De pu­ño y le­tra de Gau­guin

La es­cri­to­ra Án­ge­les Ca­so tra­za un her­mo­so iti­ne­ra­rio por la vi­da, la obra, las ideas y los via­jes del ge­nial pin­tor, al hi­lo de sus es­cri­tos.

Geo - - GEOLIBROS -

No es es­te un li­bro más so­bre la vi­da y obra del pin­tor fran­cés. En sus pá­gi­nas, ade­más de su bio­gra­fía y re­pro­duc­cio­nes de cua­dros y fo­to­gra­fías ori­gi­na­les (has­ta un to­tal de 150 imá­ge­nes), en­con­tra­mos sor­pren­den­tes tex­tos de su pu­ño y le­tra, tra­du­ci­dos por la au­to­ra. Por­que ade­más de pro­lí­fi­co en pin­tu­ras, Gau­guin fue un hombre de mu­chas pa­la­bras. Des­de que co­men­zó a pin­tar, es­cri­bió sin ce­sar: car­tas a su mu­jer, ami­gos y co­no­ci­dos, re­fle­xio­nes so­bre ar­te, po­lí­ti­ca y re­li­gión, re­cuer­dos de in­fan­cia y ju­ven­tud, re­la­tos so­bre sus es­tan­cias fue­ra de Fran­cia...

Y es en es­tos tex­tos, pues­tos en re­la­ción con su vi­da, sus obras maes­tras y sus ex­pe­rien- cias en lu­ga­res re­mo­tos, don­de el lec­tor com­pren­de en to­da su di­men­sión el ca­rác­ter rup­tu­ris­ta y sal­va­je del ar­tis­ta, que de­ci­dió "exi­liar­se" de la so­cie­dad eu­ro­pea biem­pen­san­te de la épo­ca y vi­vir en sus már­ge­nes. Vis­tos con la pers­pec­ti­va ar­tís­ti­ca de hoy, cuan­do el cam­bio de con­cep­tos es­té­ti­cos del si­glo XX fue tan ra­di­cal que la ins­pi­ra­ción en lo pri­mi­ti­vo nos re­sul­ta hoy ha­bi­tual, las pin­tu­ras de Gau­guin ya no nos pa­re­cen tan bru­ta­les co­mo fue­ron en su día. Mu­chos de sus tex­tos, sin em­bar­go, sí man­tie­nen ese es­pí­ri­tu re­bel­de: "Qui­zá un día, cuan­do mi ar­te le ha­ya re­ven­ta­do los ojos a to­do el mun­do, un hombre en­tu­sias­ta me re­co­ja del arro­yo." "Lo que re­sul­ta te­rri­ble de la mi­se­ria es có­mo im­pi­de el tra­ba­jo, el de­sa­rro­llo de las fa­cul­ta­des in­te­lec­tua­les (...) Es ver­dad que el su­fri­mien­to agu­di­za el in­ge­nio, pe­ro no de­be ser ex­ce­si­vo: si no, te ma­ta.""¿No es un error sa­cri­fi­car to­do a los hi­jos? ¿No sig­ni­fi­ca pri­var a la na­ción de sus miem­bros más ac­ti­vos? (...) So­lo ha­brá gen­te sa­cri­fi­ca­da. Y la es­tu­pi­dez du­ra­rá mu­cho." "(...) Pa­ra la fa­mi­lia soy un mons­truo. Nues­tra épo­ca so­lo res­pe­ta al que triun­fa."

Gau­guin, el al­ma de un sal­va­je. Án­ge­les Ca­so. Lun­werg

Edi­to­res. 24,50 €. Dcha: frag­men­to del cua­dro

Te arii Vahi­ne ( La es­po­sa del rey), pin­ta­do en 1896. El ar­tis­ta vi­vió en­tre

1848 y 1903.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.