De re­cep­to­res a do­nan­tes.

Geo - - GENOCIDIO ARMENIO -

Co­mo ciu­da­da­nos de un país desa­rro­lla­do, cien­tos de mi­les de es­pa­ño­les apa­dri­nan a ni­ños en los rin­co­nes me­nos fa­vo­re­ci­dos del glo­bo a tra­vés de di­ver­sas ONGs, en­tre ellas In­ter­vi­da. Mu­chas de es­tas per­so­nas su­fren de cer­ca la cri­sis eco­nó­mi­ca, pe­ro, a pe­sar de ello, de­ci­den con­ti­nuar con el apa­dri­na­mien­to. Es el ca­so de En­ri­que Ca­se­llas, pa­drino de In­ter­vi­da, que ase­gu­ra que “mien­tras pue­da pa­gar­lo, la sa­tis­fac­ción que me su­po­ne lo com­pen­sa”.

La in­men­sa ma­yo­ría ig­no­ra que el sis­te­ma tu­vo co­mo pri­me­ros be­ne­fi­cia­rios a pe­que­ños de nues­tro país du­ran­te la cruen­ta Gue­rra Ci­vil de 1936-39. En 1936, que se en­con­tra­ba cu­brien­do el con­flic­to pa­ra un ro­ta­ti­vo lon­di­nen­se, se en­con­tró en la ca­lle con un ni­ño de cin­co años que llevaba pren­di­do en la ropa un car­tel don­de se po­día leer: “Es­te es Jo­sé y yo soy su pa­dre. Cuan­do San­tan­der cai­ga, es­ta­ré muer­to. Quien quie­ra que en­cuen­tre a mi hi­jo, le rue­go que cui­de de él en mi lu­gar”. Afec­ta­do por aquel dra­ma, más de mil ni­ños aco­gi­dos en ellas. La úl­ti­ma no ce­rra­ría has­ta 1957.

Las cam­pa­ñas nor­tea­me­ri­ca­nas de re­cau­da­ción de ayu­das im­pul­sa­das por Lang­don-Da­vies lo­gra­ron to­car el co­ra­zón y el bol­si­llo de des­ta­ca­das es­tre­llas de Holly­wood, en un pre­ce­den­te del uso de famosos pa­ra pro­mo­ver cau­sas so­li­da­rias tan en bo­ga en nues­tros días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.