"Las gran­des de­ci­sio­nes las to­mo en la mon­ta­ña"

Pu­bli­cis­ta de pro­fe­sión y mon­ta­ñe­ro de vo­ca­ción, Gar­bi­zu re­co­pi­la en Mon­te­ra­pia, un li­bro de au­to­rrea­li­za­ción, tres dé­ca­das de vi­ven­cias en las al­tu­ras.

Geo - - GEOENTREVISTA - JUANJO GAR­BI­ZU

Sue­le de­cir que un día en la mon­ta­ña equi­va­le a dos en la ciu­dad, que en las al­tu­ras las prio­ri­da­des cam­bian, que las co­sas se ven con una cla­ri­dad ines­pe­ra­da, que cues­ta arri­ba se pien­sa me­jor. Pa­ra es­te mon­ta­ñe­ro me­ti­do a pu­bli­cis­ta, el mon­te es sin du­da la más ase­qui­ble de las te­ra­pias pa­ra ven­cer las pa­to­lo­gías de la vi­da hi­per­tec­no­ló­gi­ca. Por­que allí, en las al­tas y las ba­jas cum­bres que él ya ha con­quis­ta­do, con­cep­tos co­mo el ma­te­ria­lis­mo y la com­pe­ti­ti­vi­dad se re­la­ti­vi­zan pa­ra de­jar pa­so a va­lo­res ca­da vez más en desuso, co­mo la amis­tad, la con­fian­za y la dis­ci­pli­na.

¿Qué bus­ca Mon­te­ra­pia?

–Que­ría mos­trar al pú­bli­co, sea o no afi­cio­na­do a la mon­ta­ña, al­go que pa­re­ce ob­vio: que en el mon­te po­de­mos me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da y en­con­trar la so­lu­ción a mu­chos de nues­tros pro­ble­mas. El mon­te es una te­ra­pia cer­ca­na y ase­qui­ble. Allí des­co­nec­tas de las preo­cu­pa­cio­nes, te re­la­jas y mien­tras tus pier­nas van por un la­do, tu ce­re­bro pue­de ir por otro.

Es de­cir, es el lu­gar idó­neo pa­ra es­tos mo­men­tos de an­gus­tias y de­pre­sio­nes.

–Si es­tás en el pa­ro, lo peor que pue­des ha­cer es que­dar­te en ca­sa la­men­tán­do­te. Hay gen­te que lo es­tá pa­san­do muy mal, y que no tie­ne di­ne­ro pa­ra ir al psi­có­lo­go o pa­ra una ca­ja de Pro­zac... ¡Pues el mon­te lo tie­nen ahí al la­do! El aba­ni­co de si­tios a los que su­bir es in­fi­ni­to: ¡el 80% de los mon­ta­ñe­ros va al mis­mo 20% de las mon­ta­ñas!

¿Es­ta­mos frente a un li­bro de au­to­ayu­da?

–En al­gu­nas li­bre­rías es­tá en la sec­ción de de­por­tes y en otras en la de au­to­ayu­da. Lo que sí pue­do de­cir­te es que no se tra­ta so­lo de un li­bro de mon­ta­ña. He si­do lec­tor de li­bros de au­to­ayu­da, y mu­chas ve­ces me he sen­ti­do es­ta­fa­do. Yo he ne­ce­si­ta­do 51 años de ex­pe­rien­cias pa­ra escribir el mío. Tal vez se­ría más acer­ta­do ca­li­fi­car­lo co­mo li­bro de au­to­rrea­li­za­ción o de co­no­ci­mien­to per­so­nal.

Des­de el tí­tu­lo se re­fie­re al mon­te, no a la mon­ta­ña...

–Es que aquí el ta­ma­ño no im­por­ta. To­dos te­ne­mos cer­ca de ca­sa un mon­te, por ba­ji­to que sea, al que po­der ir a an­dar. El li­bro tra­ta de ale­jar­se de la gran li­te­ra­tu­ra épi­ca de la al­ta mon­ta­ña, de los top del hi­ma­la­yis­mo, del "yo subí ca­tor­ce ocho­mi­les" o "tu­ve que aban­do­nar a mi com­pa­ñe­ro en una cor­ni­sa". Quie­ro en­sal­zar a la gran cla­se me­dia del mon­ta­ñis­mo.

¿Cuá­les son en­ton­ces esos gran­des efec­tos po­si­ti­vos del mon­ta­ñis­mo?

–Por una par­te están los de­por­ti­vos, cla­ro. Pe­ro tam­bién hay gran­des be­ne­fi­cios psi­co­ló­gi­cos. Po­ten­cia el la­do de­re­cho del ce­re­bro, el pen­sa­mien­to fi­gu­ra­do, la crea­ti­vi­dad, la in­tui­ción... En el mon­te se im­par­ten lec­cio­nes de dis­ci­pli­na, de sen­si­bi­li­dad, de hu­mil­dad, de amis­tad, de so­le­dad, de con­fian­za... Y se apren­de a di­fe­ren­ciar lo im­por­tan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.