EN ENERO DE 1995,

Geo - - GEONOTICIAS -

la con­di­ción de rehén de So­li­ta­rio Jor­ge du­ró tres días. Cuan­do los pes­ca­do­res vie­ron que la in­fan­te­ría de ma­ri­na ecua­to­ria­na se mo­vi­li­za­ba de­lan­te de las is­las, se die­ron por ven­ci­dos y So­li­ta­rio

Jor­ge es­tu­vo a sal­vo de nue­vo. En 2003 se en­con­tra­ron los res­tos de quin­ce tor­tu­gas gi­gan­tes en Pin­ta, is­la na­tal de So­li­ta­rio Jor­ge. Ha­bían caí­do por una grie­ta en­tre ro­cas y ha­bían muer­to. Eran ca­tor­ce ma­chos y una so­la hem­bra. ¿Se­rá es­ta des­equi­li­bra­da e in­ha­bi­tual pro­por­ción de se­xos la cla­ve del por­qué des­apa­re­cie­ron las tor­tu­gas gi­gan­tes de la pe­que­ña is­la Pin­ta? Otra cau­sa po­dría ser que, co­mo las hem­bras sue­len pe­sar me­nos que los ma­chos, fue­ran las pri­me­ras en ser lle­va­das por las tri­pu­la­cio­nes de los ba­lle­ne­ros pa­ra abas­te­cer­se en los via­jes. Y en Pin­ta de­ja­ban so­lo a los ma­chos.

En al­gu­nos rep­ti­les, el se­xo no es­tá ge­né­ti­ca­men­te pre­dis­pues­to, sino que el desa­rro­llo de ma­chos o hem­bras den­tro de los hue­vos de­pen­de de la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal. Así ocu­rre con las tor­tu­gas: se for­man más hem­bras cuan­do ha­ce más ca­lor y ma­yor nú­me­ro de ma­chos en un am­bien­te fres­co. ¿Pue­de ser en­ton­ces que el sue­lo de Pin­ta fue­ra más frío que el de las otras is­las y en ge­ne­ral hu­bie­ra más ma­chos que hem­bras?

Fue­ra co­mo fue­se, es­tos dos po­si­bles es­ce­na­rios re­du­je­ron las po­si­bi­li­da­des de So

li­ta­rio Jor­ge de en­con­trar una hem­bra. Los in­ves­ti­ga­do­res de la Es­ta­ción de Dar­win

op­ta­ron por sal­tar­se un ta­bú: en ge­ne­ral sue­le in­ten­tar­se que los ani­ma­les ra­ros so­lo se re­pro­duz­can con in­di­vi­duos de su mis­ma es­pe­cie e in­clu­so sub­es­pe­cie. Pe­ro pa­ra con­ser­var al me­nos par­te de los ge­nes de la tortuga gi­gan­te de Pin­ta, de­ci­die­ron que So

li­ta­rio Jor­ge pro­crea­ra con hem­bras de otras sub­es­pe­cies cer­ca­nas. En 1992 fue­ron es­co­gi­das dos tor­tu­gas hem­bras de la is­la ve­ci­na Isa­be­la. Pe­ro aun­que en ese mo­men­to So­li­ta

rio Jor­ge de­bía de es­tar en ple­na po­ten­cia se­xual, evi­ta­ba a las hem­bras. ¿Era im­po­ten­te? ¿Ho­mo­se­xual? ¿O no sa­bía qué ha­cer?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.