Po­li­cías de fron­te­ras glo­ba­les

Las imá­ge­nes de los sa­té­li­tes tam­bién pue­den apro­ve­char­se pa­ra fi­nes po­lé­mi­cos.

Geo - - HAINAN -

Los da­tos del pro­gra­ma de la Unión Eu­ro­pea pa­ra el “mo­ni­to­reo glo­bal del me­dio am­bien­te y la se­gu­ri­dad” vía sa­té­li­te (GMES) no so­lo in­tere­san a los eco­lo­gis­tas o los pro­fe­sio­na­les de pro­tec­ción ci­vil. Tam­bién los mi­li­ta­res, los ser­vi­cios se­cre­tos y la po­li­cía de fron­te­ras se ser­vi­rán de los es­pías or­bi­ta­les.

Pe­ro los mis­mos ins­tru­men­tos que iden­ti­fi­can des­de el es­pa­cio ex­te­rior a pes­ca­do­res fur­ti­vos, con­tra­ban­dis­tas de ar­mas y car­gue­ros se­cues­tra­dos por pi­ra­tas, tam­bién lo­ca­li­zan cam­pa­men­tos de tien­das y bar­cos en la cos­ta libia: lu­ga­res don­de zar­pan pa­te­ras con re­fu­gia­dos. Y na­tu­ral­men­te tam­bién ob­ser­van los mis­mos ca­yu­cos con los que los emi­gran­tes via­jan a Eu­ro­pa.

Dual use (uso dual) es el tér­mino téc­ni­co pa­ra el uso de sa­té­li­tes ci­vi­les con fi­nes mi­li­ta­res o pa­ra ta­reas re­la­cio­na­das con la so­be­ra­nía es­ta­tal. El Gru­po de Tra­ba­jo Se­gu­ri­dad, de GMES, in­clu­ye ex­plí­ci­ta­men­te el “mo­ni­to­reo de las fron­te­ras” y el apo­yo de la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad y de­fen­sa eu­ro­pea den­tro de la mi­sión del pro­gra­ma, que cos­ta­rá has­ta 2020 un to­tal de 9.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Ya exis­ten no­ti­cas se­gún las cua­les la ar­ma­da ita­lia­na, en lu­gar de sal­var­los, obli­gó a di­ver­sos bar­cos con re­fu­gia­dos a re­gre­sar al nor­te de Áfri­ca. Por eso, los ac­ti­vis­tas de de­re­chos hu­ma­nos han di­ri­gi­do fuer­tes crí­ti­cas con­tra es­tos as­pec­tos de GMES. La or­ga­ni­za­ción ale­ma­na Pro Asyl, por ejem­plo, te­me que el uso de sa­té­li­tes es­té des­ti­na­do a “blo­quear a los re­fu­gia­dos el ca­mino a Eu­ro­pa”. Y en una de­cla­ra­ción de cien­tí­fi­cos y uni­ver­si­ta­rios de la ciu­dad de Bre­men (Ale­ma­nia) se di­ce: “Va­lo­ra­mos po­si­ti­va­men­te la ob­ser­va­ción de la Tie­rra a fin de sal­var la Tie­rra.” Pe­ro los fir­man­tes re­cha­zan que la ob­ser­va­ción de la Tie­rra “sir­va pa­ra re­cha­zar a se­res hu­ma­nos que quie­ren sal­var­se, es­pe­cial­men­te de ca­tás­tro­fes me­dioam­bien­ta­les, con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co y las gue­rras”. de 4.000 pro­yec­tos cien­tí­fi­cos. Mi­dió la subida del ni­vel del mar y los óxi­dos ní­tri­cos so­bre las ru­tas ma­rí­ti­mas; do­cu­men­tó la se­quía en Áfri­ca orien­tal y los da­ños pro­vo­ca­dos por te­rre­mo­tos en Ja­pón. Sin em­bar­go, el an­ciano de­tec­ti­ve eco­ló­gi­co se con­vir­tió en los úl­ti­mos años en un ca­so ca­da vez más ter­mi­nal. A prin­ci­pios de abril to­da­vía to­mó una ima­gen de ra­dar de las is­las Ca­na­rias, des­pués ca­lló... la co­ne­xión se per­dió.

PE­RO EN­VI­SAT SO­LO ERA el pre­lu­dio de un pro­gra­ma mu­cho más am­bi­cio­so que la ESA ha lan­za­do re­cien­te­men­te por en­car­go de la Unión Eu­ro­pea: en el mar­co de Glo­bal Mo­ni­to­ring for En­vi­ron­ment and Se­cu­ri

ty (GMES) –“mo­ni­to­reo glo­bal del me­dio am­bien­te y la se­gu­ri­dad”–, sie­te sa­té­li­tes de una se­rie lla­ma­da Sen­ti­nel pron­to ha­brán de es­cru­tar los océa­nos, los con­ti­nen­tes y la at­mós­fe­ra. Do­ta­dos con ra­da­res de al­ta re­so­lu­ción y sen­so­res óp­ti­cos, al­gu­nos de es­tos “cen­ti­ne­las” in­clu­so po­drán dar pis­tas so­bre ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les in­mi­nen­tes co­mo inun­da­cio­nes, co­rri­mien­tos de tie­rra o erup­cio­nes vol­cá­ni­cas. Otros vi­gi­la­rán la re­duc­ción de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro o re­co­no­ce­rán las “fir­mas de ra­dar” de cul­ti­vos ile­ga­les de ama­po­la o co­ca. Los Sen

ti­nel si­guen una nue­va ten­den­cia en­tre los ob­ser­va­do­res de la Tie­rra. Mien­tras En­vi­sat se cons­tru­yó co­mo ge­ne­ra­lis­ta, por lo que fue muy cos­to­so (“en ca­so de un lan­za­mien­to fa­lli­do hu­bié­ra­mos per­di­do de gol­pe 2.000 mi­llo­nes de eu­ros”, di­ce Lie­big), los sa­té­li­tes mo­der­nos son más es­pe­cia­li­za­dos, más pe­que­ños y más ba­ra­tos. Por ejem­plo, Cr­yoSat, que cum­ple una ta­rea im­pres­cin­di­ble pa­ra en­ten­der el sis­te­ma de la Tie­rra.

Tom­ma­so Parrinello, na­ci­do en Si­ci­lia, tie­ne un agu­do sen­ti­do pa­ra el hie­lo. Des­de la lo­ca­li­dad ita­lia­na de Fras­ca­ti, el in­ves­ti­ga­dor abas­te­ce al mun­do en­te­ro de no­ti­cias so­bre la crios­fe­ra, aquel ter­cio di­fí­cil­men­te ac­ce­si­ble de la su­per­fi­cie te­rres­tre que per­ma­ne­ce con­ti­nua o tem­po­ral­men­te ba­jo hie­lo. El fí­si­co di­ri­ge la mi­sión de la ESA, co­no­ci­da co­mo

Cr­yoSat-2, que ini­ció en abril de 2010 en la pun­ta de un cohe­te mo­de­lo Dnepr de fa­bri­ca­ción ru­sa en la lo­ca­li­dad ka­za­ja de Bai­ko- nur. Cr­yoSat-1, que cos­tó 130 mi­llo­nes de eu­ros, fue lan­za­do en oc­tu­bre de 2005 y ca­yó al océano po­cos mi­nu­tos des­pués. Aho­ra su su­ce­sor so­bre­vue­la el Ár­ti­co y la An­tár­ti­da a una al­ti­tud de 720 ki­ló­me­tros. Sus ob­ser­va­cio­nes, se­gún Parrinello, “nos ayu­da­rán a en­ten­der me­jor las re­la­cio­nes en­tre el cli­ma, el de­rre­ti­mien­to del hie­lo y el ni­vel del mar.”

Al con­tra­rio de las mi­sio­nes rea­li­za­das has­ta aho­ra, Cr­yoSat no se li­mi­ta a ob­ser­var la ex­pan­sión de las su­per­fi­cies de hie­lo, sino tam­bién re­gis­tra va­ria­cio­nes en el gro­sor de es­te. Su co­ra­zón es un al­tí­me­tro de ra­dar, el pri­me­ro de su es­pe­cie uti­li­za­do en un sa­té­li­te. Un al­tí­me­tro, co­mo in­di­ca el nom­bre, es un apa­ra­to que mi­de al­tu­ras. El de Cr­yoSat mi­de los cam­bios del gro­sor de la ca­pa de hie­lo, sea en el mar o en tie­rra. Siem­pre en los mis­mos pun­tos: eso re­ve­la desa­rro­llos.

“En el hie­lo te­rres­tre de la An­tár­ti­da po­dre-

Pron­to los sa­té­li­tes nos aler­ta­rán de si en al­gún lu­gar hay una ca­tás­tro­fe in­mi­nen­te

mos re­gis­trar cam­bios tan pe­que­ños co­mo 1,3 mi­lí­me­tros al año”, di­ce Parrinello. Di­fe­ren­cias tan mi­nús­cu­las ape­nas se po­drían de­ter­mi­nar des­de el sue­lo. Ni mu­cho me­nos, a ni­vel de un con­ti­nen­te en­te­ro.

Es­ta for­ma de ex­plo­ra­ción a dis­tan­cia ha si­do po­si­ble gra­cias a los pro­gre­sos que la tec­no­lo­gía de los ra­da­res ha he­cho apro­xi­ma­da­men­te des­de 1990. No im­por­ta lo que se exa­mi­na con ra­dar des­de la ór­bi­ta, el mé­to­do es po­co más o me­nos el mis­mo: el sa­té­li­te en­vía una on­da elec­tro­mag­né­ti­ca a la Tie­rra, y una an­te­na mon­ta­da en el mis­mo sa­té­li­te re­ci­be el eco re­bo­ta­do en la su­per­fi­cie del pla­ne­ta. Es co­mo si uno di­ri­gie­ra de no­che la luz de una linterna a un ob­je­to pa­ra ha­cer una foto. Por eso, los ex­per­tos di­cen que los ra­da­res “ilu­mi­nan”. Los sa­té­li­tes de ra­dar tam­bién pue­den crear imá­ge­nes en pers­pec­ti­va: cuan­do “ilu­mi­nan” du­ran­te el vue­lo va­rias ve­ces el mis­mo pun­to en la su­per­fi­cie te­rres­tre, la su­per­po­si­ción de las imá­ge­nes da una im­pre­sión tri­di­men­sio­nal.

Frente a las cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas, que so­lo to­man imá­ge­nes con luz vi­si­ble, el ra­dar tie­ne dos ven­ta­jas: pue­de uti­li­zar­se de no­che y pe­ne­tra las nu­bes. Ade­más, pue­de cons­truir­se de mo­do que in­clu­so es ca­paz de mi­rar un po­co por de­ba­jo de la su­per­fi­cie del sue­lo.

Por eso, la ex­plo­ra­ción a dis­tan­cia me­dian­te ra­dar se pres­ta in­clu­so pa­ra la bús­que­da de agua: en 2002, la ESA lan­zó ba­jo el nom­bre de Ti­ger una ini­cia­ti­va que ayu­da a los paí­ses afri­ca­nos a ma­ne­jar sus pro­ble­mas de abas­te­ci­mien­to de agua. Las me­di­cio­nes des­de la ór­bi­ta te­rres­tre dan pis­tas so­bre lu­ga­res que, por ejem­plo, pa­re­cen pro­me­te­do­res pa­ra rea­li­zar per­fo­ra­cio­nes de po­zos. Tam­bién se

Los es­pías si­tua­dos en el es­pa­cio ayu­dan a bus­car agua en el con­ti­nen­te afri­cano

pres­tan pa­ra el aná­li­sis de la ca­li­dad del agua de los la­gos y ríos. Ade­más, in­di­can dón­de las re­ser­vas se so­bre­ex­plo­tan, por ejem­plo, de­bi­do a un gas­to de agua es­pe­cial­men­te al­to. En la lla­nu­ra ma­rro­quí de Souss Mas­sa, al sur del Al­to Atlas, don­de 200 mi­lí­me­tros de llu­via anua­les no son su­fi­cien­tes pa­ra el regadío na­tu­ral, los sa­té­li­tes iden­ti­fi­ca­ron re­gio­nes ca­rac­te­ri­za­das por una al­ta de­man­da de agua y un in­ten­so con­su­mo de aguas freá­ti­cas. Lo­ca­li­za­ron de­pre­sio­nes don­de la llu­via es ab­sor­bi­da por el sue­lo, re­lle­nan­do las re­ser­vas sub­te­rrá­neas. Y re­ve­la­ron áreas don­de la ab­sor­ción fue di­fi­cul­ta­da por la ta­la de la ve­ge­ta­ción. El re­sul­ta­do fue un “ma­pa acuá­ti­co” que per­mi­te a las au­to­ri­da­des un ma­ne­jo sos­te­ni­ble de los es­ca­sos re­cur­sos.

En el mar­co de otro pro­yec­to de Ti­ger, imá­ge­nes de En­vi­sat fa­ci­li­tan la ob­ser­va­ción del cre­ci­mien­to de al­gas en el la­go de Guier, que abas­te­ce de agua po­ta­ble a la ca­pi­tal de Se­ne­gal, Da­kar. Y en Bur­ki­na Fa­so, uno de los paí­ses más po­bres de Áfri­ca, un gru­po de cien­tí­fi­cos apro­ve­chó da­tos ob­te­ni­dos por ra­dar pa­ra de­ter­mi­nar los lu­ga­res ade­cua­dos pa­ra per­fo­rar po­zos. Es­to fun­cio­na con la su­per­po­si­ción de imá­ge­nes rea­li­za­das en mo­men­tos dis­tin­tos y con una co­lo­ra­ción di­fe­ren­te. La com­bi­na­ción de es­tas imá­ge- nes re­ve­la los cam­bios en el pai­sa­je, co­mo el au­men­to del cre­ci­mien­to ve­ge­tal o las fa­ses de se­quía. Es­to per­mi­te de­du­cir la exis­ten­cia o la fal­ta de aguas sub­te­rrá­neas. “Na­tu­ral­men­te no nos re­ve­la dón­de se oculta el agua exac­ta­men­te”, di­ce uno de los ex­per­tos. “Pe­ro po­de­mos in­di­car áreas don­de la bús­que­da val­ga la pe­na. Es­to aho­rra tiem­po y di­ne­ro.”

Des­de ha­ce al­gún tiem­po, los pre­cur­so­res de Ti­ger re­ci­ben apo­yo de un sa­té­li­te de la ESA, con­ce­bi­do co­mo mi­sión des­ti­na­da al te­ma del agua. La pla­ta­for­ma SMOS ( Soil

Mois­tu­re and Ocean Sa­li­nity) mi­de des­de 758 ki­ló­me­tros de al­ti­tud pre­ci­sa­men­te lo que di­ce su nom­bre: la hu­me­dad en el sue­lo y la sa­li­ni­dad de los océa­nos. SMOS, de­po­si­ta­do en ór­bi­ta en 2009, pa­re­ce un mo­lino de vien­to de tres pa­las. Es­tas cuen­tan con 69 an­te­nas que jun­tas fun­cio­nan co­mo un so­lo de­tec­tor. SMOS no emi­te on­das, sino que aprovecha el he­cho de que to­da la ma­te­ria en la Tie­rra des­pi­de por sí so­la una ra­dia­ción den­tro de un de­ter­mi­na­do es­pec­tro elec­tro­mag­né­ti­co. Esa ra­dia­ción la re­gis­tra SMOS. CO­MO LA SAL EN AGUA MA­RI­NA tie­ne un efec­to amor­ti­gua­dor so­bre la ra­dia­ción se­me­jan­te al de la hu­me­dad en el sue­lo, SMOS no ne­ce­si­ta más que un so­lo ins­tru­men­to de me­di­ción pa­ra la sa­li­ni­dad del mar y la hu­me­dad del sue­lo. Sin in­te­rrup­ción, mi­de a ni­vel mun­dial la hu­me­dad del sue­lo en los con­ti­nen­tes: un fac­tor cla­ve pa­ra la pre­vi­sión del tiem­po, pues per­mi­te con­clu­sio­nes so­bre las pre­ci­pi­ta­cio­nes y las tem­pe­ra­tu­ras fu­tu­ras y so­bre el cre­ci­mien­to de las plan­tas. Pe­ro las me­di­cio­nes de SMOS tam­bién mues­tran la otra ca­ra: re­gio­nes con una cre­cien­te ari­dez, la pér­di­da de bos­ques y re­gio­nes con ma­yor pe­li­gro de in­cen­dios. Du­ran­te las llu­vias to­rren­cia­les que azo­ta­ron Tai­lan­dia a prin­ci­pios de 2012, la ESA ela­bo­ró ma­pas que in­di­ca­ban dón­de el sue­lo to­da­vía po­día ab­sor­ber agua y dón­de es­ta­ba sa­tu­ra­do. Fue un en­sa­yo. Pe­ro en el fu­tu­ro, ma­pas así per­mi­ti­rán ha­cer pre­dic­cio­nes so­bre el de­sa­rro­llo de las inun­da­cio­nes. Y re­ve­la­rán áreas que hay que eva­cuar rá­pi­da­men­te.

Cam­bio cli­má­ti­co, de­rro­che de agua, sue­lo se­lla­do: a me­nu­do es el ser hu­mano quien des­equi­li­bra el sis­te­ma de la Tie­rra

de mo­do que so­lo pue­de re­pa­rar­se con di­fi­cul­tad. O lo al­te­ra de for­ma irre­pa­ra­ble. La ex­plo­ra­ción a dis­tan­cia des­de el es­pa­cio no im­pe­di­rá eso. Pe­ro pue­de ayu­dar a co­no­cer la di­men­sión de los da­ños y qué los cau­só. YA EN 2002 SE FUN­DÓ CON ES­TE FIN la EMSA, la Agen­cia Eu­ro­pea de la Se­gu­ri­dad Ma­rí­ti­ma. Una de sus ta­reas es apo­yar a los paí­ses con cos­ta a com­ba­tir ca­sos de con­ta­mi­na­ción por pe­tró­leo en el mar: co­mo con­se­cuen­cia de ac­ci­den­tes, pe­ro más aún, a cau­sa del de­li­be­ra­do ver­ti­do ile­gal de pe­tró­leo. Ha­ce años que la or­ga­ni­za­ción re­cu­rre a imá­ge­nes de En­vi­sat, Te­rraSAR-X y otros sa­té­li­tes: lo ha­ce cer­ca de 2.300 ve­ces al año. Cen­tral de Emer­gen­cias Ma­rí­ti­mas ( Ha

va­rie­kom­man­do), en la ciu­dad ale­ma­na de Cux­ha­ven. Des­de la ven­ta­na de su ofi­ci­na, Dirk Rei­chen­bach pue­de ob­ser­var la desem­bo­ca­du­ra del río El­ba en el mar del Nor­te ale­mán. Pa­san car­gue­ros y pe­tro­le­ros. El quí­mi­co, de 46 años, es res­pon­sa­ble de las mi­sio­nes es­pe­cia­les en los ma­res del Nor­te y Bál­ti­co: “Te­ne­mos dos avio­nes Dor­nier

228, do­ta­dos con los sen­so­res más mo­der­nos pa­ra el re­co­no­ci­mien­to de pe­tró­leo”. Los apa­ra­tos de tur­bohé­li­ce –en el fu­se­la­je se lee Po­llu­tion Con­trol en le­tras blan­cas so­bre fon­do azul– están lis­tos pa­ra des­pe­gar las 24 ho­ras. Son, por así de­cir­lo, los sa­bue­sos de un equi­po de vi­gi­lan­cia or­bi­tal. Cuan­do un sa­té­li­te de ra­dar to­ma una ima­gen, trans­cu­rren 30 mi­nu­tos has­ta que se ob­tie­ne una ima­gen im­pre­sa en blan­co y ne­gro. És­ta mues­tra –co­mo pun­tos cla­ros– los bar­cos en el mar. A ve­ces, co­mo lí­neas o su­per­fi­cies os­cu­ras, ano­ma­lías en el agua. “Pue­de tra­tar­se de al­gas que amor­ti­guan las olas”, ex­pli­ca Rei­chen­bach. “O pe­tró­leo ver­ti­do al mar. Si la EMSA nos aler­ta di­cien­do que hay al­go, sa­li­mos y mi­ra­mos.” Una ho­ra des­pués del pa­so del sa­té­li­te so­bre el pun­to en cues­tión, co­mo muy tar­de, uno de los avio­nes Dor­nier

228 des­pe­ga cer­ca de Cux­ha­ven pa­ra so­bre­vo­lar la zo­na fo­to­gra­fia­da por ra­dar.

Si se des­cu­bre una pe­lí­cu­la de pe­tró­leo y un bar­co que pue­de ha­ber cau­sa­do la con­ta­mi­na­ción, la ima­gen he­cha des­de el es­pa­cio es com­pa­ra­da con la se­ñal de iden­ti­fi­ca­ción que ca­da bar­co tie­ne que emi­tir en la zo­na cos­te­ra. “Así sa­be­mos si el bar­co es­tu­vo a la ho­ra en cues­tión en el lu­gar en cues­tión”, di­ce Rei­chen­bach. Es­to per­mi­te de­ter­mi­nar el cul­pa­ble de uno de ca­da cin­co ca­sos de con­ta­mi­na­ción de pe­tró­leo en los ma­res del Nor­te y Bál­ti­co. Que ca­da año ha­ya me­nos in­ci­den­tes es un éxi­to atri­bui­do a es­ta mi­sión: “Los ca­pi­ta­nes”, opi­na Rei­chen­bach, “ya sa­ben que po­de­mos en­con­trar­los”.

Mien­tras es­tas ta­reas no son de vi­da o muer­te, sí lo son otras mi­sio­nes de sa­té­li­tes del pro­gra­ma GMES eu­ro­peo. Sus imá­ge­nes

re­ve­lan una ma­yor ri­que­za de de­ta­lles de la que po­dría ofre­cer cual­quier re­la­to des­de el lu­gar de los he­chos. “Gra­cias a los sa­té­li­tes nos en­te­ra­mos ca­si en tiem­po real de cuán­do hay una inun­da­ción en Tai­lan­dia o un te­rre­mo­to en Es­ta­dos Uni­dos”, di­ce Phi­lip­pe Bally. El fran­cés, de 44 años, es re­pre­sen­tan­te de la ESA en el lla­ma­do In­ter­na­tio­nal Char

ter‚ Spa­ce and Ma­jor Di­sas­ters, es­pe­cie de pa­tru­lla es­pa­cial pa­ra ca­tás­tro­fes te­rres­tres.

Fras­ca­ti, ha­bi­ta­ción nú­me­ro 11.104, en un edi­fi­cio en el re­cin­to de ESRIN. Aquí lle­gan las no­ti­cias cuan­do des­de al­gún lu­gar del mun­do se anun­cia un ma­jor di­sas­ter, una ca­tás­tro­fe que ame­na­za vi­das hu­ma­nas, eco­no­mías na­cio­na­les y paí­ses. Un ma­pa­mun­di pre­si­de la pa­red, diez pan­ta­llas se su­ce­den en sen­das me­sas de tra­ba­jo, mos­tran­do ór­bi­tas de sa­té­li­tes. Pegado a una pa­red mó­vil hay una no­ta so­bre la úl­ti­ma lla­ma­da de emer­gen­cia: inun­da­ción en Ghana. En un rin­cón jun­to a la ven­ta­na hay un te­lé­fono ro­jo, vi­gi­la­do por tur­nos, de cu­yo nú­me­ro dis­po­nen so­lo los Go­bier­nos y las or­ga­ni­za­cio­nes que for­man par­te del pro­gra­ma. “Po­de­mos ac­ce­der a más de 25 sa­té­li­tes”, di­ce Bally. DU­RAN­TE LOS PRI­ME­ROS DIEZ AÑOS, el pro­gra­ma fue ac­ti­va­do más de 260 ve­ces: pri­me­ro, la cen­tral de emer­gen­cias com­prue­ba si la lla­ma­da al te­lé­fono ro­jo vie­ne de un lu­gar au­to­ri­za­do; des­pués, la no­ti­cia se trans­mi­te al ser­vi­cio de emer­gen­cias. Allí, los es­pe­cia­lis­tas de­ci­den a qué sa­té­li­tes re­cu­rrir pa­ra ese ca­so, se­gún sea, por ejem­plo, un gran in­cen­dio o un te­rre­mo­to. Sin de­mo­ra se pi­de a las agen­cias es­pa­cia­les que orien­ten sus es­pías vo­lan­tes ha­cia la re­gión don­de ha ocu­rri­do el desas­tre. En el ca­so del te­rre­mo­to frente a la cos­ta de Ja­pón (y la ca­tás­tro­fe de Fu­kus­hi­ma), se tar­dó me­nos de una ho­ra en ac­ti­var el sis­te­ma de emer­gen­cias.

La mi­ra­da des­de arri­ba re­ve­la más que los de­ta­lles vi­si­bles. Al com­pa­rar imá­ge­nes de ra­dar de an­tes y des­pués de un te­rre­mo­to pue­de de­ter­mi­nar­se con pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca dón­de se ha le­van­ta­do y dón­de ha ba­ja­do el sue­lo. En Ja­pón, los sa­té­li­tes mi­die­ron des­pla­za­mien­tos de has­ta tres me­tros.

In­ter­fe­ro­me­tría por ra­dar se lla­ma el mé­to­do con que los cien­tí­fi­cos pue­den re­gis- trar los me­no­res mo­vi­mien­tos del sue­lo: a de­ter­mi­na­dos in­ter­va­los, un sa­té­li­te to­ma imá­ge­nes de ra­dar de al­ta re­so­lu­ción de la mis­ma área, es de­cir, mi­de el eco de las on­das que emi­te ha­cia la Tie­rra. Al so­bre­po­ner las imá­ge­nes apa­re­cen pa­tro­nes ca­rac­te­rís­ti­cos don­de la tie­rra se ha le­van­ta­do, don­de se ha ba­ja­do o don­de se ha des­pla­za­do ho­ri­zon­tal­men­te. Es­ta téc­ni­ca per­mi­te des­cu­brir las me­no­res ten­sio­nes en la cor­te­za te­rres­tre.

Los in­ves­ti­ga­do­res es­pe­ran a que la ayu­da des­de el es­pa­cio les per­mi­ta pron­to dar un pa­so más ha­cia un vie­jo sue­ño de la hu­ma­ni­dad: pre­de­cir con re­la­ti­va fia­bi­li­dad ca­tás­tro­fes (te­rre­mo­tos, erup­cio­nes vol­cá­ni­cas....).

Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses ha pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te los re­sul­ta­dos in­ter­me­dios de un es­tu­dio de va­rios años de du­ra­ción rea­li­za­do en el Utu­run­cu, un vol­cán en los An­des bo­li­via­nos. Su úl­ti­ma erup­ción ocu­rrió ha­ce unos 300.000 años. Los da­tos ob­te­ni­dos por in­ter­fe­ro­me­tría, pro­por­cio­na­dos por En­vi­sat, re­ve­lan que el mon­te co­bra vi­da. Du­ran­te los úl­ti­mos años, el sue­lo al­re­de­dor del Utu­run­cu se ha al­za­do en­tre uno y dos cen­tí­me­tros anua­les, se­gún los cien­tí­fi­cos: un in­di­cio de mag­ma acu­mu­lán­do­se en la cor­te­za te­rres­tre. No pa­re­ce una ame­na­za, pe­ro es ra­zón su­fi­cien­te pa­ra “se­guir ob­ser­van­do la mon­ta­ña”.

Di­ver­sos cien­tí­fi­cos han la­men­ta­do ha­ce po­co que la ma­yo­ría de los vol­ca­nes ac­ti­vos se ob­ser­van po­co, si es que se ob­ser­van: y eso que mu­chos se con­si­de­ran muy pe­li­gro­sos. Con al me­nos 500 ac­ti­vos es una ta­rea don­de los de­tec­ti­ves or­bi­ta­les tie­nen fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.