El abis­mo sub­ma­rino per­do­na pocos erro­res. Quien se de­ja lle­var por el pa­ni­co o so­bre­es­ti­ma sus fuer­za no sa­le

Geo - - GEONOTICIAS -

sa de la­bo­ra­to­rio jun­to al po­zo don­de pue­de or­de­nar y exa­mi­nar los hue­sos.

ES­TÁ EN­TU­SIAS­MA­DO. Los hue­sos –ti­bias, fé­mu­res, co­dos, cla­ví­cu­las, de­dos y bó­ve­das cra­nea­les– pro­ce­den de dos in­di­vi­duos dis­tin­tos, se re­co­no­ce a pri­me­ra vis­ta. De un adul­to y un ni­ño, co­mo mu­cho de do­ce años. To­da­vía te­nía dien­tes de le­che cuan­do mu­rió. La ca­la­ve­ra del adul­to es­tá com­ple­ta con ex­cep­ción de la man­dí­bu­la in­fe­rior. Te­rra­zas no cree que aún con­ten­ga mues­tras de ADN. Pe­ro ya la for­ma de la ca­be­za del muer­to y la ana­to­mía de las dis­tin­tas par­tes de la ca­la­ve­ra le ofre­cen va­lio­sos in­di­cios. Di­mi­nu­tas abo­lla­du­ras y ho­yos le per­mi­ten re­gre­sar a la Edad de Hie­lo: los pun­tos de los hue­sos don­de co­men­za­ban los múscu­los mas­ti­ca­to­rios in­di­can que es­te ser hu­mano no se nu­trió so­bre to­do de maíz, co­mo los ma­yas, sino de una die­ta más va­ria­da y di­fí­cil de des­me­nu­zar. Tal vez fue un nó­ma­da ágil y lo bas­tan­te ro­bus­to co­mo pa­ra so­bre­vi­vir en el pai­sa­je abier­to y sal­pi­ca­do de is­las de bos­ques, que cu­brió Yucatán en aque­lla épo­ca.

La ca­la­ve­ra tam­bién tie­ne res­pues­tas sor­pren­den­tes a la pre­gun­ta de de dón­de vi­nie­ron los an­te­pa­sa­dos de es­tos dos hu­ma­nos: igual que las de­más ca­la­ve­ras des­cu­bier­tas en Yucatán, di­fie­re cla­ra­men­te de otros ha­llaz­gos se­me­jan­tes de Nor­tea­mé­ri­ca o Si­be­ria. Con la ba­se de la na­riz más es­tre­cha, las me­ji­llas más fi­nas y las cuen­cas de los ojos más re­don­das, el es­que­le­to no pa­re­ce per­te­ne­cer a un des­cen­dien­te de ca­za­do­res si­be­ria­nos. Al con­tra­rio, re­cuer­da, se­gún Te­rra­zas, la ana­to­mía más grá­cil de los ha­bi­tan­tes de Asia cen­tral o me­ri­dio­nal. ¿Se­rá que los pri­me­ros ame­ri­ca­nos no lle­ga­ron al Nue­vo Mun­do a tra­vés de Si­be­ria, sino en bar­cas di­rec­ta­men­te des­de Chi­na, In­dia o In­do­ne­sia? Al­gu­nos an­tro­pó­lo­gos pien­san eso; pe­ro la

Al bor­de del po­zo lla­ma­do The Pit, los ha­llaz­gos son or­de­na­dos y exa­mi­na­dos. La pri­me­ra im­pre­sión: es­tán fan­tás­ti­ca­men­te con­ser­va­dos. Y son de una an­ti­güe­dad in­creí­ble.

ma­yo­ría de los cien­tí­fi­cos, en­tre ellos Te­rra­zas, cree que hay otra ex­pli­ca­ción más pro­ba­ble: se­gún ellos, la co­lo­ni­za­ción de Amé­ri­ca fue una aven­tu­ra com­pli­ca­da que se reali­zó en tres gran­des ac­tos.

Ober­tu­ra: una ex­pe­di­ción con pi­ra­guas. Nó­ma­das de Asia po­drían ha­ber avan­za­do en épo­cas muy tem­pra­nas ha­cia el nor­te de Amé­ri­ca y des­de allí, más le­jos. Ha­ce 20.000 años, el ist­mo de Be­rin­gia, la len­gua de tie­rra li­bre de hie­lo que co­mu­ni­có Si­be­ria y Alas­ka, tal vez ya es­tu­vo po­bla­do. Eso sí, gi­gan­tes­cos gla­cia­res blo­quea­ban el ca­mino por tie­rra a las pra­de­ras de Amé­ri­ca. Pe­ro al­gu­nos pio- ne­ros pu­die­ron ha­ber ro­dea­do la ba­rre­ra de hie­lo a bordo de pi­ra­guas. Atre­vi­dos aven­tu­re­ros, acos­tum­bra­dos des­de ge­ne­ra­cio­nes a la vi­da a ori­llas del mar, si­guie­ron en sus bar­cas a los bancos de pe­ces, las fo­cas y los bos­ques de kelp, ba­jan­do la cos­ta pa­cí­fi­ca de Amé­ri­ca rum­bo al sur. Na­ve­ga­ron há­bil­men­te en­tre ice­bergs, de una bahía bos­co­sa a la si­guien­te, ca­za­ron aves y ca­ri­búes, re­co­lec­ta­ron con­chas, cons­tru­ye­ron cho­zas con la ma­de­ra que el mar de­po­si­tó en la ori­lla.

Se­gun­do ac­to: la pro­pa­ga­ción ha­cia el in­te­rior. Los co­lo­ni­za­do­res es­ta­ban fa­mi­lia­ri­za­dos con la vi­da de pes­ca­do­res. Pe­ro cuan­do al­gu­nos de ellos, al sur de los gla­cia­res ame­ri­ca­nos, en lo que hoy es Ca­li­for­nia y Mé­xi­co, em­pe­za­ron a ex­plo­rar el in­te­rior con­ti­nen­tal en vez de se­guir por la cos­ta, se to­pa­ron con am­bien­tes na­tu­ra­les des­co­no­ci­dos: al­tas mon­ta­ñas, de­sier­tos, bos­ques y pan­ta­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.