Es­ti­ma­do lec­tor,

Bes­tia­rium es un gi­gan­tes­co y ge­nial pro­yec­to fo­to­grá­fi­co que apues­ta por la es­té­ti­ca de la in­di­vi­dua­li­dad pa­ra mos­trar nues­tras ra­zas au­tóc­to­nas co­mo nun­ca an­tes se ha­bía he­cho

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

So­bre la gran me­sa de ma­de­ra de su es­tu­dio. Así es co­mo vi por pri­me­ra vez, ha­ce más de dos años y me­dio ya, el em­brión de Bes­tia­rium, un gi­gan­tes­co y ge­nial pro­yec­to fo­to­grá­fi­co que nos mues­tra de for­ma sor­pren­den­te las cer­ca de 200 ra­zas au­tóc­to­nas que pue­blan la geo­gra­fía es­pa­ño­la. Su au­tor, el fo­tó­gra­fo Jo­sé Ba­rea –al que me unen años de amis­tad, tra­ba­jo en co­mún y pe­ri­pe­cias va­rias–, tu­vo la gentileza, pri­me­ro de an­ti­ci­par­me y lue­go de man­te­ner­me al día, en lo que en­ton­ces era tan so­lo un es­bo­zo, una pri­me­ra in­cur­sión. Un es­bo­zo, eso sí, don­de él ha­bía in­ver­ti­do ya me­ses de in­ves­ti­ga­ción y do­cu­men­ta­ción, de in­ter­mi­na­bles ges­tio­nes, de con­ver­sa­cio­nes y prue­bas fa­lli­das, de apro­ve­char los mo­men­tos, de im­pro­vi­sar y adap­tar­se, de per­der ma­te­rial, de ga­nar­se la con­fian­za y el res­pe­to de ve­te­ri­na­rios y ga­na­de­ros. De tra­ba­jo. De te­naz e ima­gi­na­ti­vo tra­ba­jo. Lo que yo vi aquel día no di­fie­re en mu­cho de lo que us­te­des pue­den dis­fru­tar aho­ra –a mo­do de an­ti­ci­po y por la ge­ne­ro­si­dad de su au­tor– en nues­tras pá­gi­nas de la sec­ción Geo­vi­sión. Qui­zá no ten­ga sen­ti­do que les co­men­te có­mo de sor­pren­di­do e im­pre­sio­na­do que­dé, pe­ro sí qui­zá por qué reac­cio­né así. Lo hi­ce, en pri­mer lu­gar, por la di­fi­cul­tad in­trín­se­ca del pro­yec­to que te­nía an­te mis ojos. Cual­quie­ra que ten­ga ani­ma­les en ca­sa o ha­ya tra­ba­ja­do de una u otra ma­ne­ra con ellos, sa­be la com­ple­ji­dad que en­tra­ña fo­to­gra­fiar­los. Si ade­más, co­mo en al­gu­nos ca­sos, se tra­ta de ani­ma­les cu­yo úni­co con­tac­to con el hom­bre se li­mi­ta a los ne­ce­sa­rios con­tro­les de sa­ni­dad anua­les, la pe­ri­cia, la pa­cien­cia, el te­són y la en­tre­ga se ele­van a la enési­ma po­ten­cia. En se­gun­do lu­gar, por lo no­ve­do­so y arries­ga­do del en­cua­dre fo­to­grá­fi­co ele­gi­do. Re­cu­rrir al re­tra­to en ani­ma­les no so­lo im­pli­ca un do­mi­nio ab­so­lu­to de la téc­ni­ca, sino tam­bién una con­fian­za cie­ga en la idea que se per­si­gue. Y Jo­sé Ba­rea la te­nía. Lo sé por­que aquel día me lo di­jo: “Quie­ro sen­tir que el ani­mal me mi­ra, quie­ro ver sus ojos y a tra­vés de ellos mos­trar­le co­mo un in­di­vi­duo úni­co”. Se tra­te de un cer­do cha­to mur­ciano, de un ca­ba­llo de las re­tuer­tas, de una ca­bra mon­cai­na, de una va­ca be­ti­zu o de un bu­yón mar­che­ne­ro. Po­co im­por­ta. Lo sin­gu­lar era el con­cep­to, y Ba­rea apos­tó por la es­té­ti­ca de la in­di­vi­dua­li­dad fren­te a la na­tu­ra­le­za gre­ga­ria de la ma­yo­ría de ellos. Una apues­ta arries­ga­da, sin du­da, pe­ro a te­nor del re­sul­ta­do, ge­nial y es­pec­ta­cu­lar. Y en ter­cer lu­gar, por la ilu­mi­na­ción em­plea­da que, an­te un sencillo fon­do blan­co, con­si­gue ais­lar al ani­mal de su en­torno per­mi­tién­do­nos re­crear­nos en su mi­ra­da, su ges­to, los ma­ti­ces de su piel…. Téc­ni­cas que ha­cen que pa­rez­can pa­sa­dos por un es­tu­dio pro­fe­sio­nal, cuan­do la reali­dad que pi­sa­ban eran los gra­ne­ros, los ga­ra­jes, los es­ta­blos y las cua­dras. Pa­ra Ba­rea, atrás que­dan jor­na­das in­ter­mi­na­bles de du­ro tra­ba­jo, pe­ro tam­bién un pro­fun­do agra­de­ci­mien­to por to­dos aque­llos que de­sin­te­re­sa­da­men­te le ayu­da­ron du­ran­te es­tos años. Su tra­ba­jo pi­de a gri­tos una gran ex­po­si­ción. Y lo ha­ce por su ca­li­dad y sin­gu­la­ri­dad, pe­ro tam­bién por su di­men­sión edu­ca­ti­va y por su apues­ta en es­tos tiem­pos de zo­zo­bra en que vi­vi­mos por al­go tan nues­tro, tan des­co­no­ci­do y tan va­lio­so co­mo las ra­zas au­tóc­to­nas es­pa­ño­las. En ello es­ta­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.