Ver­da­des ofi­cia­les

Ba­sa­da en la obra ho­mó­ni­ma de Fernando Ma­rías, In­va­sor es una de las apues­tas fuer­tes del ci­ne es­pa­ñol pa­ra es­ta tem­po­ra­da. Di­ri­gi­da por Da­niel Cal­par­so­ro, sus pro­duc­to­res son los de Cel­da 211.

Geo - - GEOCINE - Por Al­ber­to Quin­ta­ni­lla

No hay mu­chos ejem­plos re­cien­tes de pe­lí­cu­las de ac­ción en nues­tro país con bue­nos re­sul­ta­dos. Va­ca Films y Mo­re­na Films, pro­duc­to­res­de Cel­da211 (Da­niel Mon­zón, 2009) –una de las cin­tas es­pa­ño­las más exi­to­sas de los úl­ti­mos tiem­pos–, tra­tan de re­pe­tir triun­fos con In­va­sor, di­ri­gi­da por Da­niel Cal­par­so­ro. El rea­li­za­dor ca­ta­lán, au­tor de cin­tas tan es­ti­ma­bles co­mo Sal­to al va­cío (1995), A cie­gas (1997), As­fal­to (1999) o Gue­rre­ros (2002), lle­va­ba tiem­po sin di­ri­gir pa­ra la gran pan­ta­lla, pe­ro re­gre­sa con fuer­za.

En es­ta oca­sión reúne a un con­sis­ten­te re­par­to en el que des­ta­can va­rios ga­na­do­res del Go­ya: Al­ber­to Am­mann ( Cel­da 211), An­to­nio de la To­rre ( Azu­lOs­cu­ro Ca­siNe­gro) y Ka­rra

Ele­jal­de ( Tam­bién la llu­via), acom­pa­ña­dos de Inma Cues­ta, Ber­na­bé Fer­nán­dez y Luis Zahe­ra, en­tre otros. El ar­gu­men­to esel­si­guien­te: Pablo (Am­mann) es un mé­di­co mi­li­tar des­ti­na­do en Irak, que co­la­bo­ra ofre­cien­do ayu­da hu­ma­ni­ta­ria. Tras su­frir un aten­ta­do, sal­va la vi­da mi­la­gro­sa­men­te. Al re­gre­sar a ca­sa jun­to a su mu­jer (Cues­ta) y su hi­ja, cre­yen­do que la pe­sa­di­lla ha ter­mi­na­do, su­fre am­ne­sia y sus re­cuer­dos so­bre lo acon­te­ci­do se tor­nan di­fu­sos. Apa­ren­te­men­te, tan­to él co­mo su com­pa­ñe­ro (De­la To­rre)han lo­gra­do des­ac­ti­var una cé­lu­la te­rro­ris­ta y son unos hé­roes.

Sin em­bar­go, Pablo irá re­cor­dan­do lo que su­ce­dió real­men­te, que no tie­ne na­da que ver con la ver­sión del Ejér­ci­to. ¿Sa­ca­rá Pablo a la luz lo que re­cuer­da, con­tra­vi­nien­do la ver­sión ofi­cial, aun a ries­go de po­ner en pe­li­gro a su fa­mi­lia?

El guión, a car­go de Javier Gu­llón y Jor­ge Are­ni­llas, se desa­rro­lla con rit­mo e in­ten­si­dad, de­mos­tran­do que tam­bién se pue­den ha­cer bue­nas pe­lí­cu­las de ac­ción en nues­tro país.

So­bre el personaje prin­ci­pal se cier­ne un debate mo­ral co­mo tras­fon­do: la fi­de­li­dad a los prin­ci­pios. Su per­se­cu­ción fí­si­ca con­vier­te la pe­lí­cu­la en un tre­pi­dan­te th­ri­ller.

In­va­sor deam­bu­la en­tre las si­tua­cio­nes vi­vi­das en Irak en el pa­sa­do con las que tie­ne el pro­ta­go­nis­ta en La Co­ru­ña en el pre­sen­te. Las es­ce­nas de Orien­te Pró­xi­mo –ro­da­das en las is­las Ca­na­rias– son más po­ten­tes, pe­ro en Ga­li­cia tam­bién se­mues­tran per­se­cu­cio­nes im­pac­tan­tes, do­ta­das de un gran rea­lis­mo gra­cias a unos lo­gra­dos efec­tos es­pe­cia­les.

El pro­pio Cal­par­so­ro ha con­fir­ma­do las in­fluen­cias de la sa­ga Bour­ne en las es­ce­nas. La ban­da so­no­ra es de Lu­cas Vidal.

ELPRECIO DE LA VER­DAD

Pablo es per­se­gui­do por aque­llos que quie­ren ocul­tar lo que ocu­rrió en Irak (iz­da). So­bre es­tas lí­neas, Ba­za (Ka­rra Ele­jal­de) ha­rá lo po­si­ble pa­ra im­pe­dir que Pablo cuen­te la ver­dad.

CO­MO EN LA SA­GA BOUR­NE

Ac­ción y efec­tos es­pe­cia­les, una com­bi­na­ción per­fec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.