AL BOR­DE DEL PRE­CI­PI­CIO

En oto­ño de 1962, ha­ce 50 años, la lla­ma­da “Cri­sis de los mi­si­les“de Cu­ba y co­lo­có al mun­do a un pa­so de su­frir una gue­rra nu­clear. He aquí la cró­ni­ca de ten­só al má­xi­mo la cuer­da en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la Unión So­vié­ti­ca dos de las se­ma­nas más crí­ti­cas

Geo - - GEO NOTICIAS - Fo­to: AP/ddp images Tex­to: Cay Ra­de­ma­cher

Do­min­go, ca­tor­ce de oc­tu­bre de 1962, ha­cia las 7:30 ho­ras. A unos 20 ki­ló­me­tros de al­tu­ra so­bre el te­rri­to­rio de Cu­ba so­bre­vue­la el co­man­dan­te de las Fuer­zas Aé­reas de Es­ta­dos Uni­dos, Ri­chard Hey­ser. El tri­pu­lan­te pi­lo­ta un U-2, un avión de vi­gi­lan­cia a gran al­ti­tud. Se tra­ta de una má­qui­na pa­ra la­bo­res de es­pio­na­je y por tan­to, una vio­la­ción del de­re­cho internacional. En el fu­se­la­je del U-2 va ins­ta­la­do el ob­je­ti­vo de una cá­ma­ra. Hey­ser tie­ne or­den de rea­li­zar fotos que lue­go exa­mi­na­rá per­so­nal­men­te el pre­si­den­te John F. Kennedy. Los agen­tes se­cre­tos tie­nen mo­ti­vos pa­ra sos­pe­char que la Unión So­vié­ti­ca ha ins­ta­la­do de for­ma clan­des­ti­na mi­si­les nu­clea­res en Cu­ba, a so­lo 300 ki­ló­me­tros apro­xi­ma­da­men­te de la cos­ta de Flo­ri­da, una ame­na­za sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos.

Las imá­ge­nes ob­te­ni­das des­de la ae­ro­na­ve de Hey­ser des­en­ca­de­na­rán la cri­sis más gra­ve del en­fren­ta­mien­to ideo­ló­gi­co de­no­mi­na­do Gue­rra Fría. Cons­ti­tu­ye tal vez in­clu­so el mo­men­to de ma­yor ries­go de la his­to­ria pa­ra la con­ti­nui­dad de la hu­ma­ni­dad.

Ape­nas unas ho­ras des­pués del ate­rri­za­je de Hey­ser, las dos su­per­po­ten­cias ini­cian los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra ini­ciar una gue­rra nu­clear con ar­mas de des­truc­ción ma­si­va. Un par de días más tar­de, un ofi­cial del ejér­ci­to so­vié­ti­co per­de­rá los ner­vios y ame­na­za­rá con pro­vo­car una ex­plo­sión ató­mi­ca por pro­pia ini­cia­ti­va. 66 bom­bar­de­ros de Es­ta­dos Uni­dos, ca­da uno con has­ta cua­tro bom­bas de hi­dró­geno a bordo, so­bre­vue­lan en círcu­lo la zo­na con­flic­ti­va. La apli­ca­ción de un ni­vel su­pe­rior de aler­ta ha­bría des­en­ca­de­na­do la ex­plo­sión de ca­si 3.000 bom­bas ató­mi­cas por par­te de Es­ta­dos Uni­dos. Tan­to el pre­si­den­te John F. Kennedy, co­mo su ri­val po­lí­ti­co, Ni­ki­ta Jrus­chov, es­tán a pun­to de per­der el con­trol de sus ar­se­na­les.

Des­de el fra­ca­so del ata­que per­pe­tra­do un año an­tes en la lla­ma­da bahía de Co­chi­nos por par­te de tro­pas de exi­lia­dos cu­ba­nos en­tre­na­dos, fi­nan­cia­dos y di­ri­gi­dos por la CIA de Es­ta­dos Uni­dos, Cu­ba se con­vier­te en el epi­cen­tro de la Gue­rra Fría. Pa­ra John Kennedy y su her­mano Ro­bert, en­ton­ces mi­nis­tro de Jus­ti­cia, un hom­bre de 36 años, in­te­li­gen­te, pe­ro de tem­pe­ra­men­to co­lé­ri­co, el pri­mer man­da­ta­rio cu­bano, Fi­del Cas­tro, ha co­me­ti­do una afren­ta per­so­nal: la opinión mun­dial ha si­do tes­ti­go de su de­rro­ta fren­te a él.

Des­de co­mien­zos de 1961 se en­cuen­tra ce­rra­da la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se en La Ha­ba­na, en el país per­ma­ne­cen ac­ti­vos so­lo 16 agen­tes de la CIA, que trans­mi­ten in­for­ma­cio­nes de for­ma in­ter­mi­ten­te. A pe­sar de to­do, los Kennedy pla­nean una nue­va in­va­sión: el pre­si­den­te or­de­na a los mi­li­ta­res la ela­bo­ra­ción de un Plan Ope­ra­cio­nal pa­ra un ata­que a Cu­ba en el que se pre­vé, en­tre otros me­dios, el uso de bu­ques por­taa­vio­nes, lan­chas de des­em­bar­co, tro­pas, uni­da­des de pa­ra­cai­dis­tas y avio­nes a reac­ción.

El 22 de fe­bre­ro de 1962, el man­do su­pre­mo de la flo­ta del Atlán­ti­co de Es­ta­dos Uni­dos re­ci­be la or­den de po­ner en mar­cha el plan de los Kennedy. La fe­cha fi­ja­da: oto­ño de 1962.

UN DÍA AN­TES de eje­cu­tar­se la or­den, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia so­vié­ti­co, el KGB, da par­te de la exis­ten­cia del pro­yec­to a Mos­cú (has­ta la fe­cha no se co­no­ce la iden­ti­dad del in­for­man­te).

En ese mo­men­to el má­xi­mo di­ri­gen­te del Krem­lin es el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, Ni­ki­ta Jrus­chov, de 67 años, un ve­te­rano de los tiem­pos som­bríos de Sta­lin, un au­to­di­dac­ta en po­lí­ti­ca ex­te­rior, una per­so­na­li­dad sus­pi­caz, co­lé­ri­ca y afa­ble. Jrus­chov se to­ma en se­rio el in­for­me del KGB que ha­lla so­bre el es­cri­to­rio de su des­pa­cho en un cla­si­fi­ca­dor de ta­pas azul plo­mi­zo.

Los ame­ri­ca­nos, opi­na Jrus­chov, no res­pe­tan el ran­go de pri­me­ra po­ten­cia de la Unión So­vié­ti­ca. Los es­ta­dou­ni­den­ses ame­na­zan con ar­mas nu­clea­res a su país, en­tre las que se in­clu­yen mi­si­les de ti­po Jú­pi­ter, es de­cir, pro­yec­ti­les de ca­be­za nu­clear que los nor­te­ame­ri­ca­nos han em­pla­za­do en Tur­quía, co­mo quien di­ce, al al­can­ce de la vis­ta de la da­cha que Jrus­chov po­see a ori­llas del mar Ne­gro.

Aho­ra sur­ge el pro­ble­ma de Cu­ba: el vie­jo bol­che­vi­que mues­tra un afec­to es­pe­cial y cre­cien­te ha­cia Fi­del Cas­tro. El cu­bano es un lu­cha­dor re­bo­san­te de ju­ven­tud, vi­ta­lis­ta, com­ba­ti­vo, pe­li­gro­so y que ema­na el idea­lis­mo ro­mán­ti­co de un re­vo­lu­cio­na­rio. ¿Aca­so no

Ha­ce 50 años en la Ca­sa Blanca: el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se John F. Kennedy se di­ri­ge a la na­ción por ra­dio y te­le­vi­sión en un men­sa­je en el que in­for­ma a la ciu­da­da­nía de la exis­ten­cia de ar­mas nu­clea­res en

Cu­ba y de la in­ten­ción del blo­queo de la is­la. Lue­go pe­di­rá a Jrus­chov la re­ti­ra­da de las ar­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.