Jo­ven ri­no­ce­ron­te blan­co, cu­yos cuer­nos aún están cre­cien­do.

Geo - - GEOGEONOTICIAS -

Es­tá cer­ca de la ciu­dad sud­afri­ca­na de Mo­ko­pa­ne, unos 250 ki­ló­me­tros al nor­te de la ca­pi­tal Pre­to­ria. En ple­na sa­ba­na, en tie­rras del En­ta­be­ni Sa­fa­ri Con­ser­vancy, se ha crea­do el pri­mer or­fa­na­to del mun­do que aco­ge ri­no­ce­ron­tes. Se tra­ta de be­bés cu­yas ma­dres han si­do ma­ta­das por ca­za­do­res fur­ti­vos por sus cuer­nos.

En Sudáfrica vi­ven cer­ca de tres cuar­tos de los 20.000 ri­no­ce­ron­tes blan­cos de Áfri­ca y cer­ca de 4.800 ri­no­ce­ron­tes ne­gros, es­pe­cie ame­na­za­da de ex­tin­ción. Las po­bla­cio­nes su­fren el im­pac­to de la ca­za fur­ti­va (ver GEO nº 306); a los ani­ma­les aba­ti­dos se les cor­tan los cuer­nos. Es­tos sue­len ser trans­por­ta­dos clan­des­ti­na­men­te a Asia, don­de a los ex­trac­tos ob­te­ni­dos a ba­se del cuerno se les atri­bu­yen po­de­res cu­ra­ti­vos. En el mer- ca­do ne­gro, un ki­lo se pue­de ven­der a 80.000 dó­la­res, más caro que el oro. En 2012, ca­si 300 ani­ma­les han si­do víc­ti­mas de fur­ti­vos; el año an­te­rior fue­ron más de 400. “Co­mo con­se­cuen­cia, las crías sue­len que­dar­se huér­fa­nas”, di­ce Ka- ren Trend­ler, cui­da­do­ra del cen­tro. El or­fa­na­to aco­ge­rá has­ta 30 jó­ve­nes ejem­pla­res. El con­tac­to con el hombre se li­mi­ta a lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio. Cuan­do ha­yan su­pe­ra­do los pri­me­ros me­ses se­rán de­vuel­tos a la li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.