Lud­wig Bor­chardt y el bus­to de Ne­fer­ti­ti

Geo - - GEOICONO -

El su­yo fue, sin du­da, uno de los más gran­des des­cu­bri­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos de to­dos los tiem­pos. Po­co im­por­ta que su prin­ci­pal ob­je­ti­vo aca­dé­mi­co fue­ra el es­tu­dio de la an­ti­gua ar­qui­tec­tu­ra egip­cia, que di­ri­gie­ra ex­ca­va­cio­nes en He­lió­po­lis y Abu Gu­rab, que co­la­bo­ra­ra con Gaston Mas­pe­ro en la rea­li­za­ción del ca­tá­lo­go de pie­zas del Mu­seo Egip­cio de El Cai­ro y que fue­ra el fun­da­dor del Ins­ti­tu­to Ale­mán de Ar­queo­lo­gía. El nom­bre de Lud­wig Bor­chardt (1863-1938) per­ma­ne­ce­rá uni­do pa­ra siem­pre al de su má­xi­mo des­cu­bri­mien­to: el bus­to de la rei­na Ne­fer­ti­ti, una mu­jer cu­yo po­der so­lo pa­re­cía ri­va­li­zar con su be­lle­za. Fue el seis de di­ciem­bre de 1912, cuan­do Bor­chardt y su equi­po ex­ca­va­ban en Tell el Amar­na, la an­ti­gua Ake­na­tón. Co­mo en tan­tas oca­sio­nes, los te­dio­sos tra­ba­jos no arro­ja­ban na­da es­pe­cial, flo­ren­cien­do aquí y allá res­tos de an­ti­guos ta­lle­res y vi­vie­das. Na­die por tan­to es­pe­ra­ba que aque­lla ma­ña­na la cua­drí­cu­la P47 vo­mi­ta­ra un ha­llaz­go de in­creí­ble mag­ni­tud. Frente a ellos –en un es­ta­do de con­ser­va­ción que to­da­vía hoy ge­ne­ra sus­pi­ca­cias– apa­re­ció un pe­que­ño bus­to de pie­dra ca­li­za po­li­cro­ma­da, tra­ba­ja­do a cin­cel y ador­na­do con una co­ro­na y un co­llar de ho­jas de sau­ce. "Te­nía­mos en nues­tras ma­nos la pie­za de ar­te egip­cia más lle­na de vi­da. No se pue­de des­cri­bir, hay que ver­la", es­cri­bió Bor­chardt en su dia­rio. Aque­lla pie­za no era otra que el men­cio­na­do bus­to de Ne­fer­ti­ti, es­po­sa del fa­raón Ake­na­tón, con­ver­ti­da aho­ra en un icono de be­lle­za. La con­tro­ver­sia so­bre có­mo sa­lió la pie­za de Egip­to si­gue hoy en­fren­tan­do a Ale­ma­nia y Egip­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.