La di­nas­tía de los can­te­ros

En el ta­ller So­llaz­zi­ni las obras de arte se cin­ce­lan en már­mol, gra­ni­to y ye­so.

Geo - - RGUDB R I K -

De­ba­jo de una ca­pa de fino pol­vo de már­mol, ya­ce el ta­ller de los can­te­ros So­llaz­zi­ni, co­mo con­ge­la­do. En las me­sas hay cin­ce­les y guan­tes; en las pa­re­des, ca­pi­te­les ele­gan­tes y re­lie­ves de ye­so y pie­dra. De un rincón so­bre­sa­len unas copias de los gran­dio­sos pi­la­res de Ni­co­la Pi­sano. “El mun­do de los can­te­ros flo­ren­ti­nos ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te”, afir­ma An­drea Po­lli, 74 años, bis­nie­to del fun­da­dor de la em­pre­sa y úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te de su di­nas­tía. “Hoy tra­ba­ja­mos co­mo res­tau­ra­do­res y la ma­yo­ría de las ve­ces fue­ra, don­de es­tán los clien­tes.” De ni­ño, pa­só tiem­po en­tre nu­bes de pol­vo, mi­ran­do a los can­te­ros de su abue­lo: 40 hom­bres que cor­ta­ban, li­ma­ban y pu­lían már­mol, gra­ni­to, tra­ver­tino, te­zontle u óni­ce y crea­ban copias per­fec­tas del Da­vid de Mi­guel Ángel o la Pie

dad de Pa­les­tri­na. Con ellas, los no­bles y obis­pos de­co­ra­ban sus palacios e igle­sias. Pe­ro lle­gó la cri­sis: el Con­ci­lio Va­ti­cano II (1962-1965) abo­lió la sun­tuo­si­dad en las igle­sias. Y los flo­ren­ti­nos en­via­ron sus obras so­bre to­do a Es­ta­dos Uni­dos, a co­mu­ni­da­des aman­tes del kitsch ecle­siás­ti­co. Aquí cam­bió el en­fo­que del tra­ba­jo, que de­ri­vó a la res­tau­ra­ción: los ar­te­sa­nos de So­llaz­zi­ni, por ejem­plo, de­vol­vie­ron su an­ti­guo es­plen­dor al Pa­laz­zo Pic­co­lo­mi­ni. Lle­ga un nue­vo en­car­go: una es­cul­tu­ra de pie­dra, un ori­gi­nal de már­mol que ador­na la ca­te­dral de Sie­na, en la que tra­ba­ja Da­miano Lu­rrai (fo­to pe­que­ña). Pe­ro los tiem­pos de la cos­to­sa con­ser­va­ción de mo­nu­men­tos tam­bién han pa­sa­do: “Asis­ti­mos al de­rrum­be de nues­tros bie­nes cul­tu­ra­les: en lu­gar de ase­gu­rar­los me­dian­te una re­cons­truc­ción ex­per­ta, se en­car­gan arre­glos ba­ra­tos”, ex­pli­ca An­drea Po­lli. La clien­te­la adi­ne­ra­da vie­ne de los Emi­ra­tos Ára­bes: los je­ques en­car­gan en Flo­ren­cia “ba­ños de las mil y una no­ches” y So­llaz­zi­ni se los pro­por­cio­na. El ne­go­cio de­be se­guir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.