EL UNO DE DI­CIEM­BRE DE 1971,

Geo - - GEONOTICIAS -

el es­ta­dou­ni­den­se Jo­seph Vag­volg­yi, bió­lo­go es­pe­cia­li­za­do en ca­ra­co­les, en­con­tró en la is­la Pin­ta una cria­tu­ra que al­can­za­ría fa­ma mun­dial co­mo el ani­mal más so­li­ta­rio de la Tie­rra:“La tortuga avan­za­ba len­ta­men­te cuan­do la vi­mos por pri­me­ra vez. Pe­ro en cuan­to nos acer­ca­mos, se me­tió den­tro de su ca­pa­ra­zón si­sean­do muy fuer­te”. El bió­lo­go no fue cons­cien­te del des­cu­bri­mien­to es­pec­ta­cu­lar que aca­ba­ba de ha­cer.

En 1906 ha­bía si­do la úl­ti­ma vez que se ha­bían avis­ta­do en la is­la tres ejem­pla­res de tortuga gi­gan­te de Pin­ta, y fue­ron cap­tu­ra­dos por unos cien­tí­fi­cos pa­ra un mu­seo. Va­rias ex­pe­di­cio­nes pos­te­rio­res, du­ran­te los años trein­ta y cin­cuen­ta, no fue­ron ca­pa­ces de vol­ver a dar con es­ta sub­es­pe­cie de tortuga, a la que se dio por des­apa­re­ci­da. A fi­na­les de los años cin­cuen­ta, unos pes­ca­do­res aban­do­na­ron tres ca­bras en la is­la Pin­ta. Las ca­bras se mul­ti­pli­ca­ron y en quin­ce años eran 20.000 ejem­pla­res, que no de­ja­ron ni una ho­ja ver­de en la su­per­fi­cie is­le­ña. Con más mo­ti­vo aún se creía ex­tin­gui­do el rep­til

Che­lo­noi­dis ni­gra abing­do­ni.

Así pues, Pe­ter Kra­mer, di­rec­tor de la Es­ta­ción Cien­tí­fi­ca Charles Dar­win en las is­las Ga­lá­pa­gos, no da­ba cré­di­to cuan­do se en­te­ró del ha­llaz­go del es­pe­cia­lis­ta en ca­ra­co­les, y me­nos aún te­nien­do en cuen­ta que él mis­mo ha­bía pa­sa­do va­rias se­ma­nas en Pin­ta en 1963. A su vuel­ta es­ta­ba to­tal­men­te con­ven­ci­do de que aque­lla sub­es­pe­cie ya no exis­tía. Po­co des­pués del avis­ta­mien­to ines­pe­ra­do de 1971, es­ta­ba pre­vis­to que un gru­po de ca­za­do­res se des­pla­za­ra a la is­la pa­ra ma­tar ca­bras, y apro­ve­chan­do su es­tan­cia, el di­rec­tor de­ter­mi­nó que po­dían tam­bién bus­car a la tortuga.

El 20 de mar­zo de 1972, Manuel Cruz y Fran­cis­co Cas­ta­ñe­da ca­si con­fun­die­ron al rep­til, si­tua­do en me­dio de las ro­cas, con una ca­bra asil­ves­tra­da. Cuan­do ya te­nían sus fu­si­les apun­tan­do al ani­mal, re­co­no­cie­ron a la tortuga gi­gan­te que co­mía ho­jas de un árbol. Cruz co­rrió de vuel­ta al cam­pa­men­to pa­ra bus­car re­fuer­zos y em­pren­der la eva­cua­ción del rep­til gi­gan­te. Los hom­bres ta­lla­ron con ma­che­tes unas ra­mas fuer­tes, las unie­ron con ca­bos y col­ga­ron al pe­sa­do rep­til en las cuer­das. Lo lle­va­ron a cues­tas a tra­vés del pai­sa­je vol­cá­ni­co. Dos ve­ces se rom­pie­ron las ra­mas por el pe­so de la tortuga, que se bam­bo­lea­ba. “Un via­je in­fer­nal”, re­cuer­da Cruz. Días des­pués, la tortuga aban­do­nó de­fi­ni­ti­va­men­te su is­la de ori­gen y na­ve­gó en bar­co a San­ta Cruz, don­de al­can­zó fa­ma mun­dial co­mo So­li­ta­rio Jor­ge.

Is­las En­can­ta­das, así bau­ti­zó To­más de Ber­lan­ga, obis­po de Pa­na­má, aquel ar­chi­pié­la­go so­li­ta­rio al que lle­gó por azar. En mar­zo de 1525, iba di­rec­ción a Pe­rú cuan­do su bar­co per­dió el rum­bo y dio con el ar­chi­pié­la­go. Com­pa­ró aque­llas tie­rras con es­co­ria, por­que allí no cre­cía na­da. Aun así, más ade­lan­te con­tó al em­pe­ra­dor es­pa­ñol Car­los V que pa­re­cían el Jar­dín del Edén, pues los ani­ma­les no te­nían mie­do a los hu­ma­nos. Y es­cri­bió so­bre las ga­lá­pa­gos: tor­tu­gas, tan enor­mes que po­dían lle­var a un hom­bre so­bre el ca­pa­ra­zón.

Ber­lan­ga creía que las is­las no es­ta­ban le­jos del con­ti­nen­te por­que sub­es­ti­mó las co­rrien­tes ma­rí­ti­mas. Su bar­co se ha­bía des­via­do mu­cho más de lo sos­pe­cha­do. Así, tar­da­ron tiem­po en vol­ver a ha­llar el ar­chi­pié­la­go, mil ki­ló­me­tros al oes­te de las cos­tas sud­ame­ri­ca­nas. In­clu­so des­pués de ha­ber­las ren­con­tra­do, las Ga­lá­pa­gos se­guían es­ti­mu­lan­do la ima­gi­na­ción de los con­tem­po­rá­neos: des­apa­re­cían tras una nie­bla re­pen­ti­na an­te los bar­cos que se acer­ca­ban. A fi­na­les del si­glo XVI, las ca­tor­ce is­las y los cer­ca de cien is­lo­tes fue­ron re­fu­gio de pi­ra­tas in­gle­ses.

Los fi­li­bus­te­ros tra­ta­ron a las tor­tu­gas gi­gan­tes co­mo con­ser­vas vi­vas: pe­sa­ban has­ta 350 ki­los y aguan­ta­ban va­rios me­ses en al­ta mar. Con los bar­cos tam­bién lle­ga­ron a tie­rra ra­tas y ra­to­nes. En al­gu­nas is­las, los pi­ra­tas aban­do­na­ron ca­bras. En 1685 por or­den del vi­rrey de Pe­rú se in­tro­du­je­ron pe­rros pa­ra ca­zar a las ca­bras, pe­ro los chu­chos pre­fe­rían co­mer tor­tu­gas jó­ve­nes. En el si­glo XIX lle­ga­ron las flo­tas de ba­lle­ne­ros, que apre­cia­ban la car­ne de los rep­ti­les: ma­sa­cra­ron cien­tos de mi­les de tor­tu­gas gi­gan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.