Pe­kín

Lle­gar, mi­rar y desear que­dar­se pa­ra siem­pre: no so­lo nues­tro au­tor, Ch­ris­tian Y. Sch­midt, ha su­cum­bi­do al en­can­to de la ca­pi­tal de Chi­na.

Geo - - PEKÍN - Tex­to: Ch­ris­tian Y. Sch­midt Fo­tos: Li­sa Li­mer

Pe­kín tie­ne un pa­vi­men­to pe­ga­jo­so, es­cri­bió Ri­chard Katz en el año 1929, cuan­do vi­si­tó por pri­me­ra vez la ac­tual ca­pi­tal de Chi­na. Na­tu­ral­men­te fue una me­tá­fo­ra. Pues Katz, uno de los más famosos es­cri­to­res de via­jes de su épo­ca, no tar­dó en dar­se cuen­ta de que mu­chos ex­tran­je­ros se sen­tían en Pe­kín co­mo pez en el agua. Por eso ya en aque­llos tiem­pos más de un “no chino” se que­dó aquí. Aun­que Pe­kín se ha trans­for­ma­do com­ple­ta­men­te des­de en­ton­ces, la ciu­dad ha con­ser­va­do su atrac­ti­vo. ¿El mo­ti­vo? Bien, yo no pue­do hablar por to­dos. Pe­ro el he­cho de que ya lle­ve vi­vien­do más de sie­te años en la ca­pi­tal pro­ba­ble­men­te no se de­ba más que a los pro­pios pe­ki­ne­ses. Aun­que no sue­lo ser pro­pen­so a gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes sen­ti­men­ta­les, lo ten­go que ad­mi­tir: amo a los ha­bi­tan­tes de es­ta ciu­dad. Cla­ro que sí, tam­bién aquí vi­ven per­so­nas de to­do ti­po; eso di­fí­cil­men­te se pue­de evi­tar en una ciu­dad que cuen­ta con ca­si 12,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. No obs­tan­te, po­dría tra­tar de de­fi­nir va­rios pro­to­ti­pos en­tra­ña­bles de pe­ki­ne­ses.

EL CA­PI­TA­LINO “CAS­TI­ZO”

El pe­ki­nés “cas­ti­zo” vi­ve en una de las ca­sas con pa­tio del cas­co vie­jo, sur­ca­do por es­tre­chas ca­lle­jue­las, co­no­ci­das co­mo hu­tongs. Al­gu­nas tie­nen 800 años de an­ti­güe­dad y fue­ron crea­das en una épo­ca en que la ciu­dad aún se lla­ma­ba Da­du y el mon­gol Ku­blai Kan go­ber­na­ba el país.

Al pe­ki­nés “cas­ti­zo” no le im­por­tan mu­cho las apa­rien­cias: sue­le lle­var un sen­ci­llo pan­ta­lón de te­la y el cin­tu­rón por en­ci­ma del om­bli­go, pro­ba­ble­men­te por­que ya los fun­da­do­res de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar lle­va­ban los pan­ta­lo­nes así; y un par de zapatos de te­la ne­gros pe­ga­dos a los pies. Cuan­do el tiem­po lo per­mi­te, el pe­ki­nés “cas­ti­zo” pre­fie­re no lle­var na­da en la par­te su­pe­rior de su cuer­po, mos­tran­do su tor­so bien nu­tri­do y bron­cea­do a to­do el mun­do. De­ba­jo del ca­be­llo, cor­ta­do de for­ma rec­tan­gu­lar, tie­ne siem­pre un ros­tro en­ro­je­ci­do. Es­to se de­be al bai­jiu –fuer­te aguar­dien­te chino nor­mal­men­te des­ti­la­do a ba­se de sor­go–, al que tie­ne que re­cu­rrir de vez en cuan­do. Ca­si siem­pre en­cuen­tra un mo­ti­vo pa­ra to­mar­lo: el be­bé re­cién na­ci­do en el ve­cin­da­rio, la bo­da de una pri­ma, el exa­men de uni­ver­si­dad apro­ba­do por el hi­jo. O uno de los mu­chos días fes­ti­vos chi­nos: fies­ta de los Bar­cos Dra­gón a prin­ci­pios de ve­rano, fies­ta lu­nar

en oto­ño, por no hablar de la fies­ta de la Pri­ma­ve­ra, el Año Nue­vo chino.

No es que las re­glas del buen com­por­ta­mien­to le im­por­ten un pe­pino al pe­ki­nés “cas­ti­zo”. So­lo des­co­no­ce al­gu­nas. Por­que en Pe­kín ja­más se han cul­ti­va­do. El pe­ki­nés “cas­ti­zo” sue­le es­cu­pir y ras­car­se dón­de y cuán­do quie­ra; en ve­rano le gus­ta aca­ri­ciar­se la ba­rri­ga des­nu­da a la vis­ta de to­dos. Le en­can­ta sen­tar­se en una pe­que­ña si­lla, jun­to con tres o cin­co pe­ki­ne­ses au­tén­ti­cos más, fu­man­do, be­bien­do cer­ve­za y ju­gan­do a las car­tas. Pue­de ser muy cor­dial. A me­nu­do, me han in­vi­ta­do a vi­si­tar una ca­sa con pa­tio y siem­pre me so­me­ten a un ama­ble in­te­rro­ga­to­rio: “¿De dón­de eres? ¿Cuán­tos años tie­nes? ¿Es­tás ca­sa­do? ¿Cuán­to di­ne­ro ga­nas?” Por­que el pe­ki­nés “cas­ti­zo” es muy cu­rio­so. Aun­que si al­go no le agra­da se po­ne in­so­len­te. Dis­po­ne de to­do un elen­co de pa­la­bro­tas muy obs­ce­nas. In­clu­so se me­te con las au­to­ri­da­des. Ha­ce po­co fui tes­ti­go de una fuer­te dis­cu­sión en­tre po­li­cías de trá­fi­co y pe­ki­ne­ses ori­gi­na­les: se di­je­ron pa­la­bras que en Oc­ci­den­te hu­bie­ran he­cho en­ro­je­cer a una es­tre­lla del porno cu­ra­da de es­pan­to.

En to­do es­to, sin du­da, el pe­ki­nés “cas­ti­zo” se be­ne­fi­cia del he­cho de que, co­mo ca­pi­ta­lino, se cree la flor y na­ta de la crea­ción chi­na. El ve­rano pa­sa­do, cir­cu­ló un ví­deo por los por­ta­les chi­nos de in­ter­net que mos­tra­ba a un pe­ki­nés que se ha­bía to­ma­do co­mo rehén a sí mis­mo en me­dio de una de las prin­ci­pa­les ar­te­rias de trá­fi­co. El hombre, vi­si­ble­men­te ner­vio­so, se co­lo­có un cu­chi­llo en la gar­gan­ta y pa­ró el trá­fi­co, que se ta­po­nó a lo lar­go de va­rios ki­ló­me­tros, has­ta que fue neu­tra­li­za­do por la po­li­cía. “Es­te pe­que­ño in­ci­den­te”, co­men­tó un au­tor del co­no­ci­do blog

Schang­haiist, “re­ve­la mu­chí­si­mo so­bre los pe­ki­ne­ses y su ex­ce­si­va­men­te exa­ge­ra­da au­to­con­fian­za.”

Ad­mi­to que es un ejem­plo ex­tre­mo. Ade­más, el co­men­ta­ris­ta del blog al pa­re­cer es de Shang­hai, don­de no tie­nen el me­nor apre­cio por los de Pe­kín. No obs­tan­te, su fra­se tie­ne una piz­ca de ver­dad.

Pe­se a to­do, amo al pe­ki­nés “cas­ti­zo”, tam­bién por­que me gus­ta­ría ser co­mo él. Al me­nos, de vez en cuan­do.

EL SUPERJUBILADO PO­LI­FA­CÉ­TI­CO

Otro ar­que­ti­po pe­ki­nés ex­tre­ma­da­men­te sim­pá­ti­co, pe­ro al­go in­quie­tan­te, es el ju­bi­la­do. Tal vez sea él el ver­da­de­ro due­ño de es­ta gi­gan­tes­ca ciu­dad. So­bre to­do du­ran­te las es­ta­cio­nes más ca­lu­ro­sas del año, en­te­ras ban­da­das de gen­te an­cia­na se sien­tan en pe­que­ñas si­llas ple­ga­bles al bor­de de las gran­des ave­ni­das, char­lan y al mis­mo tiem­po vi­gi­lan con cien ojos lo que ocu­rre a su al­re­de­dor. Pe­ro los ju­bi­la­dos me re­sul­tan un tan­to in­quie­tan­tes por sus su­per­ha­bi­li­da­des.

El me­jor lu­gar pa­ra ob­ser­var có­mo las uti­li­zan es el parque al­re­de­dor del sím­bo­lo de Pe­kín, el tem­plo ce­les­te de 600 años de an­ti­güe­dad en el dis­tri­to de Xuan­wu, al sur de la ciu­dad. Co­mien­zan de ma­dru­ga­da, en cuan­to el jar­dín abre sus puer­tas. En­ton­ces los su­per­ju­bi­la­dos to­man al asal­to una pla­za re­ple­ta de to­do ti­po de apa­ra­tos de en­tre­na­mien­to. En diez mi­nu­tos pue­des ob­ser­var co­sas ca­si in­creí­bles: per­so­nas de 60 años ha­cen un split o aper­tu­ra de pier­nas, al­go que tú ni si­quie­ra con­se­guis­te a los 16; gen­te de 70 años, ple­ga­da co­mo una na­va­ja, du­ran­te va­rios mi­nu­tos de pie y con la cin­tu­ra do­bla­da, y al­gu­nos oc­to­ge­na­rios que pa­re­cen di­rec­ta­men­te vo­lar al cie­lo des­de una ba­rra fi­ja.

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, cuan­do ins­pec­cio­né una vez más ese lu­gar má­gi­co, en­con­tré a un hombre que ape­nas pa­re­cía más jo­ven que los ci­pre­ses de al­re­de­dor, que tie­nen 800 años. Pe­ro lu­cía un ab­do­men que da­ría en­vi­dia in­clu­so a Hugh Jack­man. “Mi nom­bre es Zhang”, me di­jo cuan­do le pre­gun­té. “Ten­go 74 años y quie­ro lle­gar al me­nos a los cien.” Lo di­jo y con­ti­nuó sus ejer­ci­cios en el apa­ra­to de ab­do­mi­na­les sin ja­dear ni una so­la vez.

In­clu­so las nu­me­ro­sas per­so­nas en si­lla de rue­das que hay al bor­de del re­cin­to ver­de de ejer­ci­cios pa­re­cen es­tar en muy bue­na for­ma. En otro rin­cón del parque se ha­ce mú­si­ca. Un gru­po for­ma­do por vir­tuo­sas an­cia­nas y an­cia­nos can­ta a co­ro el elo­gio de la pa­tria, del pre­si­den­te Mao y de la ban­de­ra ro­ja; otros for­man ban­das de ins­tru­men­tos de vien­to y or­ques­tas de acor­deón. Los que to­can el er­hu o vio­lín chino se reúnen de­ba­jo de los ci­pre­ses, y a ellos se unen de vez en cuan­do can­tan­tes de la Ópe­ra de Pe­kín.

El mis­te­rio de có­mo el pe­ki­nés “cas­ti­zo”, per­so­na­je más bien sin im­pul­sos, pue­de con­ver­tir­se en un superjubilado tan ágil y de ta­len­tos tan va­ria­dos es un enig­ma a la es­pe­ra de so­lu­ción. Has­ta aho­ra no se ha ob­ser­va­do la me­ta­mor­fo­sis. Tal vez no se sa­brá nun­ca la ver­dad, por­que pro­ba­ble­men­te no pa­sa­rá mu­cho tiem­po has­ta que am­bos tipos de ciu­da­da­nos se ex­tin­gan. Los su­per­ju­bi­la­dos, por­que pe­se a to­dos los sit-ups que ha­gan no lo­gra­rán es­qui­var la gua­da­ña de la muer­te. Y los cas­ti­zos des­apa­re­ce­rán por­que su ba­rrio de hu­tongs se­rá

de­rri­ba­do o por­que en al­gún mo­men­to se mu­da­rán a bo­ni­tas to­rres mo­der­nas por mo­ti­vos de co­mo­di­dad, de­jan­do sus his­tó­ri­cas ca­sas con pa­tio a po­bres in­mi­gran­tes lle­ga­dos de la pro­vin­cia, o a los ho­te­le­ros.

LOS NUE­VOS VE­CI­NOS

Tam­bién amo a la nue­va ge­ne­ra­ción de pe­ki­ne­ses que ha cre­ci­do en las to­rres de vi­vien­das. A pri­me­ra vis­ta no pa­re­cen te­ner mu­cho en co­mún con sus an­ces­tros. Uno de sus há­bi­tats son los gi­gan­tes­cos cen­tros co­mer­cia­les de Xi­dan, al oes­te de la pla­za de Tia­nan­men. Es­to ya se no­ta en el me­tro, cuan­do to­do el que tie­ne en­tre 16 y 30 años de edad se ba­ja en es­ta es­ta­ción y des­apa­re­ce en­se­gui­da en la pan­za del 77th Street Pla­za, un cen­tro co­mer­cial sub­te­rrá­neo con tres pi­sos aba­rro­ta­dos de pues­tos y bou­ti­ques de mo­da. Eso sí, los clien­tes son prin­ci­pal­men­te mu­je­res jó­ve­nes que so­lo de vez en cuan­do arras­tran con­si­go a un acom­pa­ñan­te mas­cu­lino. “Cuan­do vas de com­pras, los hom­bres so­lo son un es­tor­bo”, me di­jo re­cien­te­men­te mi pro­fe­so­ra de chino. “Pe­ro ne­ce­si­to a al­guien que car­gue las bol­sas.”

En Xi­dan, las mu­je­res com­pran gran­des can­ti­da­des de pro­duc­tos. Creen que po­drían ayu­dar­les a eli­mi­nar esa cier­ta tos­que­dad de la pe­ki­ne­sa “cas­ti­za”: maquillaje, per­fu­mes y lo­cio­nes que blan­quean la piel, dia­de­mas con ore­jas de pan­da de pe­lu­che o bor­las de co­lor rosa que cuel­gan del cue­llo. Des­de ha­ce po­co están de mo­da las ga­fas sin cris­ta­les que dan un to­que in­te­lec­tual al ros­tro. Las clien­tas tar­dan po­co en lu­cir mu­chas de sus nue­vas ad­qui­si­cio­nes. Por eso ca­da vez ten­go más la im­pre­sión de que en Xi­dan se ce­le­bran unas per­ma­nen­tes olim­pia­das de be­lle­za.

Eso sí, la pe­ki­ne­sa “cas­ti­za” no se oculta tan fá­cil­men­te ba­jo una ca­pa de maquillaje. Se le no­ta en la ropa. No sue­le ser de mar­cas in­ter­na­cio­na­les, que tam­bién están pre­sen­tes aquí, sino de fa­bri­can­tes chi­nos que se lla­man Tren­diano, Li­deer, Meier Mei o Prich (de pri­de y rich, or­gu­llo y ri­co). Es­ta mo­da es­tá ins­pi­ra­da en los di­se­ños oc­ci­den­ta­les y más aún, en ja­po­ne­ses y co­rea­nos. Pe­ro los crea­do­res de mo­da chi­nos no se con­for­man de nin­gu­na ma­ne­ra con las pu­ras imi­ta­cio­nes: hay un gran de­rro­che de bro­ches re­lu­cien­tes, len­te­jue­las, fle­cos, en­ca­jes, cin­tas, vo­lan­tes... Tam­bién la pe­cu­liar ma­ne­ra en que la nue­va pe­ki­ne­sa com­bi­na es­ta in­du­men­ta­ria –por ejem­plo, abri­gos de piel ar­ti­fi­cial con cin­tu­ro­nes de co­lor neón– re­zu­ma el es­pí­ri­tu re­bel­de del pe­ki­nés “cas­ti­zo”.

Co­mo es na­tu­ral, los hom­bres del gé­ne­ro “pe­ki­nés nue­vo” tra­tan de es­tar a la al­tu­ra de las mu­je­res. So­bre cuer­pos del­ga­dos lle­van pan­ta­lo­nes va­que­ros con cre-

ma­lle­ras su­per­fluas, y el pe­lo cor­ta­do en for­ma de cor­ti­na, a ve­ces te­ñi­do de ru­bio, que cae so­bre los ojos. No que­da muy cla­ro si lo ha­cen por vo­lun­tad pro­pia o aje­na. En las ca­lles de Pe­kín pue­den ob­ser­var­se con cier­ta fre­cuen­cia pe­que­ños dra­mas en los que las pe­ki­ne­sas pa­san de re­pen­te de en­car­nar la be­lle­za a re­pre­sen­tar la fu­ria. Y tra­tan de ani­mar a sus hom­bres me­dian­te gol­pes cer­te­ros en el bra­zo o mi­ra­das de ma­la le­che pa­ra que reali­cen ac­tos que les com­plaz­can, co­mo lle­var­les el bol­so. Sí, tam­bién me caen bien es­tos pe­ki­ne­ses. Pe­ro no qui­sie­ra por na­da del mun­do es­tar en su lu­gar, so­bre to­do, en el de los hom­bres mal­tra­ta­dos.

“HOM­BRES PLÁ­TANO” Y TIPOS EX­PLO­SI­VOS

Que­da­ría por des­cri­bir el ar­que­ti­po pe­ki­nés más re­cien­te. El pe­ki­nés “cas­ti­zo” pro­ba­ble­men­te lo lla­ma­ría un xiang

jiao ren, lo que vie­ne a sig­ni­fi­car “hombre plá­tano”, o un bao fa hu, al­guien que se ha he­cho ri­co con la ra­pi­dez y la fuer­za de una ex­plo­sión. El úl­ti­mo tér­mino no re­quie­re ex­pli­ca­ción. Los “hom­bres plá­tano” se lla­man así por­que se­gún la con­vic­ción del pe­ki­nés “cas­ti­zo” so­la­men­te son “ama­ri­llos” –es de­cir, chi­nos– por fue­ra, pe­ro ha­ce tiem­po que por den­tro son “blan­cos”, es de­cir, oc­ci­den­ta­li­za­dos.

Ha­ce po­cos años, es­te ti­po de per­so­na so­lo se en­con­tra­ba al­re­de­dor de Guo­mao, el World Tra­de Cen­ter chino, le­van­ta­do en los años ochen­ta, am­plia­do en 2009 con una ter­ce­ra to­rre de 330 me­tros de al­tu­ra, ac­tual­men­te la más al­ta de Pe­kín. Di­rec­ta­men­te al la­do, los ar­qui­tec­tos Rem Kool­haas y Ole Schee­ren han cons­trui­do la fu­tu­ris­ta To­rre CCTV, la cen­tral del ca­nal de te­le­vi­sión na­cio­nal. El edi­fi­cio es al­go así co­mo la to­rre Eif­fel de la ciu­dad, aun­que el pe­ki­nés “cas­ti­zo” se bur­le de él, lla­mán­do­lo por su ca­rac­te­rís­ti­co ex­te­rior “el gran cal­zon­ci­llo”. Los bio­to­pos de los tipos ex­plo­si­vos y los “hom- bres plá­tano” ya se han pro­pa­ga­do por to­da la ciu­dad. Hoy tam­bién se mues­tran sin pu­dor en San­li­tun Vi­lla­ge o el gi­gan­tes­co So­la­na Lifestyle Shopping Park: ba­rrios co­mo los cho­rros del oro don­de in­clu­so las ace­ras se lim­pian con má­qui­nas que apli­can ja­bón y don­de guar­das en uni­for­mes ima­gi­na­ti­vos ve­lan por que na­die se com­por­te mal. Al me­nos, es­tas áreas sue­len ser ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te mu­cho más am­bi­cio­sas que los ba­rrios de edi­fi­cios cons­trui­dos con pla­cas pre­fa­bri­ca­das en los años ochen­ta, es­par­ci­dos por to­da la ciu­dad, o los te­rri­bles edi­fi­cios her­ma­fro­di­tas de los años no­ven­ta, cu­yas fa­cha­das mo­der­nas tu­vie­ron que ser co­ro­na­das por tra­di­cio­na­les te­chos chi­nos por or­den del en­ton­ces al­cal­de de Pe­kín. Quien quie­ra sen­tir es­ca­lo­fríos que mi­re a la Es­ta­ción de Fe­rro­ca­rril del Oes­te co­mo ejem­plo de es­te ti­po.

Los tipos ex­plo­si­vos y los “hom­bres plá­tano” son fá­ci­les de re­co­no­cer: lle­van tra­jes os­cu­ros y ca­mi­sas blan­cas. Las mu­je­res an­dan a tro­pe­zo­nes so­bre ta­co­nes al­tos, me­ti­das en ele­gan­tes tra­jes de cha­que­ta o lu­cien­do el úl­ti­mo gri­to de Pa­rís, Nue­va York o Mi­lán. Na­tu­ral­men­te, es­ta gen­te ya no es­cu­pe ni se ras­ca, al me­nos, en pú­bli­co. Pre­fie­ren los vi­nos tin­tos fran­ce­ses al aguar­dien­te chino y en la ca­lle ya no mi­ran a los ex­tran­je­ros co­mo si tu­vie­ran mo­nos en la ca­ra, sino mi­ran a tra­vés de ellos con ros­tros que ex­pre­san ex­tre­ma al­ta­ne­ría. In­clu­so re­nun­cian a una de las cos­tum­bres más que­ri­das del pe­ki­nés “cas­ti­zo”, la de fu­mar. Me asus­té mu­cho cuan­do, no ha­ce mu­cho, qui­se sa­car es­pon­tá­nea­men­te mi ci­ga­rri­llo en uno de los nue­vos res­tau­ran­tes

ex­clu­si­vos de la ciu­dad y mi ve­ci­na chi­na me re­pren­dió al ins­tan­te: “Don’t even think about it” (“ni se te ocu­rra”) me es­pe­tó en un in­glés con acen­to nor­te­ame­ri­cano.

Mu­chos de los “hom­bres plá­tano” han pa­sa­do va­rios años en el ex­tran­je­ro o in­clu­so na­cie­ron allí. Por eso, los mu­chos fo­rá­neos que vi­ven en Pe­kín for­man con ellos un gru­po so­cial. Fue es­te gru­po mix­to el que in­ven­tó apro­xi­ma­da­men­te a me­dia­dos de los años no­ven­ta la vi­da noc­tur­na de Pe­kín. Has­ta el día de hoy, es­ta mez­cla de gen­te re­pre­sen­ta la ma­yor par­te del pú­bli­co de las dis­co­te­cas y clu­bes noc­tur­nos lo­ca­les.

Ni si­quie­ra ten­go ob­je­cio­nes con­tra es­tos ha­bi­tan­tes de Pe­kín; mu­chos de mis ami­gos for­man par­te de la ca­te­go­ría de “hom­bres plá­tano”. Y lo quie­ra o no, tam­bién yo soy uno de ellos. Por eso tam­bién sé que no­so­tros ni de le­jos so­mos tan in­tere­san­tes co­mo los pe­ki­ne­ses ge­nui­nos. Al fin y al ca­bo, no­so­tros po­dría­mos exis­tir en ca­si cual­quier lu­gar del mun­do, en to­das las ciu­da­des glo­ba­li­za­das, lo cual no sue­le ser su­fi­cien­te pa­ra ser ama­do. Al me­nos, a pri­me­ra vis­ta.

Es de­cir, si us­te­des bus­can di­ver­sión noc­tur­na ge­nui­na­men­te pe­ki­ne­sa, lo me­jor se­rá que pa­sen de clu­bes y dis­co­te­cas, y va­yan me­jor a al­guno de los mu­chos ka- rao­kes, don­de se can­tan las can­cio­nes que apa­re­cen en una pantalla (un con­se­jo pa­ra las per­so­nas que, co­mo yo, no se­pan can­tar: una bue­na op­ción pa­ra no ha­cer un ab­so­lu­to ri­dícu­lo es ele­gir vie­jas ba­la­das de El­vis, co­mo

In The Ghet­to). Lo me­jor es que in­vi­ten a ir con us­te­des a al­gún que otro pe­ki­nés que, sin du­da, ha­brán co­no­ci­do a lo lar­go de la jor­na­da. Aun­que se tra­te de “hom­bres plá­tano”, apues­to a que in­clu­so ellos mos­tra­rán des­pués de las pri­me­ras can­cio­nes al­gu­nos ras­gos que re­cuer­dan al pe­ki­nés “cas­ti­zo”.

Des­pués, cuan­do us­te­des se des­pier­ten al me­dio­día si­guien­te con una re­sa­ca de pa­dre y muy se­ñor mío, ha­brán en­ten­di­do por qué Pe­kín tie­ne al­go pe­ga­jo­so, cla­ro que sí. Es muy po­si­ble que se den cuen­ta de que quie­ren que­dar­se en la ciu­dad. No tie­ne que ser pa­ra siem­pre. Pe­ro, por ejem­plo, las dos se­ma­nas de es­tan­cia ini­cial­men­te pre­vis­tas po­drían con­ver­tir­se en cua­tro... De mo­men­to. Y des­pués, en ocho. Co­mo le ocu­rrió a Ri­chard Katz, el gran via­je­ro que re­co­rrió Chi­na.

AL­GO­DÓN DE AZÚ­CAR Y MI­NI­FAL­DA Ni ras­tro del look de Mao: tres co­le­gia­las ca­mino de ca­sa en el ba­rrio de Guo­zi­jian.

UN CEN­TRO CON­GES­TIO­NA­DO

Ca­da año, el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes (unos 12,5 mi­llo­nes en el nú­cleo ur­bano) cre­ce ca­si un 2%.

MAES­TRÍA Y BUE­NA LE­TRA Un ca­lí­gra­fo tra­ba­ja en su es­tu­dio.

En­sa­yo de un ac­tor de la Ópe­ra de Pe­kín.

El roc­ke­ro Ricky Sixx (de blan­co) y su ban­da.

Ha­ce diez años,

Ch­ris­tian Y. Sch­midt, na­ci­do en 1956, fue “se­cues­tra­do” por la mu­jer que aho­ra es su es­po­sa, Gong Ying­xin, y lle­va­do pri­me­ro a Sin­ga­pur y lue­go a Pe­kín. Des­de en­ton­ces, el es­cri­tor vi­ve en la ca­pi­tal chi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.