“LOS DA­TOS ESTADÍSTICOS NO MI­DEN TO­DO”

Los es­tu­dios alea­to­ri­za­dos ofre­cen da­tos muy fia­bles, pues no eva­lúan las ac­cio­nes so­lo en tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos.

Geo - - GEONOTICIAS -

En­tre­vis­ta a Son­ja Wolf, del Cen­tro de Eva­lua­ción (CE­val), de la Uni­ver­si­dad del Sa­rre (Ale­ma­nia).

¿Có­mo se apli­ca el es­tu­dio alea­to­ri­za­do en la ayu­da al desa­rro­llo?

–Su­pon­ga­mos que se quie­re me­jo­rar la for­ma­ción pro­fe­sio­nal en un país me­dian­te un pro­gra­ma de apo­yo a los cen­tros de en­se­ñan­za pro­fe­sio­nal teó­ri­co-prác­ti­ca. Se se­lec­cio­nan de en­tre to­dos los cen­tros de for­ma­ción pro­fe­sio­nal de ese país so­lo dos, lo más pa­re­ci­dos po­si­ble en cuan­to a sus ca­rac­te­rís­ti­cas (ti­po de alum­na­do, et­cé­te­ra), y se de­ci­de al azar cuál de las dos es­cue­las re­ci­bi­rá apo­yo. An­tes de co­men­zar el es­tu­dio y una vez ter­mi­na­do se com­pa­ran am­bas es­cue­las. Lue­go se com­prue­ba si la ayu­da ha pro­du­ci­do be­ne­fi­cio.

¿Por qué el es­tu­dio alea­to­ri­za­do se usa tan po­co com­pa­ra­do con otros mé­to­dos in­ves­ti­ga­do­res?

– El debate se di­ri­ge des­de Es­ta­dos Uni­dos, don­de el mer­ca­do es do­mi­na­do por ins­ti­tu­cio­nes po­de­ro­sas co­mo el Ban­co Mun­dial, que dis­po­ne de re­cur­sos pa­ra cos­tear es­tu­dios de lar­go al­can­ce du­ran­te años. El des­em­bol­so re­que­ri­do pa­ra un pro­yec­to de es­te ti­po pue­de as­cen­der a mi­llo­nes de dó­la­res. La in­ves­ti­ga­ción pros­pec­ti­va pa­ra com­pro­bar los efec­tos de una in­ter­ven­ción es­pe­cí­fi­ca de­be­ría re­pre­sen­tar has­ta el 10% del presupuesto de un pro­yec­to. Pe­ro en la prác­ti­ca se sue­le des­ti­nar so­lo el 0,5%; y la eva­lua­ción no co­mien­za has­ta que el pro­yec­to se con­clu­ye.

¿Los es­tu­dios alea­to­ri­za­dos son una mo­da o el mé­to­do fu­tu­ro pa­ra la ayu­da al desa­rro­llo?

–Yo creo que son el ca­mino co­rrec­to a se­guir. Hoy en día no bas­ta con de­mos­trar que se han cons­trui­do tan­tas o cuan­tas es­cue­las. Lo sus­tan­cial es com­pro­bar que la po­bla­ción se ha be­ne­fi­cia­do de ellas ad­qui­rien­do una me­jor for­ma­ción. En es­te sen­ti­do, la con­tri­bu­ción de los es­tu­dios alea­to­ri­za­dos es im­por­tan­te. Pe­ro en es­te mo­men­to vi­vi­mos el boom de los pro­ce­di­mien­tos pu­ra­men­te eco­no­mé­tri­cos, es de­cir, el efec­to de una in­ter­ven­ción me­di­do so­lo en tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos. A lar­go pla­zo es­te ti­po de mé­to­dos no sir­ve pa­ra rea­li­zar eva­lua­cio­nes ati­na­das.

¿A qué se re­fie­re?

–En un es­tu­dio nues­tra ta­rea con­sis­tía en de­ter­mi­nar si los alum­nos gra­dua­dos en cen­tros de for­ma­ción pro­fe­sio­nal sub­ven­cio­na­dos eran con­tra­ta­dos con más fre­cuen­cia por las em­pre­sas en las que ha­bían rea­li­za­do su pe­rio­do de prác­ti­cas. La es­ta­dís­ti­ca de­mos­tró que ese no era el ca­so . . .

Lo que sig­ni­fi­ca que la ayu­da re­sul­tó un fra­ca­so...

–En prin­ci­pio sí, pe­ro las en­tre­vis­tas cua­li­ta­ti­vas re­ve­la­ron pos­te­rior­men­te que los que ob­tie­nen el tí­tu­lo de gra­dua­do en los cen­tros de en­se­ñan­za pro­fe­sio­nal sub­ven­cio­na­dos son tra­ba­ja­do­res tan apre­cia­dos que otras em­pre­sas se los dispu­tan. Es­to ha­bla a fa­vor de la me­di­da de apo­yo a esas es­cue­las y ex­pli­ca por qué la ta­sa de con­tra­ta­ción en las em­pre­sas don­de ha­bían he­cho las prác­ti­cas no fue­ra más al­ta. Es­te ejem­plo mues­tra que la apli­ca­ción ex­clu­si­va del pro­ce­di­mien­to eco­no­mé­tri­co, si bien pue­de me­dir co­rrec­ta­men­te los efec­tos, mu­chas ve­ces no per­mi­te co­no­cer las cau­sas por las que una me­di­da tie­ne éxi­to o fra­ca­sa. La com­ple­ji­dad de ca­da ca­so con­cre­to no se pue­de in­ter­pre­tar so­lo me­dian­te fór­mu­las ma­te­má­ti­cas o da­tos estadísticos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.