¿Cuán­to cues­ta res­ca­tar una vi­da?

Geo - - GEO NOTICIAS -

Có­mo han desea­do es­te mo­men­to! Por fin un lu­gar don­de de­jar las mo­chi­las tras 54 ho­ras es­ca­lan­do por el hie­lo ver­ti­cal. Por fin el sol, el ca­lor en los pies, los de­dos y los ros­tros.

Da­vid Göttler y Ka­zu­ya Hi­rai­de se abra­zan. El ale­mán y el ja­po­nés han es­ca­la­do la ca­ra nor­te del Ama Da­blam, una cum­bre del Hi­ma­la­ya de 6.856 me­tros de al­ti­tud, por una ru­ta nue­va. Ape­nas han co­mi­do, y han be­bi­do muy po­co. Las no­ches, a 20 gra­dos cen­tí­gra­dos ba­jo ce­ro, las pa­sa­ron acu­cli­lla­dos so­bre es­tre­chas cor­ni­sas que crea­ron a gol­pe de pi­co en la pa­red ver­ti­cal. Aho­ra, el seis de no­viem­bre de 2010 a las 11.55 ho­ras, se en­cuen­tran so­bre un re­sal­te del ta­ma­ño de una toa­lla en la cres­ta nor­te de la mon­ta­ña. Fal­tan so­lo 400 me­tros has­ta la cum­bre. Ni nu­bes ni vien­to. Los dos ami­gos es­tán fe­li­ces.

Des­pués, sin em­bar­go, se per­ca­tan de unas cor­ni­sas de nie­ve sa­lien­tes y unas ines­ta­bles to­rres de hie­lo que obs­tru­yen la as­cen­sión por la cres­ta. Los mon­ta­ñe­ros avan­zan la­bo- rio­sa­men­te, se hun­den en la nie­ve has­ta la ca­de­ra. Ni la pala les ayu­da a abrir­se ca­mino.

Con unos pa­sos, Göttler tra­ta de pa­sar al la­do orien­tal de la cres­ta, pe­ro la la­de­ra em­pie­za a mo­ver­se. Una ava­lan­chas de nie­ve arras­tran al es­ca­la­dor al­gu­nos me­tros. Da una vol­te­re­ta, el pi­co le gol­pea la ca­ra y se pa­ra. Su com­pa­ñe­ro, sal­tan­do al otro la­do de la cres­ta, ha fre­na­do la caí­da con la cuer­da.

Los ami­gos lo ad­mi­ten: es­tán atra­pa­dos. La cres­ta ne­va­da es in­tran­si­ta­ble, el des­cen­so a tra­vés de la ca­ra su­r­oes­te, inal­can­za­ble; la ca­ra es­te, de­ma­sia­do in­se­gu­ra. Y por la ca­ra nor­te –el ca­mino de ida– no pue­den re­gre­sar, no tie­nen ni las fuer­zas ni el ma­te­rial. Con el cre­púscu­lo los dos jue­gan su úl­ti­ma ba­za. ¡Qué ver­güen­za!, pien­san; pe­ro es me­jor que mo­rir de frío: Göttler sa­ca el te­lé­fono mó­vil del plu­mas. Re­za pa­ra que ten­ga ba­te­ría, pe­se al frío, y que que­de sal­do en la tar­je­ta pre­pa­go ne­pa­lí; y lla­ma a la agen­cia de ex­pe­di­cio­nes en Kat­man­dú. Quie­re que le con­si­gan ayu­da. Des­de el ai­re.

UN RES­CA­TE DE MON­TA­ÑA en el Hi­ma­la­ya, ¿en una cres­ta de hie­lo a 6.000 me­tros de al­ti­tud? Ha­ce pocos años hu­bie­ra si­do im­pen­sa­ble. En el te­cho del mun­do, un mó­vil era tan útil pa­ra un mon­ta­ñe­ro ac­ci­den­ta­do co­mo un an­cla de sal­va­ción pa­ra un náu­fra­go en el océano Pa­cí­fi­co. Un error en la escalada ca­si siem­pre sig­ni­fi­ca­ba la muer­te.

Des­de en­ton­ces, la cre­cien­te afluen­cia de al­pi­nis­tas ha cam­bia­do la si­tua­ción en las mon­ta­ñas de Asia. Des­de la ci­ma del mon­te Eve­rest pue­den ha­cer­se lla­ma­das te­le­fó­ni­cas a Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. Hay he­li­cóp­te­ros que vuelan ca­si a dia­rio a los cam­pa­men­tos ba­se y al­can­zan al­ti­tu­des ca­da vez más al­tas.

Res­ca­tar a un mon­ta­ñe­ro con un he­li­cóp­te­ro es una em­pre­sa acro­bá­ti­ca in­clu­so en los Al­pes, que son más ba­jos y cuen­tan con una ma­yor in­fra­es­truc­tu­ra, o en las mon­ta­ñas Ro­co­sas. Cual­quier des­pren­di­mien­to de pe­drus­cos de una pa­red pue­de es­tre­llar el he­li­cóp­te­ro; el pi­lo­to tie­ne que aten­der a ca­da ráfaga de vien­to, tie­ne que di­ri­gir el apa­ra­to con pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca por des­ga­rra­dos gla­cia­res y grie­tas ne­bu­lo­sas.

Es mu­cho más di­fí­cil en las al­ti­tu­des del Hi­ma­la­ya o el Ka­ra­kó­rum. En el ai­re –muy fino–, las hé­li­ces del ro­tor no en­cuen­tran re­sis­ten­cia su­fi­cien­te, y les fal­ta im­pul­so pa­ra as­cen­der. “Los apa­ra­tos de la ge­ne­ra­ción más re­cien­te son lo bas­tan­te po­ten­tes co­mo pa­ra vo­lar has­ta los 7.000 me­tros. Pe­ro allí no per­do­nan nin­gún error”, di­ce Ge­rold Bi­ner.

Na­die po­dría juz­gar­lo me­jor que él. Bi­ner, de 48 años, con más de 12.000 ho­ras de vue­lo, es uno de los pi­lo­tos de he­li­cóp­te­ro más ex­pe­ri­men­ta­dos del mun­do, di­ri­ge el equi­po de he­li­cóp­te­ros Air Zer­matt, la eli­te en el mun­do del res­ca­te aé­reo. La em­pre­sa

La cres­ta he­la­da no per­mi­te vue­los de acer­ca­mien­to

de so­co­rro lle­va el nom­bre del mu­ni­ci­pio de Zer­matt, en el can­tón sui­zo de Va­lais, al pie del mon­te Cer­vino, fa­mo­so por su es­ta­ción de es­quí y sus ru­tas de sen­de­ris­mo.

Los pi­lo­tos sui­zos su­man cer­ca de 1.500 mi­sio­nes al año, in­clu­so con pé­si­mas con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas y en los te­rre­nos más es­car­pa­dos han res­ca­ta­do a al­pi­nis­tas en pa­re­des de hie­lo y ro­ca. Se les pi­dió ayu­da des­de Ne­pal en 2009, cuan­do un mon­ta­ñe­ro es­lo­veno se ac­ci­den­tó en en el Lang­tang Li­rung, de 7.227 me­tros de al­ti­tud. El via­je y las for­ma­li­da­des bu­ro­crá­ti­cas du­ra­ron mu­cho y los pi­lo­tos sui­zos lo re­cu­pe­ra­ron ya ca­dá­ver.

Fue cuan­do Bi­ner y sus co­le­gas de Air Zer­matt de­ci­die­ron apo­yar a Ne­pal en la crea­ción de un ser­vi­cio de res­ca­te de mon­ta­ña pro­pio. Tras una fa­se de prue­ba en el Hi­ma­la­ya en pri­ma­ve­ra de 2010, los sui­zos in­vi­ta­ron a cin­co em­plea­dos de la em­pre­sa de he­li­cóp­te­ros ne­pa­líes, Fish­tail Air, a los Al­pes pa­ra ins­truir­los en el res­ca­te de mon­ta­ña: los pi­lo­tos Sidd­hart­ha Gu­rung y Sa­bin Basn­yat y los so­co­rris­tas aé­reos Pur­na Awa­le, Ts­he­ring Pan­de Bho­te y Nam­gial Sher­pa.

Pa­san en Sui­za cua­tro se­ma­nas du­ran­te el ve­rano y el oto­ño de 2010. Con el mon­te Cer­vino co­mo te­lón de fon­do y di­vi­di­dos en dos equi­pos, los cin­co prac­ti­can la re­co­gi­da de mon­ta­ñe­ros en vue­lo es­ta­cio­na­rio, el res­ca­te des­de grie­tas y el ma­ne­jo del ca­bres­tan­te. La úl­ti­ma fa­se del en­tre­na­mien­to es­tá pro­gra­ma­da pa­ra pri­ma­ve­ra de 2011 en Ne­pal.

Seis de no­viem­bre de 2010, las 20.30 ho­ras. En Kat­man­dú sue­na el te­lé­fono de Pur­na Awa­le, de 34 años. Lo lla­ma el di­rec­tor ope­ra­ti­vo de Fish­tail Air, pre­gun­tan­do si Awa­le quie­re vo­lar al Ama Da­blam a la ma­ña­na si­guien­te. Hay dos mon­ta­ñe­ros atra­pa­dos. El pi­lo­to es Sa­bin Basn­yat.

Awa­le ni lo pien­sa. Basn­yat, de la mis­ma edad, es su me­jor ami­go. En­tre los cer­ca de 40 pi­lo­tos de he­li­cóp­te­ros ne­pa­líes, ellos son in­se­pa­ra­bles. Lle­van años vo­lan­do jun­tos: el

tran­qui­lo Awa­le, más bien me­su­ra­do y pon­de­ra­ti­vo. Y el au­daz Basn­yat, al que le gus­ta ir al lí­mi­te de lo po­si­ble. En abril de 2010 par­ti­ci­pó en una ac­ción de sal­va­men­to en la que pi­lo­tos sui­zos res­ca­ta­ron a tres mon­ta­ñe­ros del An­na­pur­na a ca­si 7.000 me­tros de al­ti­tud.

Es­ta vez los ne­pa­líes de­pen­den de sí mis­mos. Pue­den de­mos­trar lo apren­di­do en Sui­za. De no­che, Pur­na Awa­le pre­pa­ra sus co­sas.

EN LA CRES­TA NOR­TE de la pi­rá­mi­de del Ama Da­blam, du­ran­te una no­che tem­pes­tuo­sa, Göttler y Hi­rai­de a du­ras pe­nas pue­den avan­zar. Han crea­do un vi­vac pro­vi­sio­nal; pe­ro no lo­gran dor­mir: es­tán ator­men­ta­dos por el ham­bre, el frío y la sed. La ye­ma del pul­gar de­re­cho de Hi­rai­de es­tá ne­gra por con­ge­la­ción. Los ojos de am­bos es­tán ro­jos; los la­bios, agrie­ta­dos. Cuan­do se mi­ran, se ven la mu­tua ex­pre­sión de mie­do.

El vien­to no re­mi­te has­ta la ma­ña­na si­guien­te. A las 7.30 ho­ras, Göttler vuel­ve a lla­mar a Kat­man­dú. La agen­cia le con­fir­ma que lle­ga­rá un he­li­cóp­te­ro. Göttler res­pon­de que los pi­lo­tos no de­ben acer­car­se a la cres­ta en mo­do al­guno: el pe­li­gro de que el ro­tor roce una de las mu­chas to­rres de hie­lo es gran­de. Acon­se­ja un res­ca­te me­dian­te lon­gli­ne, cuer­da de en­tre 50 y 100 me­tros de lon­gi­tud, des­de la que un so­co­rris­ta aé­reo pue­de ba­jar al lu­gar del ac­ci­den­te. Des­pués, uno de los ac­ci­den­ta­dos pue­de en­gan­char­se a la cuer­da y ser eva­cua­do. Es­ta téc­ni­ca per­mi­te res­ca­tar a mon­ta­ñe­ros de lu­ga­res don­de el he­li­cóp-

El pi­lo­to di­ri­ge el he­li­cóp­te­ro con la má­xi­ma pre­ci­sión

te­ro no pue­de ate­rri­zar. En los Al­pes ha­ce tiem­po que es bas­tan­te ha­bi­tual.

Lo que Göttler y Hi­rai­de no sa­ben es que has­ta aho­ra, los res­ca­tis­tas ne­pa­líes han vo­la­do ca­si ex­clu­si­va­men­te con car­gas, so­lo una o dos ve­ces con un so­co­rris­ta col­gan­do de la cuer­da. Ade­más, su he­li­cóp­te­ro no tie­ne ra­dio. Awa­le es­ta­ría col­ga­do de la cuer­da co­mo un pén­du­lo hu­mano sin po­der ha­blar con el pi­lo­to. Se­ría irres­pon­sa­ble or­de­nar al­go así.

A las 8.05 ho­ras, Basn­yat en­cien­de el mo­tor de su Ecu­reuil, ti­po B3. 847 ca­ba­llos de va­por, ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 287 ki­ló­me­tros por ho­ra, diez me­tros de as­cen­sión por se­gun­do, con li­cen­cia pa­ra al­ti­tu­des de has­ta 7.000 me­tros. El pi­lo­to se ha des­pe­di­do de su fa­mi­lia con pe­sar. En Kat­man­dú es­tán ce­le­bran­do Bhai Ti­ka, el fi­nal de la fies­ta de Tihar o de la Luz, en la que los hin­dúes rin­den ho­me­na­je a Laksh­mi, la dio­sa de la for­tu­na. Las mu­je­res de­co­ran la fren­te de sus her­ma­nos con la ti­ka, sím­bo­lo de ben­di­ción, pa­ra hon­rar­los y desear­les una lar­ga vi­da. Basn­yat pro­me­te a su mu­jer que re­gre­sa­rá pron­to.

Des­pués de 40 mi­nu­tos de vue­lo so­bre co­li­nas cu­bier­tas de te­rra­zas y es­tri­ba­cio­nes mon­ta­ño­sas, Awa­le y Basn­yat ate­rri­zan en la lo­ca­li­dad de Lu­kla, a 2.860 me­tros de al- ti­tud. El lu­gar del ate­rri­za­je mi­de la mi­tad de un cam­po de ba­lon­mano, es pe­dre­go­so y so­lo ha­ce dos años que se des­pe­jó de las mi­nas que los re­bel­des ha­bían en­te­rra­do aquí. Cuan­do la Ecu­reuil (“ar­di­lla” en fran­cés) des­pe­ga, los te­chos de ura­li­ta de las ca­sas vi­bran. Al­gún día crea­rán aquí una ba­se de he­li­cóp­te­ros Pe­ro to­da­vía no hay ni un han­gar pa­ra los tre­ce que hay li­cen­cia­dos en Ne­pal.

Mien­tras Basn­yat de­ja en­cen­di­da la tur­bi­na, unos ayu­dan­tes des­car­gan 25 bi­do­nes de que­ro­seno: pro­vi­sio­nes pa­ra el al­ma­cén de com­bus­ti­ble en la en­tra­da del va­lle de Khum­bu. Basn­yat y Awa­le se me­ten tu­bos de plás­ti­co en la na­riz: sin oxí­geno em­bo­te­lla­do po­drían per­der la con­cien­cia al as­cen­der a gran­des al­ti­tu­des. Des­pués des­pe­gan; y so­lo quin­ce mi­nu­tos más tar­de di­vi­san la pi­rá­mi­de del Ama Da­blam al fi­nal del va­lle.

DES­PUÉS DE DES­MON­TAR la tien­da en la cres­ta nor­te, Göttler y Hi­rai­de jue­gan al “pie­dra, pa­pel o ti­je­ra”. Am­bos co­no­cen es­te jue­go de azar, con­sis­ten­te en for­mar fi­gu­ras con la mano. Göttler ga­na dos a uno, él se­rá eva­cua­do pri­me­ro. Hi­rai­de se que­da­rá atrás con la tien­da de cam­pa­ña, el hor­ni­llo, al­go de co­mi­da, dos cuer­das y el set de pri­me­ros au­xi­lios. Cuan­do es­cu­chan el rui­do le­jano de un he­li­cóp­te­ro, Göttler le en­tre­ga al ja­po­nés el me­che­ro pa­ra el hor­ni­llo de ga­so­li­na.

Muy le­jos y muy por de­ba­jo de su po­si­ción, Göttler di­vi­sa un pe­que­ño pun­to que se acer­ca. El ro­tor bri­lla a la luz del sol co­mo una bo­la de dis­co­te­ca. Des­pués des­cu­bre dos si­lue­tas en la ca­bi­na del he­li­cóp­te­ro que se acer­ca con ra­pi­dez. Ex­tien­de el bra­zo iz­quier­do con un mos­que­tón abier­to en la mano. El ges­to sig­ni­fi­ca: ¡mi­rad, es­toy lis­to pa­ra en­gan­char­me! Pe­ro nin­gún lon­gli­ne cuel­ga del he­li­cóp­te­ro, nin­gún so­co­rris­ta. En lu­gar de eso, el B3 se acer­ca más y más. Pur­na Awa­le abre la puer­ta y se co­lo­ca so­bre el pa­tín de ate­rri­za­je iz­quier­do, su­je­tán­do­se con el bra­zo a la si­lla. En un ins­tan­te, Göttler com­pren­de que tie­ne que su­bir­se al he­li­cóp­te­ro. Awa­le lo ase­gu­ra con una cuer­da, lo co­ge del hom­bro y lo sube a la ca­bi­na: es­tá a sal­vo.

Basn­yat y Awa­le le son­ríen. El pi­lo­to al­za el pul­gar. A las 9.05 ho­ras de­jan al pa­sa­je­ro en la al­dea de Ch­huk­hung al pie del Ama Da­blam.

Cuan­do Göttler sa­le del apa­ra­to, los hom­bres cho­can las pal­mas. ¡Lo lo­gra­ron! Des­pués el he­li­cóp­te­ro re­gre­sa a la cres­ta nor­te.

Pa­ra vol­ver a orien­tar­se, Basn­yat ne­ce­si­ta te­ner un pun­to fi­jo: una cor­ni­sa de nie­ve en la cres­ta, una grie­ta en el hie­lo... Pe­ro es­ta vez ha vo­la­do al­go más allá de la cres­ta, así Hi­rai­de no po­drá su­bir. Basn­yat mi­ra por la ven­ta­na a la de­re­cha. Tra­ta de vol­ver a en­con­trar el bor­de de la cres­ta. Con el cy­clic, la pa­lan­ca de man­do, di­ri­ge el he­li­cóp­te­ro al­go ha­cia la iz­quier­da y des­pués, un po­co atrás. Con el co­llec­ti­ve en la mano iz­quier­da ha­ce des­cen­der el apa­ra­to unos cen­tí­me­tros. Pe­ro a su iz­quier­da, en el án­gu­lo muer­to, hay una cor­ni­sa de nie­ve.

JUS­TO EN LA CRES­TA, en­tre el hie­lo y el he­li­cóp­te­ro, es­tá Hi­rai­de, lis­to pa­ra vo­lar. Por al­gu­na ra­zón, el ja­po­nés du­da. El he­li­cóp­te­ro flo­ta ha­cia él. El pa­tín de ate­rri­za­je iz­quier­do ya es­tá en­ci­ma de su ca­be­za, tan cer­ca que lo po­dría to­car, a 30 cen­tí­me­tros, mien­tras el pa­tín de­re­cho flo­ta so­bre el abis­mo. De pron­to, se al­za un re­mo­lino de nie­ve y se oye un gol­pe es­truen­do­so. El he­li­cóp­te­ro cae ha­cia la de­re­cha, a la pa­red no­res­te y, de le­jos lle­ga un eco, co­mo el so­ni­do de una ava­lan­cha. Lue­go to­do que­da en si­len­cio.

Cuan­do Hi­rai­de se aso­ma ha­cia el otro la­do de la cres­ta, a unos mil me­tros por de­ba­jo ve una hu­ma­re­da os­cu­ra. Des­de Ch­huk­hung, Göttler lo ha ob­ser­va­do to­do a tra­vés del zoom de la cá­ma­ra de ví­deo. Pa­san mi­nu­tos has­ta que com­pren­de que el ro­tor ha cho­ca­do con­tra el hie­lo y el he­li­cóp­te­ro se ha caí­do. Que han muer­to dos per­so­nas. ¿O tres? ¿Es­ta­ba Hi­rai­de ya en el he­li­cóp­te­ro? ¿Y si no es­ta­ba? ¿Qué ha­cer?

Sie­te de no­viem­bre de 2010, 10.55 ho­ras: Sidd­hart­ha Gu­rung, pi­lo­to de Fish­tail Air,

Tras el si­len­cio lle­ga hu­mo ne­gro des­de aba­jo

se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra un vue­lo de trans­por­te cuan­do le co­mu­ni­can que sus co­le­gas Basn­yat y Awa­le han des­apa­re­ci­do. Preo­cu­pa­dos, él y su co­pi­lo­to vuelan al Ama Da­blam: a 5.200 me­tros de al­ti­tud, des­cu­bren los res­tos del he­li­cóp­te­ro... y los ca­dá­ve­res de los ami­gos. Gu­rung de­ja allí un equi­po de mon­ta­ñe­ros ne­pa­líes que va a tras­por­tar a los fa­lle­ci­dos. Al día si­guien­te los re­co­gen y lle­van los ca­dá­ve­res a sus fa­mi­lias.

Mien­tras, Da­vid Göttler ha re­ci­bi­do en Ch­huk­hung una lla­ma­da des­de Ja­pón. Una ami­ga de Hi­rai­de. Es­te –le in­for­ma ella– si­gue en la cres­ta, ha he­cho una lla­ma­da de emer­gen­cia por el te­lé­fono mó­vil. ¿Có­mo ba­jar­lo aho­ra? El ejér­ci­to ne­pa­lí re­cha­za cual­quier in­ten­to de res­ca­te por ser de­ma­sia­do arries­ga­do. La úni­ca es­pe­ran­za de Göttler es que otro pi­lo­to de Fish­tail Air vue­le ha­cia arri­ba. Que vuel­van a asu­mir el ries­go que ha cos­ta­do la vi­da a Basn­yat y Awa­le.

Por la tar­de, cuan­do Sidd­har­ta Gu­rung vuel­ve a ate­rri­zar en Lu­kla, es­tá ner­vio­so y tris­te. Y fu­rio­so. Sien­te ra­bia por los mon­ta­ñe­ros, por su em­pre­sa y por sus ami­gos Basn­yat y Awa­le. ¿Por qué han co­rri­do es­te ries­go? Se ha­bían en­tre­na­do jun­tos en Zer­matt. Gu­rung siem­pre ha­bía ad­mi­ra­do a Basn­yat por su au­da­cia... y aho­ra es­tá muer­to.

POR LA NO­CHE, Fish­tail Air le co­mu­ni­ca a Gu­rung que que­da otro al­pi­nis­ta atra­pa­do en la cres­ta nor­te del Ama Da­blam... y que él, Gu­rung, es el úni­co que lo po­dría sal­var. Du­da. ¿Por qué de­be­ría ayu­dar al cul­pa­ble de la muer­te de sus ami­gos?

A la ma­ña­na si­guien­te, el ocho de no­viem­bre, Gu­rung re­gre­sa al Ama Da­blam. El he­li­cóp­te­ro so­bre­vue­la seis ve­ces el lu­gar don­de se es­tre­lla­ron sus co­le­gas. Des­pués, Gu­rung to­ma una de­ci­sión. Le in­di­ca a Hi­rai­de que des­cien­da unos 50 me­tros. Le pa­re­ce un lu­gar más se­gu­ro pa­ra acer­car­se. Gu­rung da otras dos vueltas en­ci­ma del mon­ta­ñe­ro. Lue­go ate­rri­za con el pa­tín iz­quier­do en el acan­ti­la­do y es­pe­ra has­ta que el ja­po­nés se ha­ya subido. Lo lle­va a Lu­kla y le abre la puer­ta sin de­cir pa­la­bra. No hay cho­que de pal­mas, ni si­quie­ra una son­ri­sa.

Lu­kla, ma­yo de 2011. Me­dio año des­pués de la des­gra­cia, el pi­lo­to sui­zo Ge­rold Bi­ner se in­cli­na so­bre el mo­rro de un he­li­cóp­te­ro B3 y pa­sa la mano por una abo­lla­du­ra don­de el bar­niz se ha des­pren­di­do. Aca­ba de re­gre­sar de un ejer­ci­cio de res­ca­te en el va­lle de Khum­bu, don­de ha cho­ca­do con un ave. Un me­cá­ni­co tra­ta de re­pa­rar el da­ño con un mar­ti­llo de go­ma y una na­va­ja sui­za.

“La caí­da de los co­le­gas”, di­ce Bi­ner, “nos ha im­pac­ta­do co­mo un gol­pe en la nu­ca.” No obs­tan­te, quie­re con­ti­nuar el pro­yec­to: “¡Tie­ne que se­guir!”

En 2011, los pi­lo­tos de Air Zer­matt y los so­co­rris­tas de mon­ta­ña sui­zos se que­dan du­ran­te dos me­ses en el Hi­ma­la­ya pa­ra ayu­dar a sus co­le­gas ne­pa­líes. Vuelan ca­si a dia­rio: un sen­de­ris­ta ru­so tie­ne do­lor de ca­be­za, una in­gle­sa se ha tor­ci­do el to­bi­llo, un gru­po ucra­niano ha si­do sor­pren­di­do por la nie­ve,

No em­pie­za el res­ca­te has­ta sa­ber quién va a pa­gar­lo

un al­pi­nis­ta co­reano es­tá to­tal­men­te ago­ta­do... Son vue­los de ru­ti­na.

¿Es po­si­ble que la pre­sen­cia de los equi­pos de res­ca­te en el Hi­ma­la­ya con­tri­bu­ya a que los al­pi­nis­tas se vuel­van más des­preo­cu­pa­dos, por­que se fían de que, en el peor de los ca­sos, siem­pre es­tá la op­ción del he­li­cóp­te­ro? ¿No se es­ta­rá in­clu­so se­du­cien­do a los al­pi­nis­tas pa­ra po­ner en pe­li­gro in­ne­ce­sa­ria­men­te la vi­da de otros, los so­co­rris­tas?

Bi­ner pien­sa que es­tas re­fle­xio­nes son cí­ni­cas. Di­ce: “Más bien ha­bría que pe­dir cuen­tas a los je­fes de ex­pe­di­ción que no lla­man al he­li­cóp­te­ro cuan­do al­go va mal. En las dos pri­me­ras se­ma­nas de ma­yo mu­rie­ron tres per­so­nas a quie­nes po­día­mos ha­ber sal­va­do”. Ade­más, si el te­rreno es muy es­car­pa­do, el tiem­po de­ma­sia­do ma­lo y el vien­to ex­tre­ma­da­men­te fuer­te, se­ría im­pen­sa­ble cual­quier res­ca­te. “To­dos tie­nen que mo­ver­se por la mon­ta­ña co­mo si el he­li­cóp­te­ro no exis­tie­ra.”

EL PRO­BLE­MA, DI­CE BI­NER, no es que ten­gan una so­bre­do­sis de su­pues­ta se­gu­ri­dad, “sino que a me­nu­do lle­ga­mos de­ma­sia­do tar­de cuan­do hay una ur­gen­cia. Sue­le pa­sar de­ma­sia­do tiem­po en­tre la aler­ta y el des­pe­gue”. En Ne­pal nin­gún he­li­cóp­te­ro des­pe­ga sin que se acla­re an­tes quién co­rre con los gas­tos del res­ca­te. Son al­tos, la eva­cua­ción des­de el cam­pa­men­to ba­se del Eve­rest cues­ta ya unos 7.000 dó­la­res. Si los fa­mi­lia­res, las com­pa­ñías de se­gu­ros, las agen­cias de via­jes y las em­ba­ja­das tar­dan ho­ras o días en po­ner­se de acuer­do so­bre la fac­tu­ra an­tes de la mi­sión de res­ca­te, los so­co­rris­tas a me­nu­do so­lo res­ca­tan los ca­dá­ve­res.

Pa­ra cam­biar eso, Bi­ner y seis ami­gos sui­zos han fun­da­do la Al­pi­ne Res­cue Foun­da­tion, que quie­re ayu­dar a fi­nan­ciar un ser­vi­cio fia­ble de res­ca­te de mon­ta­ña en paí­ses co­mo Ne­pal. Se pro­po­ne con­tri­buir a que no so­lo los adi­ne­ra­dos al­pi­nis­tas ex­tran­je­ros se be­ne­fi­cien de los he­li­cóp­te­ros, sino tam­bién la po­bla­ción de los va­lles más re­cón­di­tos. Por ejem­plo, po­dría obli­gar­se a ca­da mon­ta­ñe­ro a pa­gar una cuo­ta a fa­vor de un fon­do con el que se fi­nan­cia­ría tam­bién un ser­vi­cio de ur­gen­cias pa­ra las lo­ca­li­da­des ne­pa­líes.

Mu­chas al­deas del Hi­ma­la­ya so­lo son ac­ce­si­bles a pie, en mar­chas de va­rios días. Los he­li­cóp­te­ros, sin em­bar­go, per­mi­ti­rían el trans­por­te rá­pi­do de me­di­ca­men­tos y mé­di­cos a las al­deas. In­clu­so los res­ca­tes ti­po long

li­ne po­drían ayu­dar a los na­ti­vos des­pués de ava­lan­chas o des­pren­di­mien­tos de ro­ca.

Pa­ra es­to es ne­ce­sa­rio con­tar con equi­pos de res­ca­te que coope­ren a la per­fec­ción, di­ce Bi­ner. Por eso, el sui­zo con­ti­núa en­tre­nan­do en Ne­pal con el res­to de sus pu­pi­los, el pi­lo­to Sidd­hart­ha Gu­rung y los so­co­rris­tas Ts­he­ring Pan­de Bho­te y Nam­gial Sher­pa.

Gu­rung y Bho­te son una pa­re­ja de­sigual: Gu­rung, de 36 años, es de una fa­mi­lia adi­ne­ra­da que le fi­nan­ció es­tu­dios de vue­lo en Flo­ri­da. Bho­te se es­ca­pó de ca­sa co­mo ado­les­cen­te y se bus­ca­ba la vi­da co­mo leñador y arrie­ro de yaks, an­tes de me­ter­se en el mun­do de las ex­pe­di­cio­nes, don­de as­cen­dió de ayu­dan­te de co­ci­na a clim­bing sher­pa (guía de as­cen­sión) en el Eve­rest: pa­ra él, la for­ma­ción co­mo res­ca­tis­ta aé­reo es una opor­tu­ni­dad úni­ca de ga­nar un suel­do fi­jo.

Aho­ra Gu­rung y él en­tre­nan el res­ca­te me­dian­te lon­gli­ne, la con­fian­za cie­ga en­tre so­co­rris­ta y pi­lo­to, el in­ter­cam­bio de ór­de­nes por ra­dio, la me­di­da jus­ta en­tre ra­pi­dez y se­gu­ri­dad. Flo­tan a ras de sue­lo so­bre las mo­rre­nas ro­co­sas del gla­ciar de Khum­bu, res­ca­tan a un al­pi­nis­ta que su­fre de mal de al­tu­ra, sa­can a una mu­jer de una grie­ta de un gla­ciar del Ka­la Patt­har. Aun­que las víc­ti­mas sean par­ti­ci­pan­tes de si­mu­la­cros: des­pués de cua­tro se­ma­nas de en­tre­na­mien­to, Gu­rung y Bho­te se en­tien­den sin mu­chas pa­la­bras.

Del des­tino de sus ami­gos muer­tos han de­du­ci­do una má­xi­ma: “So­lo vo­la­mos cuan­do al­guien real­men­te es­tá en pe­li­gro”, di­ce Gu­rung. “Pe­ro no va­mos a ju­gar­nos la vi­da.”

El tre­ce de ma­yo de 2011, Sidd­hart­ha Gu­rung y Ts­he­ring Pan­de Bho­te lo­gran un res­ca­te con lon­gli­ne a unos 6.000 me­tros de al­ti­tud, el pri­me­ro rea­li­za­do por un equi­po ne­pa­lí. En la tem­po­ra­da de 2012, esos vue­los de res­ca­te ya son ru­ti­na­rios. Ge­rold Bi­ner es­tá fe­liz: los sui­zos no son ne­ce­sa­rios co­mo ins­truc­to­res. “Aho­ra en lo al­to del Hi­ma­la­ya, Sidd­hart­ha es el je­fe.”

Tam­bién el mon­ta­ñe­ro Da­vid Göttler vol­vió a via­jar a Ne­pal en ma­yo de 2011. Le ator­men­ta la idea de ha­ber con­tri­bui­do a la muer­te de dos inocen­tes con su am­bi­ción al­pi­nis­ta. “Nun­ca ol­vi­da­ré los ojos bri­llan­tes y or­gu­llo­sos con que me mi­ra­ron al re­co­ger­me”, es­cri­bió en su blog des­pués del ac­ci­den­te. “Les es­toy in­fi­ni­ta­men­te agra­de­ci­do por to­do lo que han he­cho. Aun­que sé que na­da los re­su­ci­ta­rá.” Aho­ra Göttler ha re­gre­sa­do al Hi­ma­la­ya pa­ra ha­cer una vi­si­ta di­fí­cil.

SA­BI­NA AWA­LE, la viu­da del res­ca­ta­dor aé­reo, lo re­ci­be en el áti­co de un edi­fi­cio nue­vo en un arra­bal de Kat­man­dú. Tí­mi­da, sir­ve té y ga­lle­tas al vi­si­tan­te ex­tran­je­ro. Co­mo ape­nas ha­bla inglés, Ri­kesh, el hi­jo ma­yor, tra­du­ce la con­ver­sa­ción, que gi­ra so­bre el ma­ri­do di­fun­to, el pa­dre que ha sus­ten­ta­do a la fa­mi­lia. Los pe­rió­di­cos ne­pa­líes es­cri­bie­ron que él y Basn­yat mu­rie­ron co­mo hé­roes. ¿De qué sir­ve? Sa­bi­na Awa­le bus­ca tra­ba­jo con ur­gen­cia. Ne­ce­si­ta pa­gar las deu­das de la ca­sa y fi­nan­ciar el co­le­gio de los hi­jos, que cues­ta unos 1.200 eu­ros por año y ni­ño.

En eso al me­nos, di­ce Göttler, pue­de ayu­dar. En­tre­ga a la ma­dre un so­bre con di­ne­ro que cu­bre los gas­tos es­co­la­res de un año. Des­pués le pre­gun­ta a Ri­kesh, de ca­tor­ce años, si ya sa­be qué quie­re ser de ma­yor. “Pi­lo­to”, res­pon­de el mu­cha­cho, mien­tras son­ríe por pri­me­ra vez.

Si­mu­la­cro: un res­ca­ta­dor cuel­ga del lon­gli­ne an­te el mon­te Cer­vino, en los Al­pes sui­zos.

Miem­bros del ser­vi­cio de res­ca­te de mon­ta­ña: Sidd­har­ta Gu­rung, de Ne­pal, y los sui­zos Bruno Jelk y Ge­rold Bi­ner, y el pi­lo­to Sa­bin Basn­yat.

¡Ha so­bre­vi­vi­do! El sher­pa es­tá ago­ta­do; sus la­bios, agrie­ta­dos. El nue­vo ser­vi­cio de

70 g 10/12 res­ca­te de mon­ta­ña le ha sal­va­do la vi­da. Tres de sus com­pa­ñe­ros si­guen des­apa­re­ci­dos.

Da­vid Göttler, res­ca­ta­do en 2010 del Ama Da­blam, vi­si­ta a la fa­mi­lia del res­ca­ta­dor aé­reo Pur­na Awa­le, que fa­lle­ció du­ran­te aque­lla mi­sión jun­to al pi­lo­to Sa­bin Basn­yat.

El fo­tó­gra­fo de GEO Manuel Bauer (iz­da), de 45 años, se en­te­ró de la muer­te de los so­co­rris­tas aé­reos ne­pa­líes mien­tras tra­ba­ja­ba en es­te reportaje. “Vi­vi­mos días bo­ni­tos en Zer­matt; allí me im­pac­tó su pro­fe­sio­na­li­dad y ama­bi­li­dad. Su muer­te fue un gol­pe te­rri­ble.” Tam­bién pa­ra el au­tor Tom Dauer (42 años), que ya era ami­go de Da­vid Göttler an­tes de acon­te­cer la tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.