EN 1993 SE CON­TRA­TÓ SO­LO CIN­CO DE LAS ARIS­CAS

Geo - - GEONOTICIAS -

a una chi­ca en prác­ti­cas pa­ra tra­ba­jar con el inape­ten­te

So­li­ta­rio Jor­ge: la zoó­lo­ga sui­za Sve­va Gre­gio­ni se fro­ta­ba a dia­rio las ma­nos con las se­gre­ga­cio­nes va­gi­na­les de las po­ten­cia­les com­pa­ñe­ras se­xua­les pro­ce­den­tes de Isa­be­la e in­ten­ta­ba es­ti­mu­lar a So­li­ta­rio Jor­ge. Aun­que tu­vo al­gu­na erec­ción, cuan­do ter­mi­na­ron las prác­ti­cas, a los cua­tro me­ses, el rep­til no pa­re­cía ha­ber­se en­te­ra­do de lo que se es­pe­ra­ba de él.

Pe­ro quin­ce años más tar­de, el 21 de ju­lio de 2008, So­li­ta­rio Jor­ge co­pu­ló con una hem­bra, que pu­so tre­ce hue­vos. To­dos fue­ron tras­la­da­dos a una in­cu­ba­do­ra. Pe­ro la pues­ta no pros­pe­ró. La tortuga ma­cho vol­vió a apa­rear­se un año des­pués, el 21 de ju­lio de 2009. La hem­bra pu­so cin­co hue­vos, que se ma­lo­gra­ron. Po­co des­pués, es­ta se­gun­da hem­bra pu­so otros seis, pe­ro sin suer­te.

Tal y co­mo se su­po des­pués de los in­ten­tos fa­lli­dos, las dos com­pa­ñe­ras se­lec­cio­na­das no en­ca­ja­ban ge­né­ti­ca­men­te con él tan bien co­mo se pen­só al prin­ci­pio. Y es­to a pe­sar de que se ha­bían es­co­gi­do re­pre­sen­tan­tes de la sub­es­pe­cie Che­lo­noi­dis ni­gra

bec­ki, que ha­bi­ta en el nor­te de la is­la Isa­be­la cer­ca del vol­cán Wolf, por­que su po­bla­ción es la más cer­ca­na des­de un pun­to de vis­ta geo­grá­fi­co. Pa­ra sor­pre­sa de to­dos, análisis pos­te­rio­res de­ter­mi­na­ron que las tor­tu­gas de Es­pa­ño­la eran las que más se pa­re­cían a So­li­ta­rio Jor­ge en cuan­to a patrimonio ge­né­ti­co, aun­que es­ta is­la es­tá bas­tan­te le­jos de Pin­ta. ¿Es po­si­ble que los an­ces­tros del ma­cho so­li­ta­rio lle­ga­ran a Pin­ta pro­ce­den­tes de Es­pa­ño­la? A la luz de es­tos nue­vos da­tos, en enero de 2011 se cam­bió de pa­re­ja:

So­li­ta­rio Jor­ge pa­só a com­par­tir su cer­ca­do con dos hem­bras de Es­pa­ño­la.

No obs­tan­te, los análisis ge­né­ti­cos de va­rias tor­tu­gas gi­gan­tes que vi­vían en las pen­dien­tes del vol­cán Wolf, en la is­la Isa­be­la, de­mos­tra­ron que al­gu­nas tam­bién te­nían an­ces­tros de Pin­ta; en uno de los in­di­vi­duos, uno de sus pro­ge­ni­to­res pro­ce­día de Pin­ta, por lo que se po­día con­si­de­rar que era “se­mi-Pin­ta”. Por tan­to, los “Pin­tas” y las “Isa­be­las” sí ha­brían po­di­do en­gen­drar jun­tos. ¿Por qué no fun­cio­nó el te­ma en­tre So­li­ta­rio Jor­ge y sus pa­re­jas? ¿Era él in­ca­paz de pro­crear? ¿Eran ellas es­té­ri­les? ¿Ocu­rrió al­go den­tro de los hue­vos que les cau­só la muer­te?

¿Ca­bía la po­si­bi­li­dad de que una tortuga “Pin­ta” que vi­vie­ra en Isa­be­la pu­die­ra en­gen­drar “Pin­tas” de raza pu­ra con el ma­cho so­li­ta­rio? Pa­ra sa­ber es­to ha­brían te­ni­do que ha­cer­se exá­me­nes ge­né­ti­cos a to­das las tor­tu­gas del vol­cán Wolf (en­tre 1.000 y 2.000). Tam­bién po­dría ha­ber­se jun­ta­do a So­li­ta­rio

Jor­ge con las hem­bras que te­nían la mi­tad de su patrimonio ge­né­ti­co pro­ce­den­te de Pin­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.