En cier­tos pro­gra­mas, las me­di­das más efi­cien­tes han re­sul­ta­do ser muy ba­ra­tas

Geo - - GEONOTICIAS -

día. Aa­ron Thind­wa lle­va una vi­da nor­mal y es el ciu­da­dano pro­to­ti­po de las re­gio­nes más po­bres del pla­ne­ta. Su per­fil apor­ta una can­ti­dad sig­ni­fi­ca­ti­va de in­for­ma­ción a nues­tro es­tu­dio. Thind­wa for­ma par­te de un ex­pe­ri­men­to que tra­ta de res­pon­der a una cues­tión im­por­tan­te: ¿es la pers­pec­ti­va de ga­nar di­ne­ro, de te­ner in­gre­sos, la prin­ci­pal mo­ti­va­ción y el mo­tor de las ac­cio­nes de la gen­te po­bre? ¿O hay otros mo­ti­vos –el re­co­no­ci­mien­to so­cial, el es­ta­tus...– con un pa­pel mu­cho más im­por­tan­te?

A es­tas pre­gun­tas quie­re res­pon­der Na­va Ash­raf, eco­no­mis­ta de la Es­cue­la de Ne­go­cios de Har­vard, en co­la­bo­ra­ción con el de­par­ta­men­to de in­ves­ti­ga­ción de J-PAL. La cues­tión so­bre las mo­ti­va­cio­nes de los po­bres nun­ca ha si­do abor­da­da des­de una pers­pec­ti­va cien­tí­fi­ca. Siem­pre se ha acep­ta­do que cuan­to más po­bre se es, ma­yor im­por­tan­cia se da al di­ne­ro. La lu­cha por la su­per­vi­ven­cia no de­ja mar­gen a otras as­pi­ra­cio­nes. Pa­ra re­vi­sar es­ta hi­pó­te­sis, Na­va Ash­raf y dos in­ves­ti­ga­do­ras más han pues­to en prác­ti­ca un ex­pe­ri­men­to “ran­do­mis­ta” muy com­pli­ca­do: han re­gis­tra­do en una fi­cha a los 1.222 pe­lu­que­ros y bar­be­ros de Lusaka y los han dis­tri­bui­do en cua­tro gru­pos. Ca­da gru­po tie­ne la mis­ma ta­rea: re­par­tir o ven­der el ma­yor nú­me­ro po­si­ble de con­do­nes fe­me­ni­nos ( Fe­mi­do­me), muy po­pu­la­res en al­gu­nos paí­ses de Áfri­ca. El ex­pe­ri­men­to es un pre­tex­to pa­ra otro es­tu­dio di­fe­ren­te: de­ter­mi­nar cuál de los cua­tro gru­pos se in­vo­lu­cra más en la ac­ti­vi­dad: el que va a ga­nar mu­cho di­ne­ro por ca­da con­dón ven­di­do; el que no ga­na ca­si na­da por ca­da ven­ta; el que no ob­tie­ne nin­gún be­ne­fi­cio en ab­so­lu­to; o el gru­po que es gra­ti­fi­ca­do con el re­co­no­ci­mien­to per­so­nal –por ca­da con­dón ven­di­do

Bill Ga­tes, el ma­yor do­nan­te mun­dial pa­ra ayu­da al desa­rro­llo, dis­fru­ta in­vi­tan­do a ce­nar de vez en cuan­do a es­ta pro­fe­so­ra de 39 años que sue­le co­men­zar sus con­fe­ren­cias di­cien­do: “Soy ba­ji­ta, fran­ce­sa y no muy gran­di­lo­cuen­te.” Na­die co­mo ella va a ofre­cer­le va­lo­ra­cio­nes tan po­co in­dul­gen­tes, pe­ro cons­truc­ti­vas, so­bre el ne­go­cio de la ayu­da, el aid bu­si­ness. La fun­da­do­ra del J-PAL tam- se re­ci­be una es­tre­lla que se fi­ja en un pós­ter en un lu­gar vi­si­ble y se es hon­ra­do co­mo me­jor ven­de­dor en una ce­re­mo­nia a la que se in­vi­ta a sus ami­gos–. Si Na­va Ash­raf y su equi­po hu­bie­ran apos­ta­do, ha­brían pen­sa­do que ven­cía el gru­po que ga­na­ba más di­ne­ro.

CUAN­DO EST­HER DU­FLO se plan­teó ha­ce años usar los mé­to­dos de las cien­cias ex­pe­ri­men­ta­les pa­ra me­dir la efec­ti­vi­dad de la ayu­da al desa­rro­llo, mu­chos eco­no­mis­tas qui­sie­ron di­sua­dir­la. ¿Ex­pe­ri­men­tos cien­tí­fi­cos fue­ra del la­bo­ra­to­rio? ¡Ol­ví­da­lo! bién tie­ne mu­cho pre­di­ca­men­to en­tre los aca­dé­mi­cos. En 2009 ob­tu­vo la lla­ma­da “be­ca pa­ra ge­nios” de la Fun­da­ción Ma­cArt­hur y el pre­mio al me­jor eco­no­mis­ta me­nor de 40 años, re­co­no­ci­mien­to con­si­de­ra­do co­mo la an­te­sa­la del pre­mio No­bel.

Pe­ro Est­her Du­flo tam­bién tie­ne ad­ver­sa­rios. Por­que los “ran­do­mis­tas” des­man­te­lan cer­te­zas muy arrai­ga­das con más ce­le­ri­dad de la que cons­tru­yen otras nue­vas. El mi­to más fa­mo­so que ha des­trui­do su ac­ción im­pla­ca­ble es el de los mi­cro­cré­di­tos. Muham­mad Yu­nus los po­pu­la­ri­zó ha­ce tres

dé­ca­das pa­ra ofre­cer prés­ta­mos de cuan­tía ín­fi­ma a per­so­nas po­bres sin ac­ce­so a un prés­ta­mo tra­di­cio­nal. Yu­nus fue ga­lar­do­na­do con el pre­mio No­bel de la Paz por­que los mi­cro­cré­di­tos no so­lo in­cen­ti­van el es­pí­ri­tu em­pren­de­dor, tam­bién el pa­pel de la mu­jer, y me­jo­ran la sa­lud de la in­fan­cia y su ren­di­mien­to es­co­lar. El mi­cro­cré­di­to es una se­mi­lla de la que ger­mi­na una vi­da me­jor.

In­ves­ti­ga­do­res del J-PAL so­me­tie­ron los pro­gra­mas a sus prue­bas, con re­sul­ta­dos muy con­tro­ver­ti­dos. Una vez ana­li­za­dos los da­tos, al­gu­nos los in­ter­pre­tan co­mo la evi­den­cia de la to­tal inope­ran­cia de los mi­cro­cré­di­tos. Las gran­des pro­me­sas de Yu­nus no se vie­ron con­fir­ma­das en la reali­dad.

Est­her Du­flo lo ve de otro mo­do: “He­mos des­cu­bier­to que los mi­cro­cré­di­tos lo­gran jus­to lo que pre­ten­den: dar cré­di­tos a la gen­te po­bre, un gran ade­lan­to”. Con ese di­ne­ro la gen­te com­pra te­le­vi­so­res o pa­ga sus deu­das de jue­go, o in­vier­te en un ne­go­cio. Pe­ro los cré­di­tos no lo­gran na­da más que eso. En com­pa­ra­ción con los gru­pos de con­trol que no tu­vie­ron prés­ta­mo, los re­cep­to­res no dis­fru­tan de me­jo­res con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias, más de­re­chos o me­jor for­ma­ción cul­tu­ral.

“NO­SO­TROS ES­TA­MOS a fa­vor de los mi­cro­cré­di­tos”, aclara Du­flo, “pe­ro tra­ta­mos de evi­tar las ex­pec­ta­ti­vas exa­ge­ra­das que al­gu­nos pro­me­ten”. La in­dus­tria de las mi­cro­fi­nan­zas, que mue­ve un vo­lu­men de ne­go­cio su­pe­rior a los 60.000 mi­llo­nes de dó­la­res, lu­cha con­tra los es­tu­dios de los “ran­do­mis­tas”. Du­flo reac­cio­na con su im­pa­si­ble frial­dad: “In­ten­ta­mos ayu­dar­les. Pe­ro re­cha­zan nues­tra ofer­ta. Es la­men­ta­ble”.

Aho­ra, los in­ves­ti­ga­do­res van a po­ner en prác­ti­ca una nue­va po­lí­ti­ca de ac­tua­ción en ayu­da al desa­rro­llo: la com­mu­nity par­ti­ci­pa

tion, ba­sa­da en que cuan­to ma­yor es la par­ti­ci­pa­ción co­mu­ni­ta­ria en los pro­yec­tos de un pue­blo, me­jo­res pers­pec­ti­vas de éxi­to hay. A tra­vés de es­tos me­ca­nis­mos de in­ter­ven­ción ciu­da­da­na, el po­der se trans­fie­re de las éli­tes al pue­blo. El Ban­co Mun­dial in­vier­te el 9% de su gas­to en pro­yec­tos de es­te ti­po, es de­cir mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res so­bre la ba­se de una su­pues­ta efi­cien­cia que no ha si­do ana­li­za­da de for­ma sis­te­má­ti­ca.

La in­ves­ti­ga­do­ra del J-PAL sí lo ha he­cho y ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que con los pro­yec­tos de ayu­da al desa­rro­llo se han trans­for­ma­do mu­chas co­sas en las al­deas, pe­ro ni mu­cho me­nos el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes. El po­der de las éli­tes si­gue in­tac­to, pe­se a la par­ti­ci­pa­ción de la co­mu­ni­dad.

Una tar­de oto­ñal en Bos­ton la in­ves­ti­ga­do­ra nos ex­po­ne los re­sul­ta­dos de sus ex-

pe­ri­men­tos. Su es­tu­dio pue­de des­en­ca­de­nar una nue­va cri­sis en los cen­tros de po­der de los or­ga­nis­mos de ayu­da al desa­rro­llo. Han fra­ca­sa­do las desor­bi­ta­das pro­me­sas.

NO ES FÁ­CIL apli­car el mo­de­lo ex­pe­ri­men­tal alea­to­ri­za­do en Lusaka. La ma­yo­ría de los dos mi­llo­nes de per­so­nas que vi­ven en la ciu­dad lo ha­ce en es­pa­cios re­du­ci­dí­si­mos de blo­ques cua­dra­dos, en ca­lles sin nom­bre, en­tre los que hay te­rre­nos de tie­rra ro­ja que las cam­pe­si­nas re­mue­ven con aza­do­nes o las ma­nos. La ca­pi­tal de Zam­bia es un pue­blo. Las in­ves­ti­ga­do­ras en­via­ron a un equi­po de 24 per­so­nas a re­co­rrer du­ran­te dos me­ses ca­da ca­lle, pa­ra re­gis­trar a to­dos los pe­lu­que­ros y bar­be­ros, la ma­yo­ría de los cua­les te­nían sus ne­go­cios en cho­zas mi­se­ra­bles.

La ta­rea fue ar­dua y pe­li­gro­sa. En uno de los ba­rrios, las in­ves­ti­ga­do­ras fue­ron asal­ta­das y ex­pul­sa­das. Me­dian­te GPS se de­ter­mi­nó la po­si­ción más o me­nos exac­ta de to­das las pe­lu­que­rías de Lusaka y los da­tos se tras­la­da­ron a ma­pas pa­ra lo­ca­li­zar los lo­ca­les en vi­si­tas pos­te­rio­res. Lo que no siem­pre fue po­si­ble. La po­bre­za es po­co com­pa­ti­ble con la cons­tan­cia: las per­so­nas es­tán en con­ti­nuo mo­vi­mien­to, se mu­dan de do­mi­ci­lio, hu­yen de los due­ños de las fincas, bus­can em­pleos tran­si­to­rios, emi­gran a tra­ba­jos es­ta­cio­na­les de los paí­ses ve­ci­nos, re­gre­san, en­cuen­tran nue­vos so­cios, mue­ren. Un mun­do con­vul­so y fe­bril: una pe­sa­di­lla pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res.

Los pe­lu­que­ros fue­ron asig­na­dos al azar a ca­da uno de los cua­tro gru­pos de con­trol: el que ob­tie­ne mu­cho di­ne­ro por ca­da pre­ser­va­ti­vo ven­di­do, el que sa­ca po­ca ga­nan­cia, el que tra­ba­ja de for­ma vo­lun­ta­ria sin es­pe­rar re­com­pen­sa y el que as­pi­ra al re­co­no­ci­mien­to por su la­bor. La dis­tri­bu­ción de los pa­pe­les se rea­li­za me­dian­te un pro­gra­ma de or­de­na­dor, nun­ca di­rec­ta­men­te por las per­so­nas, de mo­do que ca­da in­di­vi­duo tie­ne las mis­mas pro­ba­bi­li­da­des de ser asig­na­do a cual­quie­ra de los gru­pos. Es­to es im­por­tan­te.

An­tes de rea­li­zar es­te es­tu­dio con­cre­to de asig­na­ción alea­to­ria, Gra­ce Msi­chi­li, la di­rec­to­ra na­ti­va del en­sa­yo, ya ha­bía par­ti­ci­pa-

do en mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes so­cio­ló­gi­cas que apli­ca­ban el mé­to­do con­ven­cio­nal. En esos ca­sos, los in­ves­ti­ga­do­res, pa­ra evi­tar pro­ble­mas, de­jan al ar­bi­trio de los en­cues­ta­do­res las pre­gun­tas y la elec­ción del en­tre­vis­ta­do: “Na­tu­ral­men­te, es­co­ge­mos a los más sim­pá­ti­cos y, en­tre ellos, al que se mues­tra más dis­pues­to a dar in­for­ma­ción”.

Así, de en­tra­da, ya es­tá vi­cia­do el es­tu­dio: un error en la elec­ción de los par­ti­ci­pan­tes dis­tor­sio­na el análisis e in­va­li­da las con­clu­sio­nes. Si so­lo se con­si­de­ran los da­tos de la gen­te sim­pá­ti­ca y ex­tro­ver­ti­da, no lle­ga­mos a sa­ber na­da so­bre los tí­mi­dos y ta­ci­tur­nos, que qui­zá ten­gan opi­nio­nes di­fe­ren­tes.

Exis­ten otros mu­chos ries­gos de error y so­lo un me­dio de com­ba­tir­los: la se­lec­ción alea­to­ri­za­da. Con ella se neu­tra­li­zan las pre­di­lec­cio­nes del in­ves­ti­ga­dor. Evi­ta asi­mis­mo que in­flu­yan otros fac­to­res que no sean los da­tos de in­te­rés pa­ra el en­sa­yo. En po­cas pa­la­bras: di­fi­cul­ta al má­xi­mo la la­bor de los in­ves­ti­ga­do­res. “Tie­nes que ser muy du­ra con­ti­go mis­ma; si no, los análisis es­tán con­de­na­dos al fra­ca­so”, afir­ma Na­va Ash­raf, que tam­bién es du­ra con sus co­la­bo­ra­do­res. Ash­raf no ha cam­bia­do su es­ti­lo bos­to­niano en Lusaka: za­pa­tos de ta­cón, blu­sa blanca, tra­je de cha­que­ta. Es el ca­rác­ter opues­to de Est­her Du­flo, con sus ges­tos ex­pre­si­vos y son­ri­sa.

Pe­ro am­bas com­par­ten la mis­ma am­bi­ción en sus pro­yec­tos. Mu­chos jó­ve­nes cien­tí­fi­cos, ejer­ci­ta­dos en pro­ce­di­mien­tos clá­si­cos y de­cep­cio­na­dos por el fra­ca­so de la ayu­da al desa­rro­llo, han de­ci­di­do aden­trar­se en es­te nue­vo cam­po de in­ves­ti­ga­ción. Traen con­si­go un am­plio ba­ga­je, y tam­bién mu­chos idea­les.

Na­va Ash­raf creó su pri­mer pro­yec­to de ayu­da con tre­ce años, en “pue­blo muy blan­co” del oes­te de Ca­na­dá, don­de cre­ció cuan­do su fa­mi­lia hu­yó de Irán. Pe­ro la ex­pe­rien­cia la­bo­ral fun­da­men­tal la ad­qui­rió du­ran­te unas prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les en el Ban­co Mun­dial, en el de­par­ta­men­to de es­tra­te­gias del sec­tor ru­ral. “Allí nin­gún es­tra­te­ga te­nía ex­pe­rien­cia di­rec­ta en el me­dio ru­ral. No te­nían ni idea de có­mo vi­ven los cam­pe­si­nos en el Ter- cer Mun­do”, afir­ma Ash­raf. Al con­cluir ese mó­du­lo de for­ma­ción, vi­vió un tiem­po en un pue­blo de Sie­rra Leo­na.

En Lusaka la in­ves­ti­ga­do­ra ani­ma al gru­po de en­cues­ta­do­res a que se lan­cen de nue­vo a las ca­lles y re­co­rran los ba­rrios de cha­bo­las pa­ra acla­rar las úl­ti­mas in­cohe­ren­cias de los cues­tio­na­rios y ase­gu­rar que el es­tu­dio con­clu­ye de for­ma co­rrec­ta: es la fa­se de las úl­ti­mas com­pro­ba­cio­nes.

DU­RAN­TE UN AÑO se han rea­li­za­do tre­ce en­tre­vis­tas a ca­da pe­lu­que­ro: un vo­lu­men de in­for­ma­ción enor­me pa­ra un es­tu­dio, “con me­nos, el tra­ba­jo ado­le­ce­ría de inexac­ti­tud”, afir­ma Ash­raf. Ca­da blo­que de in­for­ma­ción re­co­pi­la­da cons­ta de un for­mu­la­rio mi­nu­cio­so de quin­ce pá­gi­nas con pre­gun­tas co­mo: ¿cuán­tas si­llas y se­ca­do­res tie­ne el lo­cal? ¿Qué te mo­ti­va pa­ra ser pe­lu­que­ro? –La ma­yo­ría con­tes­ta: “cam­biar el as­pec­to y em­be­lle­cer a la gen­te”–. ¿Cuá­les son los te­mas de con­ver­sa­ción más fre­cuen­tes en­tre los clien­tes? –So­bre to­do, “sus hi­jos, el si­da, sus re­la­cio­nes, fu­ne­ra­les...”–. ¿Quién com­pra los pre­ser­va­ti­vos? –“Per­so­nas sol­te­ras, tra­ba­ja­do­res se­xua­les y pros­ti­tu­tas”–. ¿Es­tás sa­tis­fe­cho con tu vi­da? –La ma­yo­ría, no–. So­lo con mu­chas pre­gun­tas de es­te ti­po se pue­den ob­te­ner res­pues­tas idó­neas: ¿Son los pe­lu­que­ros “ri­cos” los más in­tere­sa­dos en el es­ta­tus so­cial? ¿O más bien los po­bres? ¿Es di­fe­ren­te la ac­ti­tud de los hom­bres y las mu­je­res?

Es pre­ci­so pe­lear pa­ra ob­te­ner res­pues­tas. Los en­cues­ta­do­res se ba­ten el co­bre un día tras otro por el la­be­rin­to de ca­lle­jue­las, tras el ras­tro de los par­ti­ci­pan­tes; ca­da cues­tio­na­rio es re­vi­sa­do dos ve­ces por di­fe­ren­tes in­ves­ti­ga­do­ras pa­ra cla­ri­fi­car am­bi­güe­da­des, en ca­so de du­da los en­cues­ta­do­res tie­nen que por­fiar pa­ra lle­gar a la ver­dad. La me­ta im­pla­ca­ble: una ta­sa de error cer­ca­na a ce­ro.

¿Có­mo se lle­va la fa­ma de ser el te­rror de los coope­ran­tes? Est­her Du­flo no en­tien­de la pre­gun­ta. Lue­go con­tes­ta con otra pre­gun­ta: ¿Dón­de es­tá el au­tén­ti­co es­pan­to? ¿En nues­tros análisis ex­pe­ri­men­ta­les o en los tra-

di­cio­na­les, que des­de ha­ce dé­ca­das in­ten­tan re­me­diar, sin con­se­guir­lo, las des­gra­cias de la gen­te con mé­to­dos in­efi­ca­ces?

Se han mal­gas­ta­do 50 años en de­ba­tes es­té­ri­les so­bre la in­ves­ti­ga­ción en ayu­da al desa­rro­llo; de to­do ese es­fuer­zo so­lo hay propuestas inope­ran­tes que se re­pi­ten con te­dio­sa pre­vi­si­bi­li­dad. Los eco­no­mis­tas Jef­frey Sachs y Wi­lliam Eas­terly re­pre­sen­tan hoy las dos po­si­cio­nes en­con­tra­das. Dis­tan­cián­do­se de ellos se com­pren­den me­jor los prin­ci­pios que de­fien­den los “ran­do­mis­tas”.

Jef­frey Sachs, pro­fe­sor con­tra­ta­do por la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, so­lo pi­de más di­ne­ro: “Una te­ra­pia de cho­que eco­nó­mi­co”. Los paí­ses ri­cos de­be­rían apor­tar mu­chos, mu­chí­si­mos más fon­dos, so­lo así po­dría erra­di­car­se la mons­truo­sa po­bre­za ex­tre­ma que su­fren mu­chos ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta. Sachs es tam­bién di­rec­tor del Pro­yec­to Al­deas del Mi­le­nio, que im­pul­sa Na­cio­nes Uni­das. Con­sis­te en inun­dar li­te­ral­men­te de di­ne­ro a una se­lec­ción de pue­blos de Áfri­ca, asig­nan­do adi­cio­nal­men­te a ca­da ha­bi­tan­te de la al­dea una ren­ta anual. Los gas­tos ge­ne­ra­les pre­vis­tos en la fa­se pi­lo­to pa­ra to­das las al­deas son de 120 mi­llo­nes de dó­la­res. Ade­más, se pre­vén mi­les de mi­llo­nes pa­ra gas­tos pos­te­rio­res, con el fin de de­mos­trar que fun­cio­na la teo­ría de que “cuan­to ma­yor es la in­ver­sión más efi­caz es la ayu­da”.

Cuan­do el pro­yec­to ya es­ta­ba en mar­cha, Jef­frey Sachs so­li­ci­tó a Est­her Du­flo que lo so­me­tie­ra a sus ri­gu­ro­sos análisis. Ella le pre­gun­tó por los da­tos pre­vios que ha­bía re­co­pi­la­do, por el mo­do de lle­var a ca­bo la se­lec­ción alea­to­ria de las al­deas ob­je­to de la ayu­da, por da­tos que in­for­ma­ran so­bre los lo­gros del pro­yec­to. Las res­pues­tas de Sachs dis­ta­ron mu­cho de sa­tis­fa­cer los es­tric­tos re- qui­si­tos que exi­ge pa­ra sus es­tu­dios el La­bo­ra­to­rio de Ac­ción con­tra la Po­bre­za. En un mo­men­to da­do se in­te­rrum­pió el in­ter­cam­bio de men­sa­jes elec­tró­ni­cos en­tre Sachs y Du­flo. “120 mi­llo­nes de dó­la­res”, di­ce ella. “Y nun­ca sa­bre­mos si el pro­gra­ma tie­ne al­gu­na uti­li­dad, si con el mis­mo di­ne­ro no se po­dría ayu­dar de for­ma mu­cho más efi­caz”.

Wi­lliam Eas­terly, la su­per­es­tre­lla de los es­cép­ti­cos, tie­ne una vi­sión del mun­do dis­tin­ta: “No te­ne­mos idea de qué me­di­das in­cen­ti­van el desa­rro­llo, nues­tro con­se­jo y nues­tra ayu­da no sir­ven de na­da, ni si­quie­ra es­ta­mos se­gu­ros de qué fac­to­res de­ter­mi­nan la ten­den­cia del cre­ci­mien­to en cual­quier país. Por eso he lle­ga­do a la con­clu­sión de que la crea­ción de pro­gra­mas de ayu­da al desa­rro­llo fue un gra­ve error”.

Ni tan­to ni tan cal­vo. Se­gún Du­flo: “No se pue­de ge­ne­ra­li­zar y pretender ha­llar una

res­pues­ta úni­ca a la pre­gun­ta ¿fun­cio­na o no la ayu­da al desa­rro­llo? Es pre­ci­so ana­li­zar ca­da pro­yec­to, ca­da po­lí­ti­ca”. Los “ran­do­mis­tas” ani­man a prac­ti­car una nue­va mo­des­tia pa­ra sal­var la ayu­da al desa­rro­llo an­tes de que su­cum­ba an­te sus pro­pios ex­ce­sos. Exis­ten tan­tos pro­yec­tos ra­zo­na­bles, afir­ma Du­flo, so­lo es pre­ci­so ave­ri­guar dón­de. Con una bue­na su­ma y coor­di­na­ción de fuer­zas se po­drían ha­llar fór­mu­las pa­ra pro­ce­der con más tino en la ayu­da al desa­rro­llo.

Ab­hi­jiit Ba­ner­jee, co­fun­da­dor del La­bo­ra­to­rio de Ac­ción con­tra la Po­bre­za, afir­ma que bas­ta­ría una in­ver­sión de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra po­ner en mar­cha to­dos los pro­gra­mas de ayu­da al desa­rro­llo de efi­ca­cia pro­ba­da. El ren­di­mien­to po­dría mul­ti­pli­car­se si los “ran­do­mis­tas” iden­ti­fi­ca­ran más pro­yec­tos que lo­gran los efec­tos desea­dos.

HOY HAY GRAN EX­PEC­TA­CIÓN

en Lusaka. Las in­ves­ti­ga­do­ras pre­sen­tan an­te coope­ran­tes al desa­rro­llo de Zam­bia los re­sul­ta­dos pro­vi­sio­na­les de su es­tu­dio. Las úl­ti­mas pes­qui­sas en la re­co­gi­da de da­tos aún no se han in­cor­po­ra­do, pe­ro un análisis de los va­lo­res de me­di­ción dis­po­ni­bles con­fir­ma una ten­den­cia: el es­ta­tus ven­ce al di­ne­ro. Y por una di­fe­ren­cia con­si­de­ra­ble: el gru­po que se de­can­ta por el es­ta­tus ha ven­di­do el do­ble de pre­ser­va­ti­vos que los otros gru­pos.

Se­gún el es­tu­dio, la prin­ci­pal mo­ti­va­ción de los pe­lu­que­ros a la ho­ra de in­vo­lu­crar­se en el ne­go­cio no fue­ron las ga­nan­cias, sino el re­co­no­ci­mien­to so­cial: el ser dis­tin­gui­do con el ga­lar­dón de me­jor ven­de­dor de pre­ser­va­ti­vos y la pers­pec­ti­va de asis­tir a una gran ce­re­mo­nia pa­ra ce­le­brar la con­clu­sión de la in­ves­ti­ga­ción. Ser un “re­fe­ren­te pa­ra los ami­gos”, co­men­ta Aa­ron Thind­wa con fran­que­za. “Yo an­sia­ba con to­das mis fuer­zas re­ci­bir el pre­mio, ha­bría si­do un ho­nor inima­gi­na­ble”, afir­ma Thind­wa. Pe­ro per­dió por po­co, otro par­ti­ci­pan­te del gru­po de es­ta­tus tu­vo más éxi­to. “El di­ne­ro lo gano por otros me­dios”, aña­de. “En el ca­so de los pre­ser­va­ti­vos fe­me­ni­nos, yo tra­ta­ba de ren­dir un ser­vi­cio a la so­cie­dad, pre­ve­nir el si­da y

ad­ver­tir a mis clien­tes de los pe­li­gros de esa en­fer­me­dad”. Ese ha­bía si­do el men­sa­je que trans­mi­tie­ron a los pe­lu­que­ros los in­ves­ti­ga­do­res de Har­vard en unas se­sio­nes de en­tre­na­mien­to an­tes del ex­pe­ri­men­to.

Aho­ra Aa­ron Thind­wa se enor­gu­lle­ce de que sus clien­tes le pi­dan con­se­jo so­bre se­xua­li­dad. “Cuan­do los cha­va­les no sa­ben có­mo de­ben pro­te­ger­se, acu­den a mí”. El bar­be­ro go­za de pres­ti­gio en New Kan­ya­ma, es re­co­no­ci­do cuan­do ca­mi­na por las ca­lles: “En mi ba­rrio soy una per­so­na mo­dé­li­ca”.

Es­tos re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes pue­den eclip­sar al­go in­só­li­to en es­te ti­po de in­ves­ti­ga­ción: nun­ca an­tes se ha­bían ana­li­za­do ba­jo es­tas con­di­cio­nes par­ti­cu­la­res las mo­ti­va­cio­nes que es­ti­mu­lan a un in­di­vi­duo a ha­cer una ta­rea. Se pen­sa­ba que la re­com­pen­sa mo­ne­ta­ria era el prin­ci­pal mo­tor. Y so­bre to­do en Zam­bia, don­de es­ca­par de la po­bre­za po­dría pa­re­cer una prio­ri­dad. El es­tu­dio, pues, se ajus­ta a los ob­je­ti­vos de Na­va Ash­raf y el gru­po de “ran­do­mis­tas”, que van más allá de los da­tos y las es­ta­dís­ti­cas: “Com­pren­der la ri­que­za de ma­ti­ces del com­por­ta­mien­to hu­mano” y, por pa­ra­dó­ji­co que sue­ne, la enor­me ri­que­za y mul­ti­pli­ci­dad de for­mas que se ma­ni­fies­tan en la po­bre­za.

El in­te­rés de los in­ves­ti­ga­do­res no se cen­tra so­lo en eva­luar los pro­gra­mas, sino en pro­fun­di­zar en el co­no­ci­mien­to de la “con­duc­ta hu­ma­na uni­ver­sal”, co­mo lo ex­pre­sa Ash­raf: “¿En qué mo­men­to se de­ci­den las per­so­nas –so­bre to­do las de me­nos re­cur­sos– a aho­rrar y qué es­tra­te­gias em­plean?” Pa­ra ha­llar res­pues­ta, Ash­raf hi­zo una in­ves­ti­ga­ción en Fi­li­pi­nas, don­de com­pro­bó el buen fun­cio­na­mien­to de un pro­gra­ma de aho­rro for­zo­so en el que par­ti­ci­pó un gru­po de vo­lun­ta­rios. En él se im­pe­día a los aho­rra­do­res ac­ce­der a su di­ne­ro an­tes de una fe­cha fi­ja.

Com­pren­der un con­jun­to de ele­men­tos re­la­cio­na­dos ofre­ce la opor­tu­ni­dad de guiar la ayu­da ha­cia el ob­je­ti­vo desea­do, afir­ma Ash­raf: “¿Por qué no uti­li­zan los cam­pe­si­nos tec­no­lo­gías más ba­ra­tas pa­ra au­men­tar sus ren­tas? ¿Cuán­do in­vier­ten las per­so­nas en me­di­ci­na pre­ven­ti­va? Ape­nas sa­be­mos na-

da so­bre es­tas cues­tio­nes fun­da­men­ta­les”.

Go­bier­nos y or­ga­ni­za­cio­nes de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria apre­cian el va­lor del es­tu­dio de Lusaka y ba­ra­jan la po­si­bi­li­dad de re­com­pen­sar los ser­vi­cios pres­ta­dos a la co­mu­ni­dad con re­co­no­ci­mien­to so­cial en vez de di­ne­ro. Don­de es­ca­sea el se­gun­do, el pri­me­ro pue­de con­ver­tir­se en mo­ne­da sus­ti­tu­ti­va.

EL GO­BIERNO DE ZAM­BIA es­tá pen­san­do en crear un pro­gra­ma si­mi­lar pa­ra el sis­te­ma de sa­lud na­cio­nal di­ri­gi­do a los com­mu­nity health wor­kers o per­so­nal sa­ni­ta­rio. Na­va Ash­raf se­ría la en­car­ga­da de lle­var­lo a ca­bo. Otros paí­ses po­drían unir­se a la ini­cia­ti­va. Así, el lar­go pro­ce­so que co­men­zó en el hu­mil­de lo­cal de Aa­ron Thind­wa po­dría cam­biar el mun­do. Pe­ro, ¿ten­dría éxi­to una ex­pe­rien­cia así en otros sec­to­res? ¿Le mue­ven los mis­mos im­pul­sos a un tra­ba­ja­dor sa­ni­ta­rio que a un pe­lu­que­ro? ¿Ten­dría sen­ti­do tras­la­dar el es­tu­dio de Zam­bia a otros paí­ses, co­mo In­dia o Ecua­dor? ¿Se pue­den ex­tra­po­lar sus con­clu­sio­nes?

Ese es el pun­to débil que alien­ta las ob­je­cio­nes de los crí­ti­cos de los es­tu­dios alea­to­ri­za­dos. Tres son los ar­gu­men­tos prin­ci­pa­les que es­gri­men. Pri­me­ro: el du­do­so va­lor in­for­ma­ti­vo de los análisis pa­ra la fi­na­li­dad es­pe­cí­fi­ca del es­tu­dio; se­gun­do: el te­mor a las con­se­cuen­cias si so­lo se tie­nen en cuen­ta los re­sul­ta­dos in­me­dia­tos, pues pue­de ha­ber efec­tos ne­ga­ti­vos in­cal­cu­la­bles si se di­se­ñan gran­des pro­gra­mas po­lí­ti­co­so­cia­les a par­tir de un pro­yec­to de cor­to al­can­ce; y ter­ce­ro: la inexis­ten­cia de es­tu­dios de lar­ga du­ra­ción.

Est­her Du­flo es­tá acos­tum­bra­da a li­diar con es­tas dis­cre­pan­cias: “No afir­ma­mos te­ner res­pues­ta pa­ra to­do”. No tie­ne in­con­ve­nien­te en ad­mi­tir que sus es­tu­dios pre­sen­tan se­rias li­mi­ta­cio­nes. Pe­ro Du­flo se ani­ma y vuel­ve a de­fen­der con energía su tra­ba­jo: “He­mos rea­li­za­do cer­ca de 320 es­tu­dios, no co­noz­co la ci­fra exac­ta”. Mu­chos han da­do res­pues­ta a los mis­mos pro­ble­mas en di­fe­ren­tes lu­ga­res. Si los tra­ta­mien­tos an­ti­pa­ra­si­ta­rios han de­mos­tra­do ser un fac­tor de­ci­si­vo en el au­men­to del pro­me­dio de asis­ten­cia es­co­lar en Asia y Áfri­ca, ¿no de­be­ría­mos pro­bar su efi­ca­cia tam­bién en Su­da­mé­ri­ca?

A la po­lé­mi­ca so­bre si los pro­gra­mas que han lo­gra­do pro­gre­sos cla­ros en los ob­je­ti­vos desea­dos po­drían pro­vo­car efec­tos se­cun­da­rios ne­ga­ti­vos apli­ca­dos a mu­cha ma­yor es­ca­la, Du­flo re­pli­ca con­tun­den­te: “Por su­pues­to que pue­de ocu­rrir y te­ne­mos un me­dio de re­co­no­cer esos efec­tos in­de­sea­bles: a tra­vés de eva­lua­cio­nes alea­to­rias de im­pac­to a gran es­ca­la”. Aho­ra, los eco­no­mis­tas lle­van a ca­bo las pri­me­ras ex­pe­rien­cias con pro­yec­tos de es­te ti­po en la In­dia: el Go­bierno (SIEF) pa­ra apo­yar al Ban­co Mun­dial en la ges­tión y me­jo­ra de re­sul­ta­dos en sec­to­res de desa­rro­llo hu­mano. El fon­do so­lo sub­ven­cio­na eva­lua­cio­nes pros­pec­ti­vas alea­to­rias. ¿Se co­rrom­pe­rá el mé­to­do si se po­ne al ser­vi­cio del Es­ta­do? ¿Se po­drían ofre­cer o acep­tar so­bor­nos pa­ra no so­me­ter los pro­yec­tos a prue­bas alea­to­rias tan es­tric­tas co­mo las exi­gi­das por los “ran­do­mis­tas” y lo­grar bue­nos re­sul­ta­dos? Est­her Du­flo con­tes­ta con su fra­se fa­vo­ri­ta: “¿Có­mo pue­do sa­ber­lo yo?”

Lo im­por­tan­te es lo­grar que el mé­to­do se ex­tien­da in­clu­so a los paí­ses desa­rro­lla­dos. del Es­ta­do Fe­de­ral de Bihar, por ejem­plo, ha so­li­ci­ta­do un análisis alea­to­ri­za­do de 6.000 ho­ga­res dis­per­sos en 400 al­deas.

No hay que ob­viar la con­tro­ver­sia éti­ca so­bre la con­ve­nien­cia de “ex­pe­ri­men­tar con se­res hu­ma­nos”. Ca­da in­ter­ven­ción con el mé­to­do de los “ran­do­mis­tas” sig­ni­fi­ca que los efec­tos po­si­ti­vos de una me­di­da, que po­dría ser be­ne­fi­cio­sa pa­ra to­dos, so­lo se re­ser­van al gru­po de con­trol. La ré­pli­ca de los “ran­do­mis­tas” es: “Quien im­pul­sa un pro­yec­to de desa­rro­llo sin en­sa­yos pre­vios, que no sa­be có­mo fun­cio­na­rá ni las con­se­cuen­cias que ten­drá, ¿no es­tá ex­pe­ri­men­tan­do?”

Pe­se a los de­trac­to­res, los pro­ce­di­mien­tos de los “ran­do­mis­tas” po­drían con­ver­tir­se en la pró­xi­ma ten­den­cia en las ac­cio­nes de ayu­da al desa­rro­llo: ¿lle­ga­rá la mo­da de los es­tu­dios alea­to­ri­za­dos de im­pac­to?

El Ban­co Mun­dial tam­bién se im­pli­ca en in­ves­ti­ga­cio­nes con es­te mé­to­do. La Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Ga­tes, gi­gan­te de la be­ne­fi­cen­cia, sue­le so­li­ci­tar es­tu­dios alea­to­ri­za­dos an­tes de res­pal­dar al­gu­na me­di­da de ayu­da; el Go­bierno de Es­pa­ña ha crea­do un fon­do fi­du­cia­rio de eva­lua­ción de im­pac­to En Fran­cia el J-PAL ha crea­do una su­cur­sal que se ocu­pa de pro­gra­mas es­ta­ta­les de ayu­da so­cial. Los pri­me­ros análisis pu­sie­ron en apu­ros al an­te­rior Go­bierno. Cuan­do Ni­co­lás Sar­kozy pla­neó en­viar po­li­cías a las es­cue­las pa­ra con­tro­lar a los alum­nos au­sen­tes, los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron un mé­to­do más efec­ti­vo: no­tas in­for­ma­ti­vas cons­tan­tes pa­ra los pa­dres, a quie­nes se con­vo­ca­ba al co­le­gio pa­ra dar­les a co­no­cer los pro­ble­mas a tra­vés de los pro­fe­so­res. La po­li­cía nun­ca tu­vo que in­ter­ve­nir. Y el ab­sen­tis­mo en las es­cue­las ob­je­to de es­tu­dio ba­jó a ni­ve­les si­mi­la­res al de ins­ti­tu­tos pres­ti­gio­sos.

en Zam­bia, ser­vi­cio de co­mi­da en las es­cue­las de Ke­nia. ¿Có­mo aca­ba­rán es­tos pro­yec­tos de ayu­da al desa­rro­llo?

Una or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria cons­tru­ye in­ver­na­de­ros en Co­rea del Nor­te. ¿Quién se be­ne­fi­cia? ¿El pue­blo o el dic­ta­dor?

Ga­lle­tas nu­tri­ti­vas pa­ra ni­ños so­ma­líes. Pe­se a dé­ca­das de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, mi­llo­nes de per­so­nas su­fren ham­bre.

Cam­pe­si­nas de Ban­gla­desh asis­ten a la es­cue­la. No hay ga­ran­tías de que es­to ayu­de a la igual­dad de de­re­chos de la mu­jer.

Cuan­do el re­dac­tor de GEO Ch­ris­toph Kuc­klick pre­gun­tó a las cien­tí­fi­cas so­bre sus fu­tu­ros es­tu­dios en la ca­pi­tal de Zam­bia, las in­ves­ti­ga­do­ras ca­li­fi­ca­ron Lusaka co­mo un cam­po “so­bre­in­ves­ti­ga­do”. Co­mo la

ciu­dad es tran­qui­la, se ha­bla inglés y tie­ne bue­nos ho­te­les, es lu­gar pre­fe­ri­do por las ONGs, em­pre­sas y fun­da­cio­nes con in­te­rés en ad­qui­rir ex­pe­rien­cias en el Ter­cer Mun­do pa­ra es­ta­ble­cer sus nue­vas se­des. Es­to ani­ma a sus ha­bi­tan­tes a par­ti­ci­par en los es­tu­dios por di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.