BUNSEN Y KIRCHHOFF CA­LIEN­TAN

Geo - - BRIK -

mues­tras de dis­tin­tas sus­tan­cias so­bre un me­che­ro y ha­cen pa­sar la luz de la lla­ma a tra­vés de un pris­ma de vi­drio, des­com­po­nién­do­la en un es­pec­tro: en es­ta fran­ja lu­mi­no­sa de los co­lo­res del ar­co iris apa­re­cen lí­neas ca­rac­te­rís­ti­cas de los ele­men­tos con­te­ni­dos en la mues­tra.

Los in­ves­ti­ga­do­res exa­mi­nan las mez­clas más di­ver­sas, por ejem­plo, mi­ne­ra­les, y Bunsen des­cu­bre en 1860 y 1861 dos me­ta­les has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­dos: el ce­sio y el ru­bi­dio. Es­tos ele­men­tos mues­tran un com­por­ta­mien­to se­me­jan­te al del li­tio, el so­dio y el po­ta­sio: la tría­da se ha con­ver­ti­do en quinteto.

Men­de­lé­yev ha lla­ma­do la aten­ción de sus co­le­gas con ar­tícu­los cien­tí­fi­cos so­bre las cua­li­da­des de los lí­qui­dos. En 1861 re­gre­sa a San Pe­ters­bur­go, se ca­sa y re­ci­be una cá­te­dra con tan so­lo 31 años. Sus cla­ses atraen a nu­me­ro­sos cu­rio­sos: tam­bién por los ex­plo­si­vos ex­pe­ri­men­tos que rea­li­za una y otra vez a la vis­ta de to­dos. Sin em­bar­go, a Men­de­lé­yev le fal­ta un im­por­tan­te re­cur­so di­dác­ti­co pa­ra sus es­tu­dian­tes: un buen li­bro de tex­to. De­ci­de es­cri­bir­lo él mis­mo.

Al igual que a otros cien­tí­fi­cos, a Men­de­lé­yev le ator­men­tan las pre­gun­tas sin so­lu­cio­nar: ¿cuál es el mo­ti­vo por el que al­gu­nos ele­men­tos tie­nen cua­li­da­des se­me­jan­tes? ¿Qué prin­ci­pio se ocul­ta de­trás de las 63 sus­tan­cias bá­si­cas que se co­no­cen has­ta aho­ra? Men­de­lé­yev ha es­tu­dia­do los tra­ba­jos de mu­chos quí­mi­cos que se de­di­ca­ron a es­tos te­mas du­ran­te dé­ca­das an­te­rio­res.

Pe­ro en la ma­ra­ña de los ele­men­tos, las re­gu­la­ri­da­des se vis­lum­bran so­lo va­ga­men­te. Las si­mi­li­tu­des no siem­pre son tan evi­den­tes co­mo en el ca­so de al­gu­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.