EN ES­TAS IS­LAS YERMAS

Geo - - GEONOTICIAS -

ha­bía po­cas fuen­tes de agua dulce, y las exis­ten­tes se en­con­tra­ban a al­tu­ras con­si­de­ra­bles, en las pen­dien­tes de los gran­des crá­te­res vol­cá­ni­cos. Dar­win lle­gó has­ta allí por unos sen­de­ros tri­lla­dos por ge­ne­ra­cio­nes de tor­tu­gas gi­gan­tes se­dien­tas. En cuan­to lle­ga­ban a la fuen­te, los rep­ti­les me­tían la ca­be­za en el agua “has­ta en­ci­ma de los ojos” y be­bían “con an­sia a gran­des tragos y una ve­lo­ci­dad de unos diez sor­bos por mi­nu­to”. Allí so­lían que­dar­se du­ran­te va­rios días an­tes de em­pren­der el lar­go ca­mino de vuel­ta.

El vi­ce­go­ber­na­dor de las is­las con­tó a Dar­win que sa­bía dis­tin­guir de qué is­la pro­ce­día ca­da tortuga. Se­gún su tes­ti­mo­nio, los ejem­pla­res de Flo­rea­na y Es­pa­ño­la te­nían los ca­pa­ra­zo­nes co­mo una si­lla de mon­tar es­pa­ño­la, en su par­te de­lan­te­ra grue­sa y do­bla­da ha­cia arri­ba, mien­tras que los de las tor­tu­gas de San Sal­va­dor eran más re­don­dos. Hoy se co­no­cen ca­tor­ce sub­es­pe­cies di­fe­ren­tes de tortuga gi­gan­te de las Ga­lá­pa­gos o Che­lo­noi­dis ni­gra. En las is­las ma­yo­res, más hú­me­das y con una ve­ge­ta­ción abun­dan­te, exis­ten ejem­pla­res con ca­pa­ra­zo­nes en for­ma de cú­pu­la; y en las más pe­que­ñas y más se­cas, con me­nos ve­ge­ta­ción, vi­ven las del ca­pa­ra­zón con for­ma de si­lla de mon­tar, que per­mi­te a los rep­ti­les sa­car el cue­llo has­ta la al­tu­ra de un hom­bre adul­to y lle­gar a los hi­gos de las chum­be­ras.

“Ja­más ha­bría po­di­do ima­gi­nar que exis­tie­sen unas is­las tan cer­ca­nas en­tre sí, for­ma­das por las mis­mas ro­cas, ex­pues­tas a un cli­ma muy pa­re­ci­do, con una al­ti­tud idén­ti­ca, pe­ro ha­bi­ta­das por ani­ma­les di­fe­ren­tes.” Dar­win ca­li­fi­có la di­ver­si­dad de ti­pos de tor­tu­gas, que ha­bía en­tre unas is­las y otras, co­mo “la ca­rac­te­rís­ti­ca más lla­ma­ti­va en la his­to­ria na­tu­ral de es­te ar­chi­pié­la­go”. Más ade­lan­te ob­ser­vó la mis­ma di­ver­si­dad en otras es­pe­cies de las is­las.

“Du­ran­te el apa­rea­mien­to, el ma­cho emi­te unos bra­mi­dos o ladridos ron­cos que su­pues­ta­men­te se es­cu­chan a una dis­tan­cia de cien me­tros”, es­cri­bió Dar­win en 1839. Cual­quier vi­si­tan­te con suer­te pue­de pre­sen­ciar es­te flir­teo prehis­tó­ri­co en la Es­ta­ción Cien­tí­fi­ca de San­ta Cruz, bau­ti­za­da co­mo Charles Dar­win en su ho­nor. Allí se crían hoy tor­tu­gas gi­gan­tes: de es­te mo­do lo­gró sal­var­se la sub­es­pe­cie pro­ce­den­te de la is­la Es­pa­ño­la. En 1972 so­lo se en­con-

tra­ron ca­tor­ce ejem­pla­res en es­ta is­la, do­ce hem­bras y dos ma­chos. La cría en cau­ti­vi­dad fun­cio­nó tan bien que ya han na­ci­do más de 1.500 pe­que­ñas “Es­pa­ño­las” de sus ni­da­das; en 2000, sol­ta­ron a la nú­me­ro mil en su is­la de ori­gen, ade­más han au­men­ta­do las po­bla­cio­nes de las otras tor­tu­gas gi­gan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.