LU­GAR DE LOS HE­CHOS: UN PO­ZO LLENO DE AGUAS TURQUESAS, DE UNOS DIEZ ME­TROS DE AN­CHO, EN LA SEL­VA HÚ­ME­DA DE LA PE­NÍN­SU­LA ME­XI­CA­NA DE YUCATÁN.

Geo - - GEONOTICIAS -

Nu­me­ro­sos mur­cié­la­gos cuel­gan de las pa­re­des in­cli­na­das, cu­bier­tas de es­ta­lac­ti­tas. Va­rias raí­ces aé­reas des­cien­den en es­pi­ral ha­cia las pro­fun­di­da­des cris­ta­li­nas, don­de se pier­den los ra­yos del sol. En al­gún lu­gar allí aba­jo, en la os­cu­ri­dad, es­tán los muer­tos. Se di­ce que al me­nos son dos. “Un gol­pe de suer­te”, di­ce Ale­jan­dro Te­rra­zas.

El ca­lor del me­dio­día es so­fo­can­te, y Te­rra­zas, de 43 años, tra­ta de ser pa­cien­te. Es­te pa­leo­an­tro­pó­lo­go de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co ha via­ja­do 1.600 ki­ló­me­tros des­de la ca­pi­tal has­ta aquí, la re­gión más orien­tal del país, cer­ca de la cos­ta ca­ri­be­ña, pa­ra res­ca­tar a los des­apa­re­ci­dos. Pa­ra te­ner cer­te­zas. Aho­ra tie­ne que es­pe­rar, y eso le po­ne ner­vio­so.

Res­pe­ta­do en to­do el mun­do por su ca­pa­ci­dad de ha­cer ha­blar a los muer­tos y leer bio­gra­fías en frag­men­tos de hue­sos, Ale­jan­dro Te­rra­zas quie­re ave­ri­guar có­mo vi­vie­ron es­tas per­so­nas y cuán­do mu­rie­ron. Quie­re des­ci­frar su his­to­ria por­que tam­bién es la su­ya. La his­to­ria de una de las ma­yo­res aven­tu­ras de la hu­ma­ni­dad: la po­bla­ción del con­ti­nen­te ame­ri­cano. Es­te dra­ma mi­le­na­rio aún tie­ne enig­mas, y has­ta aho­ra Te­rra­zas so­lo co­no­ce el fi­nal: “No­so­tros, los ame­ri­ca­nos mo­der­nos, es­ta­mos al fi­nal”, di­ce. “¿Pe­ro de dón­de ve­ni­mos? ¿Có­mo lle­ga­mos a ser lo que so­mos?”

Pre­gun­tas que so­lo pue­den con­tes­tar los muer­tos... co­mo los que es­tán allí aba­jo en la os­cu­ri­dad. El in­ves­ti­ga­dor mi­de el cla­ro de bos­que con el GPS y di­bu­ja la for­ma del po­zo en una li­bre­ta. Des­pués dis­cu­te la agen­da con su co­le­ga Car­men Rojas.

Ar­queó­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en tra­ba­jos sub­acuá­ti­cos, Rojas (36 años) es miem­bro del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria. Pe­se al so­fo­can­te am­bien­te tro­pi­cal, vis­te un tra­je ne­gro de neo­preno con ca­pu­cha y lle­va ho­ras al bor­de del cla­ro, mon­tan­do bo­te­llas de ai­re, lin­ter­nas y apa­ra­tos que fa­ci­li­tan la res­pi­ra­ción. Jun­to a cin­co ayu­dan­tes, in­ten­ta­rá sa­car a la su­per­fi­cie los hue­sos de los muer­tos des­cu­bier­tos ha­ce ya al­gún tiem­po.

Su plan es atre­vi­do. Pues el po­zo, des­cu­bier­to por es­pe­leó­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses en 1994 –lo bau­ti­za­ron sim­ple­men­te The Pit, el po­zo–, se aden­tra más pro­fun­da­men­te en la tie­rra de lo que se ve des­de la su­per­fi­cie. El po­zo es una de las en­tra­das o ce­no­tes a uno de los ma­yo­res la­be­rin­tos de cue­vas su­mer­gi­das que hay en el mun­do. Has­ta aho­ra se han me­di­do cen­te­na­res de ki­ló­me­tros de co­rre­do­res y cue­vas. Se es­ti­ma que aún hay mi­les que se ocul­tan en las pro­fun­di­da­des del sub­sue­lo ba­jo la pe­nín­su­la de Yucatán.

Na­die sa­be cuán dis­per­sos es­tán los hue­sos en el sue­lo del po­zo y si las pro­vi­sio­nes de ai­re de Rojas se­rán su­fi­cien­tes pa­ra un cui­da­do­so análisis ar­queo­ló­gi­co del lu­gar. Ella y sus co­le­gas pue­den que­dar­se en el agua en­tre tres y cua­tro ho­ras, co­mo mu­cho, y ten­drán que des­cen­der al me­nos has­ta 40 me­tros de pro­fun­di­dad... sin vol­ver a la su­per­fi­cie has­ta el fi­nal de la mi­sión.

De­ma­sia­do pe­li­gro pa­ra Te­rra­zas, el ana­lis­ta. Aun­que le gus­ta­ría ver el lu­gar del ha­llaz­go con sus pro­pios ojos, co­no­ce sus lí­mi­tes. Lo úni­co que pue­de ha­cer es ayu­dar a ba­jar el equi­po al agua con cuer­das. Lue­go mi­ra có­mo des­cien­den al abis­mo los bu­cea­do­res, se­gui­dos por el fo­tó­gra­fo Eugenio Acé­vez y el au­tor del reportaje.

Sin con­tac­to vi­sual, sin co­mu­ni­ca­ción por ra­dio con sus co­le­gas, Ale­jan­dro Te-

rra­zas aguar­da­rá en el bos­que la re­su­rrec­ción de los muer­tos, es­pe­ran­do que se con­fir­me su sos­pe­cha. Que los hue­sos le cuen­ten có­mo lle­gó el hom­bre al nue­vo mun­do. Ha­ce­mos un úl­ti­mo con­trol de las pro­vi­sio­nes de oxí­geno y nos su­mer­gi­mos.

¿QUIÉN DES­CU­BRIÓ AMÉ­RI­CA? Has­ta ha­ce al­gu­nos años es­ta pre­gun­ta pa­re­ció es­tar so­lu­cio­na­da: so­lo a fi­na­les de la úl­ti­ma Edad de Hie­lo*, ha­ce unos 13.000 años, los pri­me­ros gru­pos de ca­za­do­res-re­co­lec­to­res ca­mi­na­ron des­de Si­be­ria a Alas­ka. En es­to la gran ma­yo­ría de los ex­per­tos es­tá de acuer­do. Du­ran­te la Edad de Hie­lo, el ni­vel del mar es­ta­ba has­ta 120 me­tros más ba­jo que hoy. Un ist­mo sal­va­ba el es­tre­cho de Be­ring, co­mu­ni­can­do Asia con Amé­ri­ca: el úl­ti­mo gran es­pa­cio salvaje que le que­dó por con­quis­tar al

Ho­mo sa­piens en su ex­pan­sión por el mun­do. Ha­ce al­re­de­dor de 60.000 años, re­pre­sen­tan­tes de la es­pe­cie sa­lie­ron de Áfri­ca orien­tal y se pro­pa­ga­ron po­co a po­co has­ta la cos­ta oc­ci­den­tal de Eu­ro­pa y Asia orien­tal, in­clu­so has­ta Aus­tra­lia. Fa­bri­ca­ron ins­tru­men­tos de mú­si­ca, ar­mas y he­rra­mien­tas com­ple­jas, crea­ron pin­tu­ras ru­pes­tres y es­cul­tu­ras, te­nían pen­sa­mien­tos re­li­gio­sos.

Pe­ro Amé­ri­ca, de eso los in­ves­ti­ga­do­res es­ta­ban se­gu­ros, aún era una te­rra in­cog­ni­ta ha­ce 13.000 años. Cuan­do los gla­cia­res co­men­za­ron a de­rre­tir­se, abrien­do un co­rre­dor sin hie­lo a ori­llas del río Yu­kón en Alas­ka y Ca­na­dá, los pri­me­ros co­lo­ni­za­do­res se atre­vie­ron a avan­zar ha­cia el sur, se­gún es­ta teo­ría. En las pra­de­ras del te­rri­to­rio de los ac­tua­les Es­ta­dos Uni­dos ha­brían en­con­tra­do un país de jau­ja por el que va­ga­ban ma­muts,

bi­son­tes gi­gan­tes­cos y tal vez ca­me­llos. Hoy, aque­llos in­mi­gran­tes hu­ma­nos se co­no­cen co­mo re­pre­sen­tan­tes de la cul­tu­ra de Clo­vis, se­gún un ya­ci­mien­to en el Es­ta­do fe­de­ral de Nue­vo Mé­xi­co (Es­ta­dos Uni­dos). Fi­nal­men­te, se­gún la teo­ría co­mún, los des­cen­dien­tes de la gen­te de Clo­vis lle­ga­ron a Su­da­mé­ri­ca a tra­vés del ist­mo de Pa­na­má.

Los asen­ta­mien­tos y las ar­mas de pie­dra de la cul­tu­ra de Clo­vis se co­no­cen gra­cias a nu­me­ro­sos ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos. ¿Pe­ro fue­ron real­men­te es­tos ca­za­do­res de ca­za ma­yor ori­gi­na­rios de Si­be­ria los pri­me­ros en es­ta­ble­cer­se en Amé­ri­ca?

Los in­ves­ti­ga­do­res que han via­ja­do a Yucatán, un gru­po que, ade­más de Te­rra­zas y Rojas, in­clu­ye al bió­lo­go me­xi­cano Ar­tu­ro Gon­zá­lez y a Wolf­gang Stin­nes­beck, del Ins­ti­tu­to de Cien­cias Geo­ló­gi­cas de la Uni­ver­si­dad de Heidelberg (Ale­ma­nia), lo du­dan. Ha­ce do­ce años que los cien­tí­fi­cos es­tán bus­can­do en los ce­no­tes... y han sa­ca­do a la luz es­pec­ta­cu­la­res te­so­ros ar­queo­ló­gi­cos que ha­blan de otro de­ve­nir de la his­to­ria: do­ce­nas de es­que­le­tos hu­ma­nos. Se tra­ta de hue­sos y ca­la­ve­ras tan fan­tás­ti­ca­men­te con­ser­va­dos que pa­re­cen re­cién se­pul­ta­dos en la pro­fun­di­dad. Al­gu­nos re­sul­ta­ron ser sa­cri­fi­cios ri­tua­les de la cul­tu­ra ma­ya, que flo­re­ció en­tre los años 300 y 900 des­pués de Cris­to.

Pe­ro, co­mo re­ve­la­ron da­ta­cio­nes por ra­dio­car­bono, mu­chos es­que­le­tos son de una épo­ca muy an­te­rior a los edi­fi­cios sun­tuo­sos, las san­grien­tas gue­rras y los ca­len­da­rios de

los ma­yas. Un tiem­po en que Yucatán no es­ta­ba cu­bier­to por sel­vas hú­me­das, sino por sa­ba­nas y pra­de­ras don­de pas­ta­ban ar­ma­di­llos de dos me­tros de lon­gi­tud y ca­za­ban ti­gres de dien­tes de sa­ble.

LOS ES­QUE­LE­TOS TIE­NEN has­ta 14.000 años de edad. Se­gún la teo­ría es­tán­dar, Cen­troa­mé­ri­ca en aque­lla épo­ca ca­re­cía de pre­sen­cia hu­ma­na. ¿Có­mo se ex­pli­ca en­ton­ces que lle­ga­ran a Yucatán mu­cho tiem­po an­tes de que se abrie­ra un sen­de­ro sin hie­lo en­tre los gla­cia­res del ac­tual Ca­na­dá?

Ha­llaz­gos co­mo es­tos sa­cu­den el dog­ma de que to­da Amé­ri­ca fue con­quis­ta­da por vía te­rres­tre des­de el nor­te. Ha­ce unas dé­ca­das, va­rios ar­queó­lo­gos en­con­tra­ron en la lo­ca­li­dad chi­le­na de Mon­te Ver­de, al sur del con­ti­nen­te, ves­ti­gios de lu­ga­res ha­bi­ta­dos por hu­ma­nos más o me­nos igual de an­ti­guos que los es­que­le­tos de Yucatán. Y en la cos­ta oc­ci­den­tal del ac­tual Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo en Te­xas, se en­con­tra­ron he­rra­mien­tas de pie­dra fa­bri­ca­das ha­ce más de 13.000 años que se di­fe­ren­cian cla­ra­men­te de las ar­mas de la cul­tu­ra de Clo­vis.

El mun­do de los an­tro­pó­lo­gos es­tá agi­ta­do. Du­ran­te dé­ca­das, los par­ti­da­rios de la teo­ría de “Clo­vis First” han ne­ga­do to­dos los in­di­cios que no en­ca­ja­ban con su pun­to de vis­ta, po­nien­do en te­la de jui­cio la da­ta­ción de ya­ci­mien­tos co­mo Mon­te Ver­de. Aho­ra los áni­mos em­pie­zan a cam­biar, y vuel­ven a plan­tear­se las pre­gun­tas que pa­re­cían ha­ber si­do con­tes­ta­das: ¿quié­nes eran los hu­ma­nos que en­con­tra­ron una pa­tria en Amé­ri­ca an­tes de los co­lo­ni­za­do­res de Clo­vis? ¿De qué vi­vían? ¿Y de dón­de vi­nie­ron?

Los in­ves­ti­ga­do­res to­da­vía no tie­nen una ima­gen cla­ra. Los ha­llaz­gos cla­ve que ha­blan de la vi­da co­ti­dia­na y las mi­gra­cio­nes de los pio­ne­ros son de­ma­sia­do es­ca­sos y po­lé­mi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.