So­lo con la tech­no­lo­gia mas nue­ve pue­den ras­trear­se las hue­llas de la Prehis­to­ria en las cue­vas

Geo - - GEONOTICIAS -

cos. Los asen­ta­mien­tos cos­te­ros han si­do inun­da­dos por el mar; y en el in­te­rior, es­pe­cial­men­te en la re­gión tro­pi­cal y sub­tro­pi­cal de Amé­ri­ca, ha­ce tiem­po que la sel­va ha cu­bier­to las rui­nas o las he­rra­mien­tas de pie­dra, ade­más de des­com­po­ner apa­ra­tos de ma­de­ra o es­que­le­tos.

Los ras­tros de la Pro­tohis­to­ria ame­ri­ca­na so­lo han po­di­do con­ser­var­se en la pro­fun­di­dad de la tie­rra. En nin­gún otro lu­gar, la po­si­bi­li­dad de arro­jar luz a es­tos enig­mas es tan gran­de co­mo en la os­cu­ri­dad sub­te­rrá­nea de las cue­vas.

El sis­te­ma de tú­ne­les de Yucatán, por ejem­plo, es­ta­ba so­bre el ni­vel del mar du­ran­te la Edad de Hie­lo. Es po­si­ble que los co­lo­ni­za­do­res prehis­tó­ri­cos se re­fu­gia­ran aquí pa­ra pro­te­ger­se con­tra los de­pre­da­do­res o las tem­pes­ta­des, o tal vez vi­nie­ran pa­ra dar ofren­das a sus dio­ses. Pe­ro des­pués, cuan­do los gla­cia­res se de­rri­tie­ron, el ni­vel del mar subió. Co­mo cá­ma­ras fu­ne­ra­rias, los co­rre­do­res sub­te­rrá­neos se lle­na­ron de agua y en­ce­rra­ron to­dos los ves­ti­gios, ais­la­dos de la luz so­lar y las co­rrien­tes ma­ri­nas, a sal­vo de ca­za­do­res de te­so­ros y or­ga­nis­mos que hu­bie­ran des­com­pues­to los ha­llaz­gos.

Gra­cias a los avan­ces de las téc­ni­cas de bu­ceo más re­cien­tes, es­tas sin­gu­la­res cáp­su­las del tiem­po son ac­ce­si­bles aho­ra. Al­gu­nos es­que­le­tos que ha es­tu­dia­do el equi­po de Te­rra­zas fue­ron ha­lla­dos a cen­te­na­res de me­tros de la en­tra­da de la cue­va; al­gu­nos ya­cían en es­tre­chos ni­chos, ro­dea­dos por los res­tos de car­bón de ho­gue­ras ex­tin­gui­das. Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién en­con­tra­ron frag­men­tos de pie­dras que pro­ba­ble­men­te sir­vie­ron de he­rra­mien­tas a los co­lo­ni­za­do­res de la Edad de Hie­lo. Y des­cu­brie­ron res­tos de aque­llos se­res prehis­tó­ri­cos que se ex­tin­guie­ron aquí al fi­nal de la Edad de Hie­lo a una ve­lo­ci­dad inex­pli­ca­ble: pe­re­zo­sos gi­gan­tes, ca­me­llos prehis­tó­ri­cos o gon­fo­te­rios: pa­rien­tes de los ele­fan­tes con cua­tro po­de­ro­sos col­mi­llos.

Al­gu­nos hue­sos de ca­me­llos mos­tra­ban ras­tros de fue­go y cortes, que le dan pie a Te­rra­zas pa­ra una úni­ca con­clu­sión: la car­ne se pre­pa­ra­ba en los fo­go­nes. ¿Es po­si­ble que los ce­no­tes fue­ran lu­ga­res sa­gra­dos pa­ra los co­lo­ni­za­do­res de la Edad de Hie­lo, co­mo lo se­rían mi­le­nios des­pués pa­ra los sa­cer­do­tes de los ma­yas? ¿Es aquí, en lo pro­fun­do de la tie­rra, don­de que­ma­ban a sus muer­tos en ce­re­mo­nias fes­ti­vas?

TAN LÍMPIDA ES EL AGUA que Car­men Rojas pa­re­ce su­mer­gi­da en vi­drio lí­qui­do. Los ra­yos de luz la guían ha­cia aba­jo, vue­la en­tre nu­bes de pe­ce­ci­tos re­lu­cien­tes, flo­ta ca­da vez más ha­cia lo azul, has­ta que el po­zo se abre al­gu­nos me­tros ba­jo la su­per­fi­cie. Allí for­ma una ca­te­dral inun­da­da, re­ves­ti­da de mi­les de es­ta­lac­ti­tas, un es­pa­cio de 50 me­tros de diá­me­tro y al me­nos igual de pro­fun­do. A me­dio ca­mino, un co­rre­dor la­te­ral, de­co­ra­do por ro­cas que re­cuer­dan co­lum­nas y can­de­la­bros, lle­va a las ti­nie­blas. Nues­tras bur­bu­jas de ai­re as­cien­den al te­cho de la cue­va don­de for­man un cen­te­llean­te es­pe­jo. Co­mo un de­do, un so­li­ta­rio ra­yo de luz lle­ga has­ta el sue­lo de la ca­te­dral. Si los co­lo­ni­za­do­res de la Edad de Pie­dra real­men­te bus­ca­ban en el sub­sue­lo un es­ce­na­rio de lo so­bre­na­tu­ral: aquí lo po­drían ha­ber en­con­tra­do.

18 me­tros ba­jo las raí­ces de la sel­va: Rojas mi­ra el pro­fun­dí­me­tro, res­pi­ra len­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.