La ca­la­ve­ra ha­lla­da en las pro­fun­di­da­des re­cuer­da a hu­ma­nos de Asia cen­tral y me­ri­dio­nal

Geo - - GEONOTICIAS -

Ter­cer y úl­ti­mo ac­to: las fuer­zas de la adap­ta­ción. ¿Có­mo se las arre­gla­ron los aven­tu­re­ros en un en­torno des­co­no­ci­do? Al­gu­nos an­tro­pó­lo­gos sos­pe­chan que los pio­ne­ros más tem­pra­nos fra­ca­sa­ron an­te es­te gi­gan­tes­co obs­tácu­lo. Afir­man que los pri­me­ros “pa­leo­ame­ri­ca­nos” se ex­tin­guie­ron cuan­do el cli­ma cam­bió a fi­na­les de la Edad de Hie­lo, cuan­do el ni­vel del mar subió y las ma­na­das fá­ci­les de ca­zar del Pleis­to­ceno es­ca­sea­ban ca­da vez más... tal vez por­que los mis­mos hu­ma­nos ha­bían aca­ba­do con esos ani­ma- les. Más tar­de, con otra ola mi­gra­to­ria, in­mi­gran­tes nue­vos y fí­si­ca­men­te más pre­pa­ra­dos pro­ce­den­tes de Si­be­ria se es­ta­ble­cie­ron en los pai­sa­jes sal­va­jes de Amé­ri­ca. Se­gún es­ta teo­ría, ellos son los an­te­pa­sa­dos de las ac­tua­les et­nias in­dí­ge­nas.

Los an­tro­pó­lo­gos unen los frag­men­tos óseos en el la­bo­ra­to­rio. Con el exa­men de las mues­tras tra­tan de ave­ri­guar có­mo vi­vie­ron y de qué mu­rie­ron es­tos hom­bres.

Te­rra­zas tie­ne otra opinión so­bre es­te ter­cer pa­so. Se­gún él, la his­to­ria con­ti­nuó: los pri­me­ros hom­bres lle­ga­ron y se que­da­ron en Amé­ri­ca. Las ca­la­ve­ras de las cue­vas, di­ce Te­rra­zas, in­di­can que es­tos tem­pra­nos co­lo­ni­za­do­res (al me­nos en Yucatán) se adap­ta­ron al nue­vo mun­do. Sin du­da, mu­chos fra­ca­sa­ron an­te los desafíos, pe­ro el me­xi­cano pien­sa que al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes de ca­da ge­ne­ra­ción so­bre­vi­vie­ron. Co­mo en la cos­ta ca­ri­be­ña de Mé­xi­co ha­bía con­di­cio­nes de vi­da si­mi­la­res a al­gu­nas re­gio­nes del sur asiá-

ti­co, di­ce el pa­leo­an­tro­pó­lo­go, con el tiem­po sur­gie­ron anato­mías se­me­jan­tes. Pa­ra Ale­jan­dro Te­rra­zas, los es­que­le­tos de Yucatán son for­mas in­ter­me­dias de es­ta “mi­cro­evo­lu­ción”. Sec­cio­nes del desa­rro­llo que trans­for­mó a los nó­ma­das “pa­leo­ame­ri­ca­nos” de la Edad de Pie­dra en “ame­rin­dios”: un ti­po hu­mano de es­ta­tu­ra más ba­ja, adap­ta­da al ca­lor del tró­pi­co, y con fac­cio­nes ca­rac­te­rís­ti­cas de las pos­te­rio­res ci­vi­li­za­cio­nes ame­ri­ca­nas: ma­yas, in­cas, az­te­cas y anasa­zi.

“Ten­de­mos a sub­es­ti­mar las ca­pa­ci­da­des de la gen­te de la Edad de Pie­dra, por­que sa­be­mos de­ma­sia­do po­co so­bre ellos”, di­ce Te­rra­zas. ¿No es más pro­ba­ble que los tem­pra­nos co­lo­ni­za­do­res, tras ha­ber mi­gra­do mi­les y mi­les de ki­ló­me­tros ha­cia el sur, fue­ran ca­pa­ces de ex­plo­tar otras fuen­tes de ali­men­tos apar­te de fo­cas, ma­muts y pe­re­zo­sos?

DE ESO EXIS­TEN IN­DI­CIOS en la pro­vin­cia ve­ci­na de Chia­pas, por ejem­plo. Allí, los an­tro­pó­lo­gos han des­cu­bier­to res­tos de una huer­ta con polen y se­mi­llas de ca­cao, to­ma­tes e hi­gue­ras. Las plan­tas, cul­ti­va­das ha­ce unos 12.000 años, son prue­bas de una tem­pra­na agri­cul­tu­ra, que se creía que en aque­lla épo­ca so­lo exis­tía en Orien­te Pró­xi­mo, y dan tes­ti­mo­nio de la in­men­sa fuer­za in­no­va­do­ra exi­gi­da a los pri­me­ros co­lo­ni­za­do­res que par­tie­ron ha­cia lo in­cier­to.

Te­rra­zas, can­sa­do, re­co­ge las ca­jas de plás­ti­co con los hue­sos or­de­na­dos. Tar­da­rá días en lle­var­los al la­bo­ra­to­rio. Y se­ma­nas en lim­piar­los quí­mi­ca­men­te y se­car­los. Qui­zá años en arran­car­les to­dos los se­cre­tos que su tec­no­lo­gía pue­da re­sol­ver. Él mis­mo da­ta­rá los hue­sos, tra­ta­rá de de­ter­mi­nar, me­dian­te la pre­sen­cia de oli­go­ele­men­tos en el te­ji­do óseo, si los co­lo­ni­za­do­res de la Edad de Hie­lo so­lo uti­li­za­ban una fuen­te de agua po­ta­ble o va­rias, es de­cir, si vi­vie­ron de for­ma se­den­ta-

En un la­bo­ra­to­rio de Heidelberg se exa­mi­nan las es­ta­lac­ti­tas. Los ga­ses no­bles con­te­ni­dos en el mi­ne­ral per­mi­ten ave­ri­guar la tem­pe­ra­tu­ra que ha­bía an­ta­ño en las cue­vas.

ria o nó­ma­da. Pe­di­rá a los geó­lo­gos que le re­cons­tru­yan el cli­ma de Yucatán en esa épo­ca, me­dian­te los mi­cro­fó­si­les y las es­ta­lag­mi­tas.

Su in­ves­ti­ga­ción pa­re­ce­rá la de un cri­mi­na­lis­ta fo­ren­se. Mien­tras guar­da en el to­do­te­rreno los hue­sos, se per­mi­te so­ñar: cuán­to le gus­ta­ría re­cons­truir ca­da pa­so de la cro­no­lo­gía que, a su jui­cio, lle­va inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de los co­lo­ni­za­do­res de la Edad de Hie­lo has­ta el pre­sen­te. Has­ta él mis­mo.

Tal vez sea po­si­ble. Tal vez el sub­mun­do de Yucatán no so­lo ocul­te una ex­pli­ca­ción plau­si­ble del ini­cio de la his­to­ria de Te­rra­zas, sino tam­bién de los ca­pí­tu­los si­guien­tes: al fin y al ca­bo, de mo­men­to so­lo se ha ex­plo­ra­do una pe­que­ña par­te del sis­te­ma de cue­vas. En la sel­va, le­jos de las ca­rre­te­ras, ni si­quie­ra vi­si­bles en las imá­ge­nes sa­té­li­te, to­da­vía de­ben de es­con­der­se cien­tos de ce­no­tes. Sa­las sub­te­rrá­neas de va­rios pi­sos que el océano ha inun­da­do y se­lla­do po­co a po­co.

Si Te­rra­zas y sus co­le­gas pu­die­ran sa­car un es­que­le­to hu­mano de ca­da pi­so, de­be­rían re­ve­lar­se trans­for­ma­cio­nes de la ana­to­mía. Y se ha­ría vi­si­ble una evo­lu­ción: un có­di­go ar­queo­ló­gi­co que por fin per­mi­ta jun­tar de for­ma con­vin­cen­te los de­ta­lles de la his­to­ria de la co­lo­ni­za­ción de Amé­ri­ca.

Sue­na el mó­vil. Un co­le­ga en­tu­sias­ma­do ha­bla con Te­rra­zas ca­si a gri­tos: “¡Tie­ne que pre­pa­rar en­se­gui­da otra ex­pe­di­ción!”. En el sis­te­ma co­no­ci­do co­mo Na­ran­jal, a pocos ki­ló­me­tros de don­de nos en­con­tra­mos en es­tos mo­men­tos, dos bu­cea­do­res aca­ban de lo­ca­li­zar un es­que­le­to hu­mano en una cá­ma­ra di­mi­nu­ta. Y los hue­sos es­tán ro­dea­dos de res­tos de car­bón.

El re­dac­tor de GEO Lars Abro­meit –en la ima­gen (iz­da), ha­blan­do con Ale­jan­dro Te­rra­zas– hu­bie­ra que­ri­do su­mer­gir­se más ve­ces en los ce­no­tes. El fo­tó­gra­fo me­xi­cano Eugenio

Acé­vez se ha con­ver­ti­do en un es­pe­cia­lis­ta en la fotografía ba­jo el agua. Marc Stein­metz se ha he­cho un nom­bre do­cu­men­tan­do pro­yec­tos ar­queo­ló­gi­cos. Ha ex­hi­bi­do su tra­ba­jo en ex­po­si­cio­nes múl­ti­ples, al­gu­na en Yucatán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.