Opi­nio­nes de un ca­za­dor

Geo - - GEOCARTAS -

Me ha en­tu­sias­ma­do el dos­sier ti­tu­la­do "Pe­rros: fie­les com­pa­ñe­ros" (nº 309). Por­que efec­ti­va­men­te lo son. Yo he te­ni­do to­do ti­po de mas­co­tas y ac­tual­men­te en mi fa­mi­lia con­vi­vi­mos con un bra­co ale­mán. To­da com­pa­ra­ción es odio­sa pe­ro, ba­jo mi pun­to de vis­ta, no he po­di­do in­ter­ac­tuar ni com­pe­ne­trar­me tan­to co­mo con un pe­rro. Una sim­ple mi­ra­da o un pe­que­ño ges­to es su­fi­cien­te pa­ra que nues­tro com­pa­ñe­ro en­tien­da qué pre­ten­de­mos de él. Ellos, a su vez, tam­bién ne­ce­si­tan ese ca­ri­ño que les pro­por­cio­na su gru­po. A ve­ces, so­lo les fal­ta­ría hablar. ¿O aca­so ya lo ha­cen a su ma­ne­ra? Por úl­ti­mo, qui­sie­ra ha­cer una ob­ser­va­ción so­bre el tex­to del edi­to­rial: soy ca­za­dor, igual que nues­tro pe­rro. No per­mi­to que le fal­te aten­ción nin­gu­na ni, sin que­rer en­trar en po­lé­mi­ca, que se mal­tra­te a nin­gún otro en mi pre­sen­cia. Co­mo yo, so­mos le­gión. Ni mu­cho me­nos son

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.