"Rien ne va plus"

Los pro­pie­ta­rios de ca­si­nos lo te­men. No es pa­ra me­nos: Pie­rre Ba­sieux es ca­paz de en­ga­ñar a la suer­te. Gra­cias a su fi­na ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción y sus co­no­ci­mien­tos fí­si­cos, sa­be pro­nos­ti­car con mu­cha pre­ci­sión dón­de cae­rá la bo­la.

Geo - - HAINAN - Tex­to: An­dreas Wen­de­roth Fo­tos: Gulliver Theis

SON LAS CUA­TRO DE la tar­de, el Ca­sino Ba­den, cer­ca de Viena (Aus­tria), ha abier­to ha­ce una ho­ra, los cru­pie­res ca­lien­tan mo­to­res. Es­tas pri­me­ras ho­ras de la tar­de son las que más le gus­tan al dis­tin­gui­do se­ñor de la pi­pa en la bo­ca.

Des­de la dis­tan­cia y con apa­ren­te in­di­fe­ren­cia ob­ser­va có­mo el cru­pier sa­ca la bo­la de su ca­jón de la me­sa uno, ha­ce gi­rar la ru­le­ta y lan­za la bo­la en sen­ti­do con­tra­rio al bor­de del ci­lin­dro de ma­de­ra.

“¡Apos­ta­ría por el on­ce o do­ce!”, di­ce en una mez­cla de dia­lec­to sui­zo y vie­nés, mien­tras fu­ma ta­ba­co sue­co, ne­gro pe­ro muy sua­ve. Lu­ce unas ga­fas sin mon­tu­ra pa­ra que su cam­po vi­sual no ten­ga nin­gu­na li­mi­ta­ción. Él no ve más que los de­más, pe­ro per­ci­be mu­chas más co­sas.

Tras unos sie­te se­gun­dos, la bo­la aban­do­na el bor­de del ci­lin­dro, cho­ca con uno de los ocho rom­bos so­bre­sa­lien­tes, cae aba­jo de la rue­da y se pa­ra en la ca­si­lla on­ce, cum­plien­do el pro­nós­ti­co co­mo por ar­te de ma­gia.

“¡Qué bien!”, di­ce el bel­ga Pie­rre Ba­sieux, doc­tor en fí­si­ca y ma­te­má­ti­cas de 67 años, mien­tras in­ha­la el hu­mo de la pi­pa. “Aún fun­cio­na.”

Es cier­to que lle­va unos años sin ju­gar, so­bre to­do des­de que se so­me­tió a una ope­ra­ción de co­ra­zón, pe­ro sa­ber que en­tran­do en un ca­sino pue­de sa­car­se al­go de di­ne­ro ex­tra en cual­quier mo­men­to y lu­gar del mun­do le pro­du­ce una ma­ra­vi­llo­sa sen­sa­ción de in­de­pen­den­cia.

Ba­sieux es, por así de­cir­lo, la ma­yor ame­na­za pa­ra un ca­sino. Por­que él no se fía de la vo­lu­bi­li­dad de la suer­te. Cuan­do él de­ci­de apos­tar, ha su­pe­ra­do al azar ha­ce un ra­to. Por­que él no jue­ga. Cal­cu­la. En Ba­vie­ra le han prohi­bi­do apos­tar una vez que la bo­la ha si­do lan­za­da. Los de­más dis­po­nen de unos se­gun­dos más has­ta que el cru­pier pro­nun­cia el fa­mo­so rien ne va

plus (no va más). Tam­bién es cier­to que un “ata­que” de Ba­sieux su­po­ne un pe­li­gro mu­cho ma­yor que el de cual­quier otro ju­ga­dor de ru­le­ta, al que sue­le de­vol­ver­se por tér­mino me­dio unos 97 cén­ti­mos por ca­da eu­ro que in­vier­te.

En el Ca­sino Ba­den, Pie­rre Ba­sieux lle­ga aho­ra a la con­clu­sión de que el ci­lin­dro en cues­tión tie­ne que es­tar li­ge­ra­men­te in­cli­na­do. “Tres de cua­tro ci­lin­dros no están del to­do ho­ri­zon­ta­les”, ana­li­za el bel­ga. La ma­la co­lo­ca­ción tie­ne co­mo con­se­cuen­cia que la bo­la co­li­sio­ne más a me­nu­do con de­ter­mi­na­dos rom­bos del ci­lin­dro –con aque­llos que se en­cuen­tran en la pen­dien­te del ci­lin­dro de más arri­ba– que con otros. Y es­to fa­ci­li­ta sus cálcu­los.

Ba­sieux bus­ca la fir­ma del cru­pier. No le in­tere­sa el azar sino la des­via­ción del mis­mo.

A di­fe­ren­cia de las má­qui­nas, los cru­pie­res no pue­den tra­ba­jar to­do el tiem­po con la mis­ma per­fec­ción: la ma­yo­ría tien­de a desa­rro­llar una de­ter­mi­na­da ru­ti­na al lan­zar, siem­pre que no sean cons­cien­tes de ello y en­ton­ces se es­fuer­cen por co­rre­gir­se. Es­te há­bi­to pue­de ob­ser­var­se por lo ge­ne­ral al ti­rar con una de las dos ma­nos (siem­pre se lan­za al­ter­na­ti­va­men­te con de­re­cha e iz­quier­da).

Cuan­do Ba­sieux en­cuen­tra una de es­tas re­gu­la­ri­da­des –ha­blan­do en tér­mi­nos ma­te­má­ti­cos se tra­ta de las lla­ma­das ca­de­nas de Már­kov–, ya tie­ne to­do lo que ne­ce­si­ta pa­ra cal­cu­lar en cues­tión de se­gun­dos el pro­ba­ble ran­go de án­gu­los de in­ci­den­cia de la bo­la apli­can­do una de­ter­mi­na­da fór­mu­la com­pues­ta por la dis­tan­cia del lan­za­mien­to y la ve­lo­ci­dad de las rue­das y de la bo­la.

No se fía de la vo­lu­bi­li­dad de la suer­te. Por­que él no jue­ga. Cal­cu­la

Úni­ca­men­te lo con­si­gue si la bo­la em­plea­da es de las pe­sa­das y no se des­vía mu­cho du­ran­te el tra­yec­to, si la rue­da de la ru­le­ta no gi­ra ni muy rá­pi­do ni de­ma­sia­do len­to y si el cru­pier ex­cla­ma su rien ne va

plus lo más tar­de po­si­ble.

BA­SIEUX SON­RÍE dis­cre­ta­men­te cuan­do afir­ma: “¡No apues­to si no es­toy se­gu­ro de lo que va a sa­lir!”

¿Por qué aca­ba de de­cir aho­ra on­ce o do­ce? Los nú­me­ro no están jun­tos, sino exac­ta­men­te opues­tos uno del otro.

La ra­zón es el “efec­to vis a vis”. Ba­sieux fue el pri­me­ro en des­cri­bir­lo: en un ci­lin­dro in­cli­na­do, la bo­la sue­le gi­rar una vuel­ta más (o tam­bién me­nos) frente al va­lor nor­ma­ti­vo que da la fór­mu­la. Du­ran­te ese mis­mo tiem­po, no obs­tan­te, la rue­da da apro­xi­ma-

da­men­te me­dio gi­ro más (o tam­bién me­nos).

Por eso, ade­más del nú­me­ro on­ce y sus dos ve­ci­nos, don­de re­si­día la ma­yor pro­ba­bi­li­dad del al­can­ce, tam­bién el nú­me­ro do­ce (jun­to a sus dos ve­ci­nos) en­tra en con­si­de­ra­ción. De ahí que apues­te por es­tos seis nú­me­ros.

Ha si­do el co­no­ci­mien­to lo que siem­pre le ha in­tere­sa­do a Pie­rre Ba­sieux, nun­ca el jue­go ni el di­ne­ro. Aun­que es cier­to que ha ga­na­do bas­tan­te di­ne­ro con es­to.

So­lo tie­ne 21 años cuan­do ga­na sus pri­me­ros 70.000 mar­cos ale­ma­nes con un sis­te­ma de cálcu­lo aún muy in­ma­du­ro. Co­mo los vuel­ve a per­der en las si­guien­tes tres vi­si­tas al ca­sino, de­ci­de es­tu­diar ma­te­má­ti­cas y fí­si­ca pa­ra for­ta­le­cer sus co­no­ci­mien­tos teó­ri­cos, a pe­sar de que en es­tas asig­na­tu­ras ha­bía sa­ca­do las peo­res no­tas en la es­cue­la.

Lue­go tra­ba­ja du­ran­te tres años co­mo pro­fe­sor de li­ceo, pe­ro no quie­re que­dar­se allí “atas­ca­do co­mo sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo” y se con­vier­te en di­rec­tor de pro­yec­tos in­for­má­ti­cos de una em­pre­sa far­ma­céu­ti­ca. Más tar­de acep­ta el pues­to de di­rec­tor de lo­gís­ti­ca de un con­sor­cio de re­lo­jes sui­zos.

En su tiem­po li­bre, Ba­sieux desa­rro­lla en su la­bo­ra­to­rio de ru­le­ta ca­se­ro al­go­rit­mos de ba­lís­ti­ca –es de­cir, cal­cu­la los prin­ci­pios que de­fi­nen có­mo se mue­ve la bo­la en el es­pa­cio de la ru­le­ta– y per­fec­cio­na su pre­ci­sión a la ho­ra de lan­zar­la.

Con la ayu­da de gra­ba­cio­nes rea­li­za­das a cá­ma­ra len­ta e imá­ge­nes de es­tro­bos­co­pio, ana­li­za más de mil me­tros de pe­lí­cu­la pa­ra exa­mi­nar el tra­yec­to de la bo­la, sus ace­le­ra­cio­nes y sus co­li­sio­nes, las se­ña­les de des­gas­te de las man­tas de fiel­tro y los per­fi­les de de­ter­mi­na­dos cru­pie­res.

Lo que le atrae es des­cu­brir las re­gu­la­ri­da­des. Ba­sieux sos­tie­ne que le sien­ta ca­si igual de mal per­der que ga­nar sin sa­ber por qué.

Plas­ma su sa­ber en va­rios li­bros de nu­me­ro­sas pá­gi­nas lle­nas de fór­mu­las y dia­gra­mas de co­li­sio­nes ba­jo tí­tu­los tan es­pe­ran­za­do­res co­mo La do­mes­ti­ca­ción del azar. Hay ca­si­nos que los usan en la for­ma­ción de sus cru­pie­res pa­ra pro­te­ger­se de ju­ga­do­res co­mo él.

Nin­gún otro ger­ma­no­par­lan­te se ha ocu­pa­do tan­to del “pro­ble­ma de la ru­le­ta” co­mo él, es de­cir, de có­mo pue­de con­ver­tir­se es­te jue­go de azar en una fuente de in­gre­sos fia­ble.

NA­DIE ME­JOR QUE ÉL SA­BÍA QUE, por ex­pe­rien­cia prác­ti­ca, no pue­de exis­tir a la lar­ga un sis­te­ma ma­te­má­ti­co vá­li­do pa­ra ga­nar, pe­ro ba­jo cier­tas con­di­cio­nes sí pue­de lle­gar a exis­tir un sis­te­ma ba­lís­ti­co fí­si­co.

Es­to se lo lle­gó a con­fir­mar Ha­cien­da. Las ga­nan­cias de la ru­le­ta sue­len ser li­bres de im­pues­tos, pe­ro no pa­ra él: en su ca­so te­nían que ser con­si­de­ra­ra­das be­ne­fi­cios pro­fe­sio­na­les de­bi­do a su ha­bi­li­dad cien­tí­fi­ca. Ba­sieux res­pon­dió en­ton­ces que tam­bién po­dría in­cluir en su de­cla­ra­ción de la ren­ta sus pér­di­das en el jue­go de azar.

Co­mo no exis­tían re­ci­bos ni pa­ra las ga­nan­cias ni pa­ra las pér­di­das, to­do que­dó en agua de bo­rra­jas.

El ma­te­má­ti­co bel­ga ha en­se­ña­do su mé­to­do a unos 50 alum­nos has­ta aho­ra, en­tre ellos nu­me­ro­sos cru­pie­res. Al­gu­nos han lo­gra­do apli­car­lo con tan­to éxi­to que han po­di­do re­nun­ciar a sus pues­tos de tra­ba­jo. Tal es el ca­so de un in­ge­nie­ro que tra­ba­ja en una or­ga­ni­za­ción in­dus­trial: des­de que ga­nó su pri­mer cuar­to de mi­llón, con­si­gue regularmente un suel­do ex­tra en los cen­tros de jue­go de azar es­ta­dou­ni­den­ses de Atlan­tic City y Las Ve­gas. O del maes­tro pin­tor de Ber­na (Sui­za), que de vez en cuan­do le ha­ce vo­lun­ta­ria­men­te al­gu­na trans­fe­ren­cia, a mo­do de par­ti­ci­pa­ción en sus be­ne­fi­cios. Pie­rre Ba­sieux no in­ven­tó las re­gu­la­ri­da­des

que exis­ten en es­te jue­go de azar, pe­ro sí las ob­ser­vó con mu­cho de­te­ni­mien­to y desa­rro­lló nue­vas es­tra­te­gias. El pri­me­ro que es­cri­bió so­bre los prin­ci­pios de la ru­le­ta en Ale­ma­nia fue el fí­si­co Wolf­gang Cla­rius. Su mé­to­do Op­ti­mum se pu­bli­có en 1965, pe­ro de­bi­do a al­gu­nos fa­llos que­da­ba le­jos de ser óp­ti­mo. Ade­más su in­ven­tor pro­pa­ga­ba teo­rías es­tra­fa­la­rias so­bre la in­fluen­cia del tiem­po at­mos­fé­ri­co: no era fac­ti­ble acer­tar una apues­ta si ha­bía bo­rras­ca en In­gla­te­rra.

Más o me­nos al mis­mo tiem­po el fí­si­co es­ta­dou­ni­den­se Allan Wil­son des­cri­bió las po­si­bi­li­da­des de cal­cu­lar con an­te­la­ción el tra­yec­to de la bo­la, y el ma­te­má­ti­co Edward Thorp cons­tru­yó, jun­to con Clau­de Shannon –pa­dre de la teo­ría de la in­for­ma­ción–, el pri­mer or­de­na­dor de­di­ca­do a la ba­lís­ti­ca de la ru­le­ta, en­ton­ces aún en una ver­sión análo­ga.

A prin­ci­pios de los ochen­ta, Ba­sieux in­ven­tó un mi­ni­or­de­na­dor, lla­ma­do “pre­di­ca­dor”, con el que fue ca­paz, se­gún sus afir­ma­cio­nes, de va­ciar el bo­tín de una me­sa de ca­sino “en tres ho­ras”.

En la pri­ma­ve­ra de 1983, mien­tras ju­ga­ba en el Ca­sino de Bad Wies­see (Ale­ma­nia) llevaba un “mi­ni­pre­di­ca­dor” ac­tua­li­za­do en el bol­si­llo. En él in­tro­du­cía da­tos: qué nú­me­ro de la co­ro­na de la ru­le­ta en gi­ro pa­sa­ba por un de­ter­mi­na­do rom­bo en el mo­men­to exac­to en que tam­bién pa­sa­ba la bo­la por ese pun­to; evi­den­te­men­te pa­ra eso ne­ce­si­ta­ba te­ner un ojo muy pre­ci­so. Tras las pri­me­ras dos vuel­tas de la bo­la, el “pre­di­ca­dor” cal­cu­la­ba a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa el nú­me­ro fi­nal y se lo trans­mi­tía al oí­do. En una so­la no­che ga­nó 185.000 mar­cos ale­ma­nes.

Cuan­do qui­so se­guir ju­gan­do al día si­guien­te, le ne­ga­ron el ac­ce­so a la sa­la. Los ca­si­nos se re­ser­van el de­re­cho de ad­mi- sión y no les gus­ta quien se em­pe­ña en lle­var­se más di­ne­ro del que ha de­ja­do.

Po­co des­pués ve­ta­ron a Ba­sieux du­ran­te cin­co años en Ale­ma­nia, Aus­tria y los Paí­ses Ba­jos. En See­feld (Aus­tria) pue­de ga­nar un má­xi­mo de 1.500 eu­ros por se­ma­na. Si lo su­pera, le echan. El je­fe de sa­la le ad­vir­tió: “So­la­men­te te­ne­mos la li­cen­cia pa­ra un jue­go de azar, ¡pe­ro lo que us­ted prac­ti­ca es un jue­go de des­tre­za!”

PIE­RRE BA­SIEUX LLE­VA do­ce años sin en­trar en el ca­sino Ba­den. La úl­ti­ma vez se fue a ca­sa con el equi­va­len­te de unos 25.000 eu­ros. Es­ta tar­de, sin em­bar­go, lo que ve no le inspira mu­chas ga­nas de ju­gar. “Las con­di­cio­nes no son muy bue­nas.” Cuan­do re­for­ma­ron el ca­sino, op­ta­ron por las ru­le­tas Hux­ley, ame­ri­ca­nas y muy rá­pi­das. Él pre­fie­re las fran­ce­sas, que tie­nen cua­tro bra­zos pe­que­ños de me­tal en me­dio, por­que en ellas, los cru­pie­res tra­ba­jan sen­ta­dos: de pie lan­zan la bo­la con me­nos uni­for­mi­dad. ¿Sa­be al­guien es­to ade­más de él?

Ha­ce tiem­po que ya no le gus­ta es­te am­bien­te. De­ma­sia­da co­di­cia, de­ma­sia­das hor­mo­nas, muy po­ca men­te fría. “Un 95% de psi­có­pa­tas”, juz­ga Ba­sieux: ju­bi­la­dos que em­pu­jan an­da­do­res ha­cen sus apues­tas con las úl­ti­mas fuer­zas que les que­dan, hom­bres pre­sun­tuo­sos que lle­van a una ru­bia de bo­te de la mano; hom­bres des­pa­ta­rra­dos de­lan­te de las me­sas pa­ra que los de­más no pue­dan lle­gar has­ta ellas; gen­te de la que no te pue­des fiar y que qui­zá se me­tan con di­si­mu­lo fi­chas aje­nas en la man­ga.

Y los peo­res: los su­pues­tos ju­ga­do­res con sis­te­ma, “que cuen­tan las ton­te­rías más gran­des so­bre el sis­te­ma ma­te­má­ti­co que em­plean”, aun­que Ba­sieux sa­be de es­to mu-

Los ca­si­nos de tres paí­ses ve­ta­ron a Ba­sieux du­ran­te cin­co años

cho más que ellos. “No exis­te nin­gún sis­te­ma ma­te­má­ti­co que ga­ran­ti­ce ga­nan­cias du­ran­te un lar­go pe­rio­do.” Los afi­cio­na­dos lle­van 250 años in­ten­ta­do crear mé­to­dos pa­ra ha­cer pro­nós­ti­cos ba­sa­dos en la ma­te­má­ti­ca. Nin­guno ha da­do re­sul­ta­do.

IN­CLU­SO LA ES­TRA­TE­GIA DE Mar­tin­ga­le, co­no­ci­da des­de el si­glo XVIII, no tie­ne ya nin­gún va­lor, aun­que mu­chos ju­ga­do­res se re­sis­tan a creer­lo. Es­te mé­to­do, lla­ma­do “sis­te­ma de pro­gre­sión”, in­di­ca que en ca­so de per­der, el ju­ga­dor tie­ne que du­pli­car su apues­ta so­bre al­go sen­ci­llo co­mo el co­lor “ne­gro” o el “ro­jo” has­ta que fi­nal­men­te lo­gre el re­sul­ta­do desea­do.

Así, un ju­ga­dor pue­de lle­gar a arrui­nar­se: o bien por­que no lle­va su­fi­cien­te di­ne­ro en­ci­ma pa­ra se­guir du­pli­can­do sus apues­tas o

¿Cae­rá en ro­jo o ne­gro? ¿Par o im­par? No

hay un sis­te­ma ma­te­má­ti­co pa­ra ga­nar, pe­ro sí uno ba­sa­do en prin­ci­pios ba­lís­ti­cos y fí­si­cos.

Ba­sieux llevaba un mi­ni­or­de­na­dor en el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.