci­na se api­lan sa­cos con ma­te­rial ve­ge­tal de Por­to No­vo jun­to a mues­tras traí­das de Viet­nam, Ma­da­gas­car y Ruan­da. Que­tin-Le­clercq ha via­ja­do mu­cho... y ha per­di­do al­gu­nas ilu­sio­nes en el cur­so de sus via­jes.

“Mis po­si­bi­li­da­des de ju­bi­lar­me sin ha­ber des­cu­bier­to una so­la mo­lé­cu­la ve­ge­tal que se con­vier­te en me­di­ca­men­to son del 99%”, di­ce. Y: “¡El Go­bierno de Be­nín es­tá so­ñan­do si cree que un des­cu­bri­mien­to far­ma­céu­ti­co po­dría sa­car­lo de la mi­se­ria!”

En prin­ci­pio, la ca­te­drá­ti­ca tie­ne bue­nas in­ten­cio­nes con Be­nín. Re­ci­be con re­gu­la­ri­dad a es­tu­dian­tes de in­ter­cam­bio y es tu­to­ra de di­plo­ma­dos y doc­to­ra­dos. Mon­tar el la­bo­ra­to­rio de Fer­nand Gba­gui­di fue un com­pro­mi­so gi­gan­tes­co. Y qui­zá él úl­ti­mo. Pues el de­seo del be­ni­nés de que se si­ga apo­yan­do el la­bo­ra­to­rio, aun­que so­lo lo ex­pre­sa­ra tí­mi­da­men­te, a la bel­ga le pa­re­ce... atre­vi­do.

“No he­mos mon­ta­do el la­bo­ra­to­rio pa­ra des­cu­brir una cre­mi­ta de lu­jo, sino pa­ra que los es­tu­dian­tes de Be­nín apren­dan a in­ves­ti­gar el uso far­ma­céu­ti­co de las plan­tas y pa­ra que pue­dan cu­rar a los en­fer­mos del país”, es­pe­ta Que­tin-Le­clercq.

En­ton­ces, ¿por qué fi­gu­ran las le­tras ABS en el con­tra­to? La ca­te­drá­ti­ca al­za la voz: “Por­que así lo qui­so el de­par­ta­men­to ju­rí­di­co de la uni­ver­si­dad, ¡y eso que mi la­bo­ra­to­rio no tie­ne nin­gún in­te­rés co­mer­cial!”

¿Es una ex­pe­rien­cia nue­va pa­ra una ca­te­drá­ti­ca eu­ro­pea que los so­cios de los paí­ses en vías de desa­rro­llo ten­gan exi­gen­cias? Que­tin-Le­clercq des­li­za la mano so­bre el ca­be­llo y son­ríe. “Ca­da se­ma­na me lle­gan ofer­tas de coope­ra­ción de paí­ses tro­pi­ca­les. Si Be­nín ya no nos quie­re, va­mos a otro si­tio.” ¿Es que Fer­nand Gba­gui­di tie­ne al­gún ar­gu­men­to de pe­so pa­ra con­ven­cer a la ca­te­drá­ti­ca? ¿Es que el co­ro­nel Bos­sou ten­dría com­pe­ten­cias pa­ra dis­cu­tir el con­tra­to ABS con los ju­ris­tas de la uni­ver­si­dad? ¿Se­rá que

un país po­bre co­mo Be­nín tie­ne la opor­tu­ni­dad de ne­go­ciar en­tre pa­res con un país in­dus­trial co­mo Bél­gi­ca? Mien­tras el Pro­to­co­lo de Nagoya no ha­ya en­tra­do en vi­gor, mien­tras los con­tra­tos ABS no ne­ce­si­ten la apro­ba­ción del Se­cre­ta­ria­do de la Con­ven­ción de Bio­di­ver­si­dad, mien­tras na­die ten­ga que te­mer san­cio­nes en ca­so de vio­la­cio­nes, hay po­ca es­pe­ran­za.

Se­llo bio­ló­gi­co, co­mer­cio jus­to... ¿ y com­pen­sa­ción?

Paris, Pla­ce Saint-Au­gus­tin. La Unión pa­ra el Bio­co­mer­cio Éti­co UEBT (Union for Et­hi­cal Bio­tra­de) ha con­vo­ca­do un se­mi­na­rio so­bre el Pro­to­co­lo de Nagoya en una sa­la con ara­ñas de cris­tal y es­tu­co do­ra­do. Es­tá com­ple­ta­men­te lle­na. Han ve­ni­do re­pre­sen­tan­tes de em­pre­sas de cos­mé­ti­cos de to­do el mun­do; la mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na Beiers­dorf ha en­via­do a un em­plea­do de Ham­bur­go, Guer­lain des­de los Cam­pos Elí­seos, y ahí es­tán la em­pre­sa bra­si­le­ña Na­tu­ra Cos­mé­ti­cos, la eco­mar­ca ale­ma­na We­le­da y L‘Oréal. Una vez ra­ti­fi­ca­do, to­das las em­pre­sas es­ta­rán so­me­ti­das al Pro­to­co­lo de Nagoya. Quie­ran o no. Pues sus cre­mas, lo­cio­nes, pol­vos y per­fu­mes se ba­san en re­cur­sos ge­né­ti­cos aje­nos: mo­lé­cu­las, esen­cias y ex­trac­tos exó­ti­cos.

“¿Des­pués del se­llo bio­ló­gi­co y el co­mer­cio jus­to aho­ra tam­bién te­ne­mos que pres­tar aten­ción al te­ma de la com­pen­sa­ción?”, pre­gun­ta un par­ti­ci­pan­te irri­ta­do.

“Sí, tam­bién no­so­tros es­ta­mos to­tal­men­te con­fu­sos”, ad­mi­te la re­pre­sen­tan­te de la mar­ca de lu­jo sur­co­rea­na Amo­re­pa­ci­fic.

“Ha­ce tres años que im­por­ta­mos una raíz de Ve­ne­zue­la”, cuen­ta el re­pre­sen­tan­te de We­le­da. “Aho­ra nues­tros so­cios exi­gen de re­pen­te un 3% de los be­ne­fi­cios, ¿có­mo de­be­mos reac­cio­nar?”

Ra­chel Ba­rre, res­pon­sa­ble de L‘Oréal pa­ra la ad­qui­si­ción glo­bal de ma­te­rias pri­mas, es­tá sen­ta­da de­trás del po­dio y tra­ta de tran­qui­li­zar a sus co­le­gas: “Un con­tra­to de ABS con­lle­va ven­ta­jas pa­ra am­bas par­tes. Por fin te­ne­mos se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. Y ga­na­mos nue­vas opor­tu­ni­da­des de mar­ke­ting. Po­de­mos con­tar his­to­rias con nues­tros pro­duc­tos, con­tri­bui­mos ac­ti­va­men­te a apo­yar la di­ver­si­dad de es­pe­cies. Al­go así fi­de­li­za a los clien­tes”. Co­mo ejem­plo prác­ti­co, Ba­rre pre­sen­ta un pro­yec­to rea­li­za­do en Ma­rrue­cos; L’Oréal quie­re desa­rro­llar jun­to con la Uni­ver­si­dad de Ra­bat una sus­tan­cia ac­ti­va a ba­se de acei­te de ar­gán; a cam­bio, la mul­ti­na­cio­nal fi­nan­cia cur­sos de al­fa­be­ti­za­ción pa­ra las mu­je­res que pro­du­cen el acei­te. Tal vez, di­ce, es­to se pue­de con­ver­tir en un pro­yec­to ABS ofi­cial.

To­do sue­na bien. ¿Pe­ro qué ha­ce su em­pre­sa en cuan­to al pro­yec­to de Be­nín?

La mi­ra­da de Ra­chel Ba­rre de­la­ta sor­pre­sa. ¿Dón­de nos he­mos en­te­ra­do de eso? Pues bien, di­ce, no pue­de re­ve­lar mu­cho. Es un se­cre­to co­mer­cial. Pe­ro de he­cho exis­te una pe­que­ña coope­ra­ción con nu­tri­cio­nis­tas en Co­to­nou. Una te­sis doc­to­ral so­bre un fru­to que tal vez se po­dría co­mer­cia­li­zar pa­ra die­tas. Pe­ro, se­gún ase­ve­ra, real­men­te no pue­de re­ve­lar más da­tos.

¿Exis­te al me­nos un con­tra­to ABS? ¿Tie­ne al­gún con­tac­to con el co­ro­nel Bos­sou? ¿O con el la­bo­ra­to­rio de Fer­nand Gba­gui­di? No, res­pon­de Ba­rre vi­si­ble­men­te com­pun- gi­da. “Tam­bién no­so­tros es­ta­mos co­men­zan­do a tra­tar el te­ma ABS.”

La vi­da si­gue en Be­nín

“Es de­ci­si­vo que los par­la­men­tos na­cio­na­les ra­ti­fi­quen el Pro­to­co­lo de Nagoya”, di­ce Suhel al-Ja­na­bi, eje­cu­ti­vo de la ABS-Ca­pa­city De­ve­lop­ment Ini­tia­ti­ve. En el fu­tu­ro apo­ya­rá a paí­ses co­mo Be­nín en la im­ple­men­ta­ción ju­rí­di­ca del Pro­to­co­lo. “Pron­to lo­gra­re­mos la ra­ti­fi­ca­ción”, pro­me­te el co­ro­nel Bos­sou. Pe­ro por des­gra­cia no le han lle­ga­do so­li­ci­tu­des de in­for­ma­ción de em­pre­sas o uni­ver­si­da­des.

Tam­bién el je­fe del la­bo­ra­to­rio, Fer­nand Gba­gui­di, es­tá de­silu­sio­na­do. Lo que que­da de sus pre­su­pues­tos es­tá men­guan­do, pe­ro des­pués de vi­si­tar a Joë­lle Que­tin-Le­clercq han me­jo­ra­do las op­cio­nes de una nue­va coope­ra­ción. Al me­nos el Pré­si­dent del vu­dú An­toi­ne Pa­do­nou ve un ra­yo de es­pe­ran­za. Le han vi­si­ta­do unos in­ves­ti­ga­do­res fran­ce­ses que se in­tere­san por su un­güen­to. Des­de en­ton­ces es­tá a la es­pe­ra de no­ve­da­des. Re­la­ja­do y sin la ayu­da del co­ro­nel Bos­sou. ¿Im­pli­car a las au­to­ri­da­des? Muy com­pli­ca­do. ¿Con­tra­to ABS? No le ha­ce fal­ta. El cu­ran­de­ro de vu­dú di­ce: “No re­co­mien­do abu­sar de nues­tra con­fian­za. Te­ne­mos nues­tros pro­pios mé­to­dos pa­ra tra­tar a los trai­do­res”.

Se­gún in­di­can los car­te­les, es­tas “pó­ci­mas má­gi­cas“son mu­cho más que re­me­dios pa­ra la sa­lud. Sir­ven pa­ra in­mo­vi­li­zar ban­di­dos, con­tra los la­dro­nes, es­pí­ri­tus ma­lig­nos...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.