Pe­ti­cio­nes de au­xi­lio

Apa­ra­tos óp­ti­cos de al­ta tec­no­lo­gía cap­tan de­ta­lles de pe­que­ño ta­ma­ño des­de el es­pa­cio ex­te­rior. El sa­té­li­te pri­va­do es­ta­dou­ni­den­se Quic­kBird-2 fo­to­gra­fió en ju­nio de 2010 la ciu­dad kir­gui­za de Osh, des­de una al­tu­ra de 450 ki­ló­me­tros. Un co­la­bo­ra­dor de Am

Geo - - HAINAN -

Has­ta hoy, na­die sa­be exac­ta­men­te por qué ocu­rrió, pe­ro la no­che del jue­ves al vier­nes del on­ce de ju­nio de 2010, la si­tua­ción en Osh se agra­va. Ban­das de ma­to­nes dan ca­za a la mi­no­ría uz­be­ka en la se­gun­da ma­yor ciu­dad de Kir­gui­zis­tán. Los po­gro­mos se pro­lon­gan du­ran­te días. De­ce­nas de mi­les de per­so­nas hu­yen. Y pi­den ayu­da. Con co­lor blan­co, los uz­be­cos pin­tan la se­ñal de so­co­rro in­ter­na­cio­nal so­bre las ca­lles de Osh: SOS.

Was­hing­ton, D. C., Pennsyl­va­nia Ave­nue, po­co des­pués de los acon­te­ci­mien­tos. En el quin­to pi­so del edi­fi­cio nú­me­ro 600, Ch­ris­toph Köttl es­tá an­te un or­de­na­dor. El po­li­tó­lo­go de 32 años tra­ba­ja en Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, con­cre­ta­men­te, en el pro­yec­to

Scien­ce for Hu­man Rights: cien­cia pa­ra los de­re­chos hu­ma­nos.

Köttl ha pe­di­do fo­to­gra­fías de Osh, he­chas el 18 de ju­nio des­de una al­tu­ra de 450 ki­ló­me­tros. Aquel día, el sa­té­li­te Quic­kBird-2 so­bre­vo­ló la ciu­dad. Es­tá equi­pa­do con una cá­ma­ra ca­paz de re­pro­du­cir de­ta­lles de lo que hay en la su­per­fi­cie de la Tie­rra con un ta­ma­ño de has­ta 61 cen­tí­me­tros. Cuan­do Köttl es­tu­dia las imá­ge­nes, des­cu­bre tres gran­des le­tras blan­cas, 116 ve­ces re­pe­ti­das y re­par­ti­das por la ciu­dad: SOS.

“En­se­gui­da lan­za­mos una cam­pa­ña por in­ter­net”, di­ce. De­ce­nas de mi­les de per­so­nas fir­ma­ron una pe­ti­ción di­gi­tal exi­gien­do una in­ves­ti­ga­ción de las Na­cio­nes Uni­das so­bre los po­gro­mos en Kir­gui­zis­tán: po­co des­pués, la ONU creó la co­mi­sión exi­gi­da.

Fue ha­ce seis años cuan­do los ac­ti­vis­tas de de­re­chos hu­ma­nos re­cu­rrie­ron por pri­me­ra vez al apo­yo en ór­bi­ta. El re­co­no­ci­mien­to des­de el es­pa­cio tam­bién les de­pa­ró éxi­tos en otras re­gio­nes del pla­ne­ta: Zim­ba­bue, Sri Lan­ka, Ose­tia del Sur, Su­dán del Sur y Si­ria.

Las fo­tos he­chas por sa­té­li­tes ofre­cen in­for­ma­cio­nes so­bre lu­ga­res don­de los Go­bier­nos im­pi­den el ac­ce­so por vía te­rres­tre: las ca­sas que­ma­das ofre­cen pis­tas so­bre ac­tos de te­rror co­me­ti­dos con­tra la po­bla­ción ci­vil; los ba­rrios re­si­den­cia­les aban­do­na­dos y los cam­pa­men­tos de tien­das de cam­pa­ña per­mi­ten es­ti­mar el nú­me­ro de re­fu­gia­dos. Las imá­ge­nes ayu­dan en la bús­que­da de fo­sas co­mu­nes y pri­sio­nes ocul­tas, co­mo re­cien­te­men­te en Co­rea del Nor­te. “La ex­plo­ra­ción des­de una dis­tan­cia es­pa­cial per­mi­te mi­rar a tra­vés de la niebla de la gue­rra”, di­ce Köttl.

La Tie­rra y sus ha­bi­tan­tes se en­cuen­tran ba­jo ob­ser­va­ción. Al prin­ci­pio de 2012, 994 sa­té­li­tes ac­ti­vos gi­ra­ban al­re­de­dor del pla­ne­ta; 441, de pro­pie­dad es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro si an­ta­ño el ac­ce­so a los da­tos pro­por­cio­na­dos por los es­pías vo­lan­tes fue pri­vi­le­gio de mi­li­ta­res y ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, con el fi­nal de la gue­rra fría y la lle­ga­da de ope­ra­do­res de sa­té­li­tes co­mer­cia­les lle­gó el fi­nal del se­cre­tis­mo. Hoy en día, em­pre­sas co­mo Di­gi­ta­lG­lo­be o GeoE­ye ofre­cen ins­tan­tá­neas del pla­ne­ta con una re­so­lu­ción se­me­jan­te a la que con­si­gue en se­cre­to un sa­té­li­te de es­pio­na­je co­rrien­te. Una ima­gen rea­li­za­da ba­jo pe­ti­ción cues­ta unos 3.000 eu­ros, otra de archivo, so­lo va­rios cien­tos de eu­ros.

Ac­tual­men­te, tam­bién la NA­SA y la ESA per­mi­ten el ac­ce­so gra­tui­to a gran par­te de sus imá­ge­nes sa­te­li­ta­les. Por eso, ca­da vez más eco­lo­gis­tas, or­ga­ni­za­cio­nes de ayu­da, cli­ma­tó­lo­gos, eco­no­mis­tas e in­clu­so ar­queó­lo­gos re­cu­rren a las imá­ge­nes or­bi­ta­les pa­ra

La ex­plo­ra­ción a dis­tan­cia per­mi­te mi­rar a tra­vés de la niebla de la gue­rra

apro­ve­char los va­lio­sos da­tos. Con la ayu­da de sa­té­li­tes de ra­dar, un gru­po de geó­gra­fos de la Uni­ver­si­dad de Je­na (Ale­ma­nia) ela­bo­ró un ma­pa de la ve­ge­ta­ción del Parque Na­cio­nal Krü­ger (Sudáfrica): el ob­je­ti­vo era ave­ri­guar si las plan­tas ofre­cen co­mi­da su­fi­cien­te pa­ra la muy cre­cien­te po­bla­ción de ele­fan­tes. Las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas es­ta­ban alar­ma­das cuan­do, des­pués del aná­li­sis de fo­tos sa­te­li­ta­les, que­dó cla­ro que du­ran­te los pri­me­ros tres me­ses del año 2012 ya se ha­bían ta­la­do 388 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de sel­va hú­me­da, ca­si tres ve­ces más que en el mis­mo lap­so del año an­te­rior. En Me­so­po­ta­mia, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Har­vard des­cu­brie­ron me­dian­te imá­ge­nes

rea­li­za­das des­de la ór­bi­ta te­rres­tre nu­me­ro­sos asen­ta­mien­tos prehis­tó­ri­cos des­co­no­ci­dos, mien­tras otros cien­tí­fi­cos lo­ca­li­za­ban me­dian­te fo­tos sa­te­li­ta­les co­lo­nias de pin­güi­nos em­pe­ra­dor ocul­tas en la An­tár­ti­da. Un equi­po de eco­no­mis­tas es­ta­dou­ni­den­ses mi­dió el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de paí­ses en vías de de­sa­rro­llo ba­sán­do­se en el cam­bio de las emi­sio­nes de luz a lo lar­go de los años. Y las au­to­ri­da­des de pes­ca de Fran­cia se sir­vie­ron de dos sa­té­li­tes de ra­dar pa­ra ca­zar a bu­ques fur­ti­vos en las aguas al­re­de­dor del ar­chi­pié­la­go de las Ker­gue­len, en el océano Ín­di­co. Co­mo con­se­cuen­cia, la pes­ca ile­gal en la re­gión se ha re­du­ci­do ca­si un 90%.

Ca­si no hay ni un so­lo fin pa­ra el que los ob­ser­va­do­res es­pa­cia­les no sean útiles. Sus sen­so­res es­ca­nean el pla­ne­ta con­ti­nua­men­te, re­gis­tran­do cam­bios en las co­rrien­tes ma­ri-

So­lo una vi­sión glo­bal nos ayu­da a en­ten­der la Tie­rra co­mo sis­te­ma

nas, te­rre­mo­tos, olas de ca­lor, el cre­ci­mien­to de las me­ga­ciu­da­des y la con­ta­mi­na­ción pro­vo­ca­da por la emi­sión de ga­ses.

“Cuan­do te­ne­mos un pro­ble­ma glo­bal, te­ne­mos que vi­sua­li­zar­lo de for­ma glo­bal”, di­ce Vol­ker Lie­big. El geo­fí­si­co es di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Eu­ro­peo pa­ra la In­ves­ti­ga­ción del Es­pa­cio ( Eu­ro­pean Spa­ce Re­search Ins­ti­tu­te, ESRIN), con se­de en la lo­ca­li­dad ita­lia­na de Fras­ca­ti, cer­ca de Roma, y di­ri­ge al mis­mo tiem­po el pro­gra­ma pa­ra la ob­ser­va­ción de la Tie­rra de la agen­cia es­pa­cial ESA.

Ac­tual­men­te, “ob­ser­va­ción de la Tie­rra” se re­fie­re al uso del es­pa­cio ex­te­rior cer­cano pa­ra en­ten­der me­jor el sis­te­ma de la Tie­rra en su con­jun­to. Eso sí, los sa­té­li­tes me­teo­ro­ló­gi­cos ya lo ha­cen des­de 1966, pe­ro lo no­ve­do­so del nue­vo con­cep­to de la ob­ser­va­ción de la Tie­rra es su di­ver­si­dad; el des­cu­bri­mien­to fun­da­men­tal de que to­do es­tá re­la­cio­na­do con to­do en el sis­te­ma de la Tie­rra. Un ejem­plo: la emi­sión mun­dial de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro in­flu­ye en el ré­gi­men tér­mi­co de la Tie­rra; es­te in­flu­ye a su vez en los acon­te­ci­mien­tos me­teo­ro­ló­gi­cos y la ca­pa de hie­lo que cu­bre los po­los, lo que a su vez re­per­cu­te en las co­rrien­tes ma­ri­nas, que a su vez afec­tan al tiem­po y de­ter­mi­nan la fre­cuen­cia de ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les y la cuan­tía de las co­se­chas. ES EVI­DEN­TE QUE TO­DO ES­TO pue­de me­dir­se de for­ma in­di­vi­dual, di­ce Lie­big, “pe­ro en su con­tex­to y a es­ca­la glo­bal, úni­ca­men­te con sa­té­li­tes”.

Si, por ejem­plo, qui­sie­ra me­dir­se la llu­via de ce­ni­zas pro­vo­ca­da por una erup­ción vol­cá­ni­ca a in­ter­va­los de cien ki­ló­me­tros en to­do el pla­ne­ta, es­to re­que­ri­ría cer­ca de 51.000 es­ta­cio­nes de me­di­ción te­rres­tres... y ver­da­de­ros ejér­ci­tos de cien­tí­fi­cos. Un sa­té­li­te, al con­tra­rio, ofre­ce es­tos va­lo­res prác­ti­ca­men­te de pa­so, por así de­cir­lo.

Des­de me­dia­dos de los años no­ven­ta, la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea ESA es lí­der en el cam­po de la ob­ser­va­ción de la Tie­rra, aun­que, se­gún el je­fe de ESRIN, los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea cuen­tan ac­tual­men­te “so­lo” con 20 sa­té­li­tes ci­vi­les en ór­bi­ta, ade­más de do­ce mi­li­ta­res. En 2011, más de la quin­ta par­te de los pre­su­pues­tos de la ESA (que su­man ca­si 4.000 mi­llo­nes de eu­ros) se des­ti­nó a pro­yec­tos di­ri­gi­dos por Lie­big. La NA­SA, que cuen­ta con una fi­nan­cia­ción mu­cho más ge­ne­ro­sa, des­ti­na me­nos del 10% de sus pre­su­pues­tos a la ob­ser­va­ción de la Tie­rra.

Y los eu­ro­peos están am­plian­do su li­de­raz­go. Sus sa­té­li­tes se de­di­can tan­to a la ex­plo­ra­ción de la quí­mi­ca de la at­mós­fe­ra co­mo a la me­di­ción del cam­po de gra­ve­dad te­rres­tre; pe­ro fue un sa­té­li­te in­di­vi­dual el que alla­nó el ca­mino a la éli­te mun­dial: el uno de mar­zo de 2002, ha­ce al­go más de diez años, un cohe­te mo­de­lo Aria­ne 5 de­jó en ór­bi­ta la pla­ta­for­ma de in­ves­ti­ga­ción En­vi­sat ( En­vi­ron

men­tal Sa­te­lli­te). Del ta­ma­ño apro­xi­ma­do de un au­to­bús es­co­lar, con un pe­so de ocho to­ne­la­das y do­ta­do con diez ins­tru­men­tos pa­ra re­co­pi­lar da­tos me­dioam­bien­ta­les, En

vi­sat so­lo ha­bía si­do pro­yec­ta­do pa­ra una vi­da de cin­co años de ser­vi­cio.

Día tras día, En­vi­sat en­vió 280 gi­gaby­tes de da­tos y pro­por­cio­nó ma­te­rial pa­ra cer­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.