Ca­ri­ño estremecedor

El aus­tria­co Mi­chael Ha­ne­ke, di­rec­tor de La pia­nis­ta, Funny Ga­mes y Ca­ché, lo­gró su se­gun­da Pal­ma de Oro en Can­nes con Amor, una his­to­ria de oc­to­ge­na­rios enamo­ra­dos. Por Al­ber­to Quin­ta­ni­lla

Geo - - GEOCINE -

Có­mo es el amor en la ter­ce­ra edad? ¿Pue­de uno se­guir enamo­ra­do cuan­do lle­ga a los 80 años y ser fe­liz jun­to a su pa­re­ja de to­da la vi­da? Es­tas son al­gu­nas de las pre­gun­tas a las que el film del di­rec­tor aus­tria­co Mi­chael Ha­ne­ke bus­ca dar res­pues­ta. Su ar­gu­men­to gi­ra en torno a las­fi­gu­ras de Geor­ges y An­ne, dos edu­ca­dos y cul­tos pro­fe-so­res de mú­si­ca ya ju­bi­la­dos. En un mo­men­to da­do, An­ne su­fre un ata­que­que­le­pa­ra­li­za­me­dio­cuer­po.La hi­ja de am­bos se ve im­po­ten­te an­te la si­tua­ción y no sa­be có­mo ayu­dar a su pa­dre en los cui­da­dos de su ma­dre con­va­le­cien­te. Tan ex­tre­ma si-tua­ción ha­ce que el amor en­tre la p-are­ja se vea pues­to a prue­ba. Pa­ra desa­rro­lla­res­ta his­to­ria, Ha­ne­ke se cen­tra en un ro­da­je mi­ni­ma­lis­ta y de in­te­rio­res. Es­to, que aprio­ri po­dría ser con­si­de­ra­do una li­mi­ta­ción, des-ta­ca la so­ber­bia ac­tua­ción de los pro-ta­go­nis­tas, que rea­li­zan un tra­ba­jo de gran al­tu­ra. Es­pe­cial­men­te en el ca­so de Jean-Louis Trin­tig­nant, ga­lán en tiem­pos pre­té­ri­tos, que con­si­gue sin du­da una de las me­jo­res in­ter­pre­ta­cio­nes de su ca­rre­ra.

Amor es una cin­ta de rea­lis­mo ab­so­lu­to muy bien di­ri­gi­da.

To­do pa­re­ce un bai­le de emo­cio­nes pa­ra el es­pec­ta­dor, que no pue­de adi­vi­nar qué le de­pa­ra­rá la si­guien­te es­ce­na. Ni a él ni a los dos pro­ta­go­nis­tas. Ro­da­da con in­te­li­gen­cia, el guión fun-cio­na co­mo una pre­ci­sa ma­qui­na­ria.

Al igual que ocu­rrió con La cin­ta blan­ca (2009), Ha­ne­ke ha vuel­to a re- ci­bir ala­ban­zas por par­te de la crí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. Amor ha en­tra­do con fuer­za en las qui­nie­las de los Os­car. Ya es una de las nue­ve pre­can­di­da­tas a Me­jor Pe­lí­cu­la de Ha­bla no In­gle­sa, re­pre­sen­tan­do a Aus­tria.

Des­de su pre­sen­ta­ción, la cin­ta no ha de­ja­do de cre­cer. Se ha lle­va­do los pre­mios a Me­jor Pe­lí­cu­la Eu­ro­pea, Me­jor Di­rec­tor, Me­jor Ac­tor y Me­jor Ac­triz, otor­ga­dos por la Aca­de­mia de Ci­ne Eu­ro­peo. Es­tá no­mi­na­da al Glo­bo de Oro a Me­jor Pe­lí­cu­la de Ha­bla no In­gle­sa y fue re­co­no­ci­da por la Aso­cia­ción de Crí­ti­cos de Ci­ne de Los Án­ge­les co­mo Me­jor Pe­lí­cu­la del Año.

Se­tra­ta de una in­tere­san­tí­si­ma cin-ta que des­cu­bre, a tra­vés de los ojos de Jean-Louis Trin­tig­nant, Em­ma­nue­lle Ri­va e Isa­be­lle Hup­pert, las re­la­cio­nes de pa­re­ja en la ve­jez, las desave­nen­cias pa­ter­no­fi­lia­les y, so-bre, to­do lain­co­mu­ni­ca­ción­hu­ma­na.

Una cu­rio­si­dad: Ha­ne­ke, abru­ma­do por tan­to re­co­no­ci­mien­to, ha re­ti­ra­do la cin­ta de los pre­mios de ci­ne aus­tria­co. Quie­re de­jar pa­so a otros rea­li­za­do­res no­ve­les.

AMOR A PRUE­BA

A sus 80 años cum­pli­dos, Geor­ge (iz­da) ama co­mo el pri­mer día a An­ne, su mu­jer (arri­ba). Sin em­bar­go, la en­fer­me­dad los pon­drá a prue­ba.

HI­JA DES­ORIEN­TA­DA

Isa­be­lle Hup­pert (Eve) no se po­ne de acuer­do con su pa­dre en el mo­do de cui­dar de su ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.