La ca­la­ve­ra de­la­ta que los co­lo­ni­za­do­res es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra un am­bien­te des­co­no­ci­do

Geo - - GEONOTICIAS -

Ca­da tra­go de oxí­geno de la bo­te­lla es va­lio­so. La ar­queó­lo­ga pa­re­ce re­la­ja­da, in­clu­so cuan­do el agua de re­pen­te se vuel­ve tur­bia: he­mos tras­pa­sa­do la fron­te­ra en­tre el agua de llu­via que lle­na la par­te su­pe­rior de la cue­va, y las sa­la­das ex­ten­sio­nes sub­te­rrá­neas del Ca­ri­be, que pe­ne­tran va­rios ki­ló­me­tros en la ro­ca des­de la cos­ta. El en­torno se os­cu­re­ce. Los co­nos lu­mi­no­sos de nues­tras lin­ter­nas de bu­ceo in­di­can el ca­mino. Des­pués, 32 me­tros ba­jo la su­per­fi­cie, por fin lle­ga­mos al fon­do. Rojas hur­ga en­tre las ro­cas, ilu­mi­na grie­tas, se em­bo­ca por un pa­so es­tre­cho. Fi­nal­men­te lle­ga a un ni­cho que al­ber­ga un con­jun­to de hue­sos... hu­ma­nos.

SON TRES FRAG­MEN­TOS des­co­lo­ri­dos, qui­zá de un an­te­bra­zo, ca­si irre­co­no­ci­bles en­tre los es­com­bros blan­cos: sus ex­tre­mos se han caí­do, y pa­re­cen tan frá­gi­les que cual­quier so­plo de ai­re po­dría pul­ve­ri­zar­los. Rojas apun­ta la po­si­ción del ha­llaz­go. Des­pués le­van­ta cui­da­do­sa­men­te un frag­men­to des­pués del otro, me­tién­do­los en una bol­sa de plás­ti­co. Ter­mi­na­da la ta­rea, co­lo­ca la bol­sa en una ca­ja acol­cha­da con go­maes­pu­ma, que uno de los ayu­dan­tes sube a la su­per­fi­cie. Rojas se aden­tra en ni­chos ca­da vez más som­bríos. A 35, 38, 42 me­tros de pro­fun­di­dad. ¿Dón­de po­drían ya­cer otros tes­ti­gos de aquel tiem­po? ¿Cuán­to tiem­po me que­da?

Así es es­te sub­mun­do pa­ra los ar­queó­lo­gos: se­duc­tor co­mo una ca­ja de te­so­ros, pe­ro una pe­sa­di­lla pa­ra el tra­ba­jo cien­tí­fi­co.

Ba­jo el agua, los bu­cea­do­res so­lo pue­den co­mu­ni­car­se con ges­tos. Tie­nen que atra­ve­sar tú­ne­les tan an­gos­tos que dan mie­do, una y otra vez de­ben bus­car el ca­mino en el la­be­rin­to inun­da­do. El bri­llo de las lin­ter­nas de bu­ceo ape­nas sa­ca de­ta­lles de la os­cu­ri­dad, y cual­quier ale­ta­zo erró­neo le­van­ta se­di­men­tos que en­se­gui­da nu­blan la vis­ta. A ve­ces, una res­pi­ra­ción es su­fi­cien­te pa­ra pro­vo­car llu­vias de pol­vo de pie­dra ca­li­za que caen del te­cho de la cue­va, en­tur­bian­do el agua.

La pro­fun­di­dad pro­vo­ca pri­sas. Mien­tras los ar­queó­lo­gos con­ven­cio­na­les tar­dan se­ma­nas en sa­car sus ha­llaz­gos del sue­lo ca­pa por ca­pa, los que tra­ba­jan en los ce­no­tes cuen­tan so­lo con po­cas ho­ras al día. Co­mo de­di­can un ter­cio de sus re­ser­vas de ai­re a la bús­que­da y el análisis de hue­sos, el se­gun­do ter­cio que­da re­ser­va­do pa­ra el ca­mino de vuel­ta; el úl­ti­mo ter­cio es un se­gu­ro de vi­da.

En pro­fun­di­da­des tan ex­tre­mas co­mo las de The Pit, el tiem­po de­di­ca­do a la bús­que­da

Ba­sán­do­se en un es­que­le­to fe­me­nino de en­tre 44 y 50 años, los ex­per­tos han re­cons­trui­do a una mu­jer de la Edad de Hie­lo, con es­pe­cial aten­ción en el ros­tro.

de hue­sos es aún más cor­to: en los cuer­pos de los bu­cea­do­res se acu­mu­la con gran ra­pi­dez el pe­li­gro­sí­si­mo ni­tró­geno. Al fon­do de la cue­va, el ni­tró­geno em­bria­ga los sen­ti­dos, tie­nen que exa­mi­nar do­ble­men­te ca­da pun­to me­di­do. Du­ran­te el re­gre­so, el ni­tró­geno obli­ga a lar­gas es­ca­las in­ter­me­dias pa­ra que el te­ji­do del cuer­po pue­da ex­pul­sar el pe­li­gro­so gas. La pro­fun­di­dad per­do­na pocos erro­res. Quien cae pre­so del pá­ni­co o pier­de la cuer­da de orien­ta­ción, quien so­bre­es­ti­ma sus fuer­zas o sus re­ser­vas de ai­re no re­gre­sa a la su­per­fi­cie ja­más.

Ha caí­do la no­che, los mur­cié­la­gos re­vo­lo­tean so­bre el ce­no­te cuan­do los úl­ti­mos bu­cea­do­res re­gre­san a la su­per­fi­cie des­pués de ca­si cua­tro ho­ras. Ago­ta­dos, con los cuer­pos fríos, pe­ro fe­li­ces: en sus ca­jas de plás­ti­co hay do­ce­nas de hue­sos. Ale­jan­dro Te­rra­zas los re­ci­be. Con sus co­le­gas ha mon­ta­do una me-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.