EL ME­JOR MO­MEN­TO

"En la mon­ta­ña ad­quie­res pers­pec­ti­va, un dis­tan­cia­mien­to ne­ce­sa­rio de los pro­ble­mas dia­rios, que te per­mi­ti­rá afron­tar­los me­jor a tu vuel­ta"

Geo - - GEOENTREVISTA - Joa­quim M. Pu­jals

de lo su­per­fluo: sin ir más le­jos, a la ho­ra de lle­nar la mo­chi­la.

Afir­ma que to­ma las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes en la mon­ta­ña por­que "cues­ta arri­ba se pien­sa me­jor..."

–Lo ha­go en oca­sio­nes, tan­to en cues­tio­nes per­so­na­les co­mo em­pre­sa­ria­les. Me re­ser­vo el mo­men­to de adop­tar­las pa­ra la as­cen­sión. Siem­pre he pen­sa­do que las me­jo­res op­cio­nes se eli­gen más con la in­tui­ción que con la ra­zón. Y hay es­tu­dios que lo ava­lan. Allí arri­ba, en so­le­dad por su­pues­to, se ven las co­sas con una cla­ri­dad des­acos­tum­bra­da. El ce­re­bro fun­cio­na a otra ve­lo­ci­dad. Y cuan­do ba­jas tie­nes la ca­be­za más li­ge­ra, más lim­pia, ¡aun­que, ojo, el mon­te tam­po­co es la pa­na­cea!

Es­ta­mos ha­blan­do del mon­te co­mo hi­gie­ne men­tal...

–Sí, en una do­ble ver­tien­te. Por una par­te hay una des­co­ne­xión de las preo­cu­pa­cio­nes co­ti­dia­nas. La mon­ta­ña es co­mo un via­je en el tiem­po. No hay redes so­cia­les ni nue­vas tec­no­lo­gías, que están muy bien, ¡no soy un anaco­re­ta di­gi­tal!, pe­ro te crean una ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal. Te­ne­mos un ex­ce­so de in­for­ma­ción, de ofer­ta de con­su­mo, de­ma­sia­do don­de ele­gir. Con fre­cuen­cia, más es me­nos. Y, por otra, tam­bién ad­quie­res una pers­pec­ti­va, un dis­tan­cia­mien­to de esos pro­ble­mas que te per­mi­te afron­tar­los me­jor a la vuel­ta.

¿La mon­ta­ña es una me­tá­fo­ra de la vi­da?

–La pantalla de la mon­ta­ña me sir­ve pa­ra re­bo­tar con­tra ella re­fle­xio­nes so­bre la vi­da co­ti­dia- na. Es­tá cla­ro que en esa cues­ta de la vi­da to­dos lle­va­mos a la es­pal­da una mo­chi­la fí­si­ca y emo­cio­nal. Y lle­gar a la ci­ma no siem­pre es el ob­je­ti­vo que hay que mar­car­se.

Us­ted afir­ma que allá arri­ba el tiem­po dis­cu­rre más len­ta­men­te...

–Un día en la mon­ta­ña es por lo me­nos co­mo dos en la ciu­dad. Se mag­ni­fi­can las sen­sa­cio­nes. Vi­ves con más in­ten­si­dad las co­sas. In­clu­so un bo­ca­di­llo sa­be me­jor. O una na­ran­ja, que yo en la ciu­dad ni prue­bo...

Cu­rio­sa­men­te, des­cu­brió el mon­ta­ñis­mo ya con una cier­ta edad, y an­tes no le ha­cía un pe­lo de gra­cia la na­tu­ra­le­za...

–Sí, odia­ba las ex­cur­sio­nes del co­le­gio has­ta que, ter­mi­na­do el ba­chi­lle­ra­to, a fi­na­les de los se­ten­ta, acom­pa­ñé a unos ami­gos al Txin­do­ki, en la sie­rra de Ara­lar, en­tre Na­va­rra y el País Vas­co, y des­cu­brí sen­sa­cio­nes nue­vas. Des­de en­ton­ces no he pa­ra­do.

¿Qué hay que lle­var­se siem­pre al mon­te?

–Ca­pa­ci­dad de ad­mi­ra­ción, esa ac­ti­tud in­fan­til de sor­pren­der­se con to­do.

¿Y qué no con­vie­ne lle­var nun­ca?

–Com­pe­ti­ti­vi­dad. Ca­da vez veo más cro­nó­me­tros y pul­só­me­tros. Y mal ro­llo, aun­que la mon­ta­ña pue­de con­ver­tir el mal ro­llo en bueno.

¿De ver­dad cree que en la mon­ta­ña no hay pe­si­mis­tas?

–A pies jun­ti­llas. O no van o se trans­for­man allí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.