Cuan­do el dios so­lar era san­gui­na­rio

Guatemala des­cu­bre un nue­vo si­tio de cul­to ma­ya.

Geo - - GEONOTICIAS -

Cuan­do los ni­ños di­bu­jan el Sol sue­len pin­tar­lo con una am­plia son­ri­sa. Sin em­bar­go, en el cen­tro ce­re­mo­nial ma­ya de El Zotz, en la ac­tual Guatemala, el Sol no es ama­ble. En un re­lie­ve del Tem­plo del Sol Noc­turno, el as­tro es re­pre­sen­ta­do con ros­tro ase­sino en los tres mo­men­tos del día: por la ma­ña­na tie­ne for­ma de pez o ti­bu­rón (foto); al me­dio­día, es un an­ciano “que be­be san­gre”; y al atar­de­cer fi­gu­ra co­mo un ja­guar fe­roz.

Es­tas es­cul­tu­ras son “ab­so­lu­ta­men­te ex­cep­cio­na­les“por la ca­li­dad de la fac­tu­ra y por su va­lor cien­tí­fi­co, afir­ma Si­mon Mar­tin, ex­per­to en cul­tu­ra ma­ya y miem­bro del equi­po in­ves­ti­ga­dor. Has­ta la fe­cha so­lo se ha­bían ha­lla­do imá­ge­nes in­di­vi­dua­les del dios so­lar, mien­tras que en el si­tio ar­queo­ló­gi­co de El Zotz se re­la­cio­nan las tres di­fe­ren­tes fa­ses del ci­clo so­lar dia­rio. Es­te ha­llaz­go qui­zá ayu­de a es­cla­re­cer el sig­ni­fi­ca­do de las re­pre­sen­ta­cio­nes so­la­res en la cul­tu­ra ma­ya. Los tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos del ya­ci­mien­to no co­men­za­ron has­ta 2010. El tem­plo, en­te­rra­do en la sel­va ba­jo el com­ple­jo ar­qui­tec­tó­ni­co de la Pi­rá­mi­de del Dia­blo, tie­ne tre­ce me­tros de al­tu­ra y con­tie­ne la tum­ba de un so­be­rano que vi­vió en­tre el 350 y el 400 des­pués de Cris­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.