Re­be­lión al ama­ne­cer

El ca­pi­tán Wi­lliam Bligh es un ma­rino am­bi­cio­so y per­fec­cio­nis­ta. Co­no­ce bien los mé­to­dos más mo­der­nos de na­ve­ga­ción y tri­pu­la su bu­que con gran pe­ri­cia. Has­ta el 28 de abril de 1789. Ese día, con las pri­me­ras lu­ces del al­ba, una re­be­lión se de­cla­ra a bor

Geo - - HAINAN - Tex­to: Emi­lia Ro­mer

¡Qué no­che más apa­ci­ble

en el mar del Sur! Ha­cia las diez de la no­che el cie­lo se des­pe­ja y de­ja ver so­bre la os­cu­ra su­per­fi­cie del mar la me­dia Lu­na en fa­se cre­cien­te. Del océano so­pla una bri­sa agra­da­ble, el sua­ve vien­to que em­pu­ja­rá el bu­que de car­ga de Su Ma­jes­tad en su re­gre­so ha­cia la pa­tria.

Tras una es­tan­cia de tres me­ses y una vez cum­pli­dos con éxi­to los ob­je­ti­vos de la mi­sión, la Bounty ha zar­pa­do de la is­la de Tahi­tí ha­ce tres se­ma­nas. El in­glés se en­cuen­tra a 30 mi­llas ma­ri­nas de To­fua, una de las is­las que in­te­gran el ar­chi­pié­la­go del reino de Ton­ga. Na­ve­ga en di­rec­ción oes­te, ca­mino a ca­sa. “En cal­ma y sin novedad”, ano­ta el ti­mo­nel de guar­dia. El ca­pi­tán se re­ti­ra a su ca­ma­ro­te des­pués de me­dia­no­che.

Ape­nas cin­co ho­ras más tar­de, con las pri­me­ras lu­ces del al­ba, el ca­pi­tán Wi­lliam Bligh, de 34 años de edad, te­nien­te de na­vío de la ar­ma­da bri­tá­ni­ca, es­tá de nue­vo en cu­bier­ta, aho­ra ves­ti­do con ca­mi­són y des­nu­do de ro­di­llas pa­ra aba­jo, con las ma­nos ata­das a la es­pal­da y la voz ro­ta de chi­llar. No ce­sa de gri­tar “ase­si­nos”, cuan­do un gru­po de hom­bres ar­ma­dos le obli­ga a su­bir a em­pu­jo­nes la es­ca­le­ra has­ta la cu­bier­ta, po­co des­pués de ha­ber­le ata­ca­do por sor­pre­sa en mi­tad del sue­ño; des­de ese mo­men­to rei­na el caos en el bar­co.

Su­ce­de al­go gra­ve. Se ha de­cla­ra­do una re­be­lión. La tri­pu­la­ción es­tá al­bo­ro­ta­da, al­gu­nos van ar­ma­dos. Hay un desconcierto atroz, ¿quién per­te­ne­ce a los amo­ti­na­dos, quién no? Mu­chos mal­di­cen su suer­te, al­gu­nos ma­ri­ne­ros re­cios llo­ran de de­ses­pe­ra­ción co­mo ni­ños. Y Flet­cher Ch­ris­tian, el se­gun­do ti­mo­nel, el que a to­das lu­ces es el prin­ci­pal ca­be­ci­lla de la su­ble­va­ción, dic­ta ór­de­nes des­con­cer­tan­tes, de for­ma atro­pe­lla­da. El ca­be­llo lar­go y suel­to le cae so­bre los hom­bros, lle­va el cue­llo de la ca­mi­sa des­abo­to­na­do y una ba­yo­ne­ta en la mano. Y re­pi­te una y otra vez a gri­tos: “Es­to es el in­fierno, es­to es el in­fierno”.

En­tre­tan­to, se lan­zan al mar al­gu­nos bo­tes. Pri­me­ro uno pe­que­ño, por el que se fil­tra el agua y se inun­da en se­gui­da; lue­go una se­gun­da em­bar­ca­ción de di­men­sio­nes un po­co ma­yo­res. Al­gu­nos hom­bres se suben a bor­do de ella, aca­pa­ran, sin ape­nas opo­si­ción, to­do lo

que se en­cuen­tran a su pa­so: efec­tos, chis­mes y tam­bién ví­ve­res. Fi­nal­men­te, a al­guien se le ocu­rre re­co­ger al­gu­nas pren­das de ves­tir pa­ra el ca­pi­tán, de ma­ne­ra que pue­da cu­brir su ver­gon­zan­te des­nu­dez.

Ade­más de aque­llos a los que se re­cla­ma a bor­do, otros mu­chos ma­ri­ne­ros suben vo­lun­ta­ria­men­te en la mi­nús­cu­la bar­ca­za, a pe­sar de que tal de­ci­sión pa­re­ce con­du­cir al sui­ci­dio. Al fi­nal ocu­pan la lan­cha 18 hom­bres, más de un ter­cio de la tri­pu­la­ción. Al gru­po hu­mano hay que aña­dir en­se­res y pro­vi­sio­nes pa­ra qui­zá cin­co días: 150 li­bras de pan, 32 li­bras de car­ne de cer­do, ape­nas seis li­tros de ron, seis bo­te­llas de vino y apro­xi­ma­da­men­te 125 li­tros de agua. En de­fi­ni­ti­va, de­ma­sia­da car­ga pa­ra un bo­te tan pe­que­ño, de so­lo sie­te me­tros y me­dio de es­lo­ra, dos y me­dio de man­ga y 84 cen­tí­me­tros jus­tos de ca­la­do. La bar­ca­za ya se ha in­ter­na­do en el mar; la dis­tan­cia des­de la su­per­fi­cie del agua a la borda li­bre es de ape­nas 20 cen­tí­me­tros.

A pe­sar de que ya no ca­be un al­ma en la so­bre­car­ga­da bar­ca­za, Flet­cher Ch­ris­tian to­da­vía obli­ga al ca­pi­tán de la

Bounty a su­bir a ella. “Re­fle­xio­ne so­bre lo que es­tá ha­cien­do, se­ñor Ch­ris­tian”, le es­pe­ta an­tes de ale­jar­se el bo­te. “Cie­rre la bo­ca, Sir, ya es de­ma­sia­do tar­de”, le res­pon­de Ch­ris­tian. Lue­go la Bounty des­apa­re­ce en el ho­ri­zon­te.

En el pla­zo de unas ho­ras el ca­pi­tán Bligh, que so­lo pre­ten­día cum­plir con sus obli­ga­cio­nes, lo ha per­di­do to­do. El man­do so­bre la tri­pu­la­ción. Su bu­que. El ob­je­ti­vo del via­je. Se ha con­ver­ti­do en el co­man­dan­te de una sim­ple cás­ca­ra de nuez con 19 hom­bres a bor­do, que da tum­bos a la de­ri­va en me­dio del océano, sin otro equi­pa­mien­to que un com­pás, un cua­dran­te y un sex­tan­te de­fec­tuo­so, aban­do­na­dos a su suer­te en los an­tí­po­das de In­gla­te­rra, en me­dio de la na­da y prác­ti­ca­men­te sin po­si­bi­li­dad al­gu­na de arri­bar a nin­gún lu­gar “civilizado”.

Sin em­bar­go, mer­ced a una pe­ri­cia ma­ri­ne­ra sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de la na­ve­ga­ción, Bligh y la ma­yor par­te de sus hom­bres lo­gra­rán una ha­za­ña.

A lo lar­go de los años y las dé­ca­das con­ti­nua­rán sien­do un mis­te­rio las ra­zo­nes que ori­gi­na­ron aque­lla su­ble­va­ción in­cruen­ta. Nue­vos mi­tos ali­men­ta­rán la ima­gi­na­ción de la gen­te so­bre las cau­sas que la pro­vo­ca­ron. Dis­cer­nir en­tre li­te­ra­tu­ra y ver­dad se­rá el ob­je­ti­vo que se im­pon­drá fi­nal­men­te la es­cri­to­ra de no fic­ción Ca­ro­li­ne Ale­xan­der, cu­yo li­bro ti­tu­la­do La Bounty in­ten­ta ha­cer una re­cons­truc­ción de aque­llos su­ce­sos.

Lon­dres, Gran bre­ta­ña,

unos años an­tes. Es la épo­ca de los gran­des des­cu­bri­mien­tos geo­grá­fi­cos, de los via­jes de ex­plo­ra­ción a los lu­ga­res más le­ja­nos y des­co­no­ci­dos del pla­ne­ta, del in­te­rés en­tu­siás­ti­co por el es­tu­dio de la na­tu­ra­le­za en to­dos sus as­pec­tos. Es tam­bién la eta­pa his­tó­ri­ca del co­lo­nia­lis­mo y el op­ti­mis­mo des­bor­da­do en que son fac­ti­bles to­das las em­pre­sas pa­ra la am­plia­ción de los co­no­ci­mien­tos del mun­do. Se po­dría hablar de una pri­me­ra fa­se de la glo­ba­li­za­ción en la que el or­den so­cial y eco­nó­mi­co vi­gen­te en la Tie­rra has­ta ese mo­men­to se revoluciona ra­di­cal­men­te en un pla­zo mí­ni­mo de tiem­po.

En los bar­cos no so­lo se tras­por­tan mer­can­cías lu­cra­ti­vas a gran es­ca­la de un con­ti­nen­te a otro, sino mano de obra es­cla­va, pre­si­dia­rios in­de­sea­bles, ani­ma­les útiles y otros per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud de otros se­res vi­vos, bue­nas cos­tum­bres y vi­cios y, fi­nal­men­te, tam­bién agen­tes pa­tó­ge­nos de to­do ti­po. To­do ello en nom­bre de la cien­cia, el pro­gre­so, el po­der y el afán de lu­cro de los eu­ro­peos.

Uno de los in­ves­ti­ga­do­res más pres­ti­gio­sos y apa­sio­na­dos por in­da­gar nue­vos co­no­ci­mien­tos, y tam­bién más in­flu­yen­te en la po­lí­ti­ca de su tiem­po, es Sir Jo­seph Banks, un eru­di­to uni­ver­sal co­mo so­lo po­día sur­gir en la In­gla­te­rra del si­glo XVIII. De jo­ven Banks ha­bía ex­plo­ra­do la flo­ra de la cos­ta atlán­ti­ca de Labrador y de la is­la de Te­rra­no­va.

Más tar­de atra­ve­só el Pa­cí­fi­co en los bu­ques pi­lo­ta­dos por el le­gen­da­rio ca­pi­tán Ja­mes Cook.

El mo­men­to cul­mi­nan­te de esos pe­ri­plos fue la vi­si­ta a la mí­ti­ca is­la de Tahi­tí, don­de Banks vi­vió mul­ti­tud de aven­tu­ras exó­ti­cas y fas­ci­nan­tes y re­gre­só de allí con mi­les de plan­tas re­co­lec­ta­das con mi­mo. Mu­chas de ellas, es­pe­cies nue­vas pa­ra la cien­cia, lle­ga­ron a su des­tino en un es­ta­do de con­ser­va­ción ex­ce­len­te. A par­tir de en­ton­ces, la so­cie­dad lon­di­nen­se se rinde a sus pies. Banks en­ta­bla una es­tre­cha re­la­ción de amis­tad con el rey y se con­vier­te en su con­se­je­ro en te­mas de bo­tá­ni­ca. Ade­más, es nom­bra­do pre­si­den­te de la Real So­cie­dad de Lon­dres pa­ra el Avan­ce de la Cien­cia Na­tu­ral y su no­to­rie­dad le per­mi­te man­te­ner re­la­cio­nes epis­to­la­res con es­tu­dio­sos de to­do el mun­do.

En­tre esos co­rres­pon­sa­les fi­gu­ran tam­bién pro­pie­ta­rios bri­tá­ni­cos de plan­ta­cio­nes en la re­gión del Ca­ri­be. Es­tos ha­cen­da­dos pa­san gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra pro­cu­rar sus­ten­to a los es­cla­vos afri­ca­nos que tra­ba­jan en sus la­ti­fun­dios. Pa­ra pa­liar el pro­ble­ma se les ocu­rre una idea pro­mi­so­ria: ¿Se­ría Jo­seph Banks ca­paz de lo­grar que se tra­je­ra el ár­bol del pan des­de Ocea­nía al Ca­ri­be? Aquí se po­dría acli­ma­tar y lo­grar, así, re­sol­ver las di­fi­cul­ta­des.

En sus via­jes al­re­de­dor del mun­do los ex­plo­ra­do­res ha­bían des­cu­bier­to ha­cía años un ár­bol exó­ti­co en el mar del Sur que pro­du­cía unos fru­tos ova­la­dos y oblon­gos del ta­ma­ño de una ca­be­za hu­ma­na, con un sor­pren­den­te sa­bor pa­re­ci­do al del pan. Banks no so­lo com­pren­de los in­tere­ses eco­nó­mi­cos de los due­ños de las plan­ta­cio­nes por es­ta cu­rio­sa es­pe­cie ve­ge­tal, sino que él mis­mo desea ex­por­tar al­gu­nos ár­bo­les del pan y otras plan­tas exó­ti­cas pa­ra en­ri­que­cer con nue­vas es­pe­cies el Real Jar­dín Bo­tá­ni­co de Kew. En de­fi­ni­ti­va: se to­ma co­mo al­go per­so­nal el en­vío de una ex­pe­di­ción a Tahi­tí con la mi­sión de re­co­lec­tar el ár­bol del pan pa­ra su pro­pa­ga­ción por otras re­gio­nes del pla­ne­ta.

Aun­que el Al­mi­ran­taz­go de Lon­dres, res­pon­sa­ble en­ton­ces de la Real Ma­ri­na Bri­tá­ni­ca, no tie­ne nin­gún in­te­rés es­pe­cial en es­ta ex­pe­di­ción bo­tá­ni­ca, fi­nal­men­te po­ne un bu­que a dis­po­si­ción de los na­tu­ra­lis­tas. En to­do ca­so, en el ca­mino de re­gre­so se con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar des­crip­cio­nes más pre­ci­sas y le­van­tar ma­pas más de­ta­lla­dos de una zo­na de pa­so po­co co­no­ci­da y pe­li­gro­sa que se­pa­ra Nue­va Gui­nea y el te­rri­to­rio co­no­ci­do co­mo Nue­va Ho­lan­da –hoy Aus­tra­lia–, un ca­nal de agua a la que se de­no­mi­na es­tre­cho de En­dea­vour, pe­ro que ya ha­bía re­ci­bi­do an­te­rior­men­te el nom­bre de “es­tre­cho de To­rres” en ho­nor del ma­rino es­pa­ñol Luis Váez de To­rres que fue el pri­me­ro en atra­ve­sar­lo a prin­ci­pios del si­glo XVII.

El man­do de la ex­pe­di­ción se asig­na a un es­pe­cia­lis­ta: el te­nien­te de na­vío Wi­lliam Bligh que, co­mo na­ve­gan­te a las ór­de­nes del ca­pi­tán Cook, ha­bía acre­di­ta­do sus gran­des cua­li­da­des en el pi­lo­ta­je de na­víos.

Bligh es un ma­rino con ex­pe­rien­cia y su fa­mi­lia tie­ne bue­nos con­tac­tos. Un pa­rien­te fue al­mi­ran­te. La fa­mi­lia de su mu­jer, con la que vi­ve en la is­la de Man, per­te­ne­ce

a los círcu­los so­cia­les más in­flu­yen­tes. Ya de ni­ño es­ta­ba pre­des­ti­na­do a la na­ve­ga­ción ma­rí­ti­ma.

El que con ape­nas 21 años de edad dis­fru­ta­ra del pri­vi­le­gio de via­jar con el ca­pi­tán más va­le­ro­so y se­ña­la­do del si­glo de­bió, sin du­da, fo­men­tar su am­bi­ción de glo­ria. Bligh quie­re emu­lar a Cook, aun cuan­do se con­for­ma, por el mo­men­to, con lle­var a buen tér­mino los ne­go­cios que le ha en­car­ga­do un tío acau­da­la­do de su mu­jer que se de­di­ca al co­mer­cio de ron y azú­car en­tre In­gla­te­rra y la re­gión del Ca­ri­be. Una ex­pe­di­ción al mar del Sur re­pre­sen­ta una oca­sión ex­cep­cio­nal de pro­gre­so que es­tá desean­do apro­ve­char.

El na­vío de­sig­na­do pa­ra la mi­sión de Bligh aguar­da atra­ca­do en el puer­to de Lon­dres. No es pre­ci­sa­men­te un bar­co de gran por­te: tie­ne 26 me­tros jus­tos de es­lo­ra y sie­te me­tros y me­dio de man­ga. En reali­dad, es de­ma­sia­do pe­que­ño pa­ra una aven­tu­ra ma­rí­ti­ma tan lar­ga por ma­res tan aza­ro­sos. Pe­ro Jo­seph Banks, por así de­cir­lo, el ge­ren­te de la em­pre­sa, ha mos­tra­do ex­pre­sa­men­te su de­seo de que se eli­ja pa­ra la mi­sión un bu­que mer­can­te. Y es­to por va­rias ra­zo­nes; una so­bre to­das: la ca­pa­ci­dad de car­ga que ofre­ce una em­bar­ca­ción de es­te ti­po. Así que to­ma la de­ci­sión per­so­nal­men­te. Pa­ra él, lo cru­cial es que el bar­co se adap­te al ob­je­ti­vo del via­je, que no es otro que el de trans­por­tar a bor­do los ár­bo­les del pan. Tam­bién po­ne gran em­pe­ño en que en­tre el pa­sa­je se in­clu­yan dos jar­di­ne­ros.

En to­do lo de­más se pue­de aho­rrar. Por ejem­plo, en los ca­ma­ro­tes des­ti­na­dos al ca­pi­tán y la tri­pu­la­ción, que se trans­for­man en in­ver­na­de­ro y jar­dín pa­ra al­ber­gar los es­que­jes. Y tam­bién se pue­de eco­no­mi­zar en la do­ta­ción de tri­pu­lan­tes del na­vío: pres­cin­dien­do de la in­fan­te­ría de ma­ri­na que ga­ran­ti­za la se­gu­ri­dad del bar­co y de su co­man­dan­te. En lu­gar de au­tén­ti­cos ofi­cia­les que res­pal­da­rían la au­to­ri­dad del mis­mo, se en­ro­lan sub­ofi­cia­les.

In­clu­so el suel­do del má­xi­mo res­pon­sa­ble de la na­ve re­sul­ta me­nos cos­to­so que en otras ex­pe­di­cio­nes. Co­mo el pe­que­ño na­vío no es­tá equi­pa­do con ca­ño­nes de ba­se gi­ra­to­ria y otras pie­zas de ar­ti­lle­ría pe­sa­da, su ca­te­go­ría equi­va­le a la de un cut­ter y, por ello, al te­nien­te de na­vío Bligh no se le otor­ga el ran­go de ca­pi­tán, co­mo su­ce­de en em­pre­sas de es­te ti­po. En con­so­nan­cia con la ca­te­go­ría, el suel­do es más ba­jo y des­de el ini­cio de la mi­sión su au­to­ri­dad es so­lo de­le­ga­da. So­lo re­ci­be tra­ta­mien­to de ca­pi­tán co­mo un ges­to de cortesía.

En cam­bio, el bu­que es bau­ti­za­do con un nom­bre mag­ná­ni­mo: Bounty, que sig­ni­fi­ca ca­ri­dad. Y es que el co­me­ti­do del via­je es ren­dir un ser­vi­cio de apo­yo a “nues­tros ne­gros” de las In­dias Oc­ci­den­ta­les. Los de­trac­to­res del sis­te­ma es­cla­vis­ta, sin em­bar­go, con­si­de­ran la ex­pe­di­ción co­mo una ac­ción des­hon­ro­sa y de­nos­ta­ble. “El ob­je­ti­vo de to­dos los via­jes rea­li­za­dos has­ta aho­ra al mar del Sur”, ano­ta el jui­cio­so Bligh, “ha si­do con­tri­buir al pro­gre­so de la cien­cia y al acre­cen­ta­mien­to del sa­ber. Se po­dría de­cir que es­te via­je es el pri­me­ro que as­pi­ra a sa­car be­ne­fi­cio de los des­cu­bri­mien­tos que se han he­cho en tie­rras le­ja­nas”.

El 23 de di­ciem­bre de 1787,

un año y cua­tro me­ses an­tes de la de­cla­ra­ción del mo­tín, la Bounty zar­pa del puer­to de Por­ts­mouth, en In­gla­te­rra, con las bo­de­gas re­ple­tas de pro­vi­sio­nes y con cer­ca de 600 ma­ce­te­ros pa­ra trans­por­tar ár­bo­les de pan. Su par­ti­da se ha­bía apla­za­do en va­rias oca­sio­nes por cul­pa de la de­sidia del Al­mi­ran­taz­go, de for­ma que cuan­do al fin izó ve­las los vien­tos más fa­vo­ra­bles pa­ra la lar­ga tra­ve­sía ha­cia el sur ya no so­pla­ban. No obs­tan­te, el ca­pi­tán Bligh es­cri­be en su dia­rio: “Mi pe­que­ño bar­co es­tá en per­fec­to es­ta­do y mis hom­bres y ofi­cia­les están to­dos bien y obe­de­cen de buen gra­do mis ór­de­nes”.

A bor­do via­jan 46 hom­bres, un gru­po re­du­ci­do y ex­tre­ma­da­men­te he­te­ro­gé­neo. En­tre sus in­te­gran­tes fi­gu­ran

es­pa­da­chi­nes con miem­bros del cuer­po mu­ti­la­dos y ci­ca­tri­ces en el ros­tro; ado­les­cen­tes im­ber­bes, el más jo­ven de ape­nas do­ce años, que ja­más han asis­ti­do a la es­cue­la, pe­ro que son ya ex­per­tos en los ho­rro­res que ace­chan al hombre de mar; anal­fa­be­tos de pa­sa­do os­cu­ro, y tam­bién ca­ba­lle­ros jó­ve­nes, hi­jos de bue­nas fa­mi­lias. Unos están allí por pro­pia vo­lun­tad y por su fu­tu­ra ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en la Ma­ri­na, otros pa­ra sa­car de la mi­se­ria a sus fa­mi­lias.

La ma­yor par­te se ha alis­ta­do por re­co­men­da­ción de al­gún co­no­ci­do o por­que le une al­gún ti­po de re­la­ción con los or­ga­ni­za­do­res: unos co­no­cían per­so­nal­men­te a Jo­seph Banks, otros ya se ha­bían en­ro­la­do en otros via­jes con el te­nien­te de na­vío Bligh. Aho­ra to­dos tie­nen que con­vi­vir du­ran­te una lar­ga tem­po­ra­da –me­ses, in­clu­so años– api­ña­dos en el exi­guo es­pa­cio de un bu­que de di­men­sio­nes de­ma­sia­do re­du­ci­das, en las con­di­cio­nes más mo­les­tas y des­agra­da­bles que pue­dan ima­gi­nar­se.

Por eso Wi­lliam Bligh quie­re ha­cer­lo to­do a la per­fec­ción. El ca­pi­tán es el se­ñor ab­so­lu­to del bar­co, es­tá im­bui­do tra­di­cio­nal­men­te de un po­der des­pó­ti­co. Él to­ma to­das las de­ci­sio­nes: so­bre las per­so­nas, que a él le per­te­ne­cen, so­bre la dis­ci­pli­na y la du­re­za del tra­ba­jo, so­bre el aseo de los ma­ri­nos, la ves­ti­men­ta, el ta­ba­co, el al­cohol, el se­xo, so­bre los cas­ti­gos fí­si­cos, so­bre la dis­po­si­ción de áni­mo a bor­do.

Pe­ro Bligh, a pe­sar de su ca­rác­ter fo­go­so, co­lé­ri­co y va­ni­do­so, es un go­ber­nan­te mo­derno, un ilus­tra­do, un je­fe que cum­ple con su de­ber a con­cien­cia. Ha apren­di­do jun­to a Ja­mes Cook el mé­to­do más innovador pa­ra ser un buen lí­der, las ha­bi­li­da­des ge­ren­cia­les que ne­ce­si­ta un in­di­vi­duo pa­ra in­fluir en la for­ma de ac­tuar de un gru­po y lo­grar que és­te tra­ba­je con en­tu­sias­mo; tam­bién co­no­ce la im­por­tan­cia que desem­pe­ñan la bue­na ali­men­ta­ción y la hi­gie­ne.

Las re­be­lio­nes con­tra los ca­pi­ta­nes que ol­vi­dan sus obli­ga­cio­nes son fre­cuen­tes. Pe­ro en la Bounty to­do de­be ajus­tar­se es­tric­ta­men­te a la le­ga­li­dad. Na­da de­be torcerse en es­te via­je. To­do tie­ne que fun­cio­nar a la per­fec­ción. Sin ne­ce­si­dad de apli­car los cas­ti­gos usua­les, co­mo los la­ti­ga­zos ejem­pla­ri­zan­tes, con la tri­pu­la­ción en pri­me­ra fi­la co­mo es­pec­ta­do­ra. Y tam­bién sin pa­de­cer las te­rri­bles en­fer­me­da­des que se pro­pa­gan ha­bi­tual­men­te en las lar­gas tra­ve­sías ma­rí­ti­mas.

An­tes de zar­par de In­gla­te­rra, Bligh con­tra­ta a un vio­li­nis­ta, un hombre ca­si cie­go que ame­ni­za la di­ver­sión en las lar­gas ve­la­das; el ca­pi­tán tam­bién di­ri­ge per­so­nal­men­te los ofi­cios re­li­gio­sos; la ropa su­cia hay que la­var­la por de­cre­to; la hi­gie­ne de las uñas se con­tro­la regularmente.

Con­tra el es­cor­bu­to, “la ma­yor des­gra­cia en un bar­co”, se­gún ex­pre­sión de Bligh, se sir­ve col fer­men­ta­da; pa­ra com­ba­tir el frío, “so­pa por­ta­ble”, un nue­vo pro­duc­to co­mes­ti­ble pa­re­ci­do al ac­tual cu­bi­to de cal­do. El bar­co apes­ta

siem­pre a vi­na­gre, por­que se es­tá fre­gan­do cons­tan­te­men­te pa­ra de­sin­fec­tar­lo y com­ba­tir las sa­ban­di­jas y los agen­tes pa­tó­ge­nos. Se­gún to­dos los in­di­cios, es­te afán de Bligh por al­can­zar la per­fec­ción aca­ba abru­man­do a la tri­pu­la­ción. Los amo­ti­na­dos se re­be­lan con­tra la ten­sión y la an­gus­tia cons­tan­te de no po­der equi­vo­car­se, de te­ner que ha­cer to­do bien, exac­to y con­for­me a su de­ber.

La ru­ta que se­gui­rá la ex­pe­di­ción –pri­me­ro rum­bo al sur, ha­cia la is­la de Te­ne­ri­fe, don­de la Bounty ha­ce una pe­que­ña pa­ra­da de des­can­so, pa­ra lue­go con­ti­nuar en di­rec­ción su­r­oes­te ha­cia el ca­bo de Hor­nos– es un au­tén­ti­co desafío. Cam­bios cons­tan­tes. En la tra­ve­sía del Atlán­ti­co tan pron­to so­por­tan un frío gla­cial que les pe­ne­tra has­ta los hue­sos, co­mo un cli­ma más tem­pla­do o el ca­lor so­fo­can­te en la re­gión del ecua­dor te­rres­tre. Pe­ro lo más te­rro­rí­fi­co son las vio­len­tas tem­pes­ta­des ma­ri­nas y la sú­bi­ta pe­ne­tra­ción de vien­tos po­la­res.

El bu­que so­por­ta “los tem­po­ra­les más te­rri­bles que se pue­dan ima­gi­nar”, ano­ta el ca­pi­tán Bligh, “vien­tos tan po­ten­tes y olas tan co­lo­sa­les co­mo ja­más he vis­to”.

En abril de 1788 la Bounty lle­va ya cua­tro me­ses de sin­gla­du­ra. El bu­que lu­cha du­ran­te se­ma­nas con­tra las tor­men­tas en el ca­bo de Hor­nos: días en­te­ros ca­yen­do gra­ni­zo, olas gi­gan­tes­cas que se le­van­tan “co­mo un mu­ro” de­lan­te de la em­bar­ca­ción. Y las le­sio­nes fí­si­cas y las en­fer­me­da­des que pro­vo­can tan­tas fa­ti­gas en­tre la tri­pu­la­ción obli­gan fi­nal­men­te al ca­pi­tán a cam­biar el rum­bo ha­cia el es­te pa­ra bor­dear el ex­tre­mo sur del con­ti­nen­te afri­cano y ac­ce­der al océano Pa­cí­fi­co por el ca­bo de Bue­na Es­pe­ran­za, en di­rec­ción a Tas­ma­nia, con una es­ca­la en Ciu­dad del Ca­bo pa­ra pro­veer­se de ví­ve­res y plan­tas sud­afri­ca­nas que ofre­ce­rán co­mo ob­se­quio a los in­dí­ge­nas de la Po­li­ne­sia. Así, el via­je se alar­ga en más de 10.000 mi­llas náu­ti­cas. Al fi­nal, la Bounty ha­brá re­co­rri­do des­de In­gla­te­rra has­ta Tahi­tí 28.086 mi­llas náu­ti­cas, es de­cir, cer­ca de 52.000 ki­ló­me­tros.

A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, o pre­ci­sa­men­te por ha­ber si­do ca­paz de ca­pear­las con maes­tría, Bligh pa­re­ce con­ser­var aún la mo­ral muy al­ta. En una car­ta que en­vía a In­gla­te­rra mues­tra su sa­tis­fac­ción por los pro­gre­sos del jo­ven Pe­ter Hey­wood, un mu­cha­cho que aca­ba de cum­plir los 16 años, alumno de la Es­cue­la Na­val, de bue­na fa­mi­lia, pe­ro en­deu­da­da, y con ex­ce­len­tes re­la­cio­nes. Es­te mu­cha­cho desem­pe­ña­rá pos­te­rior­men­te un pa­pel os­cu­ro en el de­sa­rro­llo del mo­tín.

Bligh pro­te­ge a Hey­wood por la po­si­ción so­cial que ocu­pa su fa­mi­lia, al igual que a Flet­cher Ch­ris­tian, el pos­te­rior ins­ti­ga­dor de la re­be­lión a bor­do. Los tres re­si­den ha­bi­tual­men­te en la is­la de Man.

Flet­cher Ch­ris­tian tie­ne 24 años, es el se­gun­do ti­mo­nel, de com­ple­xión fí­si­ca fuer­te, ins­trui­do, sen­si­ble, apues­to, qui­zás un po­co sus­cep­ti­ble, pe­ro muy apre­cia­do por to­da la tri­pu­la­ción. Es des­cen­dien­te de una ca­sa de abo­len­go, pe­ro arruinada. La fa­mi­lia de Bligh y la su­ya se co­no­cen des­de ha­ce tiem­po. Tam­bién es el se­gun­do via­je que rea­li­zan jun­tos. Flet­cher Ch­ris­tian aún res­pe­ta y ad­mi­ra a su ca­pi­tán, que por su par­te le fa­vo­re­ce en to­do lo que pue­de. Así, en el trans­cur­so de la ex­pe­di­ción, le con­ce­de el ran­go de se­gun­do te­nien­te de na­vío, pa­ra ase­gu­rar su pro­mo­ción pos­te­rior y pa­ra que le sir­va de es­tí­mu­lo.

Por su­pues­to que se pro­du­cen ten­sio­nes a bor­do. 46 hom­bres con­vi­vien­do día a día en un es­pa­cio re­du­ci­dí­si­mo du­ran­te me­ses. Sim­pa­tías, an­ti­pa­tías, for­ma­ción de gru­pi­tos ex­clu­yen­tes; el ti­mo­nel sa­bihon­do y arro­gan­te dan­do con­se­jos con­ti­nua­men­te al co­man­dan­te que, a fin de cuen­tas, no es más que un te­nien­te de na­vío. To­do con­tri­bu­ye a crear si­tua­cio­nes con­flic­ti­vas; aquí sur­ge una pe­que­ña pe­lea, allí una in­su­bor­di­na­ción de un in­di­vi­duo de la ma­ri­ne­ría. Sí, no hay du­da de que, pe­se a to­dos los bue­nos pro­pó­si­tos, al fi­nal no hay más re­me­dio que re­cu­rrir al cas­ti­go. Dos do­ce­nas de la­ti­ga­zos a uno por pro­vo­car a un ma­ri­ne­ro, seis por in­cum­pli­mien­to del de­ber a otro. En el bar­co, co­mo es ha­bi­tual, ri­ge la ley mi­li­tar bri­tá­ni­ca, y no hay na­da tan im­por­tan­te co­mo que el ca­pi­tán man­ten­ga su au­to­ri­dad. Los hom­bres de mar están acos­tum­bra­dos a co­sas mu­cho peo­res.

Pe­ro el es­ta­do de áni­mo per­ma­ne­ce in­que­bran­ta­ble to­do el via­je. Bligh re­gis­tra de for­ma con­cien­zu­da to­das las in­ci­den­cias en su cua­derno de bi­tá­co­ra, di­bu­ja pai­sa­jes y lí­neas de cos­ta siem­pre que sus obli­ga­cio­nes se lo per­mi­ten, rec­ti­fi­ca y me­jo­ra sus ma­pas, des­cri­be con pre­ci­sión las aves y plan­tas que se en­cuen­tra por el ca­mino. Es­ta ac­ti­tud es pro­pia del es­pí­ri­tu ob­ser­va­dor de su épo­ca y re­sul­ta­do de la in­fluen­cia que ejer­ce so­bre él su ad­mi­ra­do ca­pi­tán Cook. El 26 de oc­tu­bre de 1788, tras una se­gun­da es­ca­la en Tas­ma­nia y diez me­ses de sin­gla­du­ra, la Bounty lle­ga por fin a Tahi­tí. La tri­pu­la­ción so­lo ha per­di­do un hombre víc­ti­ma de una en­fer­me­dad, tres pa­de­cen es­cor­bu­to, pe­ro se res­ta­ble­cen rá­pi­da­men­te. En de­fi­ni­ti­va, un ba­lan­ce po­si­ti­vo sen­sa­cio­nal.

La lle­ga­da a Tahi­tí re­sul­ta apo­teó­si­ca: una ex­pe­rien­cia for­mi­da­ble e irreal, un sue­ño ape­nas ima­gi­na­ble, una as­cen­sión re­pen­ti­na a los cie­los, al “pa­raí­so en es­te mun­do”, co­mo de­fi­ne Bligh a la “is­la fe­liz”. Una tie­rra de sua­ves co­li­nas cu­bier­tas de una ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te, ma­jes­tuo­sos co­nos vol­cá­ni­cos, cur­sos de agua en­ca­ja­dos en va­lles pro­fun­dos, pal­me­ra­les, pla­yas de la­va ne­gra. Los na­ti­vos se acer­can a la ori­lla de un mar de aguas cris­ta­li­nas pa­ra dar­les la bien­ve­ni­da, ofre­cien­do a los ma­ri­ne­ros fru­tos del co­co y car­ne de cer­do en se­ñal de amis­tad.

Los ha­bi­tan­tes de la is­la son de es­ta­tu­ra al­ta y bien pro­por­cio­na­da, ador­nan sus cuer­pos se­mi­des­nu­dos con flo­res y guir­nal­das, su ca­be­llo os­cu­ro con­tras­ta con el blan­co lu­mi­no­so de la den­ta­du­ra, y su piel do­ra­da por el sol des­pi­de un agra­da­ble olor a acei­tes per­fu­ma­dos. A la pri­me­ra oca­sión irrumpen en el bar­co, mo­vi­dos por el en­tu­sias­mo. Y se en­cuen­tran con un mon­tón de hom­bres feos, de ros- tro pi­ca­do de vi­rue­las y las pier­nas ar­quea­das, que, pe­se a los es­fuer­zos por man­te­ner una hi­gie­ne per­so­nal, apes­tan de for­ma es­pan­to­sa des­pués de me­ses de acu­mu­lar mu­gre.

Así, en el trans­cur­so de al­gu­nos mi­nu­tos, se pro­du­ce en sus vi­das un cam­bio pro­di­gio­so. Si has­ta ha­cía na­da los hom­bres de la Bounty eran cria­tu­ras dig­nas de com­pa­sión, ex­te­nua­das, za­ran­dea­das por los en­fu­re­ci­dos ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za, opri­mi­das por las ór­de­nes del ca­pi­tán y su­je­tas a la ley mar­cial, te­nien­do que con­for­mar su es­tó­ma­go con la con­sa­bi­da ra­ción de ga­lle­ta ma­ri­ne­ra, aho-

ra, de pron­to, los in­dí­ge­nas les ha­cen sen­tir­se co­mo se­res ex­cep­cio­na­les, los más her­mo­sos y desea­bles del mun­do.

Cons­tan­te­men­te traen pa­ra ellos las fru­tas más dul­ces y los cer­dos más ro­lli­zos que ja­más ha­yan pro­ba­do. Re­yes y je­fes de tri­bu les con­vi­dan a ban­que­tes y bai­les, a ac­tos fes­ti­vos y tor­neos en los que se prac­ti­ca la lu­cha. Las mu­je­res más en­can­ta­do­ras y atrac­ti­vas co­que­tean con ellos sin in­hi­bi­cio­nes, les ob­se­quian con unas aten­cio­nes exó­ti­cas que ja­más ha­brían ima­gi­na­do po­si­bles en la In­gla­te­rra pu- ri­ta­na de aque­lla épo­ca. Y ca­si to­dos los hom­bres dis­po­nen de su taio par­ti­cu­lar, un pro­tec­tor ami­go que les in­vi­ta a sus cho­zas y les aco­ge en el seno de su fa­mi­lia. Su ge­ne­ro­si­dad tam­po­co pa­re­ce te­ner lí­mi­tes.

De­bi­do al re­tra­so en la lle­ga­da del bar­co a la is­la, la es­tan­cia en Tahi­tí se pro­lon­ga mu­cho más tiem­po del pre­vis­to ini­cial­men­te, ya que pron­to co­mien­za la es­ta­ción de las llu­vias, con las fuer­tes tem­pes­ta­des que lle­va apa­re­ja­das. Fi­nal­men­te, per­ma­ne­cen en la is­la más de cin­co me­ses. En­tre­tan­to se cons­tru­ye un vi­ve­ro pa­ra que los ár­bo­les del pan pue­dan en­rai­zar; se re­pa­ran los da­ños que ha su­fri­do el bar­co du­ran­te la tra­ve­sía y se re­po­nen las pro­vi­sio­nes de acuer­do con las es­tric­tas re­glas es­ta­ble­ci­das por el ca­pi­tán Bligh pa­ra el co­mer­cio de true­que con los abo­rí­ge­nes.

Pe­ro du­ran­te es­te tiem­po la dis­ci­pli­na de la tri­pu­la­ción se ha ido re­la­jan­do se­ma­na a se­ma­na. Al­gu­nos co­mien­zan a des­obe­de­cer ór­de­nes, a co­me­ter hur­tos de per­tre­chos de pri­me­ra ne­ce­si­dad, se pro­du­cen des­ba­ra­jus­tes, hay in­clu­so al­gu­nas de­ser­cio­nes. A prin­ci­pios del nue­vo año se fu­gan tres hom­bres con una lan­cha, ar­mas y mu­ni­ción. Se ha­bla in­clu­so de una po­si­ble con­ju­ra­ción en to­da re­gla.

Los tres hom­bres que se ha­bían fu­ga­do apa­re­cen tres se­ma­nas en un pue­blo cer­cano, des­pués de las ame­na­zas del ca­pi­tán Bligh a los ca­ci­ques is­le­ños de que si no se los en­tre­gan “to­do el pue­blo pa­ga­rá por ello”.

Los de­ser­to­res son en­ca­de­na­dos y azo­ta­dos, y los ofi­cia­les, a quie­nes Bligh co­rres­pon­sa­bi­li­za de la eva­sión, tam­bién re­ci­ben se­ve­ros re­pro­ches. Has­ta ese mo­men­to Bligh ha­bía ex­cep­tua­do del cas­ti­go cor­po­ral a los ofi­cia­les, “pe­ro es­te ten­drá que apli­car­se si su ac­ti­tud no me­jo­ra”.

En­tre­tan­to, mu­chos de los hom­bres de la tri­pu­la­ción ya se sien­ten ca­si co­mo na­ti­vos. Han co­men­za­do a apren­der su len­gua, vi­ven con los in­dí­ge­nas, al­gu­nos han cons­ti­tui­do in­clu­so pa­re­jas y en­gen­dra­do hi­jos con sus mu­je­res.

Flet­cher Ch­ris­tian y los otros per­te­ne­cen ya a la so­cie­dad na­ti­va. Y jus­to aho­ra que se han in­te­gra­do en la so­cie­dad tahi­tia­na, el de­re­cho mi­li­tar in­glés se quie­re im­po­ner so­bre las re­glas de con­vi­ven­cia que ri­gen en el pa­raí­so.

Y es que el ca­pi­tán ha da­do por con­clui­da la car­ga y or­de­na­do los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra el re­gre­so. El es­ta­do de áni­mo y la con­fian­za de la gen­te de mar se de­rrum­ban por com­ple­to. Las ex­plo­sio­nes co­lé­ri­cas del ca­pi­tán Bligh son ca­da vez más fre­cuen­tes y vio­len­tas. An­te ellos, la pers­pec­ti­va de 12.000 mi­llas ma­ri­nas de via­je de vuel­ta, día y no­che obe­de­cien­do las ór­de­nes im­pe­rio­sas de Bligh, so­por­tan­do las bru­ta­les aco­me­ti­das de las tem­pes­ta­des, me­ses en­te­ros en me­dio del vas­to océano pa­san­do frío, ham­bre y to­do ti­po de pe­na­li­da­des. ¿Y a cam­bio de es­to ha de sa­cri­fi­car la tri­pu­la­ción a la más be­lla de to­das las is­las y a las mu­je­res más en­can­ta­do­ras so­bre la Tie­rra? Han con­se­gui­do éxi­to, han sor­tea­do to­do ti­po de di­fi­cul­ta­des, pe­ro ¿con qué ob­je­ti­vo? An­tes de la par­ti­da, el taio de uno de los ca­de­tes rea­li­za un úl­ti­mo in­ten­to por evi­tar que el na­vío zar­pe de la is­la. Cor­ta la ama­rra del an­cla de le­va pa­ra que el bar­co se va­ya a pique y su ami­go per­ma­nez­ca pa­ra siem­pre en Tahi­tí. Pe­ro la ten­ta­ti­va fra­ca­sa, na­tu­ral­men­te.

La par­ti­da tie­ne lu­gar el 4 de abril de 1789.

A bor­do sube una tro­pa de hom­bres mar­ca­dos con ta­tua­jes tahi­tia­nos y 1.015 plan­to­nes del ár­bol del pan y otras es­pe­cies ve­ge­ta­les que les ro­ban el ya de por sí re­du­ci­do es­pa­cio dis­po­ni­ble ba­jo cu­bier­ta.

A par­tir de aho­ra to­do irá de mal en peor. La vi­da adquiere un as­pec­to som­brío y de­pri­men­te. Al ca­bo de dos se­ma­nas de na­ve­ga­ción, la Bounty arri­ba a Na­mu­ka, una de las is­las del ar­chi­pié­la­go de Tong, en su ca­mino ha­cia el oes­te. ¡Qué aban­do­na­dos de la mano de Dios pa­re­cen los

ha­bi­tan­tes de Na­mu­ka! Mi­ra­das hos­ti­les, cuer­pos se­ña­la­dos con ci­ca­tri­ces que ellos mis­mos se han in­frin­gi­do en ce­re­mo­nias ri­tua­les de due­lo por los di­fun­tos, de­dos ampu­tados, ca­be­zas con el ca­be­llo arran­ca­do has­ta la raíz.

Bligh for­ma en­ton­ces dos gru­pos de hom­bres pa­ra en­viar­los a tie­rra. A unos les en­co­mien­da la mi­sión de ta­lar ár­bo­les; a los otros, ba­jo el man­do de Flet­cher Ch­ris­tian, de abas­te­cer­se de agua. El es­ta­do aními­co de Ch­ris­tian es som­brío: es­tá pro­fun­da­men­te re­sen­ti­do.

Los in­ten­tos por con­se­guir agua y ma­de­ra re­sul­tan desas­tro­sos. Los na­ti­vos ata­can y ro­ban a las tro­pas. Fi­nal­men­te, tam­bién les ro­ban el an­cla de cua­tro uñas de la lan­cha. Esa es la ra­zón por la que Bligh to­ma co­mo rehe­nes a al­gu­nos ca­ci­ques na­ti­vos has­ta que apa­rez­can los ob­je­tos ro­ba­dos, una es­tra­te­gia co­pia­da de Cook.

Pe­ro a Ch­ris­tian, al igual que a otros miem­bros de la tri­pu­la­ción, les pro­du­ce un pro­fun­do des­agra­do es­te tra­ta­mien­to ve­ja­to­rio a los je­fes de las tri­bus, quie­nes reac­cio­nan llo­ran­do con amar­gu­ra y gol­peán­do­se el ros­tro con los pu­ños. Ch­ris­tian no es­tá dis­pues­to a so­por­tar los gra­ves in­sul­tos que Bligh acos­tum­bra a pro­fe­rir con­tra él.

So­lo ha­rá fal­ta un in­ci­den­te ri­dícu­lo pa­ra que la si­tua­ción ex­plo­te de­fi­ni­ti­va­men­te.

El he­cho su­ce­de al po­co de zar­par el na­vío en di­rec­ción no­roes­te, a la is­la de To­fua: una ri­ña in­fan­til por los cocos al­ma­ce­na­dos en­tre los ca­ño­nes.

Con­gre­ga a la tri­pu­la­ción, pi­de in­for­ma­ción de­ta­lla­da so­bre ca­da uno de los cocos de­po­si­ta­dos en el bar­co. In­cre­pa uno a uno a to­dos los ofi­cia­les. Le gri­ta cua­tro ver­da­des a Flet­cher Ch­ris­tian, acu­sán­do­le de ha­ber ro­ba­do. Ame­na­za a to­dos con en­viar­les “al in­fierno”.

La pe­na que se apli­ca por la ac­ción cri­mi­nal, se­gún el de­re­cho mi­li­tar, se­rá la re­duc­ción ge­ne­ral de la ra­ción ali­men­ti­cia. Los com­pa­ñe­ros ob­ser­van có­mo a Flet­cher Ch­ris­tian le bro­tan las lá­gri­mas y “grue­sos go­te­ro­nes le res­ba­lan por las me­ji­llas”. Nun­ca an­tes se le ha­bía vis­to llo­rar.

Pa­ra Bligh la cues­tión es­tá, por lo pron­to, re­suel­ta. Sin em­bar­go, a Ch­ris­tian pa­re­ce in­va­dir­le ese ló­gi­co sen­ti­mien­to de im­po­ten­cia que afli­ge a un jo­ven ofi­cial cuan­do se en­fren­ta a un to­do­po­de­ro­so ca­pi­tán.

Es­tos su­ce­sos tie­nen lu­gar el día an­te­rior a la de­cla­ra­ción del mo­tín. La ten­sión es má­xi­ma. To­do in­di­ca que ya se ha tras­pa­sa­do la fi­na lí­nea que mar­ca los lí­mi­tes del con­flic­to abier­to. Aque­lla tar­de Ch­ris­tian des­tru­ye to­dos sus do­cu­men­tos per­so­na­les y re­ga­la los re­cuer­dos que con­ser­va­ba de Tahi­tí. Su­pues­ta­men­te se pro­po­ne aban­do­nar la Bounty en una bal­sa.

Pe­ro en reali­dad pa­sa las úl­ti­mas ho­ras del día be­bien­do. Al me­nos has­ta me­dia­no­che. Con­for­me a las ór­de­nes, a las cua­tro de la ma­dru­ga­da to­ma el pri­mer re­le­vo de la guar­dia. Al ca­bo de al­go más de una ho­ra to­do el bar­co se des­pier­ta so­bre­sal­ta­do con los gri­tos de “ase­si­nos” que vo­ci­fe­ra el ca­pi­tán, mien­tras le con­du­cen a em­pu­jo­nes por la es­ca­le­ra que sube a la cu­bier­ta. Así, con los ner­vios a flor de piel, cul­mi­na una no­che de em­bria­guez. Tras la ex­pul­sión del jar­dín del Edén, aho­ra rei­na la con­fu­sión. Los acon­te­ci­mien­tos se su­ce­den a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go, unos miem­bros de la tri­pu­la­ción se ven arras­tra­dos de for­ma más o me­nos for­tui­ta ha­cia el ban­do de los amo­ti­na­dos; otros ha­cia el gru­po de los lea­les al ca­pi­tán: ellos se ve­rán obli­ga­dos a aban­do­nar la na­ve.

“¡Vi­va Otahei­te!”, es lo úl­ti­mo que es­cu­chan gri­tar a los re­bel­des. Ese es el nom­bre his­tó­ri­co de Tahi­tí. De allí vie- nen. Allí se sin­tie­ron los hom­bres más gran­des y be­llos de la Tie­rra. Y allí quie­ren re­gre­sar.

Cuan­do la bar­ca­za co­mien­za

a des­pla­zar­se a la de­ri­va por el mar del Sur aque­lla ma­ña­na des­pués del mo­tín, na­da in­di­ca que sus ocu­pan­tes, el ca­pi­tán Bligh y 18 ma­ri­ne­ros lea­les, sin ma­pas, sin pro­vi­sio­nes su­fi­cien­tes, sin pro­tec­ción con­tra el vien­to y las in­cle­men­cias del tiem­po, ten­gan po­si­bi­li­da­des de lle­gar muy le­jos. A lo su­mo has­ta la is­la más pró­xi­ma. El en­cla­ve eu­ro­peo más cer­cano se en­cuen­tra en la is­la de Ti­mor. Se tra­ta de una ba­se na­val neer­lan­de­sa si­tua­da a más de 3.600 mi­llas ma­ri­nas de dis­tan­cia. ¿Qué otra op­ción les

que­da a es­tos hom­bres sino es la de in­ten­tar lo im­po­si­ble?

El via­je se con­vier­te en un au­tén­ti­co des­cen­so a los in­fier­nos. Ya el bre­ve des­em­bar­co en la is­la de To­fua, a so­lo 30 mi­llas del es­ce­na­rio del mo­tín, en lu­gar del an­he­la­do aco­pio de agua y fru­tos del ár­bol del pan, no trae sino des­gra­cias: el ata­que de los na­ti­vos, gra­ves le­sio­nes y la muer­te de un ma­ri­ne­ro, ase­si­na­do por los is­le­ños du­ran­te la hui­da.

Es­tos he­chos lle­van al in­tran­si­gen­te ca­pi­tán Bligh a to­mar una de­ci­sión acia­ga: la pe­que­ña fa­lúa no vol­ve­rá a re­ca­lar en nin­gu­na is­la ha­bi­ta­da. A los hom­bres les es­pe­ra un au­tén­ti­co mar­ti­rio, una odi­sea que se pro­lon­ga­rá un to­tal de 48 días. Agua­ce­ros in­ten­sos y no­ches frías. Miem­bros en­tu­me­ci­dos, ape­nas si­tio pa­ra sen­tar­se, dur­mien­do so­bre el du­ro ta­bla­zón, con el cuer­po en­co­gi­do y ex­pues­to a los ri­go­res del tiem­po.

Los hom­bres pa­san ham­bre. Se tie­nen que con­for­mar con una ra­ción dia­ria de 28 gra­mos de pan y la sép­ti­ma par­te de un li­tro de agua, de vez en cuan­do un tro­zo de car­ne de cer­do en sa­la­zón. Co­mo pro­pi­na re­ci­ben la can­ti­dad de agua que ha­yan po­di­do re­co­ger de la llu­via, pe­ro nun­ca in­gie­ren la su­fi­cien­te pa­ra evi­tar la des­hi­dra­ta­ción. So­lo cuan­do el frío se ha­ce in­so­por­ta­ble se les da de be­ber un po­co de ron, pe­ro so­lo un tra­go.

Los do­lo­res re­sul­tan ca­da vez más fuer­tes. Y po­co a po­co la cons­tan­te fa­ti­ga se va apo­de­ran­do de los tri­pu­lan­tes has­ta la ex­te­nua­ción. Sin em­bar­go, los hom­bres no pue­den des­cui­dar sus ta­reas. Es pre­ci­so que se con­cen­tren, que achi­quen agua, que ma­ne­jen el ti­món y la ve­la.

Na­ve­gan­do rum­bo oes­te-no­roes­te, la bar­ca­za aca­ba de de­jar atrás las is­las Fi­yi. Bligh rea­li­za una des­crip­ción muy útil pa­ra na­ve­gan­tes pos­te­rio­res de las tie­rras al­tas y las de­pre­sio­nes de las is­las más ex­ter­nas que com­po­nen el ar­chi­pié­la­go, así co­mo de los arre­ci­fes. Has­ta ese mo­men­to nin­gún bar­co eu­ro­peo ha­bía sur­ca­do los ma­res en es­ta re­gión del pla­ne­ta. En al­gún pun­to un po­co más a Oc­ci­den­te de­be, pues, en­con­trar­se el es­tre­cho al que el ca­pi­tán Cook dio el nom­bre de En­dea­vour. Bligh na­ve­ga si­guien­do la ru­ta mar­ca­da en las car­tas náu­ti­cas que so­lo exis­ten en su me­mo­ria. Mien­tras con­ser­ve el re­cuer­do de los di­bu­jos de Cook, en los que vio re­pre­sen­ta­da la lí­nea de cos­ta, con­ti­nua­rá en di­rec­ción no­roes­te. Es­tá ca­li­bran­do la po­si­bi­li­dad de “ir cos­tean­do el arre­ci­fe has­ta en­con­trar un pa­so”.

En la ma­ña­na del 28 de ma­yo, trans­cu­rri­do un mes des­de que se de­cla­ró la re­be­lión, la fa­lúa avis­ta la Gran Ba­rre­ra de Co­ral y lue­go, en efec­to, tam­bién el an­he­la­do es­tre­cho, la “sen­da de la pro­vi­den­cia”, co­mo Bligh la de­no­mi­na.

Al sa­lir de la zo­na an­gos­ta ven por fin dibujada la lí­nea de cos­ta. “Co­mo en es­ta­do de de­li­rio” y com­ple­ta­men­te ex­te­nua­da, la tri­pu­la­ción des­em­bar­ca fi­nal­men­te en una is­la des­ha­bi­ta­da. Pa­ra des­can­sar y dor­mir dos jor­na­das com­ple­tas, con sus días y sus no­ches. Bligh, sin em­bar­go, con­ti­núa re­gis­tran­do sus ob­ser­va­cio­nes: so­bre di­fe­ren­tes tipos de ba­yas sil­ves­tres, so­bre aves exó­ti­cas, in­sec­tos, plan­tas.

En el trans­cur­so de los días si­guien­tes la bar­ca­za na­ve­ga por una ru­ta des­co­no­ci­da has­ta en­ton­ces. Re­co­rre un la­be­rin­to de is­las, al­gu­nas reales y otras so­lo en apa­rien­cia, sor­tea ban­cos de are­na y de es­co­llos en el es­tre­cho de To­rres. El Al­mi­ran­taz­go de Lon­dres ha­bía desea­do que fue­ra la Bounty la que des­cu­brie­ra ese pa­so, pe­ro fue su bar­ca­za la que lo lo­gró. Bligh lo di­bu­ja en su car­ta náu­ti­ca.

Aho­ra se en­cuen­tran en mar abier­to y aún que­da por re­co­rrer una dis­tan­cia de 1.100 mi­llas ma­ri­nas has­ta Ti-

mor. Diez días en los que unos hom­bres, al lí­mi­te ab­so­lu­to de la re­sis­ten­cia fí­si­ca y men­tal ten­drán que en­fren­tar­se a los desafíos más exi­gen­tes en su lu­cha por la su­per­vi­ven­cia. Sin em­bar­go, no les que­dan fuer­zas y so­lo pien­san en dor­mir. Pa­ra Bligh es­te es “un in­di­cio de su to­tal de­ca­den­cia aními­ca y men­tal”. Ajeno al dra­ma que se vi­ve en ese mi­cro­cos­mos, Bligh re­gis­tra los sín­to­mas de de­te­rio­ro que pre­sen­tan sus com­pa­ñe­ros de via­je. Y con­ti­núa di­bu­jan­do ma­pas de la lí­nea cos­te­ra pró­xi­ma.

El 14 de ju­nio de 1789 la bar­ca­za de la Bounty es re­ci­bi­da en la bahía de Ku­pang, en Ti­mor, con una sal­va de ca­ño­na­zos. Han re­sis­ti­do 48 días en con­di­cio­nes in­fer­na­les. La mo­de­ra­ción ri­gu­ro­sa en el gas­to de las pro­vi­sio­nes im­pues­ta por el ca­pi­tán ha he­cho po­si­ble que aún con­ser­ven un re­ma­nen­te de ra­cio­nes de ali­men­to. Con es­tas re­ser­vas hu­bie­ran po­di­do so­bre­vi­vir otros on­ce días más.

Con el cuer­po en los hue­sos, el pe­lle­jo lleno de úl­ce­ras y ves­ti­dos con ha­ra­pos, los hom­bres ca­mi­nan tam­ba­leán­do­se cuan­do po­nen el pie en tie­rra.

El epí­lo­go de es­ta odi­sea his­tó­ri­ca

en un bar­co de qui­lla abier­ta y la re­be­lión en la Bounty que la pre­ce­dió se­ría una no­ve­la muy lar­ga de con­tar. El ca­pi­tán Bligh lle­ga a Lon­dres en mar­zo de 1790 y es acla­ma­do co­mo un hé­roe. So­lo le acom­pa­ñan su cria­do y su es­cri­bien­te. Pa­ra dis­gus­to de los ma­ri­ne­ros, el via­je de re­gre­so del res­to de la tri­pu­la­ción se pos­po­ne un tiem­po. Pe­ro cua­tro de los 17 hom­bres que so­bre­vi­vie­ron a la tra­ve­sía en la bar­ca­za no lo­gra­rán re­tor­nar con vi­da a In­gla­te­rra.

Pa­ra apre­sar y cas­ti­gar a los amo­ti­na­dos, el Al­mi­ran­taz­go de Lon­dres en­vía el bar­co de gue­rra Pan­do­ra al mar del Sur. En mar­zo de 1791, ca­si dos años des­pués de la re­be­lión en la Bounty, se en­car­ce­la en Tahi­tí a ca­tor­ce de los amo­ti­na­dos. Des­pués de una se­rie de di­sen­sio­nes in­ter­nas y de mu­chas co­rre­rías re­gre­sa a la “is­la fe­liz” una par­te del gru­po de con­ju­ra­dos. Allí cons­tru­yen cho­zas, plan­tan huer­tos, fun­dan fa­mi­lias. En­tre­tan­to, tam­bién en­tre es­tos hom­bres co­mien­zan las desave­nen­cias, que aca­ban con el ase­si­na­to de dos de ellos en sen­das pe­leas.

Cua­tro de los ca­tor­ce amo­ti­na­dos he­chos pri­sio­ne­ros en Tahi­tí no so­bre­vi­ven al tras­la­do a la me­tró­po­li, cuan­do el

Pan­do­ra en­ca­lla en la Gran Ba­rre­ra de Co­ral. El ca­pi­tán se de­sen­tien­de de su suer­te y, de no ser por un tri­pu­lan­te que abrió la jau­la don­de es­ta­ban con­fi­na­dos, to­dos ellos hu­bie­ran pe­re­ci­do aho­ga­dos. Diez pu­die­ron sal­var­se. Cua­tro de ellos fue­ron ab­suel­tos por el tri­bu­nal mi­li­tar que les juz­gó en In­gla­te­rra, el res­to fue con­de­na­do a muer­te.

A dos se les per­do­na fi­nal­men­te el cum­pli­mien­to de la pe­na, en­tre ellos, a Hey­wood, el an­ti­guo pro­te­gi­do del ca­pi­tán Bligh. La fa­mi­lia de Hey­wood mo­vió to­das sus in­fluen­cias pa­ra ob­te­ner el in­dul­to. Más tar­de in­clu­so se­rá pro­mo­vi­do a ca­pi­tán de na­vío.

Flet­cher Ch­ris­tian y otros ocho hom­bres del gru­po de amo­ti­na­dos ja­más se­rán cap­tu­ra­dos. El ras­tro de Ch­ris­tian se sos­pe­cha en mu­chas par­tes, pe­ro no se con­fir­ma en nin­gu­na. Al­gu­nos di­cen ha­ber­lo vis­to en Cum­ber­land y otros en Cá­diz. Lo úni­co cier­to es que el áni­mo de Ch­ris­tian se fue agrian­do con el tiem­po, y que se re­fu­gió con un pu­ña­do de se­di­cio­sos en un is­lo­te del Pa­cí­fi­co de nom­bre Pit­cairn, cu­ya po­si­ción geo­grá­fi­ca ni si­quie­ra es­ta­ba en­ton­ces mar­ca­da de for­ma co­rrec­ta en nin­gún ma­pa.

En Pit­cairn los in­gle­ses cons­tru­yen cho­zas y plan­tan huer­tos, pe­ro pron­to co­mien­zan a tra­tar a los ami­gos tahi­tia­nos co­mo a es­cla­vos. És­tos se de­fien­den y ase­si­nan a va­rios in­gle­ses, en­tre ellos pe­re­ce po­si­ble­men­te Flet­cher Ch­ris­tian. Sólo so­bre­vi­ve uno de los amo­ti­na­dos.

Por su par­te, Wi­lliam Bligh, as­cen­di­do en­tre­tan­to a ca­pi­tán de na­vío, zar­pa de nue­vo ha­cia Tahi­tí en agos­to de 1791. Quie­re cum­plir con la mi­sión de re­co­ger el car­ga­men­to de ce­pas del ár­bol del pan que el Go­bierno bri­tá­ni­co le ha­bía en­co­men­da­do. En es­ta oca­sión sí ten­drá éxi­to.

Cuan­do Bligh arri­ba a Tahi­tí en 1792, tres años des­pués del mo­tín de la Bounty, la is­la es­tá cam­bia­da. En el ín­te­rin, tres na­víos ex­tran­je­ros han pa­sa­do por allí. Los ga­llar­dos tahi­tia­nos vis­ten aho­ra ha­ra­pien­tos ves­ti­dos que los ma­ri­ne­ros han desecha­do. Se em­bo­rra­chan. Ha­blan un ga­li­ma­tías en el que mez­clan sus pro­pias len­guas con el in­glés. Po­seen ar­mas de fue­go, que tam­bién han apren­di­do a ma­ne­jar, de mo­do que mu­chas ren­ci­llas aca­ban en muer­te. In­clu­so el afec­to de las mu­je­res so­lo se di­ri­ge a la ob­ten­ción de un be­ne­fi­cio. Es el fin del “pa­raí­so en la Tie­rra”.

Fo­tos: Pri­va­te Co­llec­tion; Cor­ne­lis de Vries/The Art Archive

Con la es­pe­ran­za de un rá­pi­do as­cen­so en su ca­rre­ra na­val, Wi­lliam Bligh asu­me el man­do de la

Bounty en 1787. An­tes ha­bía na­ve­ga­do a las ór­de­nes del mí­ti­co ca­pi­tán Ja­mes Cook.

Fo­tos: Na­tio­nal Ma­ri­ti­me Mu­seum, Lon­don; Na­tio­nal Library of Aus­tra­lia; Ulls­tein Bild

Un bar­co con­ver­ti­do en vi­ve­ro flo­tan­te. La es­truc­tu­ra de la

Bounty se ha adap­ta­do pa­ra el trans­por­te de los es­que­jes: en la bo­de­ga se ha­cen

ori­fi­cios pa­ra la ai­rea­ción, se cons­tru­ye

un do­ble sue­lo con agu­je­ros pa­ra in­ser­tar 629 ma­ce­tas y se ins­ta­la un sis­te­ma

de dre­na­je.

El fru­to del ár­bol del pan ( Ar­to­car­pus al­ti­lis) es el ali­men­to bá­si­co en las re­gio­nes del mar del Sur, mu­cho an­tes de que los eu­ro­peos le die­ran ese nom­bre.

Mu­je­res her­mo­sas y pai­sa­jes idí­li­cos con pal­me­ras, aguas cris­ta­li­nas y cum­bres vol­cá­ni­cas: Tahi­tí ejer­ce so­bre los ma­ri­nos de la

Bounty una atrac­ción irre­sis­ti­ble. Mu­chos de ellos no vol­ve­rán nun­ca ja­más a la fría pa­tria.

Fo­tos: Mary Evans Pic­tu­re Library; Ulls­tein Bild

Re­be­lión in­cruen­ta: el 28 de abril de 1789,

ha­cia las cin­co de la ma­ña­na, el ca­pi­tán del bar­co es re­du­ci­do por

una ca­ma­ri­lla de in­su­rrec­tos. Lue­go le aban­do­nan a su suer­te en una fa­lúa en me­dio del océano jun­to

a un gru­po de in­con­di­cio­na­les.

“¡Id to­dos al in­fierno!” Con 19 hom­bres a bor­do la bar­ca­za de la Bounty via­ja con un ex­ce­so de car­ga. La pro­vi­sión de ví­ve­res es es­ca­sa y la dis­tan­cia has­ta la is­la más pró­xi­ma, muy gran­de.

Foto: Sta­te Library of New South Wa­les. Ma­pa: Günt­her Edelmann

Más de dos años du­ra la sin­gla­du­ra del

ca­pi­tán Bligh: la tra­ve­sía de la Bounty ba­jo sus ór­de­nes (lí­nea ro­ja); ru­ta de la fa­lúa

con los ma­ri­nos aban­do­na­dos a su

suer­te (lí­nea ro­ja pun­tea­da); la odi­sea de la Bounty ba­jo el man­do de Flet­cher Ch­ris­tian

(lí­nea ver­de).

Bligh tam­bién con­ti­núa re­gis­tran­do me­ticu­losa­men­te las in­ci­den­cias del via­je a bor­do de la bar­ca­za y ano­ta el nom­bre de los se­di­cio­sos a los que pien­sa en­tre­gar a la jus­ti­cia más tar­de.

Fo­tos: Na­tio­nal Library of Aus­tra­lia; Ulls­tein Bild

De­rra­ma­mien­to de san­gre en To­fua: los abo­rí­ge­nes ex­pul­san vio­len­ta­men­te de su is­la a los hom­bres que des­em­bar­can en ella. Un ma­rino es ase­si­na­do. La úni­ca es­pe­ran­za de Bligh es na­ve­gar has­ta la

is­la de Ti­mor.

De­ma­cra­dos y ves­ti­dos con ha­ra­pos, el ca­tor­ce de ju­nio de 1789 Bligh y sus hom­bres arri­ban al puer­to ho­lan­dés de Ku­pang, en la is­la de Ti­mor. Que­dan atrás 48 días de amar­gu­ras y 3.600 mi­llas ma­ri­nas lu­chan­do con­tra la fu­ria del mar.

Fo­tos: Ulls­tein Bild; Mit­chell Library, Sta­te Library of New South Wa­les; Dixon Library; Sta­te Library of New South Wa­les

Aun­que Ku­pang es un puer­to se­gu­ro, dis­fru­ta

sin em­bar­go de un cli­ma po­co sa­lu­da­ble. Las en­fer­me­da­des

cau­san es­tra­gos. Al­gu­nos hom­bres de Bligh mue­ren víc­ti­mas

de la pes­te aquí y en Ba­ta­via, otros fa­lle­cen en el via­je de

re­gre­so a In­gla­te­rra.

Es­ta­ción ter­mi­nal: Pit­cairn. La re­mo­ta is­la en el mar del Sur cons­ti­tu­ye el úl­ti­mo re­fu­gio pa­ra una par­te de la tri­pu­la­ción. Años más tar­de se lo­ca­li­za, jun­to a uno de los amo­ti­na­dos, sus mu­je­res y sus ni­ños, a Thurs­day Oc­to­ber Ch­ris­tian, un hi­jo va­rón del que fue­ra se­gun­do ti­mo­nel de la Bounty. El pa­dre y los otros amo­ti­na­dos ha­bían si­do ase­si­na­dos años atrás por los na­ti­vos que les acom­pa­ña­ron des­de Tahi­tí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.