d

Geo - - RGUDB R I K - Da­vid Lamb (es­te tex­to se pu­bli­có ori­gi­nal­men­te en la Smith­so­nian Ma­ga­zi­ne)

es­cu­brí la Ru­ta 66 cuan­do era ado­les­cen­te y au­to­es­to­pis­ta. Des­de en­ton­ces, la he re­co­rri­do en au­to­bús, au­to­ca­ra­va­na, Cor­vet­te y bi­ci­cle­ta. Ha­ce po­co vol­ví pa­ra re­en­con­trar­me con el tra­mo que más me gus­ta: el de Ari­zo­na, des­de Wins­low has­ta To­pock, ya en la fron­te­ra con Ca­li­for­nia. Los úl­ti­mos 250 ki­ló­me­tros son una sec­ción im­por­tan­te de los 3.840 ki­ló­me­tros ori­gi­na­les. El obi­tua­rio de la Ru­ta 66, es­cri­to tan­tas ve­ces des­de 1984, cuan­do se inau­gu­ró la ca­rre­te­ra in­tere­sa­ta­tal I-40 en­tre Chica­go y Los Ángeles, fue pre­ma­tu­ro. La ru­ta ha re­na­ci­do, no con el mis­mo ca­rác­ter que tu­vo una vez, pe­ro sí con di­na­mis­mo su­fi­cien­te pa­ra ase­gu­rar su fu­tu­ro.

En 1995, cuan­do via­jé por to­da la ru­ta a tra­vés del de­sier­to Pin­ta­do de Ari­zo­na del nor­te, Wins­low era una ciu­dad mo­ri­bun­da. La Ru­ta 66, re­bau­ti­za­da co­mo ca­lle se­gun­da y ter­ce­ra a su pa­so por la po­bla­ción, era un ba­ti­bu­rri­llo de tien­das ce­rra­das y ba­res de mal gus­to. La Po­sa­da, el úl­ti­mo de los cé­le­bres ho­te­les de la ca­de­na Fred Har­vey, es­ta­ba aban­do­na­da. Ha­bía ce­rra­do en 1957 pa­ra ser re­con­ver­ti­da en ofi­ci­nas de la com­pa­ñía fe­rro­via­ria San­ta Fe Rail­way. Sus es­plén­di­dos mu­ra­les, que re­pro­du­cían pai­sa­jes y flo­res del de­sier­to, ha­bían si­do re­pin­ta­dos. La re­cep­ción era un cen­tro de des­pa­cho de bi­lle­tes y los va­lio­sos mue­bles se ha­bían subas­ta­do. En 1992, in­clu­so la San­ta Fe Rail­way aban­do­nó el lu­gar y pro­pu­so ce­der el edi­fi­cio a la mu­ni­ci­pa­li­dad de Wins­low por un dó­lar. La ciu­dad con­tes­tó: “No, gra­cias”.

En 1994, Da­niel Lut­zick, Ti­na Mion y Allen Af­feldt –un gru­po de ami­gos– lle­ga­ron a Wins­low. Da­niel era es­cul­tor, Ti­na, pin­to­ra y Allen, de­fen­sor del me­dio am­bien­te. Los ha­bi­tan­tes los mi­ra­ban con una mez­cla de re­ce­lo y es­pe­ran­za. Los tres que­rían ha­cer­se con La Po­sa­da y res­tau­rar­la. Des­pués de tres años de ne­go­cia­cio­nes, la San­ta Fe Rail­way se la ven­dió al pre­cio del te­rreno: 126.000 eu­ros por 80.000 me­tros cua­dra­dos. El trío lle­gó en abril de 1997 y se pu­so a tra­ba­jar. Sie­te me­ses más tar­de, La Po­sa­da re­abrió con cin­co ha­bi­ta­cio­nes me­ticu­losa­men­te res­tau­ra­das. Los nue­vos pro­pie­ta­rios es­tu­vie­ron en nú­me­ros ro­jos du­ran­te cin­co años, pe­ro hoy el ho­tel, de 53 ha­bi­ta­cio­nes, es­tá com­ple­to ca­si to­das las no­ches y su res­tau­ran­te se con­si­de­ra uno de los me­jo­res del su­r­oes­te.

Con 50 asa­la­ria­dos, La Po­sa­da es la ma­yor em­pre­sa em­plea­do­ra de Wins­low. La ciu­dad ha sa­li­do de 50 años de le­tar­go y ha vis­to re­su­ci­tar su cen­tro con ca­lles y co­mer­cios re­no­va­dos. “La ar­qui­tec­tu­ra nos tra­jo aquí”, di­ce Allen Af­feldt, “pe­ro ha si­do la Ru­ta 66 la que nos ha brin­da­do el éxi­to, gra­cias a las gen­tes que van y vie­nen... Te­ner la 66 ba­jo la ven­ta­na mar­ca la di­fe­ren­cia”. Hoy, los re­si­den­tes a lo lar­go de la ru­ta se ocu­pan de ella con pasión re­no­va­da: la re­vis­ta Rou­te 66 cuen­ta con 70.000 sus­crip­to­res en 125 paí­ses. Des­de ha­ce seis años, la ciu­dad de Tul­sa (Oklaho­ma) or­ga­ni­za un ma­ra­tón por su tra­mo que, en su úl­ti­ma edi­ción, atra­jo a 12.000 co­rre­do­res. Una ins­ti­tu­ción ca­ri­ta­ti­va de Mon­ta­na es­tá ela­bo­ran­do un ma­pa de­ta­lla­do pa­ra ci­clis­tas. El Na­tio­nal Park Service ha crea­do un pro­gra­ma de con­ser­va­ción del patrimonio pa­ra ayu­dar a la reha­bi­li­ta­ción de lu­ga­res sig­ni­fi­ca­ti­vos del ca­mino ori­gi­nal: ga­so­li­ne­ras

funky jun­to a mo­te­les con neo­nes anun­cian­do ha­bi­ta­cio­nes a dos dó­la­res y po­llo fri­to a 99 cén­ti­mos.

Al lle­gar al pue­blo de Se­lig­man,

Angel Del­ga­di­llo (84 años) me re­ci­bió en su pe­lu­que­ría: “¿Sa­bes? Cuan­do se abrió la I-40, in­clu­so los au­to­bu­ses Grey­hound nos aban­do­na­ron. Que la 66 ten­ga tan­ta ac­ti­vi­dad me pa­re­ce ca­si irreal”. En Se­lig­man (500 ha­bi­tan­tes), hay tre­ce tien­das de re­cuer­dos.

“¡Un au­to­bús de tu­ris­mo!”, gri­tó Myr­na, la hi­ja de Angel. Él se apre­su­ró a su tien­da, al en­cuen­tro de un gru­po de tu­ris­tas ale­ma­nes. Les sa­lu­dó con fuer­tes apre­to­nes de mano: “Bue­nos días, ¡bienvenidos!” Los vi­si­tan­tes hi­cie­ron aco­pio de pos­ta­les, pe­ga­ti­nas, fal­sas pla­cas de la ru­ta, fotos de los años trein­ta... Pre­gun­té a un tu­ris­ta por qué un ex­tran­je­ro pre­fie­re pa­sar sus

va­ca­cio­nes en es­ta ru­ta an­tes que en Nue­va York, Los Ángeles o Dis­ney World y me di­jo: “Co­no­ci­mos la 66 a tra­vés de una se­rie an­ti­gua de te­le­vi­sión, en la que dos jó­ve­nes con­du­cían un Che­vro­le­te Cor­vet­te ( Rou­te 66 fue una se­rie ame­ri­ca­na muy po­pu­lar en los se­sen­ta). Pa­ra no­so­tros es­te tra­yec­to es el víncu­lo con Amé­ri­ca, una es­pe­cie de sím­bo­lo de vues­tra li­ber­tad, vues- tra bús­que­da de opor­tu­ni­da­des”.

Na­ci­do en Se­lig­man, Angel es hi­jo de un em­plea­do de fe­rro­ca­rril que te­nía una sa­la de bi­llar y una bar­be­ría, pe­ro no po­día sa­car ade­lan­te a sus sie­te hi­jos: “En 1939, mi pa­dre en­gan­chó un re­mol­que a nues­tro Ford T, lo car­gó has­ta arri­ba y ce­rró la ca­sa”. Sus tres her­ma­nos, que ha­bían for­ma­do una or­ques­ta con Angel, de do­ce años, en­con­tra­ron tra­ba­jo en un club. Du­ran­te las cua­tro dé­ca­das si­guien­tes, to­ca­ron en to­da la 66: en bai­les uni­ver­si­ta­rios, de la le­gión ame­ri­ca­na, de los an­ti­guos com­ba­tien­tes, de fies­tas... “La ru­ta nos sal­vó”, di­ce quien fue re­bau­ti­za­do co­mo “el Angel de la ru­ta 66”.

Al oes­te de Se­lig­man, la cin­ta de al­qui­trán cru­za la re­ser­va de los in­dios hua­la­pais, so­bre una lla­nu­ra con enebros y mez­qui­tes. Los cor­ta­dos ro­jos su­je­tan el cie­lo en el ho­ri­zon­te. En los años 1850, el te­nien­te Ed­ward Bea­le si­guió es­te ca­mino con 44 hom­bres y 25 ca­me­llos traí­dos de Tú­nez. Abrie­ron la pri­me­ra ru­ta co­mer­cial de Ari­zo­na pa­ra el Go­bierno fe­de­ral, des­de Fort De­fian­ce, en la desem­bo­ca­du­ra del Mo­ja­ve, has­ta Ca­li­for­nia. La pri­me­ra lí­nea te­le­grá­fi­ca del su­r­oes­te lle­gó en­se­gui­da, le si­guie­ron

La cin­ta de al­qui­trán atra­vie­sa la re­ser­va de los in­dios hua­la­pais

los co­lo­nos.Y en 1926, los Ford T ne­gros des­ven­ci­ja­dos co­men­za­ron a avan­zar por la 66, a me­dio pa­vi­men­tar. No era la pri­me­ra del oes­te: la au­to­pis­ta Lin­coln se abrió en 1913 y re­co­rría 5.422 ki­ló­me­tros de Nue­va York a San Fran­cis­co. Pe­ro la 66 era sím­bo­lo de aven­tu­ras.

Una bri­llan­te pues­ta de sol en­cien­de el de­sier­to y el vien­to em­pu­ja los ama­ran­tos del tra­mo que lle­va a Trux­ton. Neo­nes ro­jos anun­cian el Fron­tier Mo­tel & Ca­fé, de los cin­cuen­ta. Ha­ce 33 años que co­no­cí por pri­me­ra vez a sus pro­pie­ta­rios, Mil­dred y Ray Brand. Años más tar­de, vol­ví pa­ra ver­les.

El pa­dras­tro de Ray, un hom­bre de 88 años, re­cor­da­ba ha­ber cap­tu­ra­do ca­ba­llos sal­va­jes en te­rri­to­rio de los in­dios che­ro­kees, an­tes de que Oklaho­ma se con­vir­tie­ra en un es­ta­do, en 1907. De vez en cuan­do, Mil­dred sa­lía de la co­ci­na pa­ra dar­me la bien­ve­ni­da y pre­gun­tar­me. “¿Si­gues via­jan­do en esa ca­ra­va­na?” “No, res­pon­dí, he en­con­tra­do al­go más len­to y me­nos ca­ro”. Afue­ra es­ta­ba apar­ca­da mi bi­ci­cle­ta con bol­sas col­gan­tes so­bre las rue­das. “Dios mío”, di­jo ella. En mi úl­ti­mo pe­ri­plo me ren­con­tré con Mil­dred. Te­nía 86 años y se que­ja­ba de la ma­la ca­li­dad de su tar­ta de man­za­na, en ma­nos del nue­vo ges­tor del mo­tel. Tras mo­rir su ma­ri­do en 1990, ha­bía de­ci­di­do que­dar­se en Trux­ton: “He pa­sa­do la vi­da en la Ru­ta 66. Es mi his­to­ria”.

Al día si­guien­te, fui en di­rec­ción oes­te, por las pen­dien­tes es­car­pa­das y ro­co­sas del ca­ñón Cro­zier. En Valentine, pa­sé an­te la es­cue­la in­dia, fren­te al co­le­gio “no in­dio”, am­bos ce­rra­dos. El ca­mino es­ta­ba lleno de ves­ti­gios: los res­tos de un mo­tel, una ga­so­li­ne­ra aban­do­na­da, un Ford Mus­tang oxi­da­do...

Me de­tu­ve en Hack­berry a to­mar un re­fres­co en la Ge­ne­ral Sto­re. El Cor­vet­te 1957 del pro­pie­ta­rio es­ta­ba es­ta­cio­na­do de­lan­te. Me abrí ca­mino en­tre es­tan­tes aba­rro­ta­dos de ar­ti­lu­gios y re­cuer­dos. John Prit­chard, pro­pie­ta­rio de la tien­da con su mu­jer, Kerry, co­men­zó a co­lec­cio­nar los ob­je­tos de la Ru­ta 66 en los años se­sen­ta, cuan­do la re­co­rría va­rias ve­ces al año: “La gen­te se des­em­ba­ra­za­ba de sus tras­tos vie­jos y me los da­ban por na­da”, cuen­ta. Prit­chard guar­dó los te­so­ros en dos al­ma­ce­nes. En 1998, se en­te­ró de que una Ge­ne­ral Sto­re es­ta­ba en ven­ta. La com­pró. To­dos los enamo­ra­dos de la ru­ta, los clu­bes de au­to­mo­vils­tas, los ci­clis­tas, los au­to­bu­ses se de­te­nían aquí. Hoy en día, el 90% de las per­so­nas que pa­ran son ex­tran­je­ros.

La ru­ta de as­fal­to par­chea­do cru­za­ba King­man, pa­ra­le­la a la au­to­pis­ta I-40, lue­go se des­via­ba ha­cia el de­sier­to y ju­ga­ba a la mon­ta­ña ru­sa en las Black Moun­tains. Nin­gún co­che en el ho­ri­zon­te. Apa­gué la ra­dio y se­guí por el si­len­cio.

Re­cor­dé lo que me ha­bía di­cho Roger Whi­te, con­ser­va­dor del mu­seo de His­to­ria Ame­ri­ca­na del Ins­ti­tu­to Smith­so­nian (Washington), don­de se ex­po­ne un tra­mo de la ru­ta: “La 66 es el sím­bo­lo de Es­ta­dos Uni­dos des­de 1920 a 1950. De Chica­go a la cos­ta oes­te, fue la ru­ta de las mi­gra­cio­nes de las fa­mi­lias du­ran­te la Gran De­pre­sión, de los mi­li­ta­res mo­vi­li­za­dos en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, de los ve­te­ra­nos en bus­ca de una nue­va ca­sa. Si en al­gún lu­gar exis­tía una vi­da me­jor, la ru­ta 66 te lle­va­ba allí”.

Pa­ré en el ve­ne­ra­ble Ho­tel Oat­man, de 109 años, pa­ra co­mer una ham­bur­gue­sa de bi­son­te, lue­go con­du­je has­ta To­pock. Me gua­re­cí ba­jo el puen­te que per­mi­te a la Ru­ta 66 sal­var el río Co­lo­ra­do, an­cho y cal­mo. En la otra ori­lla es­tá Ca­li­for­nia, co­mien­zo y des­tino fi­nal de tan­tos soñadores ame­ri­ca­nos.

La Ru­ta 66 une Chica­go y Los Ángeles a lo lar­go de 3.840 ki­ló­me­tros. El tra­mo que pa­sa por Ari­zo­na (iz­da) re­co­rre 250.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.