Pen­sé con pro­fun­da tris­te­za en la in­gra­ti­tud de es­ta so­cie­dad nues­tra que re­le­ga al ol­vi­do a quie­nes un día fue­ron miem­bros des­ta­ca­dos de ella, en la or­fan­dad de una pro­fe­sión que día a día pier­de sus re­fe­ren­tes en una len­ta y dra­má­ti­ca san­gría

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Es­ti­ma­do lec­tor,

Du­ran­te los úl­ti­mos años la puer­ta de su ca­sa siem­pre es­tu­vo abier­ta a jó­ve­nes pe­rio­dis­tas, de for­ma na­tu­ral, sin as­pa­vien­tos. Se sa­bía po­see­dor de un ex­tra­or­di­na­rio ma­gis­te­rio y no du­da­ba en com­par­tir­lo de ma­ne­ra de­sin­te­re­sa­da. Has­ta en eso fue un ejem­plo. Ba­ra­jé du­ran­te me­ses la idea de lla­mar­le, de pa­sar a vi­si­tar­le aun­que so­lo fue­ra un ins­tan­te, de com­par­tir con él uno de esos in­ter­mi­na­bles mo­nó­lo­gos su­yos que co­no­cía por re­fe­ren­cias y de­cir­le que sí, que no to­do es­tá per­di­do, que to­da­vía exis­te gen­te dis­pues­ta a con­ti­nuar con el ofi­cio, a de­fen­der los va­lo­res de una pro­fe­sión que siem­pre fue la su­ya. Ba­rrun­ta­ba en­ton­ces (y aún lo ha­go hoy) la idea de re­unir pa­ra una se­sión fo­to­grá­fi­ca a to­dos los gran­des de los años do­ra­dos del pe­rio­dis­mo es­pa­ñol –De la Qua­dra Sal­ce­do, Gon­zá­lez Green, Váz­quez Figueroa, Sar­mien­to, Pan­cor­bo, Car­ce­do...–, esos a los que tan­tos les de­be­mos nues­tra vo­ca­ción y a los que tan po­co se re­cuer­da, pe­ro lo fui de­jan­do y lle­gué tar­de. El do­min­go sie­te de enero el fo­to­pe­rio­dis­ta En­ri­que Me­ne­ses em­pren­dió su úl­ti­mo via­je (sin bi­lle­te de vuel­ta, co­mo a él le gus­ta­ba). La afec­ción pul­mo­nar que le te­nía an­cla­do en su pi­so de Ma­drid ter­mi­nó por ga­nar­le la ba­ta­lla. Con él se mar­cha sin du­da uno de los gran­des ico­nos del re­por­te­ris­mo de es­te país, tes­ti­go de ex­cep­ción de unos epi­so­dios que hoy re­co­gen los li­bros de his­to­ria. Por­que él es­tu­vo allí don­de ocu­rrie­ron los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes del si­glo XX. En Cu­ba, en In­dia, en Ro­de­sia. En Orien­te Me­dio y en Cen­troa­mé­ri­ca. Con Krus­chev y con Ken­nedy; con los her­ma­nos Cas­tro y el Che en Sie­rra Maes­tra, con Ba­tis­ta en sus cár­ce­les; con Paul New­man y con Mar­lon Bran­do; con Da­lí y con Pi­cas­so. Y lo con­tó en re­por­ta­jes que die­ron la vuel­ta al mun­do. Con por­ta­das y re­por­ta­jes en re­vis­tas co­mo Pa­ris Match, con fo­to­gra­fías en el New York Ti­mes. El lu­nes ocho de enero qui­se ren­dir mi par­ti­cu­lar ho­me­na­je al au­tor de Áfri­ca de Cai­ro a Ca­bo y me acer­qué a des­pe­dir­le al cre­ma­to­rio del ce­men­te­rio de la Al­mu­de­na. Ape­nas unas ca­ras co­no­ci­das en­tre el frío y la niebla (Je­sús Gon­zá­lez Green, Cé­sar Pé­rez de Tu­de­la, Forges, Ge­rar­do Oli­va­res, Geor­gi­na Cis­que­lla, Ramón Lo­bo), vie­jos com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión, sus fa­mi­lia­res, sus ami­gos. Y po­co más. Ni un re­pre­sen­tan­te de la Cul­tu­ra, ni una so­la fi­gu­ra ofi­cial de los or­ga­nis­mos de la pren­sa, de la Uni­ver­si­dad, del Ayun­ta­mien­to. Na­da. Na­die. Y fue en­ton­ces cuan­do pen­sé con pro­fun­da tris­te­za en la in­gra­ti­tud de es­ta so­cie­dad nues­tra que re­le­ga al ol­vi­do a sus miem­bros más des­ta­ca­dos, en la or­fan­dad de una pro­fe­sión que día a día pier­de sus re­fe­ren­tes –ya sea por cir­cuns­tan­cias de la vi­da, ya por des­pi­dos in­dis­cri­mi­na­dos (más de 9.500 pe­rio­dis­tas han per­di­do su tra­ba­jo des­de que em­pe­zó la cri­sis)– en una len­ta y dra­má­ti­ca san­gría. Y pen­sé, fu­nes­ta si­néc­do­que, que con la mar­cha de pro­fe­sio­na­les de la ca­te­go­ría per­so­nal y pro­fe­sio­nal de En­ri­que Me­ne­ses, con su es­pi­rí­tu de su­pera­ción y su ca­pa­ci­dad de asom­bro per­ma­nen­te­men­te in­tac­ta (ahí an­da­ba a sus 83 años en­tu­sias­ma­do con la fo­to­gra­fía di­gi­tal, con su blog y con twit­ter, con esa te­le­vi­sión de me­sa ca­mi­lla lla­ma­da Uto­pía TV, con su sue­ño de reha­bi­li­tar un pue­blo so­lo pa­ra pe­rio­dis­tas), ¿qué re­fe­ren­tes ten­drán las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de in­for­ma­do­res?, ¿en qué es­pe­jos se mi­ra­rán pa­ra desa­rro­llar su la­bor fu­tu­ra?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.