UN TE­SO­RO POR DES­CU­BRIR

Ilu­mi­na­da por el res­plan­dor de las an­ti­guas le­yen­das, Bul­ga­ria in­da­ga en las ti­nie­blas de su pa­sa­do. Las ci­vi­li­za­cio­nes que pros­pe­ra­ron en es­tas tie­rras, des­de los tra­cios has­ta los ro­ma­nos, fue­ron pró­di­gas en­te­rran­do ob­je­tos ar­tís­ti­cos de oro y pla­ta. Su

Geo - - BULGARIA -

Di­mi­tar Ne­dev es­tá ya un po­co har­to de que le pre­gun­ten por los vam­pi­ros. El di­rec­tor del Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de So­zo­pol, una pe­que­ña ciu­dad búl­ga­ra en la cos­ta del mar Ne­gro, re­cuer­da a pie de ya­ci­mien­to que “he­mos en­con­tra­do res­tos de la mu­ra­lla y hor­nos si­de­rúr­gi­cos de la Apo­lo­nia grie­ga, una ca­lle ro­ma­na, tem­plos cris­tia­nos de ha­ce 1.300 años y va­rias ne­cró­po­lis su­per­pues­tas. Y eso es lo realmente im­por­tan­te”. Pe­ro su es­fuer­zo es en bal­de: to­dos los vi­si­tan­tes le pre­gun­tan por los ha­llaz­gos del ve­rano pa­sa­do.

En ju­nio, el equi­po de ar­queó­lo­gos que ex­ca­va a po­cos me­tros de las olas ex­hu­mó el es­que­le­to de un hombre al que ha­bían cla­va­do un tro­zo de hie­rro en el pe­cho. Los res­tos, del si­glo XIV, ates­ti­guan la cos­tum­bre pa­ga­na de atra­ve­sar el co­ra­zón de fa­lle­ci­dos te­ni­dos por mal­va­dos en vi­da pa­ra evi­tar que su al­ma con­ti­nua­ra ator- men­tan­do a sus con­ve­ci­nos. La tra­di­ción per­vi­vió du­ran­te cen­tu­rias pe­se a la lle­ga­da del cris­tia­nis­mo con Ci­ri­lo y Me­to­dio y su al­fa­be­to an­te­ce­sor del ci­rí­li­co, ex­por­ta­do lue­go a Ru­sia, Ucra­nia y Ser­bia.

Jun­to al cuer­po del pre­sun­to vam­pi­ro, de unos 175 cen­tí­me­tros de al­tu­ra, se en­con­tra­ron los hue­sos de una mu­jer que tam­bién al­ber­ga­ba una pie­za pun­tia­gu­da de hie­rro en el pe­cho. Por la pro­xi­mi­dad de las dos se­pul­tu­ras, ape­nas me­dio me­tro, po­dría tra­tar­se de su es­po­sa. Am­bos es­ta­ban en­te­rra­dos en la par­te tra­se­ra de una igle­sia, un lu­gar re­ser­va­do a per­so­na­jes des­ta­ca­dos de la co­mu­ni­dad.

“Pe­ro el ob­je­to de la mu­jer no pa­re­cía ha­ber si­do cla­va­do. En es­te ca­so no se pue­de afir­mar ca­te­gó­ri­ca­men­te que se tra­te de un ri­tual con­tra el vam­pi­ris­mo”, se­ña­la Ne­dev mien­tras un ex­ca­va­dor le acer­ca el asa de una va­si­ja de ba­rro y una moneda, aca­ba­das de arran­car de la tie­rra. La vís­pe­ra ha­bían ha­lla­do una es­pec­ta­cu­lar es­pa­da me­die­val de­for­ma­da por el tiem­po.

Pa­ra el di­rec­tor del Mu­seo Na­cio­nal de His­to­ria, en So­fía, a don­de fue­ron tras­la- da­dos los res­tos del va­rón, “los vam­pi­ros for­man par­te de la mi­to­lo­gía búl­ga­ra des­de la épo­ca pre­cris­tia­na”. Tal vez fue una tra­di­ción he­re­da­da de los an­ti­guos tra­cios, opi­na. Así que Bul­ga­ria se­ría la cu­na de es­tas le­yen­das. Y no es de ex­tra­ñar que en Ru­ma­nía, país al que las aso­cia la creen­cia ge­ne­ral, tam­bién tu­vie­ran pre­di­ca­men­to por­que, co­mo re­cuer­da Boz­hi­dar Di­mi­trov, aque­llas tie­rras per­te­ne­cie­ron al reino búl­ga­ro has­ta el si­glo XIV.

Mu­cho tiem­po des­pués ma­ni­pu­la­rían es­ta ma­te­ria pri­ma Bram Sto­ker con su

Drá­cu­la y las nu­me­ro­sas ver­sio­nes holly­woo­dien­ses del mis­mo, que ha­rían fa­mo­so a Bé­la Lu­go­si (quien pi­dió que tras su muer­te le in­ci­ne­ra­ran vis­tien­do su dis­fraz). Pe­ro esa ya es otra his­to­ria muy ale­ja­da de es­te rin­cón de los Bal­ca­nes, cu­yo sub­sue­lo al­ber­ga in­men­sas can­ti­da­des de te­so­ros, y no so­la­men­te des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co y ar­queo­ló­gi­co.

CO­MEN­CE­MOS POR EL prin­ci­pio. To­do via­je por Bul­ga­ria sue­le em­pe­zar y aca­bar en So­fía (al oes­te del país, 1,3 mi­llo­nes

LAS TIE­RRAS DE BUL­GA­RIA ESTÁN PRE­ÑA­DAS DE AN­TI­GUOS

de ha­bi­tan­tes). La ca­pi­tal es­tá cons­trui­da so­bre ca­pas in­ter­ca­la­das de ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos. Sie­te mil años de his­to­ria dan pa­ra mu­cho. Las obras de cual­quier nue­vo edi­fi­cio o del fla­man­te me­tro (con ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos en los pa­si­llos) de­vuel­ven a la luz los al me­nos cin­co gran­des ca­pas su­per­pues­tas en los que se asien­ta: tracio, ro­mano, bi­zan­tino, búl­ga­ro y tur­co.

Sólo en­tre 2010 y 2012 se en­con­tra­ron en pleno cen­tro res­tos de sie­te ca­lles, dos ba­sí­li­cas y nue­ve edi­fi­cios sin­gu­la­res de la Ser­di­ca ro­ma­na. En 2004 apa­re­ció lo que que­da del an­fi­tea­tro, cu­ya lon­gi­tud era ape­nas diez me­tros me­nor que la del Co­li­seo de Roma, so­bre cu­ya are­na ga­nó su fa­ma uno de los búl­ga­ros más cé­le­bres, el gladiador re­bel­de Es­par­ta­co.

Inaca­ba­bles ave­ni­das rec­ti­lí­neas flan­quea­das por des­tar­ta­la­dos blo­ques de la épo­ca co­mu­nis­ta ro­dean un agra­da­ble cen­tro de par­ques, ca­lles empedradas (al­gu­nas en ama­ri­llo) y tien­das en los só­ta­nos (las klek: li­te­ral­men­te, acu­cli­llar­se) en las que el ros­tro del de­pen­dien­te que­da a la al­tu­ra de nues­tros zapatos.

Frente al Par­la­men­to se al­za la es­ta­tua del zar ru­so li­be­ra­dor del yu­go oto­mano, que se man­tu­vo im­per­té­rri­ta du­ran­te el co­mu­nis­mo (en la URSS se eli­mi­na­ron to­das tan pron­to co­mo se hi­zo lo pro­pio con la fa­mi­lia Romanov). No muy le­jos, jun­to al mer­ca­do, se en­cuen­tra la ma­yor si­na­go­ga se­far­dí de Eu­ro­pa.

Un pu­ña­do de los 2.000 miem­bros de la co­mu­ni­dad ha­blan to­da­vía el la­dino que tra­je­ron sus an­ces­tros de la Es­pa­ña de los Re­yes Ca­tó­li­cos: “Lo ke Dio fa­ce, nin­guno lo des­fa­ze”. So­fía se ha vuel­to oc­ci­den­tal sin de­jar de ser orien­tal, mien­tras so­bre su perfil to­da­vía gris re­ful­gen las enor­mes cú­pu­las cu­bier­tas de oro de la ca­te­dral de San Ale­xan­der Nevs­ki.

Via­je­mos aho­ra a los tiem­pos prehis­tó­ri­cos. Las tie­rras de Bul­ga­ria están pre­ña­das de pie­zas de oro, que en bue­na par­te se con­ser­van en el mu­seo de Di­mi­trov, en­cla­va­do en el que fue un retiro pa­ra el ocio de la no­men­kla­tu­ra co­mu­nis­ta.

En­tre los 500 ya­ci­mien­tos prehis­tó­ri­cos en­con­tra­dos des­ta­can los de la cos­ta orien­tal, de una ci­vi­li­za­ción del V mi­le­nio a.C. des­apa­re­ci­da por cau­sas des­co­no­ci­das (aun­que no se des­car­ta una re­la­ción con la ma­si­va inun­da­ción del que era un la­go dul­ce por las aguas sa­la­das del Me­di­te­rrá­neo). Los 3.000 ador­nos des­cu­bier­tos por azar por un obre­ro de la cons­truc­ción en 1974 “son los ob­je­tos de oro más an­ti­guos ha­lla­dos en el mun­do”, se­ña­la Boy­ka, guía del mu­seo de his­to­ria.

De la pos­te­rior ci­vi­li­za­ción cal­co­lí­ti­ca de Var­na (III mi­le­nio, tam­bién en la cos­ta) se han ex­ca­va­do has­ta el mo­men­to 300 tum­bas en las que han apa­re­ci­do 24.000 co­lla­res y frag­men­tos de oro. En el va­lle de Kar­lo­vo, en el cen­tro del país, han si­do res­ca­ta­das gran can­ti­dad de es­pi­ra­les áureas de un milímetro de diá­me­tro ex­te­rior. “¡No sa­be­mos con qué tec­no­lo­gía po­dían ha­cer­las!”, ex­cla­ma.

La afi­ción por el oro con­ti­nuó con los tra­cios, los fie­ros ji­ne­tes de so­fis­ti­ca­da cul­tu­ra que do­mi­na­ron es­tas tie­rras has­ta la lle­ga­da de los ro­ma­nos. Se han en­con­tra­do por to­do el país más de 15.000 tum­bas tra­cias. Los je­rar­cas eran en­te­rra­dos ba­jo gran­des tú­mu­los ar­ti­fi­cia­les, ca­si pe-

que­ñas co­li­nas. Los hay por to­das par­tes, emer­gen aquí y allá de la cam­pi­ña búl­ga­ra, aun­que has­ta ha­ce bien po­co na­die ima­gi­na­ba que fue­ran mo­nu­men­tos fu­ne­ra­rios.

En 1975, un ar­queó­lo­go se sor­pren­dió de que una cam­pe­si­na de la re­gión del Da­nu­bio ofre­cie­ra ga­lle­tas en un enor­me bol de pla­ta. Las rue­das del trac­tor de su ma­ri­do ha­bían des­cu­bier­to el te­so­ro de Bo­ro­vo, cin­co ex­tra­or­di­na­rias pie­zas ar­gén­teas de do­ce ki­los de pe­so to­tal. El ma­yor y más an­ti­guo te­so­ro tracio apa­re­ció en 1924 en Vul­chi­trun, al nor­te del país. Unos vi­ti­cul­to­res que ro­tu­ra­ban sus te­rru­ños se to­pa­ron con tre­ce ki­los de ele­men­tos de oro ma­ci­zo de cua­tro mi­le­nios de an­ti­güe­dad.

Pe­ro el ha­llaz­go más va­lio­so se pro­du­jo en 1949, cuan­do tres her­ma­nos que re­co­gían ar­ci­lla pa­ra fa­bri­car azu­le­jos al sur del país die­ron con los 6.164 ki­los de oro del te­so­ro de Pa­nag­yu­rish­te, un con­jun­to be­llí­si­ma­men­te la­bra­do y de la ma­yor pu­re­za que cons­ti­tu­ye uno de las más pre­cia­das po­se­sio­nes del Mu­seo Na­cio­nal. Con ta­les va­ji­llas se co­rrían los no­bles tra­cios sus juer­gas de tri­bu­to a Dio­ni­sos, dios del vino, cul­to que al­gu­nos con­si­de­ran ori­gi­na­rio de es­ta re­gión.

Nun­ca se ha sa­bi­do si los her­ma­nos en­tre­ga­ron to­do lo que en­con­tra­ron. “El de los te­so­ros es un pro­ble­ma que nos preo­cu­pa”, con­fie­sa Boy­ka. Mu­chos búl­ga­ros se lan­zan a la bús­que­da de ma­ra­vi­llas en­te­rra­das. Al au­tor de un ha­llaz­go le co­rres­pon­de el 10% de su va­lor. Pe­ro la im­po­si­bi­li­dad de con­tro­lar los ya­ci­mien­tos ame­na­za con ha­cer del país un pa­raí­so pa­ra los tra­fi­can­tes de an­ti­güe­da­des.

Aun­que no sea de oro, cual­quier agu­je­ro en el sue­lo búl­ga­ro pue­de dar lu­gar a un va­lio­so des­cu­bri­mien­to. En no­viem­bre pa­sa­do apa­re­ció en el es­te la po­si­ble ciu­dad prehis­tó­ri­ca más an­ti­gua del con­ti­nen­te. Así que los sol­da­dos que ex­ca­va­ban trin­che­ras du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial te­nían mu­chos nú­me­ros pa­ra la ri­fa. Los que le­van­ta­ban unas de­fen­sas an­ti­aé­reas cer­ca de Ka­zan­lak, en el cen­tro del país, en 1944, cuan­do Bul­ga­ria cam­bia­ba de ban­do, se to­pa­rían con la obra maes­tra del ar­te tracio.

Ka­zan­lak es la ca­pi­tal del va­lle de las Ro­sas, la­bra­do por el río Strya­ma a los pies de los Bal­ca­nes. Aquí se pro­du­ce otro te­so­ro, el 85% del acei­te de ro­sas mun­dial, ob­te­ni­do de la va­rie­dad da­mas­ce­na búl­ga­ra ( Rosa da­mas­ce­na mi­lli­fo­lium), una de las po­cas que per­mi­te des­ti­lar su esen­cia.

Las flo­res se re­co­lec­tan en­tre fi­na­les de ma­yo y pri­me­ros de ju­nio, y ha­cen fal­ta de tres a cin­co to­ne­la­das de pé­ta­los pa­ra ob­te­ner un ki­lo. Así que no son de ex­tra­ñar los más de 7.000 eu­ros que pa­ga por ca­da ki­lo la in­dus­tria cos­mé­ti­ca. Me­nos em­bria­ga­do­ra, aun­que tal vez más lu­cra­ti­va, es la otra in­dus­tria lo­cal: una fá­bri­ca de fu­si­les Ka­lásh­ni­kov.

La tum­ba de Ka­zan­lak, del si­glo IV a.C., se en­cuen­tra a las afue­ras de la ciu­dad, so­bre una co­li­na ro­co­sa, cer­ca del lla­ma­do Va­lle de los Re­yes Tra­cios. En es­te ca­so, a los se­pul­tu­re­ros no les hi­zo fal­ta api­lar otro tú­mu­lo (hay me­dio mi­llar aquí). En 1974 se cons­tru­yó una ré­pli­ca pa­ra pro­te­ger sus fres­cos, los me­jor con­ser­va­dos de esa épo­ca. GEO in­sis­tió en ver el ori­gi­nal. Las nor­mas de se­gu­ri­dad pa­ra pro­te­ger es­te Pa­tri­mo­nio Mun­dial son es­tric­tas. So­lo 20 per­so­nas al día ac­ce­den al in­te­rior, y por un má­xi­mo de dos mi­nu­tos.

La tum­ba es­tá pro­te­gi­da por un edi­fi­cio con tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad re­gu­la­das. A la en­tra­da nos pro­por­cio­nan ba­tas blan­cas, que nos dan un ai­re cien­tí­fi­co. Con ellas pues­tas, atra­ve­sa­mos la an­te­sa­la des­ti­na­da a los ca­ba­llos o es­cla­vos del fa­lle­ci­do y ac­ce­de­mos al co­rre­dor, cu­yos frisos nos mues­tran una ba­ta­lla. Lo me­jor aguar­da al fi­nal: la de­co­ra­ción de la cú­pu­la de la cá­ma­ra fu­ne­ra­ria, de 3,25 me­tros de al­tu­ra, pre­sen­ta al so­be­rano jun­to a su es­po­sa (po­si­ble­men­te sa­cri­fi­ca­da jun­to a él) ce­le­bran­do su ban­que­te pós­tu­mo.

Echa­mos un rá­pi­do vis­ta­zo a la dio­sa De­mé­ter, que les ofre­ce se­mi­llas de gra- na­da, sím­bo­lo de su via­je al reino de los muer­tos, y al sin­fín de sir­vien­tes que ro­dean la cú­pu­la con ofren­das pa­ra su se­ñor. Se aca­ba el tiem­po. Hay que vol­ver al gé­li­do ex­te­rior. Tal vez sea­mos de los úl­ti­mos en ac­ce­der a la tum­ba ori­gi­nal. Nos anun­cian que pron­to se ce­rra­rá a las vi­si­tas.

A un cen­te­nar de ki­ló­me­tros al sur se en­cuen­tra una ciu­dad asen­ta­da so­bre sie­te co­li­nas que se lla­mó Eu­mol­pia, Fi­li­pó­po­lis (por Fi­li­po, el pa­dre de Ale­jan­dro), Pul­pu­de­va, Tri­mon­tium, Pul­din, Fi­li­bé y, en el mo­men­to de escribir es­tas lí­neas, Plov­div. Con 340.000 ha­bi­tan­tes, es la se­gun­da ur­be del país, “y una de las más an­ti­guas de Eu­ro­pa, tan­to co­mo Tro­ya o Es­mir­na”, pre­su­me un miem­bro de la mi­no­ría ar­me­nia de la mis­ma. La ciu­dad re­zu­ma his­to­ria. En pleno cen­tro se eri­ge un mo­nu­men­tal tea­tro ro­mano con ca­pa­ci­dad pa­ra 3.500 per­so­nas (pe­ro que ha­ce 2.000 años po­día aco­ger a 6.000).

El cas­co an­ti­guo de Plov­div es un com­pen­dio ar­qui­tec­tó­ni­co del es­ti­lo lla­ma­do Re­na­ci­mien­to búl­ga­ro, con cu­rio­sas ca­sas que se en­san­chan con­for­me se ale­jan del sue­lo. Tras cin­co si­glos de do­mi­na­ción tur­ca, a la que pu­sie­ron fin los ru­sos en 1878, los búl­ga­ros (en su ori­gen tam­bién una et­nia cen­troa­siá­ti­ca, lle­ga­dos a los Bal­ca­nes en el si­glo VII) tra­ta­ron de re­cu­pe­rar su iden­ti­dad cul­tu­ral, pre­ser­va­da en las al­deas de mon­ta­ña pe­ro, so­bre to­do, en los mo­nas­te­rios or­to­do­xos. Y el cen­tro de ese re­na­ci­mien­to fue el mo­nas­te­rio de Ri­la, en­ca­ra­ma­do en el ma­ci­zo del mis­mo nom­bre, po­bla­do aún por osos y lo­bos.

Aun­que se fun­dó en el si­glo X, el ac­tual edi­fi­cio es del XIX. Los tur­cos y los in­cen­dios for­tui­tos aca­ba­ron con sus pre­de­ce­so­res. La co­mu­ni­dad cuen­ta hoy tan so­lo con diez miem­bros. Uno de ellos, con más de dos me­tros de al­tu­ra, amo­nes­ta a los vi­si­tan­tes que ha­cen fo­tos (ca­da año re­ci­ben a un mi­llón). Los mon­jes búl­ga­ros son al­tos, al­gu­nos muy al­tos. Y ca­si tan mis­te­rio­sos co­mo su his­to­ria.

Frag­men­to de ce­rá­mi­ca grie­ga ha­lla­do en So­zo­pol, la an­ti­gua ciu­dad de Apo­llo­nia, fun­da­da por los co­lo­ni­za­do­res mi­le­sios.

La ne­cró­po­lis de la an­ti­gua igle­sia de So­zo­pol re­abre una vez más la le­yen­da ro­mán­ti­ca de los vam­pi­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.