"Abrir las fo­sas ha si­do bueno. No hay jus­ti­cia sin me­mo­ria"

Su nue­va no­ve­la que cuen­ta con la Gue­rra Ci­vil y la me­mo­ria his­tó­ri­ca co­mo fon­do, in­da­ga en la na­tu­ra­le­za de con­flic­tos uni­ver­sa­les.

Geo - - GEOENTREVISTA -

AAn­drés Trapiello le preo­cu­pan los ma­ti­ces. No quie­re que se per­ci­ban agra­vios allí don­de no los hay, ni que se ha­ble de po­lí­ti­ca cuan­do en reali­dad de­be­ría ha­blar­se de li­te­ra­tu­ra. Por­que su nue­va no­ve­la no es sino eso, una no­ve­la que as­pi­ra a ser leí­da –y pue­do dar fe de que se lee con ra­pi­dez–, pe­ro que tam­bién ani­ma a que se dis­cu­ta, a que se de­ba­ta. Ven­ci­do el ini­cial y se­gu­ra­men­te inevi­ta­ble has­tío al que po­dría con­du­cir una nue­va obra de te­má­ti­ca gue­rra­ci­vi­lis­ta, uno se en­cuen­tra con una in­tere­san­te no­ve­la don­de los ver­da­de­ros con­flic­tos abor­da­dos no en­tien­den de trin­che­ras. Aquí se ha­bla de la me­mo­ria, de las re­la­cio­nes pa­dre-hi­jo, de re­cor­dar cuán­do y por qué hay que pa­sar pá­gi­na. De no vi­vir, en de­fi­ni­ti­va, per­ma­nen­te­men­te agra­via­dos.

Su no­ve­la na­ce con una vo­ca­ción in­te­gra­do­ra, la de re­pre­sen­tar a to­dos los es­pa­ño­les y que to­dos ellos ten­gan voz. ¿Por qué?

–El prin­ci­pal pro­ble­ma que tie­ne la li­te­ra­tu­ra so­bre la Gue­rra Ci­vil es pre­ci­sa­men­te es­te. La gue­rra di­vi­dió Es­pa­ña en una frac­tu­ra com­ple­ta, sin po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­ca­ción en­tre un la­do y otro. Yo no ha­bía leí­do una no­ve­la que re­pre­sen­te a to­dos en la Gue­rra Ci­vil. He leí­do no­ve­las de zo­na, pe­ro no­ve­las de las dos zo­nas no exis­ten. Al me­nos no des­de el pun­to de vis­ta ar­gu­men­tal, por­que no hay ar­gu­men­to ve­ro­sí­mil que la ha­ga po­si­ble. Por eso que­ría ha­cer una no­ve­la en la que to­do el mun­do tu­vie­ra la mis­ma opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar­se, y so­bre to­do la mis­ma opor­tu­ni­dad dra­má­ti­ca, que par­ti­ci­pa­ra del mis­mo dra­ma.

Y lo ha­ce apor­tan­do los me­jo­res ar­gu­men­tos que ca­da uno de ellos po­see.

–Era im­por­tan­te que la gen­te ha­bla­ra con lo me­jor su­yo. No que­ría ha­cer tram­pas al lec­tor y lle­var­le a un si­tio al que no quie­re ir. En la no­ve­la el lec­tor va a te­ner que juz­gar. El lec­tor es in­te­li­gen­te, no quie­re que le tra­ten co­mo un idio­ta. Por eso pa­ra mí era muy im­por­tan­te que to­dos los pro­ta­go­nis­tas ha­bla­sen con sus me­jo­res ar­gu­men­tos. El fas­cis­ta, la víc­ti­ma, los de la me­mo­ria his­tó­ri­ca. To­dos. Y to­dos exac­ta­men­te igual. Así es co­mo la no­ve­la tie­ne sen­ti­do, por­que to­do en ella es­tá tra­ba­do y es el lec­tor el que de­be­rá unir­lo. El lec­tor tie­ne en to­do mo­men­to las cla­ves de la no­ve­la. Ese era mi re­to. Que yo no tu­vie­ra voz.

¿Se pue­de, por tan­to, con­si­de­rar su no­ve­la co­mo un ale­ga­to con­tra la ex­clu­si­vi­dad?

–Escribir una no­ve­la so­bre la Gue­rra Ci­vil pa­ra es­pa­ño­les en­tra­ña una do­ble di­fi­cul­tad. En pri­mer lu­gar, es­ta­mos can­sa­dos de 70 años de oír la mis­ma matraca; y en se­gun­do lu­gar, ha­bla­mos a con­ven­ci­dos. Es de­cir, a gen­te que cree que por el he­cho de ser es­pa­ñol tie­ne ya una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.