A gol­pes del mar­ti­llo can­ta­rín

Las obras de Pie­ro y Fran­ces­co Sig­no­ri­ni son au­tén­ti­cas obras del arte de la fi­li­gra­na.

Geo - - RGUDB R I K -

El reino de lla­ves y ce­rra­du­ras an­ti­guas, pi­ca­por­tes, he­rra­jes y bi­sa­gras se ex­tien­de por el ba­rrio his­tó­ri­co Og­nis­san­ti. En la he­rre­ría ar­te­sa­nal de los Sig­no­ri­ni re­tum­ba el pop ita­liano. A Pie­ro, de 70 años, y su hi­jo Fran­ces­co, de 37 (fo­to pe­que­ña), les gus­ta can­tar mien­tras tra­ba­jan. Se lle­van bien, in­clu­so en los días de mu­cho es­trés; por ejem­plo, cuan­do tie­nen que ter­mi­nar un mon­tón de ti­ra­do­res, se­gún unos mo­de­los del si­glo XV. Pri­me­ro to­ca dar la for­ma co­rrec­ta al la­tón , lue­go ce­pi­llar­los, pu­lir­los y al fi­nal apli­car­les la pá­ti­na. Los Sig­no­ri­ni ha­cen to­do a mano, igual que ha­ce 600 años. La úni­ca di­fe­ren­cia es que la pu­li­do­ra fun­cio­na con elec­tri­ci­dad en vez de te­ner que pi­sar cons­tan­te­men­te los pe­da­les y el hie­rro se po­ne al ro­jo vi­vo so­bre una lla­ma de gas, en vez de un fue­go de car­bón, pa­ra lue­go fra­guar­lo con el mar­ti­llo (fo­to pe­que­ña). Es­ta ce­rra­je­ría ar­te­sa­na es la úl­ti­ma de su sec­tor en Flo­ren­cia. Los Sig­no­ri­ni tie­nen cer­ca de cien mo­de­los di­fe­ren­tes de lla­ves an­ti­guas en su co­lec­ción; pe­que­ñas obras de arte con ani­llos de­co­ra­ti­vos de fi­li­gra­na y pa­le­tas per­fec­tas, re­sul­ta­do de una sol­da­du­ra muy re­fi­na­da he­cha con pa­cien­cia “y con en­ten­di­mien­to”, co­mo afir­ma el hi­jo: “Una lla­ve re­quie­re fá­cil­men­te do­ce ho­ras de tra­ba­jo.” Por eso, se­me­jan­te obra maes­tra va­le en­tre 300 y 450 eu­ros; so­lo los aman­tes de es­te arte es­tán dis­pues­tos a pa­gar­lo. Fran­ces­co ha apren­di­do en el ta­ller de su pa­dre: “¡Tie­nes que cap­tar con los ojos lo que no se pue­de ex­pli­car con las pa­la­bras!”, le in­sis­tía su vie­jo. De ni­ño, cuan­do los do­min­gos ayu­da­ba a su pa­dre a re­co­ger el ta­ller, Fran­ces­co sa­bía que iba a se­guir el ne­go­cio. No se han arre­pen­ti­do, aun­que sos­pe­chan que su ofi­cio no tie­ne un gran fu­tu­ro. Los nue­vos ve­ci­nos del cas­co his­tó­ri­co so­lo en­tran en la tien­da pa­ra que­jar­se “de los gol­pes con­ti­nuos de la he­rre­ría.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.