El re­tro­ce­so alar­man­te de una re­li­gión

Per­se­cu­ción, éxo­do, emi­gra­ción eco­nó­mi­ca, len­ta de­ca­den­cia: la si­tua­ción va­ría de un país a otro, pe­ro en con­jun­to no hay lu­gar a du­das: en Orien­te Pró­xi­mo la po­bla­ción cris­tia­na es­tá en pro­ce­so de des­apa­ri­ción.

Geo - - RGUDB R I K -

La con­quis­ta de Orien­te Pró­xi­mo por los ára­bes en el si­glo VII sig­ni­fi­có no so­lo la ocu­pa­ción de un te­rri­to­rio, sino el so­me­ti­mien­to de la re­gión don­de ha­bían sur­gi­do las pri­me­ras co­mu­ni­da­des cris­tia­nas. La ex­pan­sión mar­ca el ini­cio de la is­la­mi­za­ción. En el nue­vo Im­pe­rio, go­ber­na­do por los ca­li­fas, se res­pe­ta­ba la di­ver­si­dad de creen­cias re­li­gio­sas: se to­le­ra­ba la pre­sen­cia de los dhim­mi, po­bla­ción ju­día y cris­tia­na que, si bien te­nía una po­si­ción so­cial in­fe­rior, so­lía re­ci­bir pro­tec­ción con­tra las per­se­cu­cio­nes.

La si­tua­ción cam­bió en el si­glo XIX con la in­tru­sión de las po­ten­cias co­lo­nia­les oc­ci­den­ta­les, que se eri­gie­ron en de­fen­so­res de los cris­tia­nos de la zo­na, así co­mo con el na­ci­mien­to del na­cio­na­lis­mo ára­be, que as­pi­ra­ba a crear un Es­ta­do ho­mo­gé­neo. En­ton­ces se ini­cia­ron las per­se­cu­cio­nes de las mi­no­rías: si en 1900 uno de ca­da cin­co ha­bi­tan­tes de Orien­te Pró­xi­mo era cris­tiano, hoy la pro­por­ción es de uno a vein­te. El nú­me­ro to­tal se es­ti­ma en­tre diez y do­ce mi­llo­nes. Sus cir­cuns­tan­cias va­rían de un país a otro: En Irak, los cris­tia­nos su­fren las con­se­cuen­cias de la de­ba­cle po­lí­ti­ca del Es­ta­do ira­quí tras la in­va­sión, la ocu­pa­ción por tro­pas oc­ci­den­ta­les en 2003 y la gue­rra ci­vil.

Los lí­de­res cris­tia­nos en Si­ria te­men un fu­tu­ro es­ce­na­rio si­mi­lar si el ré­gi­men del dic­ta­dor Bas­har al As­sad es de­rro­ca­do. El pro­pio As­sad per­te­ne­ce a la co­rrien­te re­li­gio­sa mi­no­ri­ta­ria chií del alauis­mo. As­sad pa­gó el apo­yo de los cris­tia­nos con la pro­me­sa de ofre­cer­les pro­tec­ción, así co­mo la con­ce­sión de car­gos en el ejér­ci­to y los ser­vi­cios se­cre­tos. Aun­que al­gu­nos cris­tia­nos fi­gu­ran en las fi­las de los opo­si­to­res a As­sad –fun­da­men­tal­men­te su­níes–, en su ma­yo­ría van a la gue­rra sin con­vic­ción y por el pa­vor a po­si­bles re­pre­sa­lias.

El mo­de­lo que im­pe­ró du­ran­te mu­cho tiem­po en Egip­to fue el de un Es­ta­do po­li­cial bru­tal, que man­tu­vo siem­pre vi­vo el mie­do al caos y a la ra­di­ca­li­za­ción is­la­mis­ta. A tra­vés de un con­trol es­tric­to de la so­cie­dad y la su­pre­sión de li­ber­ta­des, esa es­ci­sión ét­ni­ca y re­li­gio­sa se ahon­dó (co­mo en el ca­so de Si­ria, la pro­por­ción de cris­tia­nos en es­te país se es­ti­ma en un 5%). Sin em­bar­go, al co­mien­zo de las re­vo­lu­cio­nes y pro­tes­tas co­no­ci­das co­mo la Pri­ma­ve­ra Ára­be, jó­ve­nes cop­tos (cris­tia­nos) y mu­sul­ma­nes par­ti­ci­pa­ron jun­tos en las ma­ni­fes­ta­cio­nes en las ca­lles, mos­tran­do Bi­blias y Co­ra­nes. Los ex­per­tos ven en el es­tre­cha­mien­to de re­la­cio­nes amis­to­sas con los cris­tia­nos un in­di­cio de la dis­po­si­ción pa­ra bus­car una al­ter­na­ti­va de­mo­crá­ti­ca en los Es­ta­dos agi­ta­dos por las re­vuel­tas. Pe­ro el ba­lan­ce en Egip­to pue­de ca­li­fi­car­se de me­dio­cre: en ese pe­rio­do mu­rie­ron de­ce­nas de cop­tos, aun­que has­ta aho­ra no se han pro­du­ci­do hui­das ma­si­vas ge­ne­ra­das por la vio­len­cia y la per­se­cu­ción.

En Is­rael y en los Te­rri­to­rios Pa­les­ti­nos la si­tua­ción de los cris­tia­nos es pa­ra­dó­ji­ca. Por una par­te, en lo que res­pec­ta a la for­ma­ción pro­fe­sio­nal y a las ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les, los cris­tia­nos tie­nen más éxi­to que los mu­sul­ma­nes e in­clu­so que los ju­díos. Por otro la­do, el por­cen­ta­je de cris­tia­nos es mí­ni­mo en la ciu­dad de Je­ru­sa­lén: si en 1948, año de crea­ción del Es­ta­do de Is­rael, una quin­ta par­te de sus ha­bi­tan­tes era cris­tia­na, hoy la pro­por­ción se si­túa por de­ba­jo del 2%. In­clu­so en Be­lén el des­cen­so es tan acu­sa­do que es­tán en mi­no­ría con res­pec­to a los mu­sul­ma­nes. Los cris­tia­nos es­tán atra­pa­dos en el epi­cen­tro del con­flic­to ára­be-is­rae­lí. El que pue­de hu­ye: las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas en Oc­ci­den­te aco­gen a los re­cién lle­ga­dos, allí en­cuen­tran me­jo­res pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro. Ade­más, tan­to en Tie­rra San­ta co­mo en to­do Orien­te Pró­xi­mo, la ta­sa de na­ta­li­dad de la po­bla­ción cris­tia­na es in­fe­rior a la de la mu­sul­ma­na, lo que cons­ti­tu­ye un mo­ti­vo más de su de­cli­ve, jun­to a la per­se­cu­ción, el éxo­do y la emi­gra­ción eco­nó­mi­ca.

Al­go si­mi­lar su­ce­de en Lí­bano. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas, en nin­gún otro lu­gar del Le­van­te me­di­te­rrá­neo vi­ven tan­tos cris­tia­nos co­mo aquí: al­go más de un ter­cio de los ha­bi­tan­tes. Se­gún la Cons­ti­tu­ción, en Lí­bano los cris­tia­nos tie­nen de­re­cho a ocu­par la mi­tad de los es­ca­ños en el Par­la­men­to; el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y el je­fe del ejér­ci­to de­ben ser cris­tia­nos. Pe­ro es­tas re­glas de pro­por­cio­na­li­dad no han evi­ta­do el im­por­tan­te des­cen­so de la po­bla­ción cris­tia­na li­ba­ne­sa y el pe­li­gro de que des­apa­rez­ca en el fu­tu­ro. Cuan­do Lí­bano lo­gró su in­de­pen­den­cia en 1943, los cris­tia­nos eran la ma­yo­ría de la po­bla­ción, un da­to in­con­ce­bi­ble hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.