TAM­BIÉN SO­LI­TA­RIO JOR­GE

Geo - - GEONOTICIAS -

tu­vo su pro­pio cer­ca­do en la Es­ta­ción Cien­tí­fi­ca de San­ta Cruz des­pués de que lo eva­cua­ran de la is­la Pin­ta. Pron­to, co­mo no en­con­tra­ba hem­bra, fue bau­ti­za­do con el nom­bre que le hi­zo fa­mo­so. Cuan­do lle­gó al Cen­tro de Re­pro­duc­ción y Crian­za de Tor­tu­gas Te­rres­tres; el ta­ma­ño y los ani­llos de las pla­cas de su ca­pa­ra­zón su­ge­rían una edad apro­xi­ma­da de 80 años, un mo­men­to in­me­jo­ra­ble.

Las tor­tu­gas pue­den vi­vir mu­chí­si­mo tiem­po: Ma­rion’s Tor­toi­se vi­vió unos 200 años en Mau­ri­cio. Ha­rriet, una tortuga ori­gi­na­ria de San­ta Cruz, mu­rió el 23 de ju­lio de 2006 en un zoo­ló­gi­co aus­tra­liano a la edad de unos 170 años. Y Ad­wai­ta fa­lle­ció el 23 de mar­zo de 2006 en el zoo­ló­gi­co de Cal­cu­ta a la edad bí­bli­ca de unos 250 años.

Por tan­to, So­li­ta­rio Jor­ge ha­bría po­di­do te­ner una lar­ga vi­da, pe­ro en­se­gui­da tu­vo que su­pe­rar al­gu­nas re­caí­das: la vi­da fá­cil en el Cen­tro de Re­pro­duc­ción le hi­zo ga­nar de­ma­sia­dos ki­los. Lue­go su­frió una hin­cha­zón en la nu­ca, pro­ba­ble­men­te pro­du­ci­do a cau­sa de un tras­torno hor­mo­nal, y va­rias ve­ces es­tre­ñi­mien­to, por­que se zam­pa­ba to­dos los cactus que caían en su cer­ca­do. En 1980 di­je­ron que ha­bía muer­to al caer por una pen­dien­te. Pe­ro So­li­ta­rio Jor­ge lo­gró una y otra vez sa­car fuer­zas de fla­que­za y con­ver­tir­se en icono de la pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za, en sím­bo­lo vi­vien­te de las es­pe­cies ex­tin­gui­das. Gen­tes de to­do el mun­do se­guían aten­ta­men­te y emo­ci­na­dos el des­tino del rep­til más fa­mo­so del pla­ne­ta. Tan­to en las pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos co­mo en las pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas se dis­cu­tía la pre­gun­ta: ¿hay al­gu­na es­pe­ran­za pa­ra que la tortuga so­li­ta­ria pro­cree? “¡Muer­te a So­li­ta­rio Jor­ge!” Pes­ca­do­res en- ca­pu­cha­dos le­van­ta­ban sus ma­che­tes en un ges­to ame­na­za­dor, cuan­do ocu­pa­ron la Es­ta­ción Cien­tí­fi­ca Charles Dar­win el tres de enero de 1995: “¡Ma­tad a So­li­ta­rio Jor­ge!” La tortuga era su ba­za más im­por­tan­te en la lu­cha con­tra el Go­bierno ecua­to­riano, que que­ría im­po­ner es­tric­tas re­gu­la­cio­nes de pes­ca. De­trás de las ame­na­zas de lin­cha­mien­to es­ta­ba la co­di­cia de la “ma­fia de los pe­pi­nos de mar”: ávi­dos co­mer­cian­tes es­pe­cia­li­za­dos en es­tos equi­no­der­mos par­dus­cos y ci­lín­dri­cos: un man­jar muy co­di­cia­do en cier­tos paí­ses asiá­ti­cos por sus po­de­res afro­di­sia­cos. Es­tos ani­ma­les ra­ros y sus lar­vas co­men y de­pu­ran los re­si­duos or­gá­ni­cos que de otra for­ma per­ma­ne­ce­rían en el sue­lo ma­rino. De ahí que ten­gan un pa­pel cla­ve en la ca­de­na ali­men­ti­cia de las Ga­lá­pa­gos.

Y de ahí que en 1994 el Go­bierno ecua­to­riano pu­sie­ra res­tric­cio­nes a la lu­cra­ti­va pes­ca de pe­pi­nos de mar. So­lo unos 400 pes­ca­do­res ob­tu­vie­ron li­cen­cia pa­ra re­co­lec­tar me­dio mi­llón de pe­pi­nos de mar al año. Pe­ro las li­mi­ta­cio­nes no fue­ron efec-

ti­vas: más de mil pes­ca­do­res sa­ca­ron del mar unos diez mi­llo­nes de equi­no­der­mos en so­lo dos me­ses. An­te se­me­jan­te fra­ca­so, el Go­bierno prohi­bió por com­ple­to la cap­tu­ra de los pe­pi­nos de mar. Y em­pe­zó una “gue­rra eco­ló­gi­ca”, du­ran­te la cual los re­bel­des ocu­pa­ron la Es­ta­ción en enero de 1995, co­gie­ron de rehe­nes a los cien­tí­fi­cos y los ani­ma­les y ame­na­za­ron con lin­char a

So­li­ta­rio Jor­ge. No era la pri­me­ra vez que pa­sa­ba es­to: en 1992 ya se ha­bían pro­du­ci­do ame­na­zas si­mi­la­res. Co­mo pre­cau­ción, al en­te­rar­se, la di­rec­to­ra de la Es­ta­ción de en­ton­ces sus­ti­tu­yó a So­li­ta­rio Jor­ge por un do­ble; los pes­ca­do­res no se per­ca­ta­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.