PE­RO EL QUÍ­MI­CO TIE­NE

Geo - - RUBRIK -

que lu­char con­tra un pro­ble­ma fun­da­men­tal: en aque­lla épo­ca, la teo­ría de Dal­ton to­da­vía no es­ta­ba acep­ta­da de mo­do ge­ne­ral. Los par­ti­da­rios del inglés ni si­quie­ra se po­nen de acuer­do a la ho­ra de de­fi­nir qué es un áto­mo en reali­dad y cuál es la me­jor ma­ne­ra de cal­cu­lar su pe­so. En 1860, más de una dé­ca­da des­pués de la muer­te de Dö­be­rei­ner, los quí­mi­cos se reúnen en una pri­me­ra con­fe­ren­cia internacional ce­le­bra­da en Ale­ma­nia, el Con­gre­so de Karls­ruhe. A par­tir de él se im­po­ne una de­fi­ni­ción uni- fi­ca­da de la ma­sa ató­mi­ca en el mun­do cien­tí­fi­co, lo que per­mi­te ha­cer una lis­ta de los ele­men­tos co­no­ci­dos.

Mu­chos cien­tí­fi­cos co­mien­zan aho­ra a com­pa­rar los ele­men­tos. De for­ma in­de­pen­dien­te, va­rios in­ves­ti­ga­do­res creen re­co­no­cer un or­den sis­te­má­ti­co, pe­ro el hom­bre que da a co­no­cer en to­do el mun­do la ley ocul­ta de los ele­men­tos es Dmi­tri Men­de­lé­yev: el ru­so de la me­le­na des­gre­ña­da, un mar­gi­na­do cu­yo ca­mino a la cien­cia fue to­do me­nos pre­de­ter­mi­na­do.

Na­ci­do en 1834 en la pe­que­ña ciu­dad si­be­ria­na de To­bolsk, al es­te de los mon­tes Ura­les, el jo­ven Men­de­lé­yev tie­ne gran­des pro­ble­mas pa­ra en­con­trar una pla­za en la uni­ver­si­dad. Su pa­dre, di­rec­tor de un co­le­gio, mu­rió tem­prano. Va­rios años des­pués, su ma­dre se que­da sin in­gre­sos des­pués de que un in­cen­dio des­tru­ye­ra la fá­bri­ca de vi­drio que di­ri­gía.

Jun­to con su hi­jo –un mu­cha­cho vi­vo cu­ya in­te­li­gen­cia le ha­ce des­ta­car ya en el co­le­gio– em­pren­de un ago­ta­dor via­je rum­bo al oes­te. Es­pe­ra que Dmi­tri ten­ga la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner una be­ca en el le­jano Mos­cú, a unos 2.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Des­pués de al­gu­nas se­ma­nas, los dos lle­gan al des­tino. Pe­ro Dmi­tri es re­cha­za­do: no hay pla­zas pre­vis­tas pa­ra can­di­da­tos pro­ce­den­tes de la le­ja­na pro­vin­cia. En San Pe­ters­bur­go, la fa­mi­lia tie­ne suer­te: el mu­cha­cho es acep­ta­do por el

Ins­ti­tu­to Pe­da­gó­gi­co y co­mien­za a es­tu­diar ma­te­má­ti­cas, fí­si­ca y quí­mi­ca. La ma­dre fa­lle­ce po­co des­pués: ya no vi­ve cuan­do el hi­jo se gra­dúa en 1855 co­mo me­jor es­tu­dian­te del cur­so y es ga­lar­do­na­do con una me­da­lla de oro. Des­pués de tra­ba­jar du­ran­te al­gu­nos años co­mo pro­fe­sor no nu­me­ra­rio en la uni­ver­si­dad, Dmi­tri re­ci­be una cuan­tio­sa be­ca con la que pue­de con­ti­nuar sus es­tu­dios de cien­cias na­tu­ra­les en Fran­cia y Ale­ma­nia. En­tre otras co­sas vi­si­ta el la­bo­ra­to­rio del quí­mi­co Ro­bert Bunsen y del fí­si­co Gus­tav Kirchhoff en Ale­ma­nia: los cien­tí­fi­cos han desa­rro­lla­do un pro­ce­so que ofre­ce una pers­pec­ti­va to­tal­men­te nue­va en el mun­do de los ele­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.