El ta­ller co­mo pi­lar so­cial del ba­rrio ape­nas exis­te

La vi­da mo­der­na ha sus­ti­tui­do las pie­zas du­ra­de­ras por mer­can­cía de usar y ti­rar. ¿Qué pue­de ha­cer Flo­ren­cia, una de las ca­pi­ta­les cul­tu­ra­les del mun­do, pa­ra no per­der su tra­di­ción ar­te­sa­nal?

Geo - - RGUDB R I K -

Nic­co­lò Ma­net­ti (40 años) des­cien­de de la di­nas­tía bi­cen­te­na­ria de fa­bri­can­tes de pan de oro Gius­to Ma­net­ti Bat­ti­lo­ro. En 1820, la fa­mi­lia em­pe­zó a ha­cer lá­mi­nas del me­tal no­ble has­ta con­ver­tir­se con el tiem­po en pro­duc­to­res in­dus­tria­les con unos 25 mi­llo­nes de eu­ros de ven­tas anua­les. Ma­net­ti, di­rec­tor de mar­ke­ting de la em­pre­sa, tam­bién es ge­ren­te de la Fon­da­zio­ne Flo­rens, crea­da en 2010, cu­yo ob­je­ti­vo es for­ta­le­cer la ar­te­sa­nía y con­ver­tir­la de nue­vo en un sec­tor eco­nó­mi­co ren­ta­ble de la ciu­dad.

GEO: Ha­ce po­co des­apa­re­ció la tien­da del fle­xó­gra­fo y ro­tu­lis­ta Nan­te de la Piaz­za del Duo­mo: su pro­pie­ta­rio mu­rió sin su­ce­sor. Aho­ra pro­ba­ble­men­te se ins­ta­la­rá una tien­da de to­do a cien. ¿Un mal pre­sa­gio pa­ra el fu­tu­ro de la ar­te­sa­nía flo­ren­ti­na?

–Jun­to con el fle­xó­gra­fo, he­mos en­te­rra­do otra par­te más de nues­tra tra­di­ción ar­te­sa­nal. Más de la cuar­ta par­te de nues­tros bot­teg­he (ta­lle­res) han ce­rra­do en los úl­ti­mos diez años.

GEO: ¿Có­mo es que la ar­te­sa­nía no tie­ne pú­bli­co ni apo­yo en una de las ca­pi­ta­les cul­tu­ra­les del mun­do?

–Tam­po­co hay que ser tan pe­si­mis­ta. La ar­te­sa­nía tra­di­cio­nal si­gue exis­tien­do: he­rre­ros ar­te­sa­nos, car­pin­te­ros, do­ra­do­res, ade­más de ca­si mil res­tau­ra­do­res.

GEO: En los ba­rrios de ar­te­sa­nos, co­mo San Fre­diano mu­chos fon­di –ta­lle­res de plan­ta ba­ja– han des­apa­re­ci­do.¿Es­táF­lo­ren­cia­per­dien­do­el al­ma?

–Yo mis­mo vi­vo en San Fre­diano en­ci­ma del ta­ller de los Bian­chi, ar­te­sa­nos del co­bre co­no­ci­dos en to­da la ciu­dad. Allí la gen­te se en­cuen­tra pa­ra char­lar un ra­to, allí pue­do de­jar un mo­men­to a mis hi­jos... Pe­ro el ta­ller co­mo pi­lar so­cial del ba­rrio ape­nas exis­te. Mu­chos

bot­teg­he an­ti­guos se han con­ver­ti­do en apar­ta­men­tos o tien­das por los que pi­den has­ta 5.000 eu­ros al mes de al­qui­ler.

GEO: Los ar­te­sa­nos se que­jan de la fal­ta de aca­de­mias en Ita­lia pa­ra for­mar apren­di­ces. In­clu­so a ellos les re­sul­ta ca­si im­po­si­ble for­mar­los por los re­qui­si­tos que tie­nen que cum­plir. ¿Un círcu­lo vi­cio­so?

–Nues­tra fun­da­ción ha to­ma­do car­tas: jun­to con la ciu­dad, la Uni­ver­si­dad de Flo­ren­cia y el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Na­cio­nal, que­re­mos abrir un Cen­tro Tec­no­ló­gi­co del Patrimonio Cul­tu­ral en un pa­la­cio des­ha­bi­ta­do; uni­rá las téc­ni­cas ar­te­sa­nas con los la­bo­ra­to­rios de al­ta tec­no­lo­gía. Tam­bién hay que ayu­dar con sub­ven­cio­nes: es in­via­ble que los ta­lle­res de for­ma­ción ten­gan que co­rrer so­los con los gas­tos men­sua­les –1.200 eu­ros por apren­diz–, ade­más de

los cos­to­sos re­gla­men­tos de se­gu­ri­dad.

GEO: Mu­chos ta­lle­res acu­san la fal­ta de de­man­da. ¿En nues­tras so­cie­da­des de usar y ti­rar, el clien­te cul­to es­tá en vías de ex­tin­ción?

–An­tes uno iba al car­pin­te­ro y en­car­ga­ba un mue­ble que du­ra­ba ge­ne­ra­cio­nes. Hoy se com­pra un so­fá pa­ra ca­da eta­pa de la vi­da. Par­te de cul­pa la tie­ne el di­se­ño mi­ni­ma­lis­ta: el co­ol look ha mar­ca­do el gus­to de ma­sas y es un ve­neno pa­ra la opu­len­cia pro­pia de los ob­je­tos ar­te­sa­nos clá­si­cos. Pe­ro aho­ra es­ta­mos vien­do la ter­ce­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial.

GEO: ¿Cuál es?

–Las gran­des ca­sas de mo­da vuel­ven a acor­dar­se de la ar­te­sa­nía. De nue­vo se te­jen y se bor­dan te­las a mano co­mo an­ta­ño, se re­pu­ja y tra­ba­ja el cue­ro. Vuel­ven a crear­se ma­nu­fac­tu­ras co­mo pro­vee­do­res, la de­man­da de ar­te­sa­nos de pri­me­ra ca­te­go­ría cre­ce.

GEO: Esos pro­duc­tos de lu­jo so­lo lle­gan a una clien­te­la pu­dien­te. ¿Qué pa­sa con la gen­te co­rrien­te?

–Si es­ta ten­den­cia de­co­ra­ti­va se ex­ten­die­ra a la in­dus­tria de mue­bles y de­co­ra­ción, el gran pú­bli­co se vol­ve­ría a in­tere­sar por los pro­duc­tos ar­te­sa­nos. GEO: Los crí­ti­cos ad­vier­ten de que, sin sus ar­te­sa­nos tra­di­cio­na­les, Flo­ren­cia po­dría con­ver­tir­se en un par­que de atrac­cio­nes re­na­cen­tis­ta. –Tam­bién a mí me mo­les­tan las tien­das de cue­ro y te­las sin iden­ti­dad. El al­cal­de ac­tual Mat­teo Ren­zi, que lle­va tres años en el car­go, ha da­do un im­pul­so: en el an­ti­guo mo­nas­te­rio Con­ven­tino se ha crea­do un cen­tro de ta­lle­res ar­te­sa­nos. Las vi­si­tas guia­das por ellos po­drían re­pre­sen­tar una so­lu­ción. Al fin y al ca­bo, a Flo­ren­cia lle­gan 18.000 vi­si­tan­tes al día. Los flo­ren­ti­nos te­ne­mos que en­ten­der que si sal­va­mos a los ar­te­sa­nos, nos sal­va­mos no­so­tros tam­bién.

“Si sal­va­mos a los ar­te­sa­nos, nos sal­va­mos el res­to de los flo­ren­ti­nos“, afir­ma Nic­co­lò Ma­net­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.