Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL -

son mu­chas se­gu­ra­men­te las oca­sio­nes en las que la fo­to­gra­fía, de una u otra ma­ne­ra, con­si­gue agi­tar nues­tras con­cien­cias y, a par­tir de ellas, cam­biar mí­ni­ma­men­te el mun­do que nos ro­dea. Sin em­bar­go, no son tan­tas las oca­sio­nes en las que po­de­mos ver có­mo un tra­ba­jo fo­to­grá­fi­co re­vier­te di­rec­ta­men­te en la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de vi­da de los fo­to­gra­fia­dos. Ha­go me­mo­ria y, a lo lar­go de los cin­co años que lle­vo al frente de es­ta mag­ní­fi­ca re­vis­ta, tan so­lo con­si­go re­cor­dar un ca­so pu­bli­ca­do: el de Jo­nat­han Tor­gov­nik, fo­tó­gra­fo afin­ca­do en Sudáfrica. Tor­gov­nik reali­zó un ex­te­nuan­te y emo­ti­vo tra­ba­jo con las ma­dres y los ni­ños ruan­de­ses na­ci­dos tras las vio­la­cio­nes ma­si­vas a las que fue so­me­ti­da la po­bla­ción fe­me­ni­na por par­te de las mi­li­cias hu­tus –los tris­te­men­te cé­le­bres In­te­raham­we– du­ran­te el con­flic­to ét­ni­co que aso­ló el país. Con­mo­vi­do por el dra­ma hu­mano que re­fle­ja­ba su cá­ma­ra, el fo­tó­gra­fo creó Foun­da­tion Rwan­da, una ins­ti­tu­ción sin áni­mo de lu­cro con la que ofre­ce ayu­da psi­co­ló­gi­ca a las ma­dres y so­por­te edu­ca­cio­nal a los ni­ños na­ci­dos de aque­lla bar­ba­rie. Un ca­so si­mi­lar vie­ne aho­ra a nues­tras pá­gi­nas de la mano del fo­tó­gra­fo ban­gla­des­hí G.M.B. Akash, uno de los más in­flu­yen­tes de Asia se­gún el fa­bri­can­te de cá­ma­ras Ni­kon. Du­ran­te ca­si diez años, Akash ha fo­to­gra­fia­do las pe­nu­rias de sus com­pa­trio­tas, hom­bres, mu­je­res y ni­ños, en su lu­cha dia­ria por la su­per­vi­ven­cia. Sus re­por­ta­jes fo­to­grá­fi­cos die­ron la vuel­ta al mun­do y co­se­cha­ron éxi­to, ga­lar­do­nes y di­ne­ro. Pe­ro Akash –en con­tra de lo que mu­chos pien­san que de­be­ría ser el es­pí­ri­tu que go­bier­na la la­bor del periodista– de­ci­dió unir­se a la cau­sa que fo­to­gra­fia­ba. Fue cons­cien­te de su res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral –co­mo per­so­na y co­mo pro­fe­sio­nal– y dio un pa­so al frente. De­jó de ser un tes­ti­go y se in­vo­lu­cró. Y lo hi­zo, sí, de for­ma cons­cien­te. En un ne­go­cio don­de, tal y co­mo afir­ma Jens Schrö­der, au­tor del reportaje, las ma­las no­ti­cias son bue­nas no­ti­cias, don­de las fo­tos dra­má­ti­cas ge­ne­ran más in­te­rés que las sim­ple­men­te be­llas, don­de el su­fri­mien­to hu­mano se con­vier­te en mer­can­cía, Akash es sin du­da un ren­glón tor­ci­do, un ejem­plo cuan­do me­nos a evi­tar. Con el pa­so de los años una idea en prin­ci­pio dis­pa­ra­ta­da fue co­bran­do fuer­za po­co a po­co en su in­te­rior. Has­ta que un día to­mó for­ma: bus­ca­ría a los pro­ta­go­nis­tas de sus imá­ge­nes pa­ra com­par­tir con ellos una par­te de su éxi­to. El re­la­to de su bús­que­da in­can­sa­ble no es so­lo con­mo­ve­dor, sino ex­tra­or­di­na­ria­men­te hu­mano. Gra­cias a él, Mun­na, el ni­ño que tra­ba­ja­ba en una fá­bri­ca me­ta­lúr­gi­ca y cu­ya fo­to­gra­fía fue un éxi­to mun­dial, ayu­da hoy a su pa­dre a ven­der pe­pi­nos; Has­mot, el hombre al que el ata­que de un ti­gre des­tro­zó la ca­ra con­de­nán­do­lo a la men­di­ci­dad, vi­ve hoy ven­dien­do pes­ca­do; o Sa­jib, el ni­ño que ma­cha­ca­ba pie­dras de sol a sol en una fá­bri­ca de alu­mi­nio, ha vuel­to al co­le­gio. Pe­que­ños éxi­tos que no nu­blan la vi­sión de Akash. Por­que él lo tie­ne cla­ro: no es un ac­ti­vis­ta ni una ONG ni un ban­co de mi­cro­cré­di­tos. Él so­lo es un fo­tó­gra­fo, y su pro­yec­to de ayu­da, un asun­to pri­va­do. Ju­lián Due­ñas

Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.